La árbitra de la final trabajó en primera línea contra la COVID-19

Riam Hussein será la árbitra de la final de la Champions entre el Chelsea y el Barça. Con una amplia experiencia internacional, la alemana debutará como colegiada principal en una final tras haber sido cuarta árbitra en Cardiff 2017. También formó parte del elenco arbitral de la Eurocopa de Países Bajos 2017 y el Mundial de Francia 2019.

Una trayectoria que va más allá del césped. Y es que Hussein combina el arbitraje con su profesión de farmacéutica. Un puesto que le hizo estar en primera línea durante los complicados inicios de la pandemia, en los que recibió consejos de los científicos para mantener informados a sus clientes de las recomendaciones para frenar al virus. 

"Estábamos en primera línea todos los días, pero no teníamos miedo. Estábamos abiertos al público y éramos uno de los primeros servicios de atención para responder a las múltiples preguntas y dudas de los ciudadanos. Les hemos aconsejado, tranquilizado, atendido y abastecido", dijo Riam en una charla con FIFA, en la que aseguró que arbitrar le ayuda "a recargar las pilas" ante esta situación. Su figura es otra de las muchas que están dejando un papel ejemplar dentro del fútbol.

En la final de Gotemburgo, Hussein estará asistida por Katrin Rafalski, de Alemania, y Sara Telek, de Austria. La cuarta árbitra es Katalin Kulcsár, de Hungría. El árbitro asistente de vídeo (VAR) ha sido asignado al alemán Bastian Dankert, y estará acompañado por su compatriota Christian Dingert. La asistente arbitral suplente es Julia Magnusson, de Suecia.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.