Los invencibles de Europa

9 abril, 2019 · Archivado en Competiciones, Deportes, Equipos, Estrella Roja, Futbol, Ligas fútbol, Ligat ha'Al, Maccabi Tel Aviv FC, PAOK Salónica FC, Slovan Bratislava, Super Liga Serbia, Superliga griega · Comentarios desactivados en Los invencibles de Europa 

A estas alturas de la temporada quien más quien menos ya ha perdido al menos un partido en Liga. En las cinco grandes de Europa, el Liverpool, el PSG y la Juventus han caído en una ocasión, el Barcelona, en dos y el Dortmund, segundo en Alemania, ha caído en tres partidos. De hecho si nos fijamos en todas las ligas europeas, sólo cuatro equipos aún no han perdido un solo partido. Es decir siguen como únicos invencibles. 

La única premisa para tener este ‘honor’, es militar en ligas invernales (competiciones que ya suman más de 20 jornadas). Las ligas de Noruega, Suecia, Islandia y Lituania entre otras, acaban de comenzar debido a la dureza de sus inviernos y por ello no suman más de cinco jornadas. Con todo ello sólo PAOK, en Grecia; Estrella Roja, en Serbia; Maccabi Tel Aviv, en Israel y Slovan Bratislava, en Eslovaquia, aún no han caído derrotados.

PAOK (Grecia)

El PAOK es el líder invicto en Grecia. Aventaja en diez puntos al Olympiacos y eso que comenzaron la temporada con dos puntos menos, por los disturbios provocados por sus seguidores la temporada pasada, precisamente contra el Olympiacos. Tras 27 jornadas, el equipo del rumano Lucescu acumula 24 victorias y tres empates y avanza con paso firme hacia su tercera Superliga (la última la consiguió hace 34 años). De hecho si este fin de semana el Olympiacos pierde contra el Xanthi, el PAOK se proclamará campeón. Su máximo goleador es Diego Bisewar, con siete tantos, después de que Prijovic, que llevaba nueve, se marchara al Al-Ittihad de Arabia Saudí. En el PAOK militan dos jugadores españoles Crespo, titular indiscutible que ha disputado todos los minutos, anotando dos goles y Cañas, que ha estado presente en 13 y aún no ha marcado. También juega otro excoocido de LaLiga, Tosca.

Estrella Roja (Serbia)

El Estrella Roja terminó invicto la liga regular este pasado fin de semana, tras 27 victorias y tres empates. Ahora afrontará el playoff por la Liga serbia, donde es claro favorito. Su primer rival será el Miladost Lucani. En la liga regular aventajaron en nueve puntos al Radnicki Nis, segundo clasificado. Su máximo goleador es Nabouhane. El delantero de las islas Comores lleva 13 goles. Uno de sus fijos en el centro del campo es un exjugador de la LaLiga, Marko Marin (militó en el Sevilla durante la temporada 2013-2014)

Maccabi Tel Aviv (Israel)

El Maccabi Tel Aviv se proclamó campeón de su 22ª liga israelí, con ocho jornadas de antelación, tras vencer al Maccabi Haifa (1-0) el pasado 30 de marzo. Acumula 23 victorias y seis empates. Desde que se alzaron campeones han disputado un partido de liga y les faltan por delante siete. El Hapoel Beer Sheva es el segundo clasificado y se encuentra a 27 puntos. El israelí Atar es el máximo goleador del campeón, con 13 tantos. Dos españoles juegan en sus filas: Saborit, ex del Athletic, que lleva tres goles en 25 partidos y Jair, exjugador del Huesca, que lleva 13 encuentros disputados esta temporada.

Slovan Brastislava (Eslovaquia)

El Slovan Bratislava es el equipo que cierra esta lista privilegiada. Tras una liga regular impoluta, el equipo de Eslovaquia está disputando los playoffs para alzarse como campeón. En la liga regular han cosechado 14 victorias y cuatro empates. Ahora, en la fase de grupos para ser campeón, han acumulado tres victorias más. Su máximo goleador es el esloveno Sporar, que lleva ya 26 tantos. En sus filas hay dos españoles. Nono, exjugador del Betis y Elche entre otros, que ha disputado 13 partidos y el hispano marroquí Moha, que es el segundo pichichi del equipo con 13 tantos.

¿Qué fue de Raúl Bravo?: de los Galácticos a la segunda griega

18 marzo, 2019 · Archivado en CD Numancia, Competiciones, Córdoba CF, Deportes, Equipos, Futbol, Ligas fútbol, Primera División, Raúl Bravo, Rayo Vallecano, Real Madrid, Segunda división, Superliga griega · Comentarios desactivados en ¿Qué fue de Raúl Bravo?: de los Galácticos a la segunda griega 

Ocurrió un 15 de diciembre de 2002 en el Santiago Bernabéu. Decimocuarta jornada de Liga, el Recreativo de Huelva visita al Real Madrid y dos goles tempraneros del por entonces colista amenazaban con dejar a los blancos a 8 puntos de una primera plaza que ocupaba la Real Sociedad. Entonces, a punto de cumplirse la media hora de juego, un habitual suplente de los de Del Bosque levantaba al Bernabéu con un gol de bandera: recepción a más de 20 metros de la portería espectacular vaselina para prender la chispa de la remontada. Aquel partido acabaría 4-2, el Madrid terminaría la jornada a 5 puntos de la cabeza de la que a la postre sería su 29ª Liga y Raúl Bravo habría anotado uno de los goles de más bella factura del campeonato, un tanto que ha vuelto a ser noticia gracias a la enésima obra de arte de Leo Messi.

Raúl Bravo Sanfélix (14 de abril de 1981, Gandía, Valencia), más conocido como Raúl Bravo, fue uno de los canteranos madridistas que formaron parte de la plantilla de los Galácticos, también conocida como la de los "Zidanes y Pavones". Su llegada a la capital se produjo en 1997 tras disputar 21 encuentros y anotar 4 goles con el Gandía en Segunda B, estableciendo el récord de precocidad anotadora de la categoría: 15 años y 280 días. El Madrid no dudó en fichar al joven Raúl, completar su formación en La Fábrica hasta debutar en la temporada 2001-02 de la mano de Vicente del Bosque. Con el conjunto blanco llegaría a disputar 132 partidos repartidos en dos etapas en las que anotó 4 goles y rellenó su palmarés con dos ligas, una Champions League, una Supercopa de Europa, una Supercopa de España y un Copa Intercontinental. Sus mejores momentos en Madrid los vivió con Carlos Queiroz en el banquillo y jugando como central. Su rendimiento llamó la atención de Iñaki Sáez, que no dudó en hacer del gandiense su lateral izquierdo titular en la Eurocopa 2004 celebrada en Portugal.

Éxito en Grecia

El verano de 2007 y tras una temporada sin contar para Fabio Capello, Raúl Bravo hacía las maletas y, previo pago de casi dos millones y medio de euros, ponía rumbo a Grecia para jugar en el Olympiacos. Su primera temporada en El Pireo no fue fácil y su relación con Ernesto Valverde, por entonces técnico de los griegos, facilitó su salida como cedido en enero al Numancia, donde tampoco jugó demasiado y vivió el descenso de los sorianos a Segunda División.

A su vuelta, disputaría de muchos más minutos, llegando a ser titular habitual en el curso 2009-10. Con la vuelta del 'Txingurri' al banquillo heleno en el verano de 2010, sus minutos descendieron y al final de la temporada abandonó definitivamente la disciplina de los griegos con dos Superligas griegas y una Copa en su palmarés.

Ascenso en Córdoba y regreso a Grecia

El Rayo Vallecano le ofreció formar parte de la plantilla que afrontaría la temporada 2011/2012, consiguiendo la permanencia 'in extremis' gracias a un gol de Raúl Tamudo frente al Granada y sin mucha participación de Bravo a lo largo de la campaña. El siguiente verano haría las maletas y sumaría una nueva experiencia internacional en el Beerschot Antwerpen belga, donde tampoco conseguiría hacerse un hueco y su equipo consumaría el descenso.

Con 32 añós y pocos minutos en las últimas campañas, la carrera del lateral valenciano parecía estar llegando a su fin, pero el destino le tenía preparada un último momento para el recuerdo: dar el gol que supuso el ascenso del Córdoba a Primera División en el play-off de ascenso. Los andaluces perdían por la mínima en Las Palmas, pero les valía un gol para conseguir un objetivo que parecía perdido: hasta los hinchas canarios comenzaron a invadir el campo. Entonces, en el último minuto de la prórroga, Bravo remataba un centro colgado al segundo palo cuyo rechace aprovechó Uli Dávila para devolver al Córdoba a Primera División 42 años después. En el verano de 2014 y tras varias desavenencias con la directiva cordobesa, regresaría a Grecia, su segundo hogar futbolístico, para dar sus últimos coletazos de fútbol en el Veria y Aris de Salónica, donde colgaría las botas en 2017.