Laura del Río: «La cotización es lo más urgente del convenio»

EI convenio colectivo afronta hoy una cita decisiva. La mesa negociadora, formada por AFE, Futbolistas ON, UGT y ACFF, se volverá a reunir en busca de un consenso que permita avanzar en la firma de un documento que se ha paralizado en medio de la guerra RFEF y ACFF por el control del fútbol femenino.

Laura del Río, jugadora del Madrid CFF y delegada de AFE, afirma a As que lo que más importa es "la profesionalización de las jugadoras". "La cotización es lo más urgente del convenio, puesto que nuestra carrera es muy corta y no tenemos respaldo al 100% de los clubes en caso de lesión", argumenta. Sobre las negociaciones destaca que está todo "muy parado" y que "hay voluntad de firmarlo de palabra, pero luego hay pocos hechos". En esta línea, Laura se refirió a la nueva competición propuesta por la RFEF, asegurando que las jugadoras están en medio y se mantienen "aparte de las guerras entre RFEF y ACFF".

"Estamos intranquilas por los contratos que tenemos con los clubes de la Liga Iberdrola", resalta Laura. Aunque añade que en la reunión que tuvieron con la RFEF les dejaron tranquilas en el tema económico. "Las jugadoras todavía tenemos muchas dudas de cómo se va a hacer y quién lo va a llevar", indicó sobre la nueva liga de la Federación, que pone sobre la mesa una nueva regulación del fútbol femenino en España, con más derechos para las jugadoras.

"La reunión de esta semana es muy importante porque vamos a saber hacia dónde van a posicionarse los clubes en cuanto al convenio colectivo", asegura la futbolista española, que tuvo que emigrar hace una década a otras ligas (Inglaterra, Estados Unidos y Alemania) por las malas condiciones que había en el fútbol femenino español.

En cuanto a las diferencias con otras competiciones internacionales, la futbolista del Madrid CFF subraya que "tanto en Estados Unidos como en Alemania o en Inglaterra toda la plantilla se dedicaba exclusivamente al fútbol". También puntualiza detalles como los protocolos de maternidad, uno de los puntos que se recogen en el documento presentado para el convenio colectivo. "En España, ninguna jugadora se plantea ser madre. No es por falta de ganas sino de ayudas", sentencia Laura.

Fútbol femenino: el convenio afronta una semana decisiva

Nueva semana decisiva para el convenio colectivo. Sindicatos y clubes se volverán a reunir en un encuentro fijado inicialmente para el miércoles 10 de abril, pero que podría producirse otro día de esta semana. Será la enésima reunión desde que comenzaran las negociaciones el pasado mes de octubre. La última cita tuvo lugar el pasado 26 de marzo. En ella, la mesa negociadora, compuesta por la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF), Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), Futbolistas ON y UGT, se reunió entonces en un encuentro en el que se avanzó "poco".

El tema principal fue la polémica por la nueva liga femenina propuesta por la RFEF, que desde su anuncio ha provocado una lucha entre clubes y federación por el poder del fútbol femenino. Este panorama ha paralizado en cierto modo el proceso para llegar a un consenso por el convenio colectivo. "Las negociaciones no avanzan porque los clubes y la RFEF no llegan a un acuerdo", destacaban desde la AFE en declaraciones a As tras la última mesa negociadora, en la que se dejó visto para la siguiente reunión la decisión de los clubes en cuanto a la hoja de ruta, con diez puntos fundamentales, para firmar el convenio colectivo. 

Entre los puntos establecidos en el documento propuesto por los sindicatos se encuentran temas relacionados con el salario mínimo, el protocolo de maternidad, lactancia o embarazo y cuestiones como las vacaciones o los días libres. También se recoge un principio de retroactividad en el convenio. 

Incertidumbre por la lucha de poder en el fútbol femenino

El anuncio de la RFEF de la nueva liga femenina ha creado un escenario de incertidumbre en clubes y jugadoras. Excepto Barcelona y Athletic, que sí que han apoyado el proyecto de Rubiales, ningún club se muestra a favor de la nueva competición, paralela a la actual Liga Iberdrola.

La Federación ha realizado varias reuniones, tanto con clubes de Segunda como de Primera, con el objetivo de acercar posturas y seguir consiguiendo más adeptos a una nueva liga que aseguran que mejorará el nivel del fútbol femenino, con unos requisitos de salario y derechos para las jugadoras.

Las partes implicadas (clubes y RFEF) esperan que haya cuando antes un consenso que permita avanzar en temas como el convenio colectivo. Mientras, las jugadoras seguirán sin poder contar con muchos de los derechos que le corresponden como trabajadoras.