Robert Moreno enfila hacia su renovación

10 septiembre, 2019 · Archivado en Deportes, Federación española, Federaciones deportivas, Futbol, Luis Rubiales, Organizaciones deportivas, RFEF, Robert Moreno, Selección española, Selección española fútbol, Selecciones deportivas · Comentarios desactivados en Robert Moreno enfila hacia su renovación 

Robert Moreno asumió el contrato de Luis Enrique, que vencerá tras la Eurocopa del próximo verano. Pero en la Federación (RFEF) están muy contentos con el trabajo del actual seleccionador, que mantiene a España líder de su grupo en la fase de clasificación. Los jugadores internacionales, con Sergio Ramos a la cabeza, también están satisfechos con Moreno, que se ha hecho con el grupo. El director deportivo de la RFEF, José Francisco Molina, considera igualmente un acierto haber promovido al joven ayudante de Luis Enrique al cargo de primer seleccionador.

Antes de la llegada de Luis Rubiales, la política de la Federación era ofrecer una prórroga de dos años a los entrenadores que clasificaban a España para las fases finales. De modo que clasificar a la Selección para una Eurocopa daba derecho a firmar un contrato hasta el siguiente Mundial, y la clasificación para un Mundial, para la siguiente Eurocopa.

Al llegar al cargo, Rubiales mantuvo la misma línea. Una de sus primeras decisiones como presidente de la Federación fue renovar dos años a Lopetegui. "Es una muestra de nuestra confianza hacia él", dijo Luis Rubiales que luego se llevó el chasco del Mundial, cuando el hoy técnico del Sevilla se comprometió con el Real Madrid 48 horas antes del debut de España en Rusia 2018. El episodio acabó con ruptura total, con la salida con cajas destempladas del técnico, con Hierro como seleccionador interino y con Iniesta de suplente en el partido en el que España fue eliminada por el anfitrión. Desastre total.

Por eso ahora, Rubiales tiene que decidir entre premiar a Robert Moreno por su desempeño en la fase de clasificación o esperar a ver qué pasa en la Eurocopa. En todo caso, el presidente de la RFEF también está encantado con Moreno, puesto que fue una apuesta personal que tomó al alimón con Molina, el otro valedor del seleccionador. Y por supuesto, con la bendición de Sergio Ramos.

España venció pero no convenció

5 septiembre, 2019 · Archivado en Deportes, Federación española, Federaciones deportivas, Futbol, Organizaciones deportivas, RFEF, Robert Moreno · Comentarios desactivados en España venció pero no convenció 

Cuando se hizo pública la alineación de Robert Moreno, por más que viniera colocada como un 1-4-3-3, sonaba más a un ‘cuatrivotazo’ tipo Cholo con Fabián, Busquets, Ceballos y Saúl en la media. Pero no. Ceballos jugó de extremo izquierdo a pierna cambiada, una posición nada habitual para el sevillano, y Rodrigo de extremo derecho a pierna cambiada. Demostró el seleccionador ser inflexible con su dibujo, pero no convenció la colocación y elección de los jugadores. Venció, pero no convenció. España va a sellar su clasificación para la Euro2020, pero debe dar mucho más para optar a ganarla.

Robert Moreno dijo que daría un paso al costado si Luis Enrique decidiera volver, pero una vez que toda la opinión pública sabe porque él es el seleccionador, lo que debía haber declarado era que si Luis Enrique decidía no volver a la Selección, él se marcharía. Es lo que dictan los códigos del fútbol. Y el sentido común.

España tiene portero y un plan

Se dispara España en la rutinaria clasificación para la Eurocopa. La Selección rindió a una Rumanía desorientada, peor de lo que se esperaba por el vaivén táctico de Contra. Apareció con cinco defensas en un movimiento que sonó a improvisación y que únicamente la despersonalizó. España supo ver la fragilidad rumana y jugó con rapidez y verticalidad. La superioridad se sustentó en la medular, bien compenetrados Busquets, Fabián y Saúl, y se plasmó después bajo las constantes llegadas de Navas y Jordi Alba por fuera. Ceballos y Rodrigo se cerraron en el 1-4-3-3 que ordenó Robert Moreno y los laterales se desempeñaron como dos atacantes más. Los cambios de lado a lado, con un Fabián notable en este aspecto del juego, les permitieron ganar línea de fondo y producir jugadas peligrosas. Los carrileros rumanos Benzar y Tosca quedaron superados por este escenario, aunque a Navas y a Alba les faltó algún acompañamiento en forma de desmarque de ruptura de Fabián, Saúl o los mismos Ceballos y Rodrigo.

Alcácer sí practicó este tipo de movimientos y sacó a la luz los pecados de los tres centrales de Rumanía. El delantero se lanzó entre uno y otro y acaparó el protagonismo en el área pese a las intervenciones salvadoras de Tatarusanu. España acomodó el partido a sus intereses, sosteniendo la posesión pero siempre con colmillo ofensivo. Igual de diligente fue su actitud para recuperar en fase de salida de Rumanía -18 robos en campo contrario- y asumir el dominio total del encuentro. Con el combinado de Contra aprisionado, pese al amago de ajustar a defensa de cuatro en los primeros diez minutos del segundo tiempo, Ceballos ganó sitio por dentro y puso la puntilla en apariencia con su pase a Jordi Alba en el gol de Alcácer. España fue mucho más que Rumanía, aunque el sufrimiento final pudiera variar esa impresión. Sólo Puscas alteró la tranquilidad española y tanteó un posible empate que no llegó gracias a Kepa. Robert Moreno tiene portero y un plan sobre el que crecer.

La conexión Fabián-Alcácer

Fabián se ofrece para poder recibir de Sergio Ramos. Nadie de Rumanía le aprieta. El desmarque de Alcácer entre Chiriches y Grigore abre la puerta al ataque español. Un recurso que se añade al juego de posesión característico de España.

1×1 de España: Alcácer y Kepa, claves cuando se les necesitaba

5 septiembre, 2019 · Archivado en Deportes, Federación española, Federaciones deportivas, Futbol, Organizaciones deportivas, RFEF, Robert Moreno · Comentarios desactivados en 1×1 de España: Alcácer y Kepa, claves cuando se les necesitaba 

Kepa: Se ha hecho con el puesto de titular y ha relegado a De Gea a la suplencia (hay que ver ahora como es De Gea de suplente). Poco trabajo en casi todo el partido para el portero del Chelsea, pero fue decisivo en los minutos finales cuando Rumanía buscaba el empate y realizó dos paradas que evitaron el gol rumano.

Navas: El veterano, reciclado lateral, campeón del mundo le ha comido la tostada a Carvajal. Siempre se mostró y tuvo presencia en ataque, pero no conectó excesivamente con el extremo Rodrigo ni con el interior Fabián. No se apreció acierto combinativo ni automatismos en las progresiones por la banda derecha.

Ramos: Ya suma 166 partidos con La Roja y el domingo en El Molinón igualará a Casillas. Marcó el penalti con su maestría habitual, aguantando para engañar al portero. Lideró al equipo, pero sufrió en defensa como toda la zaga las pocas veces que apretaron los rumanos en sus contras.

Diego Llorente: Era una debilidad de Luis Enrique y Robert Moreno ha seguido contando con él y le ha puesto por delante de Mario Hermoso. Se vio superado en el centro lateral que acabó en el gol de Andone.

Alba: Buen partido. Progresó con su banda con su peligro habitual. De una incorporación y un pase suyo llegó el segundo gol que anotó Alcácer.

Busquets: Fue de menos a más. Mantuvo al equipo posicionado cuando Rumanía intensificó su ofensiva buscando el empate.

Fabián: Es titularísimo para Robert Moreno como se vio en el partido del Bernabéu ante Suecia. Le puso de interior por la banda derecha, a pierna cambiada, para aprovechar su disparo desde fuera del área, que apenas prodigó una vez.

Saúl: Guardó la posición con obediencia táctica y ocupó la posición de Alba cuando el lateral se incorporaba al ataque. No le costó cambiar a un estilo de juego distinto al que realiza en el Atlético.

Rodrigo M.: Poco participativo en el primer tiempo. No apareció hasta el minuto 35 en el que tuvo una buena ocasión para marcar. La obligación de estar pegado a la banda le hizo participar poco. Fue sustituido por Oyarzabal.

Alcácer: Sorpresa como titular, pero su calidad goleadora en la Bundesliga y su sabiduría para guiar al equipo tácticamente desde el ataque le dio la titularidad. Tuvo tres ocasiones en el primer tiempo de las que no falla y se las paró el portero rumano. En la primera que tuvo en la segunda mitad la metió, a pase de Alba.

Ceballos: Jugó de extremo izquierdo en el 1-4-3-3, una posición extraña para el sevillano. El seleccionador le colocó a pierna cambiada. En la primera parte le costó entrar en juego aguantando en su posición pegado a la línea de cal. En la segunda parte se metió por dentro y puso un balón magistral a Alba para que asistiera a Alcacer.

Oyarzabal: Sustituyó a Rodrigo y ocupó su lugar en la banda derecha, pero ayudó en fase defensiva y combinó para aliviar al equipo español del agobio rumano los minutos después a que marcarán el 1-2.

Sarabia: Debutó con la Selección española. Entró por Ceballos en el minuto 75 y se colocó de extremo izquierdo, también a pierna cambiada.

Mario Hermoso: Entró por Alcacer. Su salida fue provocada por la expulsión de Diego Llorente.

 

España, del recital al barullo

Del recital al barullo. Esa es más o menos la partitura que nos dejó el Rumanía-España, un partido que apuntaba a goleada en su primera media hora y que murió con La Roja durmiendo el balón para volar a Asturias con los tres puntos en el bolsillo. Nos acercan a la Eurocopa, sí, pero la orquesta desafinó al final. Suerte que Kepa salvó los muebles con un paradón en el 91'. De Bucarest nos volvemos además de la victoria con un portero de diez. Un porterazo.

El estilo no se negocia. Y así ocurre que, seleccionador tras seleccionador, España apuesta por el buen fútbol y el embrujo con el balón. Bastaron cinco minutos para darse cuenta de ello ayer en Bucarest, donde La Roja ganó por primera vez en su historia. Dos cara a cara de Alcácer con Tatarusanu, bien resueltos por el meta rumano, fueron el prólogo a un partido que sirvió para cerrar medio pase a la Eurocopa. El pleno de victorias y el inminente duelo con Islas Feroe nos permite adivinar el torneo casi a la vuelta de la esquina.

Moreno dibujó un 4-4-2 en la pizarra. Sirve para dar pistas de por dónde irá el fútbol del técnico barcelonés, que poco a poco abandonará el cuaderno de Luis Enrique para mostrarnos el suyo propio. Robert tenía claro que los dos laterales, Navas y Jordi Alba, debían incorporarse al ataque para quebrar el orden defensivo de Rumanía, que descansaba en la experiencia de Vlad Chiriches. El central del Sassuolo se siente cómodo con un nueve al uso enfrente, pero le falta el aire si debe seguir al delantero rival cada vez que cae a la banda. Y por eso Alcácer y Rodrigo no dejaron de jugar al despiste, al ahora voy pero me quedo, para hacer que esa línea de cinco, casi de futbolín, permitiera filtrar los balones.

Pero poco pudo hacer Rumanía frente a ese ataque a borbotones de España. Lo fue con las citadas ocasiones de Alcácer en los primeros cinco minutos, también con un cabezazo de Ramos en un córner o un zurdazo de Jordi Alba que volvió a rechazar Tatarusanu, que salvó a la selección rumana de la goleada.

Eso sí, fue un penalti que casi nadie vio (pisotón de Deac a Ceballos) el que sirvió para poner el partido pendiente abajo. Lo señaló Aytekin, el del Barça-PSG, y lo transformó Ramos en un nuevo engaño al meta rival que sumar a su larga carrera de rey desde los once metros. El mismo Ramos que al galope se cuela en todos los libros de historia de nuestro fútbol. Con el tanto de ayer ya alcanza los 21 de Míchel con La Roja y con su nueva internacionalidad ya toca a la puerta de Casillas, el hombre récord de la selección con 167 partidos. A uno solo está ahora el de Camas.

El gol animó a Rumanía a estirarse. Había que desmelenarse como no había querido hacerlo de inicio Contra, que formó con cinco en la zaga y prefirió no alinear a una de las joyas del fútbol de allí: Ianis Hagi, hijo del mítico Gica y fruto de esa Sub-21 que tan buen papel hizo en la Eurocopa del pasado junio.

En la Roja ya no se abuchea a Piqué (de viaje empresario/tenístico a Nueva York para promocionar su Davis y disfrutar de Nadal...), ahora le toca a Ramos aguantar los silbidos de la grada. La del Arena Nationala cargó contra él tras marcar y ver una incomprensible amarilla en la celebración que sólo Aytekin sabrá explicar. Luego le pidió disculpas.

Contra reaccionó y las incorporaciones de Hagi (por Stanciu) y Andone (por Keseru) agitaron la coctelera. El ahora delantero del Galatasaray y ex del Depor se coló entre los centrales y su cabezazo en el 59' firmó el 1-2 que despertó las gargantas del estadio. Tiempo de ruido, de presión rumana en la salida de balón y de una contra frenética que acabó con roja a Diego Llorente tras zancadillear a Puscas. El partido arrancó con España en plan orquesta y acabó con cada uno tocando por su cuenta. El redoble final pudo llegar con un gol de Puscas que Kepa evitó con un paradón en el 91’. Hay que ir buscando nuevos santos como aquel Iker que regalaba milagros por las esquinas.

Página Siguiente »