Una final histórica: récord de asistencia en el siglo XXI

Un total de 57.900 espectadores colmaron las gradas del Stade de Lyon para la final entre Estados Unidos y Países Bajos, en la que las estadounidenses se coronaron como reinas del fútbol femenino. Con el récord de la selección norteamericana, que es la que más títulos suma en la historia de los Mundiales femeninos, le acompañó el de asistencia. Y es que el partido en entre estadounidenses y holandesas ha cumplido con todas las expectativas, registrando la entrada más alta en una final del Mundial del presente siglo y la tercera de la historia. Sólo le supera la del Mundial de 1999 entre Estados Unidos y China (90.185 espectadores) y la del 1991 entre Noruega y Estados Unidos (63.000).

Este dato evidencia que esta categoría no deja de crecer. Francia 2019 ha protagonizado una cita en la que el despliegue no tiene precedentes. En el Mundial con más medios de comunicación y más cobertura mediática, el público no ha fallado. La final no ha sido el único partido con grandes cifras en cuanto a asistencia. En esta línea hay que destacar que Estados Unidos ha sido el gran atractivo de esta edición, a la que llegaba como vigente campeona y gran favorita al título. 

El Francia-Estados Unidos de cuartos de final registró 45.595 espectadores. Mientras, para el duelo de semifinales entre estadounidenses e inglesas asistieron 53.512 personas frente a los 48.452 aficionados de la otra semifinal entre Países Bajos y Suecia. Otros partidos con grandes registros de asistencia fueron el Estados Unidos-Chile, con 45.261 espectadores o el partido inaugural entre Francia y Corea del Sur, que alcanzó las 45.261 localidades. Por su parte, el encuentro de octavos entre EE UU y España congregó a 19.633 personas, un número menor al del Alemania-España (20.761).

Bertolini se queja del horario: «Perjudicará al espectáculo»

Milena Bertolini habló en la previa al partido de mañana en cuartos ante Holanda (15:00h) y aseguró que la decisión de jugar tan temprano era "extraña" y que el duelo debería de disputarse a las 21:00h, tal y como se están jugando casi todos los partidos en estas rondas finales. "El calor nos perjudicará tanto a nosotras como a ellas como al espectáculo", dijo la seleccionadora italiana. Su selección afronta una cita muy importante en un Mundial en el que se han convertido en la gran revelación. La 'Azurra' regresaba a una Copa del Mundo femenina tras dos décadas sin jugar a este nivel y están dejando una gran participación

Además de su queja por el horario, Bertolini ha destacado el papel de las entrenadoras en este Mundial. "Estoy muy contenta de que las entrenadoras estén creciendo. Aunque creo que siempre son las habilidades y las personas las que deben marcar la diferencia, independientemente del género. Las mujeres en un banquillo dan un mensaje importante a la sociedad", afirmó. 

Sobre Holanda, dijo que Italia se enfrenta a una selección con "jugadoras muy fuertes". "Siempre confío en mis jugadoras, que están mostrando un gran nivel. Soy consciente de que el rival es fuerte, pero es algo normal al encontrarnos en cuartos de final de una Copa del Mundo. Les he dado a mis jugadoras un día de descanso para que recarguen sus fuerzas tanto física como mentalmente".

Sara Gama, capitana de Italia, también habló en la previa al encuentro frente a Holanda. La jugadora de la Juventus subrayó el hecho de que jugar un Mundial supone un "escaparate" y que no pueden desaprovechar la oportunidad de seguir creciendo en este torneo. "Este Mundial nos ha mostrado que a los italianos e italianas le gusta el fútbol femenino", sentenció.