Haaland: «¿Fichar por el Real Madrid? Sin comentarios…»

13 noviembre, 2019 · Archivado en Deportes, Equipos, Futbol, Haland, Juventus, Manchester United, Real Madrid, Selección noruega fútbol, Selecciones deportivas · Comentarios desactivados en Haaland: «¿Fichar por el Real Madrid? Sin comentarios…» 

El delantero del RB Salzburgo Erling Haaland, una de las revelaciones del fútbol europeo y máximo goleador de la Champions a sus 19 años, concedió una entrevista al diario noruego Dagbladet en la que no quiso dar pistas sobre su futuro, pese a ser pretendido por los mejores clubes del continente.

-¿Cómo lleva los rumores?

-Los llevo bien.

-Juventus, Manchester United y Real Madrid: ¿Qué le parecería jugar en alguno de ellos?

-Ya saben mi respuesta. Sin comentarios.

-¿Cómo sería jugar con Cristiano Ronaldo en la Juventus?

-Sin comentarios.

Haaland, que pasó a la fama después de marcar nueve goles en un mismo partido con Noruega en el Mundial Sub-20 ante Honduras, también explicó algunos de sus secretos en este primera temporada en la élite en la que tanto está destacando: "Duermo con los cinco balones con los que he hecho un hat-trick. Me acuesto en la cama y me siento bien con ellos. Los miro todos los días. Son mis novias (risas)", dice el delantero.

El atacante noruego está concentrado estos días con su selección en busca del billete directo para la Euro 2020. "El objetivo son dos victorias. Si aún así no logramos clasificarnos, ganar es importante para el ranking FIFA. También serían dos pruebas importantes para los playoffs de la Liga de Naciones en marzo".

 

Ødegaard no será un nuevo ‘caso Bale’ para la Real Sociedad

6 noviembre, 2019 · Archivado en Bale, Deportes, Equipos, Futbol, Martin Odegaard, Real Madrid, Real Sociedad, Selección noruega fútbol, Selecciones deportivas · Comentarios desactivados en Ødegaard no será un nuevo ‘caso Bale’ para la Real Sociedad 

Martin Ødegaard no se convertirá en un nuevo 'caso Bale', así que no habrá polémica con su convocatoria con Noruega a pesar de estar lesionado con la Real Sociedad y haberse perdido el último partido liguero. La historia del jugador galés del Real Madrid es de sobra conocida: sin haber jugado los últimos encuentros con el club blanco, sí que irá con su selección para jugar en este parón liguero, algo que lógicamente ha sentado muy mal en el entorno madridista. No sucederá lo mismo en la Real con Ødegaard, para tranquilidad de los aficionados blanquiazules.

Ahora mismo el concurso del jugador noruego en la visita del Leganés al 'Reale Arena' está casi descartado, después de que todavía no haya comenzado a trabajar con el grupo. Sólo queda una sesión antes del partido, por lo que el tiempo corre en su contra, y en la Real no van a forzar su situación con el riesgo de agravar la lesión, teniendo en cuenta que ahora llega un parón de dos semanas sin partido de liga, lo que le beneficia de forma clara para recuperarse de cada a la visita al Santiago Bernabéu. Ødegaard a se perdió el último partido realista en Granada por una "contusión ósea" sufrida contra el Celta de Vigo. Es decir, a día de hoy está lesionado, por lo que si no puede jugar con la Real, tampoco lo puede hacer con Noruega, por lo que no tiene sentido que viaje con su selección, a pesar de haber sido convocado por su seleccionador.

De todas formas, en la Real no saben todavía qué deberá hacer Ødegaard, en el sentido que igual tiene que viajar a su país a que le revisen los médicos de su selección y confirmen que su lesión le impide jugar. Pero confían en que, si no juega contra el Leganés, puedan evitar ese mero formalismo y pueda continuar con normalidad en Zubieta con su proceso de recuperación, lo que le beneficiaríamos claramente. Para evitarlo deberían enviar el informe de su dolencia a los galenos de Noruega. En el club donostiarra entienden que en caso de que no vaya convocado este viernes, será más fácil que no vaya con su selección en este parón. Tan en duda está que Noruega, por si acaso, ha publicado una convocatoria de 25 jugadores, en previsión de que alguno como Ødegaard. Porque si está lesionado para jugar con la Real, también lo está como para ir con Noruega. Es decir, nadie en la Real piensa que le va a pasar con el nórdico lo mismo que al Madrid con Bale.

España sufre entre el diseño y la realidad

Una alineación de ataque sufrió para defenderse más de la cuenta en Oslo, donde Noruega ofreció señales de sus progresos después de varios años decepcionantes. De esa contradicción entre el diseño y la realidad trató un partido que se le complicó a España hasta el último minuto –el penalti y el gol noruego se ajustaron a las características del duelo– y exigió del equipo recursos diferentes a los habituales. Aunque irregular en su desempeño, la Selección evitó que sus problemas fueran insuperables.

La ausencia de Diego Llorente, la escasa actividad como titular de Hermoso en el Atlético y la suplencia de Unai Núñez –integrante de la anterior convocatoria– en el Athletic impulsaron la titularidad del veterano Albiol, después de varios años de ausencia. Funcionó bien, con la experiencia y la autoridad necesarias para medirse, y ganar casi siempre, en los continuos duelos aéreos que propuso Noruega. La frecuencia en este tipo de jugadas señaló las dificultades de la Selección para sentirse cómoda y sobre todo para aprovechar las cualidades de sus laterales, Navas y Bernat.

Son dos jugadores con una clarísima vocación atacante. En gran parte, los últimos excelentes partidos de la Selección se han debido a la enorme incidencia de Navas por el costado derecho y de Jordi Alba, antes de su lesión. Las características de Bernat, que fue titular ante Noruega en Valencia, son muy parecidas. Todos ellos ejercen de termostato del equipo. La Selección eleva sus prestaciones cuando estos laterales son protagonistas por su profundidad. España sabe que tiene problemas cuando Navas, Jordi Alba, Bernat o Gayá son constantemente exigidos en el capítulo defensivo.

Fuera de la primera media hora, donde Navas y en menor medida Bernat jugaron más cerca del área rival que de la española, los laterales fueron piezas estrictamente defensivas. Tiraron de recursos –son jugadores curtidos, con una amplísima experiencia–, pero sufrieron frente a un equipo que se desplegó bien por los costados y buscó con insistencia los centros aéreos. Esta tendencia, que España contrarrestó en algunas fases del encuentro, se acentuó tras el gol de Saúl.

La Selección se sintió obligada a jugar el partido que no le gusta. Estuvo a punto de ganarlo y no lo perdió. Tampoco concedió buenas oportunidades a Noruega. Eso sí, se sintió rodeada más tiempo del conveniente. Se retrasó cada vez más y terminó encerrada. Ahí se le planteó un dilema que Robert Moreno pretendió resolver con el ingreso de Cazorla. Quería más posesión y menos imprecisiones.

Sin embargo, el partido había entrado en una dinámica que no ayudó a España. Prefirió la solución directa del contragolpe aparentemente sencillo a bajar la temperatura del partido. No ayudó el anonimato de sus delanteros. Rodrigo y Oyarzabal apenas ayudaron a generar dificultades a los noruegos. A esa carencia se añadió el alto número de pérdidas en el arranque de los contragolpes, con un efecto muy preocupante: Noruega siempre estuvo demasiado cerca del área de Arrizabalaga, sin generar ocasiones, pero advirtiendo en cada jugada de un peligro inminente. Se concretó en el último minuto del partido.

El lujazo + caño de Odegaard a Ramos, reacción TOP del capitán ante un final que era inevitable

13 octubre, 2019 · Archivado en Deportes, Futbol, Martin Odegaard, Selección española, Selección española fútbol, Selección noruega fútbol, Selecciones deportivas, Sergio Ramos · Comentarios desactivados en El lujazo + caño de Odegaard a Ramos, reacción TOP del capitán ante un final que era inevitable 
El '15' de España se vio obligado a hacer una falta al noruego después de que recibiese un caño de espaldas. El capitán le realizó un gesto cariñoso asumiendo que había sido una falta clara.

La Selección fue previsible

Robert Moreno desplegó su habitual 1-4-3-3 ante Noruega, con Oyarzabal jugando de nueve y Rodrigo y Ceballos de delanteros en las bandas, pero no posicionados de extremos sino situados en el carril del 8 y del 10, respectivamente, para dejar espacio a la incorporación de los laterales. Ceballos contaba con libertad del seleccionador para irse aún más al centro en busca del balón y de moverse entre la línea de medios y la línea de defensas de Noruega. En el minuto 15, Oyarzabal intercambió su posición con Rodrigo y pasó a la banda, pero jugando por dentro, sin ser extremo.

España aspiraba a romper el 1-4-4-1-1 de Noruega dándole velocidad a la circulación del balón, con cambios de orientación, de media y larga distancia, permanentes, buscando la progresión en el juego siempre y la incorporación de los laterales y la llegada desde atrás de Saúl y Fabián, dos interiores que daban el músculo que le falta a Busquets, pero que no son para realizar fútbol combinativo. Navas alcanzó la línea de fondo y centró bien en varias ocasiones sin encontrar rematador. Pero los noruegos controlaron el movimiento de Ceballos hacia dentro y su cambio de orientación a Navas y neutralizaron esa banda con vigilancias y ayudas permanentes defensivas, mientras por la izquierda Bernat no sumaba en ataque.

El primer tiempo acabo siendo de Noruega porque España fue cada vez más previsible. Faltaban desdoblamientos ofensivos, que son las acciones tácticas por las cuales dos o más jugadores del equipo que posee el balón intercambian sus posiciones y, por tanto, sus funciones dentro del sistema de juego. La Selección tampoco fue capaz de crear espacios libres. Noruega empezó a imponer su fútbol directo, a ganar los duelos y se llevó a los puntos ese primer tiempo. La Selección fue un equipo blando y sin juego interior y no tuvo éxito en el pressing en la zona de creación con el que pretendía hacer contraataques Robert Moreno.

Arrancó el segundo tiempo con un retoque en el sistema en el ataque posicional. Desplegó un 1-3-4-3 en el que los laterales alcanzaban la línea de medios y Saúl ayudaba a los centrales, como central zurdo a sacar el balón desde atrás, como hace también en el Atlético. En uno de esos primeros ataques, el propio Saúl se incorporó y probó el recurso del tiro desde fuera del área con éxito y marcó con derecha el 0-1.

Con ventaja en el marcador, España intentó imponer su juego combinativo, de posición y de posesión, pero no lo consiguió porque para hacerlo deben estar en el campo los Parejo, Thiago y Rodri. Noruega buscó el empate con ahínco con robos permanentes que propiciaban sus estudiados contraataques. El seleccionador buscó con los cambios ese control del juego, pero la posición de Cazorla no es en banda izquierda, como no lo es la de Ceballos. También dio entrada a Rodri por Oyarzábal y desplazó a Fabián de extremo derecho y el medio del City intentó contemporizar con la posesión, pero salió con instrucciones de ser vertical y lo fue. Y el último cambio fue para reforzar la defensa con Iñigo Martínez por Bernat. Realizar un cambio posición por posición de un defensa, no de acumulación, entraña la dificultad de que el defensor que sale le cuesta coger el sitio porque entra fuera de la dinámica defensiva y eso le sucedió a Iñigo y se vio en la acción del penalti. Una cosa es poner tres centrales y cambiar el sistema y otra sacar un central de lateral izquierdo y mantener el dibujo como sucedió.

La Selección no supo cerrar el partido y Noruega logró el merecido premio del empate e incluso pudo dar la vuelta al marcador por vigor e intensidad, porque ganó la mayoría de las disputas y porque impuso su fútbol directo que es un ataque organizado y preparado que también vale para conseguir marcar goles. Y porque cuando tuvo que contemporizar y realizar conservación de balón y control del juego, la Selección no lo hizo y llegó el empate. Robert Moreno tiene curro por delante en su ordenador y en el campo de cara a la Eurocopa para conseguir la Selección que desea y deseamos.

Página Siguiente »