El Sheffield Wednesday puede perder 21 puntos o la categoría

4 diciembre, 2019 · Archivado en Competiciones, Deportes, Estadio Hillsborough, Estadios fútbol, Futbol, Instalaciones deportivas, Ligas fútbol, Premier League, Sheffield Wednesday · Comentarios desactivados en El Sheffield Wednesday puede perder 21 puntos o la categoría 

Nubes oscuras se ciernen sobre uno de los clubes históricos del fútbol inglés. El Sheffield Wednesday, fundado en 1867 y uno de los fundadores de la Premier League en 1992, se encuentra en una situación límite. En un intento por evitar romper el P&S (el 'Fair Play' financiero) de la Championship division, el conjunto de South Yorkshire vendió su estadio de Hillsborough a Dejphon Chansiri, dueño del equipo, para así compensar los excesivos gastos de las temporadas anteriores, según informa The Athletic.

El P&S de la segunda división inglesa marca que los clubes no pueden perder más de 46 millones de euros (39 de libras) en un periodo corrido de tres años. De esta manera, 'los búhos' perdieron cerca de 12 millones en la 2015-16, casi 24 en la 2016-17 y encaminaban unas pérdidas de casi 42 millones en la 2017-18. Sin embargo, el club se aprovechó de un vacío legal que permite vender su propio estadio a los dueños del equipo: vendieron Hillsborough por 71 millones a Chansiri, consiguiendo terminar el trienio entre 22 y 24 millones dentro de los límites marcados por la EFL. 

Un problema de fechas

Sin embargo, según los documentos que maneja The Athletic, la venta en cuestión aparece en las cuentas del club un año después de la fecha reportada a la liga, incurriendo así en una ruptura de las reglas que marca el P&S, dado que sin la mencionada transacción, el equipo habría quebrado holgadamente la barrera de 46 millones marcada en citado trienio. 

El Sheffield se defiende de la acusación alegando que le hicieron saber al antiguo jefe ejecutivo de la EFL, Shaun Harvey, que estaban en negociaciones para vender Hillsborough y éste les dio su aprobación, a pesar de encontrarse fuera de plazo. Un portavoz de la propia EFL informó que había claras pruebas de conducta inapropiada por parte del Wednesday, las cuales llevarían a una sanción ejemplar: los de Yorkshire se enfrentarían a una deducción de 21 puntos, e incluso al descenso administrativo, si llegasen a demostrarse todas las irregularidades mencionadas.

Utilizados para dar ejemplo

El propio se defendió en un comunicado: "El Club ha informado a la EFL que los cargos son ilegales y negados por el Club. (...) El Club tiene en su posesión numerosos emails, cartas y otros documentos en los que la EFL autorizó la transacción, y en las cuales el club entendió que podría apoyarse".

Casos como el aquí expuesto no son novedad en el fútbol británico. El Derby County, el Aston Villa o el Reading han toreado a la ley con las respectivas ventas de sus estadios a sus dueños. No obstante, uno de los mayores problemas a los que se enfrenta el conjunto inglés es que el posible nuevo jefe ejecutivo de la EFL, Rick Parry, quiere ser mucho más duro que se predecesor, Shaun Harvey, con casos como el aquí expuesto, según informa el taboide británico. 

En lo que respecta al plano deportivo, el Sheffield Wednesday se encuentra en la novena posición liguera con 29 puntos en 19 partidos, a dos puntos del sexto, el Preston, que marca la zona de playoff. Aunque de concretarse las acusaciones de la EFL, su lucha por volver a la Premier League se convertirá en una auténtica quimera a medio plazo.

El Espanyol visita Hillsborough 30 años después de la tragedia

Si Cornellà-El Prat cumple en unos días su primera década de existencia, el estadio donde jugará este domingo el Espanyol, Hillsborough, celebra este año su 120º aniversario, desde que se fundó en 1899 bajo el nombre de Owlerton, y ha sobrepasado también la cifra de 30 años desde que, el 15 de abril de 1989, acogiera una de las tragedias más terribles en la historia del fútbol europeo.

Con la Tragedia de Heysel todavía muy reciente, Hillsborough albergaba la semifinal de la FA Cup entre el Liverpool (damnificado ya en Bélgica) y el Nottingham Forest. Una enorme avalancha acabó con la vida de 96 personas y dejó más de 800 heridos. Y lo peor de todo es que, durante años, buena parte de la opinión pública atribuyó las culpas a los propios seguidores. No fue hasta 2012 cuando todo se esclareció.

El 12 de septiembre, el primer ministro David Cameron comparecía ante la Cámara de los Comunes para pedir públicamente perdón. “Las familias han creído, durante mucho tiempo, que hubo un intento de las autoridades por tergiversar lo que pasó. Tenían razón”, proclamó, asumiendo que el ejecutivo de Margaret Thatcher había archivado más de 450.000 páginas de documentación en las que se demostraba que se había tratado de una negligencia de seguridad. Los familiares aún esperan su compensación.