Mourinho desvela lo que le dijo a Guardiola: «No montéis la fiesta que el partido no ha acabado»

22 mayo, 2020 · Archivado en Barcelona, Champions League, Inter de Milán, José Mourinho, Pep Guardiola, Serie A · Comentarios desactivados en Mourinho desvela lo que le dijo a Guardiola: «No montéis la fiesta que el partido no ha acabado» 
  Leer

La Champions del verano: City-Madrid, el 7-A

15 mayo, 2020 · Archivado en Champions League, Pep Guardiola, Real Madrid, Zinedine Zidane · Comentarios desactivados en La Champions del verano: City-Madrid, el 7-A 
  Leer

Un Borussia-Schalke para ir tirando

En condiciones normales, un partido de Bundesliga Borussia Dortmund-Schalke 04 no nos hubiera dicho nada en este país, descontada la tropilla de 'maldinis', 'áxelestorres' y demás admirable tropa de oteadores del fútbol de allende las fronteras. Pero viene a romper un largo ayuno de fútbol en directo y la perspectiva de poder disfrutarlo este sábado (15:30, Movistar) agita el cotarro. Para empezar, es el anuncio de algo más, como la paloma que se posó en el Arca de Noé o las primeras gaviotas que avistó Colón. Y para seguir, es un partido interesante, con leyenda de rivalidad y un puñado de jugadores que nos dicen cosas.

Es 'El Derby de la Cuenca del Ruhr'. La Cuenca del Ruhr es un apelotonamiento de ciudades que incluye a Dortmund y Gelsenkirchen, esta segunda la cuna del Schalke 04, al que el nombre le viene de una zona de la misma. Durante el primer medio siglo de vida compartida dominó el Schalke, durante el siguiente fue más el Borussia (Prusia en latín). Ambos tienen títulos europeos. El Borussia es segundo, aún con aspiraciones de pillar al Bayern. El Schalke ya sólo aspira a la Europa League. La rivalidad, ¡ay!, se verá atenuada por la ausencia de gentío en las calles y colores en las gradas, pero así va a ser todo el fútbol durante algún tiempo.

En el Borussia están Haaland, ese prodigio goleador; Achraf, exitoso canterano del Madrid, que lo puede repescar; el hermano de Hazard, de nombre Thorgan; y Sancho, joven maravilla inglesa que Guardiola desechó. En el Schalke llaman la atención el joven norteamericano McKennie, que pronto irá a un grande, y el meta de la Sub-21, Nübel, ya fichado por el Bayern para seguir los pasos de Neuer. Pistas para disfrutar un partido mientras llegan los nuestros. De momento, lo que tenemos es un formal tratado de paz, espero que definitivo, entre Tebas y Rubiales. Medalla que hay que concederle sin regateos a Irene Lozano.

Jugar bien

¿Qué es "jugar bien"? ¿De qué hablamos cuando hablamos de esa entelequia? Jugar bien no es eso a lo que aspiran ciertos estetas y románticos del balón. Para mí, jugar bien es alcanzar ese nivel en el que podrías poner de pivote a un aficionado de la grada y tu equipo apenas lo notaría porque tiene automatismos, recursos y soluciones para cada momento del partido. Para mí, jugar bien es exprimir la plantilla. Jugar bien es no pechear en los momentos delicados, es no encajar goles cuando las piernas empiezan a temblar, el oxígeno escasea y el cerebro cortocircuita. Jugar bien es no dudar. Jugar bien es elegir. Porque elegir es renunciar. Es combinar el rutinario trabajo de una cadena de montaje con chispazos de creatividad. Es saber que nunca tendrás un restaurante de tres estrellas Michelin sin fregar el suelo.

Para mí, jugar bien también es defender, moverte con tus compañeros como si todos estuvierais atados por un hilo invisible. Algo que siempre se infravalora del Barça de Guardiola es esa presión asfixiante para recuperar el balón en campo contrario. Nunca vi nada igual. Pero de eso se habla menos. El Getafe de Bordalás es un buen equipo. O la ultraofensiva Atalanta de Gasperini. El Valencia de Benítez, el Racing de Santander de Marcelino García Toral, el Inter de Mourinho, la Grecia campeona de la Eurocopa eran buenos equipos también. El Atleti de Simeone es un gran equipo. Pero no sólo cuando gana en Anfield. Algunos dirán de estos conjuntos que no practicaban un juego vistoso. Depende. Yo veo belleza en la consistencia y en el empleo de los recursos disponibles. Un buen equipo es el que sabe qué hacer en cada momento, en cada escenario. Poner el trabajo al servicio del talento y el talento al servicio del trabajo.

A un buen equipo no lo define necesariamente el porcentaje de posesión, ni el número de tacones, ni la belleza de una chilena, ni la magia de un pase al hueco. Un buen coche no es ese vistoso deportivo que da con los bajos en el parking, su capota se atasca cada dos por tres y te saltan avisos sin entender nada. Un buen coche también es el utilitario que te dura 20 años sin apenas pasar una revisión. Jugar bien es rigor, imaginación y fiabilidad. Y sobre todo: que te dé igual lo que piensen los demás de ti.

Las promesas increíbles: un Manzanares navegable, 150.000 personas en el Bernabéu, Beckham, minicines, palacios…

22 abril, 2020 · Archivado en Florentino Pérez Rodríguez, Pep Guardiola, Primera División · Comentarios desactivados en Las promesas increíbles: un Manzanares navegable, 150.000 personas en el Bernabéu, Beckham, minicines, palacios… 
  Leer

Página Siguiente »