El día que el Atlético ganó el título liguero 19 años después

24 mayo, 2020 · Archivado en Atlético Madrid, Deportes, Equipos, Estadios fútbol, Futbol, Instalaciones deportivas, Jesús Gil y Gil, Radomir Antic, Simeone, Wanda Metropolitano · Comentarios desactivados en El día que el Atlético ganó el título liguero 19 años después 

Una hora antes del partido ya no cabía un alfiler en un Vicente Calderón abarrotado como pocas veces. La reventa hizo su agosto ese 25 de mayo de 1996, hace ahora 24 años. Durante toda la semana previa al partido el reto era conseguir una entrada para un encuentro histórico. Reventas a un lado y a otro, merodeando por los alrededores del Vicente Calderón. Pocas veces el Manzanares vivió algo así. Dos horas antes los aficionados del Atlético ya colapsaban los aledaños del estadio, hasta el punto de que el bus rojiblanco tuvo problemas para entrar al recinto. Y cuando empezó el choque la gente se agolpó hasta por las escaleras. El club madrileño hubiese llenado otro Calderón más. O dos.

Así fueron los prolegómenos de un partido que el Atlético necesitaba vencer como pocas veces. Porque un triunfo ante el Albacete suponía ganar el título liguero 19 años después. Toda una generación de aficionados atléticos no habían visto a su equipo ganar el campeonato liguero y ese día el Atlético hizo feliz a miles de hinchas roijblancos. 19 años después el Atlético se subió a lo más alto de LaLiga.

El equipo entrenado por Antic ganó 2-0 al Albacete y se llevó el título, el noveno de la entidad madrileña. Antes, el 10 de abril, había ganado la Copa, por lo que logró un histórico doblete, el primero del Atlético en toda su historia. El Atlético acabó primero con 87 puntos, cuatro más que el Valencia, que fue segundo. Ganó 26 partidos, empató nueve y perdió siete. Marcó 75 goles a favor y encajó 32. Los goles de Simeone, en el minuto 13, y de Kiko, en el 31, no dieron pie a la emoción, algo muy del club madrileño. El Atlético había ganado el título ya en el descanso ante un Albacete entregado.

El máximo goleador liguero de ese Atleti campeón fue Penev, quien marcó 16 goles. Simeone hizo 12 tantos. Kiko marcó 11, Pantic, 10 y Caminero, 9. Uno de los éxitos de ese equipo fue que casi todos sus futbolistas de medio campo hacia adelante tenían mucha facilidad para marcar goles. Justo lo que le pide ahora el Cholo a la actual plantilla rojiblanca y que no se suele cumplir.

Molina; Geli (Tomás, 80'), Santi, López, Toni; Caminero, Pantic, Vizcaíno, Simeone; Kiko (Roberto Fresnedoso, 72') y Penev (Biagini, 73'). Esos fueron los que se jugaron el 25 de mayo de 1996 y pasaron a la historia de la entidad. Fue un Atlético con un fútbol bonito, atrevido, marcando goles y ofreciendo espectáculo. Tenía jugadores para ello pero el mérito de Antic fue crear un equipo de la nada, ya que muchos de los jugadores eran nuevos (Molina, Santi, Pantic, Penev...).

El éxito de Antic consiguió que Madrid se echara a la calle en las posteriores celebraciones. Y que Gil pudiera decir aquello de "ya me puedo morir tranquilo. Tenía un sueño y lo he conseguido".

 

El Atlético descendió hace 20 años al infierno de Segunda

6 mayo, 2020 · Archivado en Atlético Madrid, Deportes, Equipos, Estadios fútbol, Futbol, Instalaciones deportivas, Jimmy Floyd Hasselbaink, Luis Aragonés, Radomir Antic, Real Oviedo, Simeone, Wanda Metropolitano · Comentarios desactivados en El Atlético descendió hace 20 años al infierno de Segunda 

El Atlético protagonizó hace 20 años uno de los episodios más tristes de su historia. El 7 de mayo de 2000 el Atlético, entrenado por Antic, descendió a Segunda División. El silencio en el estadio Carlos Tartiere de Oviedo fue sepulcral cuando finalizó el encuentro. Los 14.200 seguidores, muchos de ellos del Atlético, no daban crédito a lo que estaba sucediendo. El equipo madrileño no había ganado al Oviedo y el empate final a dos goles mandaba al Atlético a Segunda. Era la crónica de una muerte anunciada, pero el descenso se consumó en Oviedo, en la jornada 36, y delante de una leyenda del Atlético, Luis Aragonés, que entrenaba al conjunto asturiano. Hubo imágenes para la historia, con jugadores y aficionados llorando a lágrima tendida tras consumarse la tragedia.

El Atlético, además, descendió de la manera más cruel. Igualó el 2-0 con el que se puso el Oviedo por delante y Hasselbaink tuvo el 2-3 en un lanzamiento de penalti. En el minuto 84 tuvo en sus botas el triunfo pero Esteban le adivinó el disparo y evitó el tanto que hubiese dado el triunfo al Atlético. Un equipo que formó en Oviedo con un once plagado de jugadores importantes, futbolistas de primer nivel que siempre recordarán ese encuentro.

Molina; Gaspar, Ayala (Valerón, 27'), Gamarra, Capdevila; Aguilera, Bejbl (Baraja, 61'), Hugo Leal, Solari (Luque, 45'); Kiko y Hasselbaink. Esos fueron los futbolistas que jugaron ese día por el Atlético. El Oviedo marcó el 1-0 en el minuto 25 gracias a Losada. Paulo Bento, de penalti, hizo el 2-0 en el 65 y en un arreón final el Atlético igualó el partido. Capdevila hizo el 2-1 en el 72 y Hasselbaink igualó en el 77. Pero no pudo ganar y lo demás ya es historia.

El Atlético igualó en el siguiente partido ante el Sevilla en casa, en un partido donde la afición mostró de forma airosa su malestar. Y acabó el campeonato ganando en Mallorca. El club madrileño estuvo dos años en el infierno y vivió una de las grandes crisis de su historia. Le costó mucho levantarse y tuvieron que pasar muchas temporadas para volver a estar entre los grandes del fútbol español.

Recuerdos

15 abril, 2020 · Archivado en Atlético Madrid, Deportes, Equipos, Futbol, Radomir Antic · Comentarios desactivados en Recuerdos 

Recuerdo estar aquella tarde sentado en el Vicente Calderón viendo los goles de Simeone y Kiko contra el Albacete que supusieron la conquista de aquella Liga. Recuerdo salir del estadio y regresar muy feliz al estudio de grabación donde estábamos grabando principalmente en horario de noche un disco precioso con Joaquín Sabina llamado Yo, mi, me, contigo. Recuerdo aquella noche durante la grabación, viendo en la televisión del estudio una y otra vez los goles repetidos, bendito bucle, y la celebración de jugadores y cuerpo técnico sobre el césped. Recuerdo la llamada telefónica de Joaquín un tiempo después diciéndome "Panchito, Panchito, nos han invitado a la fiesta de celebración del doblete en el Calderón, ¿vamos?", y también recuerdo haberle contestado “¡CLARO QUE VAMOS!”.

Recuerdo el día de la celebración el trajín en camerinos/vestuarios de Ketamas y Azúcares más o menos morenos y demás invitados, como jugadores y cuerpo técnico. Recuerdo que nos regalaron aquella camiseta con el logo MARBELLA en el pecho. Recuerdo haber pedido firmas a casi todos los jugadores, y recuerdo especialmente las firmas de Kiko, Pantic, Toni, etc. Recuerdo a Pantic contestándome "¿Joaquín Sabina?, no me suena de nada". Recuerdo la mini actuación en la que cantamos Pongamos que hablo del Atleti de Madrid e Y nos dieron las 10. Recuerdo a la gente rugiendo y queriendo a Joaquín muy fuerte. Recuerdo a la gente cantando "Es del Atleti, Sabina es del Atleti". Recuerdo a Joaquín mirándome con cara de no creerse lo que estaba pasando.

Recuerdo llegar a mi casa con mi guitarra en la mano y mi camiseta firmada. Pero sobre todas estas cosas hermosas lo que más recuerdo sin duda es la amabilidad y la exquisita educación de Radomir Antic atendiendo a todo el mundo con una paciencia infinita y una sonrisa de oreja a oreja, en esa noche en la que él era el único y absoluto héroe sobre la faz de la tierra.

Recuerdo a Radomir Antic.

«La llamada de Florentino Pérez es la que más me sorprendió»

15 abril, 2020 · Archivado en Atlético Madrid, Competiciones, Deportes, Equipos, Futbol, La Liga, Liga Santander, Ligas fútbol, Milinko Pantic, Organizaciones deportivas, Primera División, Radomir Antic · Comentarios desactivados en «La llamada de Florentino Pérez es la que más me sorprendió» 

Dusan Antic, hijo del recientemente fallecido Radomir Antic, pasó este miércoles por los micrófonos de El Larguero de la Cadena SER para hablar sobre la figura de su padre, único técnico que ha entrenado a Atlético, Real Madrid y Barcelona, entre otros.

¿Te ha sorprendido el cariño hacia tu padre?: "Las muestras de cariño han sido increíbles y de todas partes, no sólo de aficionados, también de otro tipo de gente. Me faltan palabras para agradecer las palabras que han tenido hacia mi padre. Sería injusto mencionar a unos y a otros no. Mi padre estaba enfermo, pero no parecía grave. Estaba mejorando mucho, pero le entró una bacteria que sólo hay en los hospitales y se nos fue en dos días".

¿Alguna llamada que te haya sorprendido especialmente?: "No me esperaba que me llamase Florentino Perez. Me ha prometido que iba a recibir el reconocimiento del Bernabéu porque era historia del Real Madrid y nos mostró el cariño a toda la familia. Se agradece mucho. Al principio, cuando ocurrió todo llamó Butragueño y gente que tenía más relación con mi padre. Ceferin mandó un telegrama a la familia. También nos contactaron un montón de jugadores, pero sería injusto nombrar solo a algunos".

El vacío que deja Radomir: "No te puedes imaginar el vacío tan increíble que nos ha dejado. Estamos en casa con mi madre, pero mi padre ha dejado un vacío que no te puedes imaginar. Con mi padre hemos ido al Camp Nou o al Bernabéu y nunca tuvo problemas con ningún aficionado. Se paraba a firmar autógrafos y hacerse fotos".

Enfermedad: "Había mejorado mucho, pero lo metieron a la UCI para protegerlo del coronavirus. Le cambiaron de sitio y eso le sentó mal y en dos días se nos fue. Cogió una bacteria el sábado y el lunes se fue. No nos pudimos despedir de él como queríamos".

Atlético de Madrid: "Yo sé que tenía mucha relación con Enrique Cerezo y con mucha gente del Atlético. Cuando pase todo esto supongo que se pondrán en contacto con nosotros para hacer cualquier cosa. Mi padre este año hubiese cumplido 25 años como socio del Atlético. Mi padre era del fútbol, nunca ha dicho que fuese de ningún equipo. Le gusta mucho el nuevo estadio, pero el derrumbe del Calderón no lo llevó bien".

Milinko Pantic: "Pantic para él no era futbolista, era como si fuese su hijo. Siempre contaba con él para todos los eventos en casa".

¿Era muy familiar?: "Siempre tenía tiempo para sus nietos y decía que era un privilegio disfrutar de ellos. A mis hijos también iba a verlos jugar al fútbol, pero menos porque no quería meterles presión. Disfrutaba mucho con los niños. Era mejor padre que entrenador, eso seguro. Iba a todos los partidos del Atlético con nosotros porque todos somos socios".

¿Cómo se lleva tanto cambio de ciudad?: "Hemos estando cambiando de ciudad mucho. Se compró la casa en Madrid cuando vino al Atlético".

¿Echaba de menos los banquillos?: "Quería disfrutar de los nietos, pero el último equipo al que entrenó fue hace tres años. En China disfrutó mucho. Tuvo muchas ofertas, pero no quiso entrenar más".

Era un hombre muy de fútbol: "Yo no sé si hay alguien en el mundo que veía más partidos de fútbol que él. Había veces que veía tres partidos a la vez".

Agradecimientos: "En este momento me faltan palabras para agradecer todas las muestras de cariño. Siento que se haya ido tan pronto y que no se le haya podido despedir como merecía. Cuando pase todo esto, tendrá el homenaje y el funeral que se merece".

Pantic: "La casa de Radomir estaba abierta 24 horas"

Junto a Dusan Antic, también estuvo Milinko Pantic, jugador que su padre fichó para el Atlético de Madrid y que estaba muy unido al técnico serbio en lo personal.

Dolor tras la pérdida: "Me faltan palabras para describir lo que ha hecho por mí, gracias a él estamos aquí mi familia y yo Era una persona muy diferente en todo, no solo en fútbol. Era muy inteligente. Aparte de grandísimo entrenador fue un gran padre y amigo de todos. Su casa estaba abierta 24 horas para todos. Un tipo alegre que te contagiaba. No ha tenido enemigos".

Primer contacto con Antic: "Coincidimos en el 85 en el Partizán. Era ojeador y yo jugaba como en Segunda B de aquí. Gracias a él me fichó el Partizán. Teníamos una amistad de muchísimos años".

Llegada al Atlético: "No fue una decisión fácil porque estaba muy contento en Grecia. Era un Dios allí, aunque era un equipo pequeñito. Fue un reto cuando me llamó. Tenía ganas de trabajar con él. Coinciimos un pelín tarde pero no me pudo fichar para el Zaragoza. Quizás habría sido mejor llegar para mí con cuatro años menos, pero creo que cumplí lo que él me pedía".

¿Qué echas más en falta del mister?: "Me falta todo del mister. Éramos muy cercanos. La última vez que estuvimos con él fue el 19 de diciembre, pero he estado muchas veces con él en el hospital hasta que entró en la UCI. Estaba convencido de que se iba a salvar, porque no era una enfermedad para morirse, aunque era grave. Luego se ha complicado todo un poco y es una pena porque nos ha dejado muy pronto. Era una persona que nunca se quejaba de dolor. Nunca le escuché decir me duele esto o lo otro. Una vez se lesionó el tobillo y no podía pegar faltas conmigo y fue la única vez que le escuché y era porque no podía tirar faltas".

Rol en el Atlético: "Era un tipo muy inteligente. Sabía hasta donde podía llegar. Él lo tenía claro, yo le mandé un vídeo con mis goles y él lo tenía claro que quería este tipo de jugador para suministrar balones a Kiko y Penev. Trabajaba utilizando la cabeza, pero cosas de la vida, mi gol más importante lo marqué con la cabeza".

La última clase maestra de Radomir

8 abril, 2020 · Archivado en Deportes, Futbol, Radomir Antic, Selección alemana, Selección Fútbol Alemania, Selección Fútbol Serbia, Selecciones deportivas · Comentarios desactivados en La última clase maestra de Radomir 

Se ha escrito mucho estos días de los grandes éxitos de Radomir Antic en el fútbol español. Sin embargo, se ha repasado menos la parte final de su carrera, ya en banquillos alejados de nuestra geografía. En esa etapa destaca su participación en el Mundial 2010 con la selección de Serbia. Aunque no logró superar la fase de grupos, en ella logró una victoria de tremendo prestigio ante la Alemania de Joachim Löw.

Antic había asumido el cargo de seleccionador en agosto de 2008 con el objetivo de llegar al Mundial de Sudáfrica. Consiguió su meta encabezando un grupo en el que Francia acabó segunda. Su estreno en la gran cita fue, sin embargo, desalentador: una derrota ante Ghana por 1-0 que la puso contra las cuerdas desde el principio. Llegó pues al segundo encuentro ante una Alemania que había deslumbrado frente a Australia (4-0) sabiendo que perder supondría su eliminación. El conjunto de Löw, subcampeón de Europa en aquel momento, era muy favorito en la tarde de Port Elizabeth.

El once alemán asustaba, porque además sus figuras llegaban en un gran estado de forma. El Bayern había alcanzado la final de la Champions y medio once titular de la selección jugaba en el conjunto muniqués. Löw sacó a Neuer en la portería; Lahm, Mertesacker, Friedrich y Badstuber, en defensa; Schweinsteiger y Khedira, en el doble pivote; Müller, Özil y Podolski, en tres cuartos; y Klose, arriba. Antic, tras la derrota inicial frente a Ghana, cambió el sistema.

Metió a un tercer centrocampista por dentro y renunció a un punta. Salió con Stojkovic en el arco; Ivanovic, Vidic, Subotic y Kolarov, atrás; Stankovic, Kuzmanovic y Ninkovic, en el medio; Krasic y Jovanovic, en los costados; y Zigic, en la punta.

Pronto se vio por dónde pasaba la estrategia de Radomir. Özil, que había maravillado ante Australia, tenía siempre encima a Stankovic, que no le dejaba recibir libre. Los dos interiores, Ninkovic y Kuzmanovic, jugadores dinámicos y trabajadores, vigilaban a Schweinsteiger y a Khedira, cuyo intercambio permanente era una de las claves de aquella Alemania. Y para hacer daño, un puñal: Milos Krasic. El extremo, entonces jugador del CSKA Moscú, masacró a Badstuber, que sufrió mucho como lateral izquierdo. Cada vez que encaraba, Krasic se iba. Y si corría a su espalda, ganaba con mayor facilidad. No es de extrañar que un mes después lo fichara la Juventus. Es cierto que la rigurosa expulsión de Klose por doble amonestación en el minuto 37 facilitó el trabajo. En la acción siguiente, Krasic se marchó una vez más, centró, encontró a Zigic y éste prolongó para Jovanovic, que fusiló a Neuer.

En el segundo tiempo, Antic dio oxígeno al centro del campo cambiando a los interiores, pieza por pieza. Pero jamás dejó de amenazar en ataque, y esa fue una de las claves. Dos acciones más de Krasic acabaron con remates a los palos de Jovanovic y Zigic. Y aunque tocó sufrir (Stojkovic paró un penalti a Podolski), Serbia acabó celebrando su primera victoria en un Mundial desde 1998.

Página Siguiente »