La selección de Serbia de vóley se convierte en hegemónica

El Ankara Sports Hall reunió a 13.000 espectadores para presenciar la final del Campeonato de Europa femenino entre su selección, la turca, y la de Serbia, que era, y es, la vigente campeona continental y también mundial. Ganó Serbia 3-2, con sufrimiento, eso sí; antes, en las semifinales, en la revancha del Mundial, que no hubo, las serbias habían derrotado a las italianas.

Es que el momento actual del vóley balcánico es único: ha ganado tres europeos en la década (2011, 2017 y 2019), y es la tercera selección femenina que repite título. En el Mundial de 2018 ya había demostrado esa superioridad, y en este momento sólo le falta el título olímpico para disfrutar de las tres coronas al mismo tiempo. Con Rusia e Italia, Serbia, que lidera el ranking mundial, ya está clasificada para Tokio 2020.

Quizá todos estos éxitos no serían posibles si Serbia no contase en sus filas con una jugadora única, la opuesto Tijana Boskovic, elegida la mejor jugadora del Europeo. Nacida en Bosnia, es uno principales soportes de Serbia, tanto en el remate como en el bloqueo. Sólo tiene 22 años, mide 1,93 metros y juega en la Liga turca; sus seguidores al final perdonaron su exhibición en la final de Ankara.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.