De las Guerreras a los Hispanos

El año 2019 camina a su final con el regusto aún intenso de la inesperada plata de las Guerreras, que estuvo a punto de convertirse en un todavía más inesperado oro. El balonmano femenino aceleró su transición y reverdeció laureles no tan lejanos. Antes de viajar al Mundial, la Selección sólo echaba cuentas para entrar en el Preolímpico, una dura misión que se cumplió con premio extra, porque, gracias al subcampeonato, cayó en un grupo más asequible. Por si fuera poco, el torneo ha sido concedido a España. Del 20 al 22 de marzo, el equipo de Carlos Viver buscará el pasaporte a Tokio 2020. Mientras llega esa fecha, tres de ellas (Cabral, González y Pena) han sido nominadas a los Handball Planet. Y el balonmano ha cambiado de tercio para darle la alternativa a ellos: los Hispanos.

La Selección masculina se concentró este jueves en Torrelavega para comenzar su preparación para el Europeo, que arrancará el 9 del próximo mes. Previamente, del 3 al 5, jugará el Memorial Bárcenas en la misma localidad cántabra. Estos mecanismos se clonan prácticamente desde el año 2000, que trajo un cambio relevante de calendario para el balonmano internacional, que desde entonces celebra sus torneos en enero: en los impares hay Mundial y en los pares toca el Continental. Ellas lo hacen en diciembre. Estas fechas permiten una ventana de divulgación exclusiva para este deporte, que evita así la competencia con otras disciplinas colectivas en verano. Los Hispanos defenderán el título de 2018 con la misma base: 15 campeones repetidores. El oro viene acompañado de un viaje a Tokio. A diferencia de las chicas, aquí no hay agobios con el Preolímpico, que ya se alcanzó el año pasado. El Europeo ilusiona, sí, pero esta generación tiene otra dolorosa espina muy clavada: los Juegos. Los Hispanos no se clasificaron para Río 2016. Y muchos saben que están ante su última oportunidad.

El brillo en los ojos de aquella niña

El brillo que había en los ojos de aquella niña me recordó a los ojos infantiles que descubren los regalos debajo del árbol o encima del sofá en las mañanas de Navidad o de Reyes Magos. La pequeña Alicia, sobrina de unos buenos amigos, se preparaba aquel sábado para desplazarse a Guadalajara, donde está apuntada a natación sincronizada, ahora renombrada como artística. Entonces le revelé mi oficio, “soy periodista de deportes”, y le conté que unos días antes, en la Gala de AS, una de las premiadas había sido Ona Carbonell. Sus ojos se abrieron como platos y lucieron tanto como sus sueños, mientras preguntaba incrédula: “¿De verdad conoces a Ona?”. Hace unos días, durante la Gala del Hockey en Tarrasa, le conté esta misma anécdota a Alba Cabello, otra sirena de la Edad de Oro de la sincro. “Qué bueno es que las niñas de ahora tengan referentes así”, me dijo Alba, que vive a diario esa misma experiencia como actual seleccionadora catalana. Ellas dos también pudieron mirarse en una pionera, Gemma Mengual. Y pare usted de contar. No había más espejos.

Hace una semana, las Guerreras visitaron AS con la plata mundial al cuello y con un discurso similar. En el aeropuerto habían tenido un entrañable recibimiento, que incluía a niños que jaleaban a sus ídolos… Hay que inventar la palabra ídolas. El deporte femenino español se ha abierto paso con trabajo y calidad, pero sin referentes a los que imitar, salvo masculinos. Ahora ya existen. Son ellas. Las niñas como Alicia emulan a Ona, la nadadora con más medallas mundiales (23). Y a las subcampeonas de balonmano. Y a tantas otras: Carolina Marín, Lydia Valentín, Sandra Sánchez, Alba Torrens, Garbiñe Muguruza… Antes que ellas hubo otras: Miriam Blasco, Blanca Fernández Ochoa, Arantxa Sánchez Vicario, Theresa Zabell… Y entre todas han construido un camino infinito.

Las Guerreras piden el VAR

Las Guerreras lo tenían claro. La decisión sobre la decisiva jugada clave entre Ainhoa Hernández y la portera holandesa Wester ya no cambiará, pero con la ayuda de la tecnología todo hubiese quedado más claro. El videoarbitraje no se utilizó en este Mundial de Japón, al contrario que en las grandes citas anteriores. “Lo lógico sería que si ya ha habido tecnología, se mantuviera y más especialmente en un Mundial. A estas alturas de la vida lo que tenemos es tecnología por todas partes”, se quejó Carlos Viver.

El motivo por el que no hubo VAR en la cita nipona se remonta a este mismo año, en el Mundial masculino de Alemania y Dinamarca. En uno de los partidos, con la anfitriona en juego, los árbitros no tuvieron todas las imágenes de una jugada dudosa, incluso no pudieron visualizar las que se estaban viendo en la realización internacional para todo el mundo. Fruto de ello, tomaron una decisión errónea. Es por este motivo que se decidió cancelar su uso con el objetivo de replantear el sistema y mejorarlo para citas venideras. Sin ir más lejos, en el Europeo masculino que se celebrará el próximo mes de enero, ya estará disponible de nuevo.

“No entiendo que la tecnología exista y no se utilice. He visto la jugada muchas veces y creo que tomaron la decisión más extrema. El resultado justo hubiese sido ir a la prórroga. Lo decidieron así y tenemos que quedarnos con esa decisión”, expuso Nerea Pena, que lamentó que las francesas Bonaventura no contaran con ayuda externa. Esta norma en la que se basaron fue añadida en el reglamento de la Federación Internacional (IHF) en 2016.

La llegada de Las Guerreras a Madrid en imágenes

16 diciembre, 2019 · Archivado en Aeropuerto Madrid Barajas, Aeropuertos, balonmano, Balonmano femenino, Deporte femenino, Deportes, Selección española, Selección española balonmano femenino, Selecciones deportivas, Transporte, Transporte aéreo, Viajes · Comentarios desactivados en La llegada de Las Guerreras a Madrid en imágenes 
La selección española femenina de balonmano, medalla de plata en el Campeonato del Mundo en Japón, llegaron al aeropuerto de Barajas y fueron recibidas por medio millar de aficionados.

Pedro Sánchez, a las Guerreras: «Vuestra plata sabe a oro»

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, recibió este lunes en el Palacio de la Moncloa a las jugadoras de la selección nacional femenina de balonmano poco después de llegar a Madrid desde Japón, donde lograron la plata en el Mundial, y dijo que "esta medalla sabe a oro".

"Ayer disfrutamos todos de la final que hicisteis y de todo el campeonato", dijo a las jugadoras Pedro Sánchez, que también destacó "la aportación de los patrocinadores" y la labor del entrenador, Carlos Viver, y su cuerpo técnico.

"No soy muy de balonmano, pero en este Mundial he visto un equipo de mujeres muy preparadas físicamente y con una gran preparación táctica", agregó el Presidente.

Al recordar la final del domingo, en las que España perdió ante Países Bajos por un gol de margen y con polémica al final, el Presidente en funciones señaló: "Cuando acabó el partido nos quedamos un poco con sabor agridulce por no haber logrado el oro. Poco después empezamos a recordar cómo empezamos el Mundial, con el equipo invicto en primera ronda, ganando a Noruega, a Rusia y por delante de Dinamarca. Esta plata nos sabe a oro".

"Habéis demostrado entereza, coraje, humildad, superación. Habéis escrito una página de oro en el deporte español y en el deporte femenino. Ahora llega el preolímpico y estoy convencido de que os veremos el año que viene en Tokio. Sentíos orgullosas de lo que habéis hecho. España está muy orgullosa de vosotras", afirmó Sánchez.

"Cuando tengamos Gobierno y las cosas echen a andar, echaremos una mano a las federaciones que más lo necesitan", comentó.

Durante el acto, Francisco Blázquez, presidente de la RFEBM, dijo "es un orgullo" que el presidente del Gobierno reciba a la expedición el La Moncloa.

"Mis Guerreras son mis campeonas. Han marcado una página en la historia del balonmano femenino español y del deporte español. Llevan nuestra bandera a lo más alto. Todo esto no sería posible sin el apoyo del Gobierno y nuestros patrocinadores. Mi agradecimiento al Gobierno por la apuesta por el deporte", señaló Blázquez, que destacó la audiencia en televisión en la transmisión de la final del domingo.

"Necesitamos un poquito de apoyo más para que la liga femenina siga creciendo. Muchas de ellas juegan fuera de España y añoran jugar aquí", añadió.

La capitana del equipo nacional, Silvia Navarro, destacó: "Aunque hemos estado a muchos kilómetros el apoyo nos ha llegado. Esta medalla de un premio para todos. Ojala este sea la primera de muchas medallas".

Página Siguiente »