El CSIC trabaja en una vacuna que estimula la inmunidad

La búsqueda de una vacuna contra el coronavirus se mantiene activa en todo el mundo. España es uno de los países que está inmerso en investigaciones científicas sobre la COVID-19. En este sentido, el Ministerio de Ciencia e Innovación ha informado que un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) está usando un gen de un antígeno del propio coronavirus para estimular la inmunidad de los pacientes.

El método empleado ya ha sido probado con éxito en una vacuna para la leishmaniasis canina. Según explica este organismo, el procedimiento utilizado por los investigadores consiste en colocar el gen del antígeno en un ‘vehículo’ sintético de ADN (un plásmido) que pueda ser introducido en el organismo del enfermo e inducir la protección frente a la infección.

El equipo del CSIC que se encuentra realizando el estudio está sintetizando las moléculas de ADN que se introducirán en el vehículo y en dos meses podría empezar a probarse en ratones. Además, los científicos creen que este sistema puede adelantar los plazos de la fase industrial de fabricación, las pruebas en humanos y su producción posterior si los resultados son los esperados, debido a que este tipo de proceso ya se ha realizado previamente.

Tres investigaciones del CSIC

“Este proceso debería desarrollarse a lo largo de los meses de mayo y junio. A continuación, se probaría su seguridad y eficacia frente a la infección por el virus en el modelo de ratón. Si los resultados fueran positivos, se comenzarían las fases I y II de prueba en humanos”, relata el director de la investigación, Vicente Larraga. Este trabajo es el tercero que está desarrollando el CSIC en búsqueda de una vacuna para el coronavirus. Las otras dos investigaciones están siendo lideradas por Luis Enjuanes e Isabel Sola y por Mariano Esteban y Juan García Arriaza, respectivamente.

El CSIC no ve riesgo de contagio en el agua de playas y piscinas

Se acerca el verano, España ya está en fase de desecalada del confinamiento con la epidemia de coronavirus remitiendo y se empieza a plantear en un futuro cercano la apertura de espacios como playas y piscinas. En un informe publicado este jueves, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) trata de arrojar luz sobre las dudas que genera el medio acuático como posible vehículo de transmisión de la COVID-19.

El estudio del CSIC señala que el agua de baño en condiciones estándar no debería ser un problema per se y que en ella un contagio "es poco probable". En piscinas o centros de spa, porque esta se trata con agentes desinfectantes y "eso debería ser suficiente para la inactivación del virus". En balnearios e instalaciones de aguas medicinales, los aerosoles que se generan tendrían el mismo efecto y en saunas y vaños de vapor la elevada temperatura reduciría las posibilidades de supervivencia del patógeno.

¿Qué hay de las playas? Aquí hay que diferenciar dos ámbitos. La zona de baño, el agua, y la zona de descanso, la arena. En la primera también es improbable una infección por "la dilución y la presencia de sal", que sino fueran suficientes para matar al virus sí reducirían tanto la carga viral que prácticamente desactivarían su poder de contagio. En cuanto a la arena, su salinidad unida a la radiación ultravioleta al estar muy expuesta al sol y las altas temperaturas que puede llegar a alcanzar obrarían de la misma forma en la inactivación del 'bicho'.

Ríos, lagos y pozas, "desaconsejables"

Ahora bien, el trabajo contempla otros entornos en los que sí sería más factible contagiarse: los ríos, los lagos y las pozas. Esto se debe a que el agua de esos accidentes geográficos es dulce y no está tratada con químicos como la de piscinas o spa. En opinión de los investigadores del CSIC, estos serían "los medios acuáticos más desaconsejables".

Y por supuesto que, pese a todo lo anterior, siempre habrá posibilidades de contraer el coronavirus si se obvian las medidas de higiene y distanciamiento social y se producen aglomeraciones. Eso constituiría, según el estudio, el mayor riesgo "como mecanismo de contagio". Otro posible problema a controlar sería la infiltración de aguas residuales en los entornos antes citados.

¿Cómo va a ser el test de seroprevalencia?

90.000 test para determinar el grado de inmunización de los habitantes españoles. Ése es el objetivo que tiene el estudio de seroprevalencia diseñado por el Ministerio de Sanidad junto al Instituto de Salud Carlos III y el Instituto Nacional de Estadística (INE). Comenzará el próximo lunes 27 de abril y durará ocho semanas, divididas en tres rondas de dos semanas cada una, con una semana de descanso entre turno y turno.

La información obtenida se antoja fundamental para determinar las futuras medidas de salud que se tomarán en relación con la crisis de la COVID-19. Se desarrollará progresivamente y habrá resultados parciales y se irá conociendo el porcentaje de españoles que han superado la enfermedad y presenta algún tipo de inmunidad.

Con este test, que consiste en una prueba rápida de sangre a través de una punción en el dedo, se detectarán los anticuerpos generados a través de la respuesta inmunológica de cada organismo. Gracias a ellas, se podrá calcular qué parte de la población sigue teniendo riesgo de ser contagiada, puesto que se da por supuesto que una vez alguien desarrolla los anticuerpos, no debería volver a reinfectarse.

36.000 hogares

En total, se realizará la prueba en 36.000 hogares (Habrá dos grupos de estudio, cada uno con 18.000 casas). El tamaño total de la muestra será de 90.000 personas y se hará un seguimiento periódico de nuevas infección en base a esos grupos de observación creados.

Al azar

La selección de los domicilios se ha llevado a cabo por parte del Instituto Nacional de Estadística. Dicho organismo tiene información sobre todos los hogares e individuos de España y tiene una amplia experiencia en encuestas de ámbito nacional con trabajo de campo en domicilios.

En toda España

Debido a que el virus está extendido en plena evolución, se ha determinado que este estudio se realice en toda España de forma simultánea. Se garantiza así la representatividad a nivel provincial, autonómico y nacional en función de dos estratos: un primero que engloba a las 50 provincias españolas y las dos ciudades autónomas; y un segundo nivel que se corresponde con el tamaño de los municipios dentro de cada provincia.

Salinero se venga de Ait Hadi y repite en la Carrera de la Ciencia

20 octubre, 2019 · Archivado en Atletismo, Carrera de la Ciencia, Carreras populares, Ciencia, Competiciones, CSIC, Deportes, Investigación científica, Organismos públicos investigación, Política científica · Comentarios desactivados en Salinero se venga de Ait Hadi y repite en la Carrera de la Ciencia 

Después de dos terceros y un segundo puesto en los tres últimos años, Sergio Salinero volvió a ganar, cuatro años después, la Carrera de la Ciencia, que en su 39 edición tuvo como vencedora femenina a Ivana Zagorac, una atleta serbia que lleva ocho años en Madrid dedicada a la investigación oncológica.

La primera clásica del otoño madrileño congregó en la salida a cerca de 4.000 corredores, que partieron con temperatura fresca (9 grados) a las 9.00 horas para recorrer 10 km con salida y meta junto a la sede del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en la calle de Serrano, después de haber pasado por Recoletos, la Castellana, Alberto Alcocer y Plaza de la República Argentina.

El pentacampeón mundial de triatlón Javier Gómez Noya dio la salida a la carrera, que coincidía este año con el 80 aniversario del CSIC. Con un tiempo de 31:20, el madrileño Sergio Salinero se tomó el desquite, por once segundos, frente al marroquí Youness Ait Hadi, que le había arrebatado el triunfo el año pasado.

Ricardo Serrano, con una marca de 31:39, se alzó con el tercer puesto. Había tirado con fuerza al principio pero no pudo acompañar en el último tramo a Salinero y Ait Hadi, que se jugaron el triunfo en la última bajada por la calle de Serrano. En las nueve últimas ediciones de la clásica madrileña, sólo Sergio Salinero -ahora por segunda vez- ha logrado romper el dominio marroquí en categoría masculina.

Ivana Zagorac, primera mujer, batió con un tiempo de 37:23 a Claudia Anduaga (37:43), a la china Dong Liu (37:49), que fue campeona mundial de 1.500 metros en 1993, y a la rumana Cristina Giurcanu (37:57), ganadora en 2016 y segunda el año pasado. No pudo participar, por lesión, la ganadora de los dos años anteriores, Isabel Martínez.

La carrera de la Ciencia fue creada en 1979 por Paco Cisneros y homenajeaba este año a los participantes en aquella primera edición, en la que se impuso José María Odriozola, expresidente de la Federación Española de Atletismo.

Podio masculino

1. Sergio Salinero - 31:20

2. Younes Ait Hadi - 31:31

3. Ricardo Serrano - 31:39

Podio femenino

1. Ivana Zagorac - 37:23

2. Claudia Anduaga - 37:43

3. Dong Liu - 37:49