Jokubaitis decanta la balanza ante el Anadolu Efes

Fue otra vez al final, otra vez en unos tensos minutos, pero esta vez la victoria cayó del lado del Barça. Tuvo el acierto y la templanza que le faltó en otros finales apretados ante un Anadolu Efes (82-77) que peleó, pero al que le faltó acierto. Los azulgranas hicieron un partido serio, controlaron relativamente bien a las estrellas visitantes y acabaron imponiéndose con un Jokubaitis estelar en las últimas posesiones. Una victoria que rompe la mala racha de tres partidos perdidos, pero que les deja aún lejos de su mejor versión. Pero nada mejor que una victoria para recuperarla.

El plan para parar a las figuras de Efes, Micic y Larkin, tuvo como protagonista a Sergi Martínez primero y Nigel Hayes después. Jasikevicius puso a sus dos mejores defensores sobre los líderes de Efes, consiguiendo al menos que el juego de los turcos fuera poco fluido. No frenaron la capacidad anotadora de Micic, algo harto complicado, pero sí ralentizaron el ataque visitante.

Para desgracia del Barça tampoco fue el suyo un juego dinámico, rápido, sino más bien trabado. Las numerosas faltas tampoco ayudaron. Perdieron demasiados balones, erraron pases y fallaron tiros. El inicio de ambos fue prudente, sin que el Barça, que pudo, se fuera en el marcador. La falta de acierto se lo impidió.

Pero también llegaron buenas noticias del lado azulgrana. La primera, con Higgins de protagonista. En los tres últimos partidos había anotado cinco puntos y, ante Efes, anotó los cuatro primeros de los suyos. La segunda, Mirotic. El montenegrino sí apareció desde el inicio, siendo el único acertado desde el tiro exterior. Por dentro, superior el Barça, también hizo daño.

Las faltas condenaron a Micic al banquillo pero el Efes consiguió la primera ventaja sólida (26-32) a mitad del segundo cuarto. Contribuyeron los rebotes de Anderson, pero también los puntos de Larkin y Dunston. Sanli y Mirotic jugaron mucho lejos del aro, siendo Nnaji la apuesta de Jasikevicius para controlar la pintura. Se impuso el físico, con multitud de faltas y tiros libres ya antes del minuto 20.

El show de Ataman

Tras el descanso un buen parcial del Barça (11-2) desató los nervios turcos. Hasta el punto de que Ataman, para no perder la costumbre, se autoexpulsó ante los azulgranas. Una doble técnica por unas protestas más que airadas antes de empezar su particular show: primero se negó a irse del banquillo, para después encender al Palau: Alzó los brazos en señal de victoria, recordando a los aficionados que fue él quien levantó la última Euroliga.

Pese al numerito del técnico turco, sus jugadores no perdieron la pista del Barça, que una vez más fue incapaz de irse en el marcador. La poca puntería (por debajo del 50% en tiros de dos) lo impidió. La ventaja, en el último cuarto, ni mucho menos era definitiva (61-56).

Singleton se encargó de mantener cerca a Efes ante el despiste defensivo del Barça, pero Kuric y Jokubaitis tenían otros planes. Micic también, que siguió castigando mucho a los azulgranas con sus penetraciones, que casi siempre acabaron en dos tiros libres. Larkin, además, se apuntó a la fiesta (73-72). Pero esta vez, en las posiciones claves, los puntos cayeron del lado azulgrana gracias a Jokubaitis. El lituano asumió la responsabilidad, no le tembló el pulso y decidió el partido. Un excelente augurio.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.