El singular ejemplo de Pons

‘Detrás de Mireia Belmonte hay poco progreso’. Así terminé mi última columna. Y escribí la palabra ‘poco’, en lugar de ‘ningún’, por respeto a Joan Lluís Pons, que acabó cuarto en los 400 estilos de los Mundiales de Gwangju, cerca del bronce y con récord de España. Su caso es singular. Y no sólo por su biotipo, por esos 170 centímetros de altura que contrastan con los tiburones internacionales, sino por su eficaz rendimiento en los campeonatos. Joanllu ya se plantó en la final olímpica de Río 2016 con 19 años, sin apenas repercusión. Que aquella actuación no fue un espejismo se confirmó la pasada temporada, cuando subió al tercer escalón del podio en los Europeos de Glasgow. Si dejamos de lado la excepcionalidad de Mireia, que bracea para volver a la cima, Pons es lo más potable de la natación española.

Pues resulta que Joanllu llegó de rebote a estos Mundiales donde ha sido el mejor. No alcanzó la mínima a tiempo, pero como los resultados de clasificación fueron tan malos, la RFEN destituyó al director técnico, Albert Tubella, y concedió una repesca, que Pons sí aprovechó para sacarse el pasaporte a Corea. Este peculiar caso sería ya motivo suficiente para pensar que algo se está haciendo mal en España. El propio Pons denunció que se siente desatendido por la Federación, mientras que el presidente, Fernando Carpena, admite con espíritu crítico que hay que cambiar el modelo. El problema es que seguramente llegará tarde para Tokio 2020. Los éxitos de Mireia han eclipsado la realidad de nuestra natación, donde no todos pueden ser Belmonte, eso es obvio, pero sí pueden aspirar al singular ejemplo de Pons.

Escándalo en el Mundial: un nadador húngaro, detenido por presunto acoso sexual

28 julio, 2019 · Archivado en Campeonato mundial, Competiciones, Deportes, Deportes acuáticos, Mundial Natación, Natación · Comentarios desactivados en Escándalo en el Mundial: un nadador húngaro, detenido por presunto acoso sexual 

El nadador que participaba en el Mundial de natación de Gwangju (Corea del Sur) ha sido arrestado este domingo a raíz de una denuncia por supuesto acoso sexual, informaron fuentes oficiales. Según la agencia Reuters, se trata del húngaro Tamas Kenderesi, medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Rio 2016 en la prueba de 200 metros mariposa.

El deportista, de 22 años, fue acusado de acoso sexual por una joven de 18 años en un club de Gwangju hacia las 3.00 hora local de hoy (20.00 GMT del sábado), según informó la agencia local Yonhap citando a fuentes de la policía de esa ciudad.

De acuerdo con las mismas fuentes, el nadador húngaro negó los hechos y ha quedado en libertad tras prestar declaración, aunque la policía surcoreana le ha prohibido abandonar el país asiático mientras se investiga lo ocurrido.

El incidente se produjo un día después de que se desplomara una estructura de una discoteca en la misma ciudad, en un accidente que causó dos muertos, de nacionalidad surcoreana, y dieciséis heridos, incluyendo ocho deportistas que competían en los mundiales.

EEUU, campeona del mundo

Sigue en directo la final femenina del Mundial de Waterpolo

Previa de la final femenina del Mundial de Waterpolo

Estados Unidos y España se miden este viernes en la lucha por el oro en los Mundiales de Gwangju. La final de la competición es uno de los clásicos del waterpolo femenino, ya que Estados Unidos ha protagonizado bonitos partidos en los últimos años. En la final de 2017 Estados Unidos ganó a España por 13-6 en la final, en 2015, en Kazán, Estados Unidos echó a España en cuartos tras pasar las estadounidenses como segundas de grupo y en 2013 España bate a Estados Unidos en cuartos en un campeonato en el que lograrían su primer oro mundial en Barcelona.

Estados Unidos

El combinado estadounidense dirigido por Adam Krikorian ha demostrado a lo largo del campeonato que puede defender el cetro mundial de 2015 y 2017. En fase de grupos ganó 22-3 a Nueva Zelanda, superó con más apuros a Holanda por 12-9 y venció por 26-1 a Sudáfrica para pasar como primeras de grupo. En las eliminatorias las estadounidense ganaron en cuartos de final a Grecia por 15-5 y en semifinales a Australia por 7-2.

España

España también llega a la final después de haber realizado un gran campeonato. En fase de grupos las chicas de Miki Oca lograron contundentes victorias ante Grecia por 14-4, ante Kazajistán por 18-6 y ante Cuba por 18-6 para acceder como primeras de grupo a cuartos de final. En las eliminatorias España superó a Holanda, vigente campeona de Europa por 12-8 y superó a Hungría en semifinales por 16-10 tras un gran partido.

«Parecíamos pulpos, no sabía que tuviéramos tantos brazos»

25 julio, 2019 · Archivado en Campeonato mundial, Competiciones, Deportes, Deportes acuáticos, Mundial Natación, Natación, Selección española, Selección española waterpolo, Selecciones deportivas, Waterpolo · Comentarios desactivados en «Parecíamos pulpos, no sabía que tuviéramos tantos brazos» 

La Selección femenina, que este viernes jugará la final ante Estados Unidos, lo vio desde la grada. Justo después, bajó a la zona mixta y aplaudió como si fueran fans incondicionales a la masculina, que acababa de merendarse a Croacia en las semifinales del Mundial de Gwangju y disputarán ante el ganador de Italia o Hungría la final el sábado a las 11:30. Un partido que, diez años después, vuelve a poner al equipo de waterpolo ante la posibilidad de ser campeona del mundo.

Quedan jugadores en el actual equipo de la última vez, en Roma 2009, donde David Martín pertenecía a aquel equipo. De hecho, y por una acción de contraataque que el ahora seleccionador no logró resolver, ahora quiere revancha. Aquella acción le marcó. "En la final de Roma perdimos en parte por mi culpa y desde aquel día me juré que no volvería a ser cobarde, por eso le dije a mis jugadores que fueran valientes, deben jugar y pasarlo bien. Nos dejaremos la vida en la final", comentó a este diario.

El partido ante Croacia fue una oda a la defensa. Blai Mallarach, autor de dos goles, lo define así: "Ha sido un gran acierto de David y los jugadores estuvimos muy acertados. No podíamos bajar los brazos al final". Fran Fernández fue más ilustrativo. "Parecíamos pulpos, no sabía que teníamos tantos brazos. Ni imaginándolo habría salido así", valoró y mostró una de las claves del buen torneo español: "Tenemos una capacidad brutal para ir creciendo. Cogimos confianza. El corazón es básico".

Sobre el encuentro, el técnico hizo un elogio a la entrega y disciplina de sus jugadores. "De nuevo felicito a mis jugadores por el compromiso y la solidaridad, hemos hecho un trabajo defensivo impecable, cuando somos un equipo, somos pelgirosos. Luego, el partido se ha endurecido, pero ha sido espectacular", valoró. Mallarach destaca la implicación que tiene el grupo con el entrenador: "Hay una mezcla de jóvenes y de veteranos que estábamos anteriormente. David nos dice cómo hay que jugar y nosotros creemos en él".

El seleccionador explica el nacimiento de esta química entre cuerpo técnico y plantilla, una determinación ha nacido "poco a poco". "Hay un grupo que ha sufrido mucho, después de muchos años sin éxitos. Ganamos cuando defendemos, cuando ayudas a tu amigo. Lo que hace grande a España es la solidaridad", sintetizó.

Al margen del pase a la final, la Selección logra la participación olímpica, lo que le quita "estrés" al equipo en 2020 y le ayudará a descansar y preparar mejor Tokio 2020.

España sigue en la ola y los chicos se meten en la final del Mundial

25 julio, 2019 · Archivado en Campeonato mundial, Competiciones, Deportes, Deportes acuáticos, Mundial Natación, Natación, Selección española, Selección española waterpolo, Selecciones deportivas, Waterpolo · Comentarios desactivados en España sigue en la ola y los chicos se meten en la final del Mundial 

Jokovic intentó lanzar a la desesperada y la pelota rebotó en el brazo de Perrone. Llegó a las manos de López-Pinedo y el grito español se esuchó hasta en Seúl. Por quinta vez en la historia, la Selección masculina de waterpolo jugará la final del Campeonato del Mundo. En las cuatro anteriores, fue capaz de ganar dos, la de 1998 y 2001, una generación de oro que ha encontrado continuidad en la actual hornada de waterpolistas liderados por David Martín en el banquillo y Felipe Perrone en el agua. En la húmeda tarde de Gwangju se comieron a la campeona del mundo de un bocado, con una defensa estratosférica. Croacia no pudo salir de su asombro (6-5). España peleará por el oro y obtiene la plaza olímpica. El waterpolo está viviendo un sueño en Corea.

Si en tres parciales Croacia, dominadora del waterpolo junto con Serbia en los últimos diez años, solo es capaz de anotar dos goles es que ante sí hay un muro armado, infranqueable. David Martín, ante el peligro de los boyas serbios, planteó una defensa de M, algo poco habitual en el waterpolo. Y Croacia quedó bloqueada. Sus boyas no pudieron recibir cómodamente y obligaron a desafiar a López-Pinedo desde seis metros. A sus 38 años, el barcelonés llega a todo, desafiante, autoritatio en la meta.

Perrone, que se multiplicó y jugó en todas las posiciones, adelantó al equipo español (1-0). El partido era lento, imposible hacer transiciones. Posesiones largas, exclusiones y papel determinante de la defensa. En uno de sus ataques de hombre de más, Mallarach marcó el 2-0. España iba en serio. Jokovic, antes de finalizar el primer cuarto, hizo el 2-1. En ese momento Croacia no pensó que se quedaría 15 minutos sin ver portería.

En ese tramo, a los jugadores españoles le salieron brazos como ramas robustas, y todos los lanzamientos croatas se perdían en esa maleza acuática. Tahull y Munarriz, desde la boya y desde fuera, pusieron el 4-1. El español nacionalizado croata Xavi García despertaba a Croacia de su letargo antes del descanso (4-2). Pero España no aflojó. Con una determinación pasmosa, siguió erre que erre, encontrando en Mallarach y Granados otros dos goleadores. 6-2. El partido en el bolsillo.

Los chicos de Martín, que se dejó la voz como de costumbre, jugaron con el tiempo en el último parcial. Siguieron firmes en defensa y Croacia fue marcando goles a cuentagotas, pero el 6-5 no llegó hasta falta de 14 segundos. El partido murió en las manos de Fran Fernández. El resto fue una fiesta, un grito de rabia, el triunfo del convecimiento de un grupo de jugadores que ha ido creciendo en el torneo y que, diez años después, vuelven a jugar una final del Mundial.

Página Siguiente »