La escalada de Riquelme

Riquelme se marchó cedido al Mirandés para seguir creciendo y, poco a poco, va cumpliendo su cometido. Tras un inicio de temporada complicado —a pesar del estreno con gol—, el canterano del Atlético está convenciendo a Escobar, que le ha metido en el once de los dos últimos encuentros. En Ibiza fue uno de los destacados, aunque ante el Girona no tuvo tanta suerte. Pero ya está en el grupo de los importantes del equipo rojillo.

El mediapunta llegó a Miranda junto a Camello y ambos cayeron de pie en Anduva. En el debut contra Las Palmas, ambos marcaron e ilusionaron a su nueva afición. Sin embargo, Riquelme pronto tuvo que parar, primero por el coronavirus y después por unas molestias en el tobillo. Superados esos trances, tuvo minutos desde el banquillo ante Burgos y Eibar (una asistencia) y por fin le llegó la oportunidad de ser titular.

La visita al Ibiza ha sido su partido más completo hasta el momento. Roro fue absolutamente decisivo en el 0-2 de su equipo con un gol y una asistencia. Escobar le dio más confianza concediéndole la titularidad frente al Girona este jueves, aunque esta vez el equipo pinchó en casa. Aun así, los números del futbolista son muy buenos: dos goles y dos asistencias en 238 minutos.

“Me voy poniendo metas alcanzables, a corto plazo, y que me ayudan a motivarme día a día… Soy un jugador al que le gusta ganar siempre. Me exijo mucho a mí mismo porque sé lo que puedo dar", explica en declaraciones que recoge Besoccer. Este domingo, Riquelme espera otra oportunidad en un examen de nivel: llega el Almería, el líder, a Anduva.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.