Luka el Terrible

Cuatro años después de impresionar al mundo con su título en el Eurobasket de la mano de Kokoskov, la revolución verde 2.0 de Eslovenia ha llegado como un tifón a Tokio. A sus mandos, Luka el Terrible, con quien Eslovenia tiene una estadística inmaculada. Con Doncic, la selección balcánica ha ganado los quince partidos oficiales que ha jugado. A saber, los nueve del Eurobasket de 2017, los cuatro del Preolímpico de Kaunas y estos dos primeros partidos de los Juegos. En estos seis partidos de 2021, además, Eslovenia ha ganado por una media de puntos realmente fuera de toda lógica: 29,5. Dijo Scariolo al final del partido contra Argentina que Doncic parece imparable y Eslovenia, imbatible. De momento, no es que lo parezca, es que lo es.

España estuvo entre las víctimas de la primera revolución verde que inició la racha de 15 partidos oficiales sin perder con Doncic. En las semifinales del Eurobasket, en Estambul, Eslovenia fue un rodillo y venció a España 92-72. Los eslovenos fueron una máquina perfecta, que fue de menos a más durante el torneo. En la primera fase, ganaron a Polonia (90-81), Finlandia (81-78), Grecia (78-72), Islandia (102-75) y Francia (95-78). Después de arrasar en cuartos a Ucrania (79-55), el salto definitivo lo dieron en cuartos, con una victoria ante Letonia (103-97), en un partido memorable. Después de la semifinal contra España, tumbaron a la Serbia subcampeona del mundo y olímpica (93-85). Dragic fue el MVP de aquel torneo, pero Doncic ya era un jugador clave para Eslovenia. Anotó 14,3 puntos por partido, dio 3,6 asistencias y fue elegido en el mejor quinteto junto al mismo Dragic, Bogdanovic, Shved y Pau Gasol.

Aquella Eslovenia de Kokoskov, que no fue al Mundial 2019 por quedar fuera en las Ventanas (España fue una de las que la sacó de la cita de China al ganarle en Burgos y Ljubliana), se ha reinventado en esta de Sekulic. Ya no están Dragic, Vidmar o Randolph. Pero sí siguen Prepelic y Blazic, ha crecido Cancar y Tobey ha entrado por Randolph. En el centro del tablero, por supuesto, Doncic, que ha metido 73 puntos en dos partidos de los Juegos. No está solo. Prepelic ha metido una media de 17 y Cancar, de 14. Eslovenia, como dijo Scariolo en una entrevista a As, está poseída y juega a un ritmo realmente descomunal. Es una máquina de anotar que ha metido 234 puntos en dos partidos de Juegos y que ya pasó de 100 en otros dos del Preolímpico antes de hacerle también una cifra altísima (96) a Lituania. Todo, bajo los mandos de Luka el Terrible.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.