Keylor frente a Bale, Benzema y Hazard

La Champions desplegó su primera noche y premió al Barça y al Valencia con sendos buenos resultados, mejor el del Valencia. ¡Quién lo iba a decir! En plena crisis se trae una victoria de la salida más difícil del grupo por gol de Rodrigo, ese al que Peter Lim quería convertir en un cheque de 60 millones, gracias al empeño general y a un firme Cillesen. Y también a la suerte, todo hay que decirlo, porque Barkley falló un penalti. Esta victoria es agua bendita para Celades, al que sus propios jugadores miraban con reservas. No es bueno que hagan eso. Lo que hay es lo que hay y les conviene aplicarse a ganar. Como ayer.

Peor lo pasó el Barça, que se mantuvo mal que bien en la primera parte, pero que en la segunda se vio desarbolado, curiosamente tras la entrada de Messi por Ansu Fati, pero, sobre todo, tras la salida de Busquets. El Borussia se le echó encima con todo y volcó el campo sobre Ter Stegen, pero ahí estaba él. Hizo un encuentro superlativo, lo que incluyó el paradón a un penalti lanzado por Reus junto a otras intervenciones meritorias. Y cuando no llegó a un balón imposible, el larguero hizo el quite. Mal partido del Barça, que otra vez se queda sin gol fuera. No hizo juego para marcar, ni siquiera para dejar la portería a cero.

Y, hoy, los madrileños. El Madrid se enfrenta a Keylor, al que atacará con Bale-Benzema-Hazard, ahí es nada. Está fuerte por delante, con estos tres más James, que suma peligro desde atrás. Al PSG le faltan Neymar, Mbappé y Cavani, golpe de fortuna para el Madrid, que a su vez va con Militao, que despierta dudas, en la plaza de Sergio Ramos. El partido augura emociones. Y en el Metropolitano, de nuevo la Juve, con el enemigo público número uno de los atléticos, Cristiano, al que sólo se le ha ocurrido quejarse de lo mucho que le pitaron el curso pasado allí, con lo que le pitarán más. En fin, fútbol de altos de vuelos aquí, allá y acullá. Es la Champions.

Expediente Marcos Alonso

El Chelsea ha comenzado una nueva etapa con Frank Lampard y hay un jugador que lo está acusando demasiado. Se trata de Marcos Alonso. El español era un fijo en el lateral izquierdo con Maurizio Sarri y lo fue antes con Antonio Conte. Sin embargo, desde el comienzo de la temporada ha estado inédito, exceptuando el minuto testimonial que jugó ayer en la victoria ante el Norwich (2-3), cuando saltó al campo para sustituir al joven Mason Mount.

En su lugar está jugando Emerson. Por el internacional italiano de 25 años pagaron 20 millones de euros a la Roma. Esta campaña ha disputado todos los minutos (270), incluyendo la Supercopa de Europa, en la que fueron a la prórroga con el Liverpool.

Marcos Alonso tiene 28 años y hasta hace muy poco se le acumulaban las ofertas. Interesaba a una gran cantidad de clubes punteros a pesar de estar ya en uno. Entre ellos, el Real Madrid y el Atlético de Madrid, club en el que se formó y en el que jugó su abuelo. Que un equipo de su talla se haya interesado por él y que aún así no sea titular llama la atención. El español es quizá más necesario esta temporada que la anterior, puesto que las suplencias de Willian y la marcha de Hazard han dejado una vacante a la hora de lanzar las faltas y los saques de esquina, que de momento están cubriendo Mount y Barkley.

El Chelsea pagó en su día 23 millones de euros a la Fiorentina (más de lo que costó Emerson), pero parece extraño que no haya tenido todavía oportunidades teniendo en cuenta que no bajó su rendimiento en ningún tramo de la temporada anterior (incluso Luis Enrique le convocó para jugar en la Liga de Naciones con España). Todo apunta a una decisión del nuevo técnico.

No parecía probable que Emerson fuera a desplazar al futbolista (quizás sí parecía que podrían rotar), muy querido en Stamford Bridge, especialmente cuando se conoció la sanción de la FIFA y se supo que no se podría fichar para reforzar ninguna posición. En cualquier caso el Chelsea tampoco se plantea venderle incluso si los planes del entrenador inglés pasan por tenerlo en el banquillo.

A pesar de ser defensa, Marcos Alonso logró marcar cuatro goles y repartir siete asistencias en los 39 encuentros que disputó la temporada pasada, mientras que Emerson estuvo en 27 partidos, en los que firmó un tanto y asistió a sus compañeros en dos ocasiones. Queda mucha temporada y si en la anterior fue Emerson el que tuvo más protagonismo en la Europa League  que en la Premier, habrá que esperar a ver si Marcos Alonso goza de más oportunidades en la Champions.

Hudson-Odoi, Rüdiger y Barkley multados por exceso de velocidad en cuatro días

5 junio, 2019 · Archivado en Antonio Rüdiger, Cesc Fàbregas, Chelsea FC, Competiciones, Deportes, Equipos, Futbol, Hudson-Odoi, Ligas fútbol, Premier League, Ross Barkley · Comentarios desactivados en Hudson-Odoi, Rüdiger y Barkley multados por exceso de velocidad en cuatro días 

Triplete de sanciones en el Chelsea. Callum Hudson-Odoi, Antonio Rüdiger y Ross Barkley fueron sancionados por exceso de velocidad en un espacio de cuatro días y en la misma carretera. Dicha vía es la A3, también conocida como Portsmouth Road o London Road, y conecta la capital inglesa con el centro de entrenamiento del club 'blue' situado en Cobham, una pequeña localidad del condado de Surrey situada a menos de 30 kilómetros de Londres.

Los jugadores se declararon culpables en los juzgados de Bromley pocos días antes de la final de la Europa League ante el Arsenal. Especialmente llamativo es el caso de Rüdiger, que fue cazado el 28 de enero circulando a más de 100 millas por hora (160 kilómetros por hora) en su Mercedes deportivo cuando el límite en el tramo que infringió la normativa es de 70 millas por hora (112 kilómetros por hora). Por si fuera poco, cuando fue contactado por el Standard para confirmar estos cargos, el agente del futbolista contestó que el central alemán "ni siquiera conduce", aunque el mismo futbolista reconoció los cargos y tendrá que presentarse en los juzgados el próximo 25 de junio para una audiencia.

Por su parte, a Hudson-Odoi, recientemente vinculado con el Bayern y del que se rumorea una renovación millonaria hasta 2024, se le impuso una sanción económica y se le retiraron tres puntos de su carné de conducir; fue pillado el mismo día que Rüdiger. Por último, Barkley incumplió el límite de velocidad el 24 de enero yendo a 58 millas por hora (93 kilómetros por hora) en un tramo limitado a 40 millas por hora (64 kilómetros por hora) y también le sancionaron económicamente y con la retirada de cuatro puntos de su licencia.

No es el primer futbolista del Chelsea que se enfrente a este tipo de cargos, ya que Cesc Fàbregas, ahora en el Mónaco, está acusado de superar el límite de velocidad de la A3 inglesa, al menos, dos veces en los últimos seis meses del pasado año.