Sifan Hassan, de refugiada a reina del atletismo en la milla

Sifan Hassan (26 años) alcanzó la gloria el pasado viernes en Mónaco. La holandesa se convirtió en la nueva plusmarquista mundial de la histórica prueba de la milla. Tardó 4:12.33 en recorrer 1.609 metros, bajando en 23 centésimas el récord de la rusa Svetlana Masterkova, vigente desde 1996.

Hassan nació en Adama, Etiopía, donde vivió hasta 2008, año en el que llegó a Holanda como refugiada. Empezó a correr cuando era estudiante de enfermería, y no tardó en darse cuenta del potencial que tenía para triunfar en el atletismo. Fue en el 2013 cuando comenzó a destacar. Por aquel entonces corría representando a su país de origen, hasta que en noviembre de ese año consiguió la ciudadanía neerlandesa y empezó a representar a Holanda.

Pese a la marca, Hassan todavía cree que puede hacerlo mejor. “El primer 800 fue un poco lento, no pensé que iba a conseguir el récord, fue una sorpresa cuando crucé la meta”, confesó al acabar la carrera. Con dos bronces mundiales y dos oros europeos en 1.500 y 5.000, es una de las mayores esperanzas holandesas en atletismo para los Juegos Olímpicos del año que viene en Tokio.

Sifan Hassan rompe el récord del mundo de la milla (4:12:33)

12 julio, 2019 · Archivado en Atletismo, Competiciones, Deportes, IAAF, IAAF Diamond League, Organizaciones deportivas, Sifan Hassan · Comentarios desactivados en Sifan Hassan rompe el récord del mundo de la milla (4:12:33) 

Sifan Hassan, holandesa de origen etíope, es la nueva plusmarquista mundial de la milla al correr en 4:12.33 los 1.609 metros de la histórica distancia anglosajona. Hassan la hizo en la Diamond League de Mónaco, en el estadio Luis II de Montecarlo, esa pista prodigiosa para el mediofondo que sirvió de soporte para que Hassan superara una plusmarca que databa de 1996, y que había hecho la rusa Svetlana Masterkova (4.12.56). 23 años después ese tope es superado por 23 centésimas.

Salió Hassan pegada a la liebre, la ucraniana Liakhova, que marcó un ritmo de 1:04 la vuelta. El 800 fue en 2:08, a ritmo de 2:40 los 1.000 metros. Desde ese momento cogió el tren Hassan y lo aceleró hasta quedarse solísima. El único enemigo era el cronómetro. Pasó en 3:10.13 el 1.200 y tenía que bajar de 1:03 el último giro para hacer récord. Lo hizo: 4:12.33.

Hassan llegó a Holanda como refugiada en 2008 y obtuvo allí la nacionalidad. Y desde 2016 se entrena en el Oregon Project, el grupo del controvertido Alberto Salazar en Eugene. Es capaz de correr bien desde un 800 (1:56.81) a una media maratón (tiene el récord de Europa con 1h05:15).

No con récords, pero hubo más buen mediofondo en Mónaco. Con Nijel Amos, otro que se entrena en Estados Unidos, pero que es de Botswana. Subcampeón olímpico en 2012, en Portland ha curtido su técnica y es capaz de soportar ritmos altísimos como el 48.70 en 400 que pasó en Montecarlo. Acabó en 1:41.89, el sexto tiempo más rápido de la historia, aunque su tope es 1:41.73.