Ona: «Volver siendo madre es también un reto bonito»

9 octubre, 2019 · Archivado en Anna Tarrés, Deportes, Deportes acuáticos, Gemma Mengual, Natación, Natación sincronizada, Ona Carbonell · Comentarios desactivados en Ona: «Volver siendo madre es también un reto bonito» 

¿Cuándo tomó la decisión de que era el momento de hacer un paréntesis?

Me costó, es la decisión más difícil que ha tomado. La sincro es mi vida y los Juegos son un sueño aunque haya ido a varios y haya ganado medallas. El esfuerzo es grande. Lloré, pero la familia es lo importante. Siempre prioricé el deporte.

Ya explicó los motivos en su comunicado, pero ¿puede concretar más?

Hay un familiar con unos problemas de salud y mi corazón sentía que había que cambiar las prioridades. Es incompatible preparar unos Juegos con ello. Tuve la sensación de que si seguía, me arrepentiría de no priorizar lo importante. También hay otro motivo. Hace dos años que me había planteado ser madre. Llevo 12 años con Pablo: yo tengo 29 y él 35. Pensé que era un buen momento y lo hablé con mi entrenadora. Lo dejaré un tiempo.

¿Y cómo se imagina esa vuelta?

No quiero anticiparme, pero hay muchos casos, como el de la rusa Romashina, que regresó y está mejor. También Serena Williams. Por nuestro cuerpo lo tenemos difícil, pero volver como madre es algo bonito. Mi prioridad ahora es la familia y en el futuro ya se verá.

En 2010, Mengual hizo un paréntesis para ser madre, pero Tarrés la dejó fuera del equipo de Londres 2012. ¿Usted lo tiene atado?

Siempre se corre el riesgo de que tu cabeza y tu cuerpo no respondan. Ahora estoy centrada en otras prioridades. He hablado con Mayu (seleccionador), he comido hasta 20 veces con ella estos meses. Quiero seguir vinculada. Me pasaré cada semana, les ayudaré... Es el mejor grupo humano en el que he estado.

¿Es la primera vez que se le ha pasado por la cabeza parar?

Muchas veces quise dejarlo, como todos los deportistas. Por el cansancio, por el frío, por no poder estudiar... Ahora estaba en mi mejor momento, en la madurez.

¿Cómo deja la sincro?

El legado se crea con los años. Cuando vas haciendo bien las cosas, vas escalando. Este grupo tiene el mejor equipo técnico. Mayu lo está haciendo bien. Hay futuro y talento. No es tan fácil ganar medallas. La sincro tiene ahora a Iris Tió, que es humilde, trabajadora y buena candidata a ser referente... Luego están Sara Saldaña, Paula Ramírez y Berta Ferreras. Están evolucionando.

¿Ha asimilado ya los éxitos del último Mundial?

Aún no me lo creo.

¿Cómo vive estos días sin la rutina de los entrenamientos?

Sigo asimilándolo. Pude ir al campo de golf con Pablo, que es un deporte que le gusta. Es un cambio precioso. Fui a la boda de mi primo, y nunca había estado en bodas de familiares. Viajé con la familia de Pablo. Luego tengo proyectos, como un segundo libro; estar con los patrocinadores, y una idea culinaria que no puedo adelantar aún... Y a ver si acabo con los estudios de Diseño.

Ya le toca...

Sí, llevo tiempo (sonríe).

Usted no estará en Tokio y serán los últimos Juegos de Mireia, Nadal, Pau Gasol, Craviotto... ¿Se acaba una gran generación?

El deporte español tiene mérito porque se consiguen muchos éxitos con menos deportistas que en otros países. Hay un factor generacional y nadie puede luchar contra ello. Ojalá que haya otros Nadal, Gasol, Carolina Marín o Lydia Valentín. Hay que fabricarlos.

Ona Carbonell: la vida en el podio

20 julio, 2019 · Archivado en Campeonato mundial, Competiciones, Deportes, Deportes acuáticos, Mundial Natación, Natación, Natación sincronizada, Ona Carbonell · Comentarios desactivados en Ona Carbonell: la vida en el podio 

La sincronizada dio el relevo a la natación en los Mundiales de Gwangju (Corea), con una recolecta de tres medallas, ninguna en disciplinas olímpicas. Los tiempos en los que España contaba sus participaciones como podios pasaron a la historia. De aquella época gloriosa sólo sobrevive Ona Carbonell, que sigue sumando. Sus dos platas en el solo y el bronce en highlight, una nueva especialidad de equipo basada en acrobacias, la han convertido en la nadadora artística con más medallas mundiales: 23. Si ampliáramos el horizonte a toda la natación, sólo tendría por delante a los estadounidenses Michael Phelps (33) y Ryan Lochte (27). A Ona hay que ponerla muy arriba en el escalafón del deporte español, aunque sus últimos años no hayan coincidido con un buen desempeño de la sincro en general.

Ona Carbonell fue la heredera de otros dos mitos de la sincro, Gemma Mengual (20) y Andrea Fuentes (16). Tras la salida de Anna Tarrés como seleccionadora, tuvo que colocarse al frente en los Mundiales de Barcelona 2013, donde participó en la conquista de siete medallas, también récord para una nadadora. Después de aquella impresionante actuación, Carbonell se fue borrando del equipo para centrarse en el solo y en el dúo. Quizá sea el único pero que se puede poner a su brillante trayectoria, que brazada a brazada se acerca a su final. En 2020 estará en los Juegos de Tokio, donde la medalla se otea lejana: el dúo ha sido quinto. Y luego ya veremos si se anima a los Mundiales de Fukuoka 2021 o frena para ser madre. Pase lo que pase, ahí quedan sus 14 años en la élite, siempre subida los podios.

Saldaña y Ramírez, séptimas en su estreno en el Mundial

12 julio, 2019 · Archivado en Campeonato mundial, Competiciones, Deportes, Deportes acuáticos, Mundial Natación, Natación, Natación sincronizada · Comentarios desactivados en Saldaña y Ramírez, séptimas en su estreno en el Mundial 

Paula Ramírez y Sara Saldaña ya estuvieron en el Mundial de Budapest compitiendo en las rutinas de equipo y, en el caso de la primera, en el dúo junto a Ona Carbonell. Pero ambos debutaron como pareja en la rutina técnica del Mundial de Gwangju. Unas buenas sensaciones en el agua que no despertaron la mejor nota para los jueces, que relegaron al equipo español a la séptima posición (87.4027), superado por Canadá con respecto a los últimos campeonatos (87.7412). Italia, Ucrania, Japón, China y Rusia siguen por delante.

El dúo es prueba olímpica, aunque la participación es tan elevada en esta modalidad que el equipo español tiene la plaza asegurada. “Estuve nerviosa, pero a la vez estaba segura de que lo haríamos bien porque llevo ya dos años nadando con Paula. Mayu nos ha comentado que hay algunos fallos. En la final saldrán bien y subiremos décimas”, comentó Saldaña. En la zona mixta se reunieron parte de la historia de la natación artística española, desde Anna Tarrés, que ayuda al dúo chino, hasta Beth Fernández, asesora en Isarel, y Andrea Fuentes, entrenadora de Estados Unidos.

“Paula es más veterana y tiene mayor determinación. Tiene las cosas más claros. Yo cometó fallos, pero soy detallista, como ella. Y eso nos ayuda. Buscamos la perfección, y yo me fijo más en la expresión”, valoró la madrileña. La final será el domingo por la tarde en un Gimnasio Yeomju de Gwangju con muy poca entrada, por la mañana acudieron algunos colegios y por la tarde los equipos participantes, algunos familiares y poco aficionado autóctono.

Ona Carbonell: «No me cambiaría por una rusa»

11 julio, 2019 · Archivado en Campeonato mundial, Competiciones, Deportes, Deportes acuáticos, Mundial Natación, Natación, Natación sincronizada, Ona Carbonell · Comentarios desactivados en Ona Carbonell: «No me cambiaría por una rusa» 

¿Qué importancia le dan a poder concentrarse en este ciclo olímpico en Yamaguchi (Japón)?

Nos tratan muy bien, son hospitalarios y es básico tener un lugar en el que aclimatarte pensando en Tokio 2020. Aquí nos cuidan la alimentación, nos adaptamos a los horarios y al clima. Es un gran acierto y nos sentimos como en casa.

Y tienen además a Mayu, la seleccionadora, de anfitriona...

Ella se siente en casa. Que Mayu sea de aquí es una ventaja. Conoce el idioma, se preocupa por todo, nos ayuda y todo nos lo hace más fácil.

¿Qué objetivos se plantea en Gwangju?

Mis objetivos son los de siempre. Darlo todo, vaciarme y buscar la excelencia. Debo tener mucha fuerza mental para aguantar porque nadaré más veces que en los anteriores Mundiales. Llevo ya seis participaciones y este será mi séptima. Tengo muchas ganas y voy a por todas a nivel individual y de equipo. En cada competiciones mejoramos. Los jueces nos dan sus feedbacks y son buenos.

¿La veremos en más pruebas que el solo y el dúo?

Nadaré el solo, el dúo libre, el equipo libre y el highlight, que es una especialidad que se probó en el pasado Europeo. Es espectacular.

En el solo técnico innovará con una coreografía con la voz de Nelson Mandela de fondo. ¿Qué importancia le da a esta rutina?

Es la rutina más especial que nadaré. Tiene un significado que va más allá del deporte, quiere innovar, evolucionar y hacer crecer la sincro. Quiero aportar una parte humana y social a nuestra disciplina. Mandela utilizó el deporte para unir a su país socialmente y ayudar a las personas. He utilizado su parlamento en los Laureus del año 2000 y coincido en su análisis. Me impactó el discurso. Nadar un Mundial, vaciarte a nivel técnico y físico, pero además poder dar un mensaje al mundo lo convierte en algo especial.

¿No genera a veces rechazo ser tan innovadora?

El feedback ha sido bueno. Casi todo el mundo lo ve positivo, aunque hay que entender que es trangresor, diferente, y siempre hay gente más tradicional. Es muy arriesgado porque interpretar en el agua guiándote por una voz, que además es áspera y dura, que no tiene una gran pronunciación en inglés, es complejo; pero Salvador Niebla me ha ayudado. Él me inspiró, la retocó y luego me ayudaron Virginie Dedieu y Mayu a crear la coreografía.

¿España es el país que más ha hecho porque este deporte evolucione?

España siempre ha sido clave en la innovación de la natación artística. Primero con Anna Tarrés y luego con el resto de entrenadoras. Es algo nuestro. Esta rutina es diferente y puede hacer reflexionar, ir más allá... Al ser un deporte olímpico hay unas reglas a cumplir, eso es evidente, pero puede abrir una puerta a introducir otro tipo de coreografías o músicas. Creo que el deporte es importante y el deporte crea esperanza y puede ayudar a cambiar el mundo. Y siempre es positivo lanzar este mensaje.

¿Qué rutinas innovadoras destaca en su carrera?

Somos pioneros. Hay muchos ejemplos. Desde la rutina inspirada en Salvador Dalí, hasta el combo basado en Queen, la rutina de África, la del Mar en la que nos vestimos de peces (incluso se cortaron el palo en Londres 2012), el dúo que hice con Andrea Fuentes llamado 'Tango' o incluso el Flamenco, ya que no se había nadado nunca con un zapateado. Y este año tenemos muchas rutinas innovadoras.

Si gana una medalla se convertirá en la nadadora con más preseas mundiales. ¿Cómo lo valora?

Tengo 20 medallas mundiales y me centro en darlo todo. Será duro física y mentalmente. Quiero dejarme la piel. Pocas nadadoras pueden decir que llevan siete Mundiales.

¿El séptimo Mundial será el último?

No lo sé, puede ser que sí porque tengo unos años. Pero me centro en este Mundial y luego en Tokio. Luego ya veremos.

¿Le hubiera gustado ser rusa?

No lo sé, algún día me gustaría saber qué es nadar con ellas. Todas son cracks y es bestia lo que hacen. Tengo la curiosidad. Tengo dos amigas del equipo nacional ruso que incluso a veces vienen a visitarme y se quedan en mi casa. Y, claro, les pregunto y algo me cuentan. Pero la selección española es muy buena, me encanta lo que he vivido, hemos hecho cosas grandes por este deporte y no lo cambiaría por nada del mundo, ni por ser rusa. Evidentemente tengo curiosidad, por ejemplo Mayu ha estado con China, Estados Unidos, Japón... Pero estoy orgullosa de cómo lo hacemos aquí.

La reina busca al rey

11 julio, 2019 · Archivado en Aguas Abiertas, Campeonato mundial, Competiciones, Deportes, Deportes acuáticos, Mundial Natación, Natación, Natación sincronizada, Saltos trampolín, Waterpolo · Comentarios desactivados en La reina busca al rey 

De Gwangju (Corea del Sur) a Tokio (Japón) hay solo 1170 kilómetros, una distancia que separa, por ejemplo, a Barcelona de Cádiz. A una hora y media de vuelo flotan las ilusiones de la natación mundial, que desde este viernes al día 28 de julio medirá sus fuerzas a un año de la cita olímpica. Es el Mundial de la artimética. Los técnicos vaticinan que el 70% de los medallistas se repiten en los Juegos Olímpicos, en un deporte científico, donde se aprovecha hasta el tamaño de las uñas. Una centésima le dio a Michael Phelps el récord de sus ocho oros en Pekín 2008 y tres hicieron que Mireia Belmonte cumpliera el sueño en los 200 mariposa de Río 2016.

Poco ha cambiado el escenario de la natación desde el Mundial de Budapest de hace dos años. Katie Ledecky, reina en los últimos tres campeonatos, sigue intratable en el estilo libre, y nadie duda de que volverá a copar el podio en más ocasiones que nadie. La renacida húngara Katinka Hosszu, que ha encontrado de nuevo su voracidad tras el divorcio y el cambio de entrenador, y la sueca Sarah Sjöstrom, máxima medallista europea y reina de la velocidad, pueden acompañarla en el virtual podio femenino. Y, de nuevo, volverán a saltar chispas en la braza, con Lily King y Yuliya Efimova ejemplificando los tiempos posmodernos de la Guerra Fría.

Pero Ledecky busca al rey. En Budapest fue Caeleb Dressel, que irrumpió como un ciclón en unos campeonatos ‘phelpsianos’. Trascendental en los relevos estadounidense e imperial en las pruebas cortas (50 y 100 libre y 100 mariposa), se colgó siete medallas de oro. Una barbaridad, solo al alcance del propio Michael Phelps o de Ryan Lochte, los dos dominadores de la natación mundial desde Atenas 2004. Su discreta fama convierte a Dressel en un nadador poco mediático lejos del imperio yankee, pero desde su federación apuntan que llega en plenas condiciones. Dressel necesita continuidad. No hay mejor forma que aspirar a suceder a Phelps en Tokio 2020 que haciendo escala en Gwangju.

Junto a Dressel, el atractivo que supone ver en acción a Michael Andrew, el velocista joven norteamericano que se entrena en la piscina de su padre, un militar sudafricano. Rompe los cánones como el británico Adam Peaty, que de nuevo intentará romper esos récords estratosféricos de la braza. Del 21 al 28 llegará la hora de estos gigantes.

La natación artística: Japón desafía a Ucrania

La natación artística llega a Gwangju con un programa aún más cargado de modalidades. A las pruebas de solo, dúo, equipo y combo se une la de highlights y los dúos mixtos. Un intento por abrir aún más el abanico y por probar nuevos formatos que ayuden a darle un empujón a un deporte previsible en cuanto a puntuaciones y estatus.

Con ese decorado, Rusia sigue siendo la favorita a copar todos los oros. Si en las casas de apuestas incluyeran la natación artística, su victoria se pagarían probablemente a 1,01. China sigue afianzada en el segundo cajón, mientras que Japón espera combatir y adelantar a Ucrania, en ese particular duelo que dirimen desde que España cayó del podio después del Mundial de Barcelona 2013.

El waterpolo: revolución para un juego más dinámico

El cambio de reglamentación en el waterpolo, cuyos cambios más sustanciales son la reducción del tiempo de posesión y las infracciones a menos de seis metros, dinamita las jerarquías. O, al menos, abre un proceso de incertidumbre del que se pueden beneficiar selecciones hasta ahora un escalón por debajo en este Mundial de Gwangju. El juego se convierte en más acelerado, los jugadores deben ser más versátiles y los partidos alcanzan cotas frenéticas, en las que los goles aumentan y también el cansancio.

Con ese decorado y con Serbia ya clasificada para los Juegos al ganar la Liga Mundial (irá una selección más joven), Croacia, Montenegro, Hungría, Italia, Grecia y España aspiran al podio en un torneo atractivo e igualado, como el último Europeo. En categoría femenina, la dictadura de Estados Unidos parece no tener fin, aunque Italia, España, Grecia, Hungría, Holanda y Rusia son las candidatas. La inercia y los pequeños detalles marcarán las diferencias.

Como novedad, se ha creado el waterpolo playa. Un torneo de exhibición en el que dos equipos de cuatro waterpolistas compiten en un espacio más pequeño y a un ritmo infernal, donde prácticamente no hay descanso.

Saltos: China contra todos

De los 13 oros que se repartieron en las pruebas de saltos del Mundial de 2017, los saltadores chinos consiguieron colgarse ocho de ellos. El dominio de este país en este deporte se acrecentó desde los Juegos de Pekín 2008, y desde entonces apenas tienen rival pese a que los podios están muy repartidos con la competencia de Rusia, México o Reino Unido.

El equipo chino contará con un equipo de 18 nadadores, entre ellos Chen Yuki, de solo 14 años y que competirá en saltos de plataforma sincronizados. Al margen de los saltos en piscina, de nuevo los saltos de gran altura, que se celebrarán los días 22 y 24.

Aguas abiertas: la proeza de Van Rouwendaal

Del 13 al 19, en el Ocean Park, tendrán lugar las distintas pruebas de aguas abiertas, que principalmente guardarán el aliciente de saber qué nadadores logran la clasificación olímpica al margen de las medallas. Con mayúsculas, Sharon van Rouwendaal. La holandesa, que en el último Europeo de Glasgow ganó los 5, 10, la prueba por equipos y se quedó a un décima de hacer el póker en la prueba de 25, espera completar esta proeza en el marco de un Mundial, una hazaña sin parangón.

Página Siguiente »