España domina Europa: 56 medallas en esta década

El 4 de julio debía haber arrancado el verano de las selecciones con el Europeo Sub-18 femenino, pero la FIBA anunció, a principios de abril, que se cancelaban todos los torneos de este año por la COVID-19. Sucedió poco después de que el COI decidiera aplazar también los Juegos a 2021. Por lo tanto, no habrá más medallas en juego en una década que ha sido espectacular para el baloncesto español. Las Selecciones cierran estos diez años (desde el verano de 2011) con 56 medallas: 26 oros, 14 platas y 16 bronces. Son 16 más que en la década anterior (2001-10) en la que también se consiguieron la mitad de oros: 13 (más 15 platas y 12 bronces).

El segundo país europeo en este medallero sería Francia, pero a kilómetros luz de España: nuestros vecinos suman 35 metales, con ocho títulos. El tercer puesto es para Serbia, con 23 podios y cuatro oros. Sólo otros cuatro países se han colgado al menos una decena de medallas en este tiempo: Rusia y Turquía (18 para ambas), Italia (16) y Lituania (14). En total, 21 países se han subido a algún podio en esta década, pero sólo 14 han sido campeones en algún torneo.

El baloncesto femenino ha aportado al medallero español 16 oros, 8 platas y 8 bronces. La categoría estrella es la ­Sub-20 con siete oros y una plata en nueve años. Además, la Absoluta ha logrado coronarse como campeona en tres Eurobaskets (2013, 2017 y 2019) y encadena, hasta la fecha, siete medallas seguidas, entre ellas, una plata (2014) y un bronce mundial (2018) y la plata olímpica de Río 2016. En Mundiales de formación también han llegado éxitos: dos platas en la ­Sub-17 (2014 y 2012) y una plata (2011) y un bronce (2019) en la Sub-19. El 2013 fue un año mágico para el baloncesto femenino. Todos los equipos (de la Absoluta a la Sub-16) subieron a lo más alto en sus Europeos y no perdieron ni un partido. Balance de 36-0.

Las categorías masculinas han logrado 10 oros, 6 platas y 8 bronces. Con Scariolo en el banquillo, España ha sido campeón de Europa en dos ocasiones (2011 y 2015) y del mundo (2019). Precisamente su título en Pekín cerró la mejor década, por el momento, para el baloncesto español.

Un país cupo en un titular

Un imponente cabezazo de Puyol tumbó a Alemania y llevó a España a la final del Mundial 2010, en la que habría de encontrarse con Holanda que, la víspera, había derrotado a Uruguay (2-3) en uno de los mejores partidos de la historia de la Copa del Mundo. La victoria de España frente a los alemanes fue la segunda consecutiva en una gran cita, ya que La Roja venía de ganarle precisamente a la Mannschaft la Eurocopa 2008, con un gol de Torres.

El director del periódico en esa época, Alfredo Relaño Estapé, de madre catalana, se decidió por un titular que era un guiño a Cataluña, 'Visca España', y que no iba a pasar desapercibido. Por algo el saque de esquina que concluyó con el gol de la Selección era una jugada ensayada por el Barça que pusieron en práctica los jugadores azulgrana. Xavi lanzó el córner, Piqué arrastró a los centrales alemanes y Puyol marcó con un remate colosal.

Uno de los diarios catalanes de más solera y tradición, La Vanguardia, se hizo eco del titular de AS: "Con un imponente cuerpo negro, entre signos de exclamación y bajo una descomunal foto de Puyol rodeado por sus compañeros en el momento de la celebración, rezaba en AS el título 'Visca España'. Una agraciada concesión que los periodistas deportivos del diario madrileño y madridista ofrecieron al héroe de la noche, el de La Pobla, el "bravo central" del Barça que se ha ganado los corazones de toda España incluidos los de muchísimos madridistas. El 'Visca España' de 'As' no va a más en sus pretensiones, no se hace mención a él en la crónica deportiva, ni se hace ningún otro guiño al origen catalán del grueso de la Selección, pero sin duda se interpreta como un gesto de reconocimiento a la eficiencia del 'tiqui-taca' por encima de la furia".

Pero lo cierto es que el titular del periódico no pasó desapercibido, tampoco para los jugadores, que agradecieron el detalle. "Por una vez, los del Barça podemos decir que somos del equipo del AS", bromeó Puyol al día siguiente al coincidir con los enviados especiales, Matallanas y Maroto. Del Bosque también felicitó a ambos periodistas "por el acierto en el titular".

España había logrado clasificarse para la final de la Copa del Mundo, y era un equipo que venía en manada, creciendo desde la derrota con Suiza en el partido con el que abrió el torneo. La Selección había conseguido ser un equipo... dentro y fuera del campo. De ahí su éxito y su gran aceptación, ya que cada victoria de La Roja batía los récords de audiencia tanto en televisión como en venta de periódicos. AS batió su récord histórico de venta en papel en el Mundial 2010, hito que sigue vigente.

España se echa a la calle

Hay momentos que jamás se olvidan. A cualquiera que se le pregunte por qué hacía o dónde estaba el 11-S, el 11-M o el día qué ganamos el Mundial sabrá responderle, incluso podrá contar algunos detalles. Es probable que esas mismas personas sean incapaces de recordar lo que comieron ayer. La noche en la que la Selección venció a Alemania en las semifinales de la Copa del Mundo puede que no tuviera la contundencia histórica del título, pero sí fue un gran preludio de lo que ocurriría cinco días después: millones de españoles se echaron a la calle a celebrar la clasificación de la Selección a la final del Mundial de fútbol por primera vez en la historia. Como para olvidar.

En pocos minutos, las calles desiertas se llenaron de miles de personas que durante dos horas habían vaciado las vías públicas para ver el encuentro en una casa o un bar. En Madrid, por ejemplo, tráfico se redujo en el centro de la ciudad en un 48 por ciento durante el encuentro y un 54 por ciento en la M-30. El Metro de la capital, utilizado por dos millones de personas cualquier día laborable, descendió su ocupación en un 22,5 por ciento a partir de las 20:30 horas, como sucedió con los autobuses urbanos, que registraron una bajada de ocupación de entre el 15 y el 20 por ciento.

Hasta las llamadas al servicio de emergencias 112 (que aglutina incidencias por accidentes, bomberos o urgencias hospitalarias) fueron un 19 por ciento menor que la media semanal. Atendieron 924 avisos (por los 1.145 que se contabilizaban diariamente en julio de 2010). El país se paralizó.

Todo lo contrario que al término del partido. Fue entonces cuando una marea roja inundó las principales arterias de cada ciudad. En Madrid los aficionados se bañaron en Sol y otras fuentes al estar Colón y Cibeles custodiadas. Se llegaron a recoger 37.500 kilos de basura más que cualquier otro día. Es la huella que dejó una proeza... España estaba en la final.

Se desata la euforia holandesa

El pase de Holanda a la final del Mundial desató la euforia entre la prensa holandesa. Después de 32 años de larga espera, la selección de Van Marwijk se encontraba de nuevo ante la posibilidad de ganar un Campeonato del Mundo de fútbol.

El periódico Algemeen Dagblad lanzó un aviso al mundo en su portada con "Ahora a la final" y destacó los buenos minutos en la semifinal contra Uruguay. El diario De Volkskrant recordó los 32 años de la última final mundialista de Holanda con una imagen de Giovanni Van Bronckhorst gritando tras marcar el gol que encarrilaba la victoria contra los charrúas.

Por su parte, el Trouw sacó una imagen de Robben, la estrella orange en Sudáfrica, junto al seleccionador y el titular "A la final soñada". NRC Handesbland, por último, publicó una secuencia de tres imágenes sobre la explosión de alegría de la afición tras confirmarse el pase a la final del Mundial.

La prensa de Holanda confiaba en que el tercer intento fuera el definitivo para ser campeones del mundo. El buen nivel exhibido por Robben, Sneijder, Van Persie y compañía contra Uruguay les hacía soñar. Pero España también se mostraba muy fuerte y no se lo iba a poner nada fácil a los holandeses

Brotes verdes en el ciclismo español

6 julio, 2020 · Archivado en Alejandro Valverde, Alex Aramburu, Ciclismo, Deportes, Fernando Barceló, Pascual Momparler, Remco Evenepoel, Selección española, Selecciones deportivas · Comentarios desactivados en Brotes verdes en el ciclismo español 

"Ahora, con los números en la mano, se sabe a qué puede aspirar un ciclista desde muy joven. Pero eso no lo es todo", reflexiona para AS Pascual Momparler, seleccionador español que cumple su segunda temporada en el cargo. "Llegué después de que Valverde ganara el Mundial y tras una bronca con el anterior seleccionador. ¡El peor momento!", cuenta. Sin embargo, su conocimiento de las nuevas generaciones con las que trabajaba antes de dar el salto hace que no tema el cambio de ciclo. "Los ciclistas que vienen nos van a mantener en la élite, hay mimbres, sólo necesitan experiencia".

Y no se refiere sólo a que Mikel Landa o Enric Mas tiren del carro en el futuro próximo. Las precoces irrupciones en otros países de estrellas como Egan Bernal, Remco Evenepoel, Tadej Pogacar… hace que aumente el interés por la base, por el talento que viene en España. Enric Mas o Iván García Cortina son los más consolidados, pero no los únicos. España cuenta con 10 ciclistas en World Tour por debajo de los 26 años (edad hasta la que se consideran jóvenes en las grandes carreras) y un buen número detrás de talentos con capacidad para hacerse hueco. Casos como los de Juanpe López, en el Trek a sus 22 años; Carlos Rodríguez, en la plantilla de Ineos con 19, o Juan Ayuso, atado por el UAE a los 17, son buenos ejemplos.

"Hablamos de los datos, pero en estos casos precoces la cabeza juega un papel fundamental. Y no es fácil trabajar ese aspecto. Uno de los mejores consejos que me han dado es que los ciclistas no tienen que entender al director, es este el que debe entender a sus corredores", apunta Momparler. Y también advierte: "Tampoco podemos medir el trabajo por un Evenepoel, un Contador o un Valverde… hay casos que son talentos naturales que los tiene que parir una madre".

¿Y en España, hay de eso? "En cuanto a precocidad, hay que hablar de Juan Ayuso, que está logrando cosas que no ha conseguido nadie en el arranque de esta temporada. Es un talento puro, pero al que no podemos cargar de presión todavía, es muy pronto", asegura Momparler. "Sí tenemos ciclistas que han demostrado ser capaces de cosas grandes, pero que se encuentran en ese periodo de adquirir madurez para ponerlo en práctica, como puede ser el caso de Fernando Barceló, Alex Aramburu…".

Un aprendizaje para el que la Federación quiere poner su granito de arena. La reciente concentración de la Selección en Altea permitió a jóvenes talentos estar en contacto con un referente como Alejandro Valverde. "Es una leyenda y en ese encuentro pudieron rodar con él los citados Barceló y Juanpe López, pero también un Manuel Peñalver que ya está en el Burgos y ha dejado muestras de calidad en el esprint a sus 21 años u Oier Lazkano, un desconocido para el público que con 20 años está en el Caja Rural y apunta grandes cosas".

Momparler no les quita ojo ni a ellos, ni al resto de jóvenes que deben ir haciéndose un hueco, con oportunidades como el Tour del Porvenir, donde España acostumbra a sacar resultados. "Intentamos inculcarles trabajo y seriedad para que cuando lleguen a un equipo eso ya lo tengan ganado. Hay que cuidarles, son los ciclistas que nos van a sacar las castañas del fuego en el futuro".

Página Siguiente »