Haney, cuenta en negativo

Nuevo orden del peso ligero: capítulos 2 y 3. Esos son los deberes que los aficionados al boxeo tenemos para este fin de semana. En tres semanas se han juntado cuatro combates que van a dejar un nuevo horizonte en las 140 libras. Kambosos dio la sorpresa ante Teófimo el pasado sábado. La próxima semana será el turno para Lomachenko... y este fin de semana es el turno de Devin Haney, Jojo Díaz y Gervonta Davis. Los dos primeros chocarán antes (el sábado, en DAZN) y después será el turno para Gervonta.

El duelo entre Haney (26-0, 15 KO) y Díaz (32-1-1, 15 KO) es mucho más que un combate. El ganador se meterá de lleno en la pugna por el trono de la división. Un paso adelante en su carrera. En juego está el Mundial WBC, lo que provoca un lío. Lomachenko era campeón Franquicia. En teoría ese cinturón no se podía perder a la primera, pero Teófimo lo hizo y ahora Kambosos también parece que tiene ese honor (lució el cinturón WBC tras ganar). Ese Franquicia está por encima del que se juegan este sábado (además Díaz llega como campeón Interino). En resumidas cuentas: el australiano es el número 1 y el vencedor tendrá oportunidad preferencial. Fuera del lío de los cinturones, ambos ponen mucho en juego.

Haney tiene solo 23 años y está llamado a ser un hombre muy importante durante los próximos años del boxeo. Eso sí, está ante un gran examen. Lo tuvo ya en mayo frente a Jorge Linares y de nuevo aprobó, pero sin ser notable. Devin no acaba de llenar el ojo al aficionado. Vence, pero no enamora. Y eso es algo contra lo que tendrá que pelear también este sábado. Si quiere ser una opción seria para Kambosos debe ganar y hacerlo demostrando. Mientras, Díaz ve cómo la gran oportunidad en el ligero le llegó pese a todo. Ryan García, su rival programado, se lesionó y Haney dio un paso al frente. Le han acortado camino, porque el ganador de ese pleito, que sería campeón interino, iría después contra Haney. Púgil valiente, que meterá ritmo... pero al que la diferencia de tamaño (fue campeón mundial en el superpluma) le puede pasar factura. Contra Fortuna no la notó, pero Haney es otro cuerpo muy diferente. El pleito parece claro sobre el papel: Díaz apretará y Haney sacará sus condiciones defensivas. A uno le llegaría para gustar, al otro no tanto, debe poner sobre el ring algo más. Haney es favorito por calidad, pero no solo vale ganar. Tiene saldo negativo y debe revertirlo.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.