Los Blazers llevan al límite a los Grizzlies en un partido precioso y ponen la lucha del Oeste a punto

Podríamos calificarlo del primer gran partido de la burbuja de la NBA en Florida. Si bien los que protagonizaron la noche de apertura se resolvieron por la mínima y uno de ellos era el gran derbi de Los Ángeles, este encuentro entre Blazers y Grizzlies fue otra cosa. Hubo competitividad, mucha calidad (algo que, a estas alturas, es difícil de ver puesto que los jugadores se están habituando a su nueva realidad) y los dos equipos son los que más se juegan en la pelea más importante de estos primeros días de regreso de la fase regular: el octavo puesto de la Conferencia Oeste, el que da el último billete para los 'playoffs' en esa parte del cuadro. 

El pulso lo tomaron mejor los Trail Blazers, pero no por ello dejaron muy atrás a su rival. La noche fue tomando temperatura, los Grizzlies fueron remontando y el inexistente público presencial poco importó: parecía un partido con la intensidad que suele haber cuando la grada chilla. Rotación corta de ocho jugadores en Portand y algo más larga en Memphis. Dos estilos que terminaron siendo uno, ya que los dos bases, Lillard y Morant, imprimieron un ritmo a mitad del cuarto periodo que dejó a muchos boquiabiertos. Era una guerra de las buenas, si es que el concepto -aunque discutible, porque en realidad no existen- sirve para ejemplificarlo. El pique de canastas, celebraciones y técnicas entre Brandon Clarke y Zach Collins, que un Jusuf Nurkic que volvió tras un año sin disputar partidos oficiales lograra 18 puntos, 9 rebotes, 6 tapones y 5 asistencias y se fuera eliminado por faltas no fuera sustituido por Hassan Whiteside, que había hecho cuatro en nueve minutos, la sorprendente aportación de Gary Trent desde el triple, un Jonas Valanciunas que no falló en tiros de campo y no se le vio el pelo en los minutos decisivos... El partido tuvo de todo

En los minutos decisivos del tiempo reglamentario apareció Carmelo Anthony para meter dos triples salvadores. Falló un tercero, pero Morant se resbaló en la jugada final y error tapa error. Empate a 124 y primera prórroga de este regreso de la NBA. Una bendición viendo el alto calibre del enfrentamiento. Los de Terry Stotts, sin embargo, ahí dieron poca opción: se cargaron el partido tras el comienzo de tiempo extra. Un par de pérdidas consecutivas hicieron saltar las alarmas, pero Memphis se había quedado sin ideas y lo pagó caro. El marcador fue 140-135. 

C.J. McCollum, con 33 puntos, fue el mejor dado que anotó 14 de sus 21 tiros. Damian Lillard, con 29+9, y Carmelo Anthony, con 21+7, ejercieron de ayudantes del escolta, que está en un punto de forma espectacular. A 33 también se fue Jaren Jackson, el máximo anotador de los Grizzlies; Ja Morant, autor de 22 puntos y 11 asistencias, hizo vibrar varias veces a los espectadores virtuales que acompañan a los jugadores en la pista gracias a las megapantallas instaladas por la NBA en Disney World. 

Esto es un problema importante para los Grizzlies (32-34), que ahora ven acercarse a los Blazers (30-37) y tienen un calendario que les podría complicar más la vida.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.