Anil Murthy: «Era inaceptable el desafío de Marcelino al club»

14 octubre, 2019 · Archivado en Albert Celades, Anil Murthy, Deportes, Equipos, Futbol, Marcelino García Toral, Peter Lim, Primera División, Valencia CF · Comentarios desactivados en Anil Murthy: «Era inaceptable el desafío de Marcelino al club» 

Anil Murthy ha dado por primera vez explicaciones sobre el despido de Marcelino y otros temas de actualidad del Valencia. Lo ha hecho en los medios oficiales, en una entrevista en la que explica que la salida de Marcelino se debió a una "pérdida de confianza" porque el técnico asturiano tenía un proyecto en mente diferente al del club. Murthy, además, califica de "desafío inaceptable" el que según su versión protagonizó Marcelino en verano con la política de fichajes. Murthy, además, ha negado que el Valencia esté en venta. 

Sobre el despido de Marcelino: Hubo una perdida de confianza con su papel, con su modelo de club que la propiedad tenia a largo plazo. En verano Marcelino exigía muchísima influencia en la política de fichaje y metió presión pública. El club le había apoyado en todo, incluso en su peor momento en enero. Fue Peter Lim quien decidió que continuara. Este verano era inaceptable el desafío constante hacia este modelo de club. Su proyecto era distinto al del propietario. Fue una decisión dolorosa que es cierto teníamos que haber explicado mejor. Todas las decisiones difíciles cuestan entender. Ahora tenemos otro entrenador, Celades, con la misma ambición.

Sobre que el Valencia esté en venta: No está a la venta, categorícmaente lo desmiento. Peter Lim compró más del 80 por cien. El club hasta la compra de Peter Lim era inestable. No es un negocio para ganar dinero. Es un proyecto a largo plazo. Solo queremos que el Valencia crezca a largo plazo. No ha habido ninguna oferta por el club y tampoco está a la venta. Las dudas al respecto solo buscan desprestigiar al propietario. 

Sobre Celades y el vestuario: Tengo que agradecer al entrenador y al equipo, con los que hablo de forma continuada, su rendimiento competitivo. No es fácil cambiar y adaptarse a un nuevo entrenador. Ellos lo hicieron muy rápido y demuestra un gran respeto a su entrenador. Es por ello que el rendimiento deportivo salió rápido con Celades. Celades es inteligente, tiene ambición y conocimiento, apuesta por los jóvenes, lo que nos gusta mucho. Veo bien al equipo y seguro que habrá baches y momentos difíciles, como hubo el año pasado, pero soy optimista. Estamos a dos puntos de Champions y con opciones intactas para avanzar. El equipo y el entrenador se merecen el apoyo de todos. Hay que ayudar para que sea un fortín. 

Sobre la afición de Mestalla: Es nuestra responsabilidad desde el club empatizar más, yo el primero. Como hemos hecho muchas veces, siempre hemos querido tener comunicación directa con ello. La propiedad solo busca lo mejor para el Valencia, puede aceptar y también cometer errores, pero siempre busca volver a estar entre los mejores. 

 

 

Anil Murthy cierra filas con los empleados sin hacer autocrítica

8 octubre, 2019 · Archivado en Anil Murthy, Deportes, Equipos, Futbol, Peter Lim, Primera División, Valencia CF · Comentarios desactivados en Anil Murthy cierra filas con los empleados sin hacer autocrítica 

Cero autocrítica, ninguna explicación en relación hacia dónde va el proyecto y cierre de filas entorno a las críticas de la prensa y los aficionados. Esas fueron las líneas maestras de la charla que mantuvo el presidente Anil Murthy con los empleados de oficinas y Ciudad Deportiva en Mestalla en la mañana de este martes. La cita, convocada con anterioridad al partido del pasado sábado contra el Alavés, llegaba con la popularidad del presidente bajo mínimos y con malestar entre los aficionados por la gestión de Peter Lim, de ahí que cobrara relevancia la misma por si Murthy anunciaba algún cambio estructural en el organigrama del club. Pero no fue el caso.

Murthy se limitó a transmitir "tranquilidad". El presidente pidió a los empleados del club que se aislen de las críticas y que no "hagais caso a las mentiras que se cuentan". Murthy les apuntó que él les "informará y contará la verdad" de las cosas, aunque no habló de ningún tema concreto. Bueno, solo de uno, del caso Cañizares. Murthy explicó a los empleados que lo que se le comunicó a Cañizares es que la campaña de apoyo contra el cáncer infantil no se realizará el día del partido contra el Barcelona sino que se retrasaría por la coyuntura en ese instante deportiva y social del equipo. Tras ello, Murthy acusó en la reunión con los empleados que se ha aprovechado el tema Cañizares para iniciar una "campaña mediática" contra Meriton.

A la cita acudieron todos los directores de área, entre ellos Mateu Alemany, y también los entrenadores y cuerpo técnico de los equipos de la escuela que en ese instante no estaban entrenando. En representación del primer equipo, que estaba en Paterna, acudió Voro González. Murthy no hizo mención alguna a que Peter Lim tuviera intenciones de vender el club, si bien, tampoco dio explicaciones del cambio de rumbo tomado en la gestión deportiva en septiembre ni hacia dónde va el proyecto. La reunión apenas se prolongó por espacio de 20 minutos y solo habló Murthy, ya que en el turno de preguntas nadie levantó la mano.

Keylor frente a Bale, Benzema y Hazard

La Champions desplegó su primera noche y premió al Barça y al Valencia con sendos buenos resultados, mejor el del Valencia. ¡Quién lo iba a decir! En plena crisis se trae una victoria de la salida más difícil del grupo por gol de Rodrigo, ese al que Peter Lim quería convertir en un cheque de 60 millones, gracias al empeño general y a un firme Cillesen. Y también a la suerte, todo hay que decirlo, porque Barkley falló un penalti. Esta victoria es agua bendita para Celades, al que sus propios jugadores miraban con reservas. No es bueno que hagan eso. Lo que hay es lo que hay y les conviene aplicarse a ganar. Como ayer.

Peor lo pasó el Barça, que se mantuvo mal que bien en la primera parte, pero que en la segunda se vio desarbolado, curiosamente tras la entrada de Messi por Ansu Fati, pero, sobre todo, tras la salida de Busquets. El Borussia se le echó encima con todo y volcó el campo sobre Ter Stegen, pero ahí estaba él. Hizo un encuentro superlativo, lo que incluyó el paradón a un penalti lanzado por Reus junto a otras intervenciones meritorias. Y cuando no llegó a un balón imposible, el larguero hizo el quite. Mal partido del Barça, que otra vez se queda sin gol fuera. No hizo juego para marcar, ni siquiera para dejar la portería a cero.

Y, hoy, los madrileños. El Madrid se enfrenta a Keylor, al que atacará con Bale-Benzema-Hazard, ahí es nada. Está fuerte por delante, con estos tres más James, que suma peligro desde atrás. Al PSG le faltan Neymar, Mbappé y Cavani, golpe de fortuna para el Madrid, que a su vez va con Militao, que despierta dudas, en la plaza de Sergio Ramos. El partido augura emociones. Y en el Metropolitano, de nuevo la Juve, con el enemigo público número uno de los atléticos, Cristiano, al que sólo se le ha ocurrido quejarse de lo mucho que le pitaron el curso pasado allí, con lo que le pitarán más. En fin, fútbol de altos de vuelos aquí, allá y acullá. Es la Champions.

Marcelino, es lo que hay

15 septiembre, 2019 · Archivado en Deportes, Equipos, Futbol, Marcelino García Toral, Peter Lim, Valencia CF · Comentarios desactivados en Marcelino, es lo que hay 

La primera vez que alguien me sacó de verdad los colores no fue el profesor de religión por no saber El Credo, el socorrista por hacer como que no le escuchaba o un amor platónico de la infancia por cursi o pesado. El culpable de aquel sofoco inesperado fue Marcelino García Toral. Me pilló con la guardia baja. Es el entrenador que más presente ha estado en mi vida periodística y, quizás por eso, la confianza me jugó una mala pasada. La relación no es de hace un rato. Una de las primeras veces que viajé con el Madrid en La Saeta fue para ver cómo Roberto Carlos lograba una remontada para la historia en el Colombino ante su Recre, en aquella Liga agónica de Capello. En el banquillo del Racing ya triunfaba el asturiano cuando me trasladé a currar a Cantabria. Y sobre él también tuve que escribir muchas de sus aventuras, por España y en Europa, al ser cronista del Villarreal. Esa cercanía labrada con los años fue la que me llevó a cometer una imprudencia de principiante, que ahora he recordado para entender qué ha podido sucederle con Lim este verano para acabar fuera de un Valencia al que rescató de la ruina hasta hacerlo levitar en las barbas de Messi.

Las anécdotas a veces explican tendencias. Aquel episodio entre nosotros ocurrió en su segunda etapa en El Sardinero (2011), cuando Ali Sayd lo repescó para reconducir a un equipo a la deriva. En un momento de una cena-entrevista en nuestro restaurante de cabecera, y rodeado de mis compañeros de redacción, me vine arriba. Como tantas veces hacemos los periodistas cuando nos creemos algo. En vez de preguntar, que es por lo que nos pagan, y de escuchar, que es lo que nos hace aprender. El escenario, con un arroz con bogavante de por medio, invitaba a aflojar los músculos en el off the record, así que le vine a decir algo así como que si había aceptado volver, con la de críticas que había recibido por haberse marchado al Zaragoza (en Segunda) tras meter al Racing en la UEFA, era porque le habría pegado un buen atraco al nuevo dueño. Era un chascarrillo, coloquial e inofensivo. Pudo reír, como el resto, negar, dejarlo correr o matizarlo. Sin embargo, como por temor a que su reputación se viera mancillada o el rumor se extendiera, su gesto se torció a la misma velocidad que el mío se agarrotó entre un silencio sepulcral. “No te consiento que vuelvas a decir eso”, sentenció. No necesitó decir más. Ni falta que hacía. Cuando Marcelino dice no es que no.

El técnico acompañó aquella taxativa reprimenda con un gesto con el dedo índice, como hacía Hierro con cualquier árbitro que no le bailaba el agua. Pero a los cinco segundos replegó. Siguió a lo suyo, contándonos sus planes con su ilusión habitual, mientras yo quedé en la mesa como mero adorno tras disculparme, con las pulsaciones a mil y mi credibilidad bajo cero. Ni cené. Llegué al final de la larga tertulia como pude, actuando, pagué apresuradamente la cuenta e incluso al llegar a casa, al sentirme tan mal con mi papelito en la cita y tragándome el orgullo, le escribí un mensaje al móvil sin miedo a arrastrarme más para disculparme de nuevo con el objetivo de que el roce no fuera a más. Nos quedaban muchos meses frente a frente en esa temporada. Marcelino respondió cariñoso, como hace siempre, y para mi sorpresa ni se acordaba. “Olvídalo. No le des importancia. Me gusta decir lo que pienso y dejar algunas cosas claras; y más delante de gente con la que no tengo confianza”, escribió. A los pocos días, como si nada, fuimos a comprar merluza juntos al Mercado de la Esperanza.

Marcelino es así. Como cuando te negaba información sobre el interés en un fichaje o sobre sus planes para la próxima alineación, a veces con firmeza, y al día siguiente te daba una colleja para saludarte o se subía a un hórreo de su Careñes natal para someterse a una intensa sesión fotográfica para ilustrar una entrevista. Siempre verbaliza lo que piensa. Aunque le partan la cara por ruedas de prensa como aquella que ofreció en vísperas de visitar con el Submarino a El Molinón. Pero hay algo más importante: también hace lo que promete. En Huelva, Santander, Zaragoza, Villarreal y Valencia lo saben bien. Únicamente patinó en Sevilla. Por eso, como jugador, técnico, aficionado, periodista, directivo o magnate siempre lo querría en mi equipo.

He pensado en ese rejonazo del pasado porque la escena es válida para traducir el presente. Aquel hecho aislado me hizo distinguir con claridad lo personal de lo profesional y me permitió entender que lo que había escuchado de él y he comprobado después (mucho más bueno que malo) no son leyendas urbanas. Independientemente de lo gran entrenador que es -los números hablan por sí solos-, es uno de los hombres más duros, transparentes, serios, tajantes, perfeccionistas y directos con los que jamás he topado. Algo tan necesario para un vestuario como molesto para más de una presidencia. Así, y salvando las diferencias, me ha dado por imaginar estos días a Lim (que es el que paga esta vez el arroz con bogavante) diciéndole a Marcelino una ocurrencia inesperada en agosto: “Vamos a vender a Rodrigo y Rafinha no va a venir”. Como quien habla del tiempo en el ascensor. Y también veo la inmediata respuesta: “No comparto para nada la decisión, pero si no están aquí, que les sustituyan dos fichajes de su nivel porque hemos superado los objetivos, la afición lo merece y este Valencia va a más”. Lo que venía después y se ha frenado, tras el cierre del mercado y con algunas batallas ganadas y otras perdidas por el dueño y el entrenador, estaba más que cantado: Marcelino, después de dar su opinión, hubiera hecho borrón y cuenta nueva para seguir triunfando. Como diría el penoso comunicado del Valencia tras la debacle del Camp Nou, es lo que hay. Y Lim, por orgullo, no ha sabido ni querido entenderlo.

 

Alemany debería indemnizar al Valencia con 3M€ si dimitiera

13 septiembre, 2019 · Archivado en Deportes, Equipos, Futbol, Marcelino García Toral, Mateo Alemany, Peter Lim, Valencia CF · Comentarios desactivados en Alemany debería indemnizar al Valencia con 3M€ si dimitiera 

Mateu Alemany continúa siendo director general del Valencia, principalmente, por una cláusula que figura en su contrato. El gestor balear, según ha podido saber AS, debería indemnizar al club de Mestalla con una cuantía cercana a los tres millones de euros en el supuesto de que, por iniciativa propia, presentara su dimisión con anterioridad a la finalización de su contrato (una fecha que no es pública).

Alemany, que desconocía por completo la decisión de Peter Lim de destituir a Marcelino y el fichaje de Celades, debería negociar su salida, dado que Peter Lim, de momento, no ha dado orden de prescindir también del balear. En caso de hacerlo, obviamente, en el contrato también figura una indemnización, en este caso a favor de Alemany, por lo que ninguna de las partes da el paso.

El gestor balear ha demostrado durante la semana su disconformidad con la decisión de Lim y su apoyo a Marcelino, un entrenador que fichó personalmente él para el Valencia. Lo hizo cuando quiso decirle en persona al asturiano (y no por carta como pretendía la propiedad) su despido y también cuando le acompañó para despedirse de la plantilla en el vestuario de Paterna. Ese adiós de Marcelino con sus jugadores coincidió con la presentación de Celades, a la que no acudió Alemany, como tampoco a la presentación de éste al equipo, de quien ejerció Anil Murthy de cicerone.

La situación de Pablo Longoria, director de Área de Fútbol, es similar a la de Mateu Alemany. De máximos responsables de la parcela deportiva a no ser ni tan siquiera informados del fichaje de Celades. No obstante, como parte que siguen siendo del organigrama ejecutivo del club, Alemany y Longoria acompañaron al equipo en su viaje a Barcelona, en el primer desplazamiento con Celades. Allí coincidieron también con el presidente Anil Murthy, que llevó las negociaciones con Celades. La intención de ambos es la de tratar de resolver su situación en las próximas semanas, aunque de momento siguen en el cargo.

Página Siguiente »