A puerta cerrada es mejor que nada

Los Juegos Olímpicos tardaron en asumir como inevitable el aplazamiento, pero luego han resuelto pronto el traslado de fechas, desplazándose a 2021 a los días casi exactos fijados para 2020, a caballo entre julio y agosto. Esa decisión da seguridad a los olímpicos. La suspensión ha sido un contratiempo mayúsculo, pero ya pueden organizar sus planes y sus vidas para alcanzar su pico de forma en unas fechas conocidas. No ha sido gratis, porque ese desplazamiento invade los Mundiales de Atletismo y Natación, precisamente los deportes estelares de los Juegos. Ahora son éstos los que buscan fechas. Un mal menor para resolver un problema mayor.

Ese referente que ya tiene el mundo olímpico es lo que busca, con menos tiempo y más angustia, el fútbol de clubes, que ve cómo corren las fechas, no ingresa y pugna por al menos terminar la temporada como se pueda. Al decir como se pueda me refiero a terminar las ligas en marcha a puerta cerrada si es preciso, y los campeonatos europeos con alguna fórmula exprés que convierta los cuartos en partido único y sumerja las semifinales en una final a cuatro. La UEFA está en la mejor disposición. Ya trasladó la Eurocopa y ahora renuncia a fechas de selecciones para el comienzo de la próxima temporada, cuyo inicio se retrasará.

Se va esbozando un plan que con suerte puede ser algo más que un 'desiderátum': una pretemporada de dos semanas en mayo para acabarlo todo entre junio, julio y algo de agosto si hace falta. El fútbol a puerta cerrada espanta, pero es mejor que nada. Lo que no me figuro, y en eso estoy de acuerdo con Rubiales, es una final de Copa sin gente. Preferiría hacerla a la vuelta del verano, con carácter de festejo de salida del túnel. Pero todo depende de la retirada real del virus y de acuerdos para comprimir la temporada 21-22. La FIFA tendrá que mover su Mundial de clubes; las federaciones, acortar las copas y los jugadores, trabajar en Navidades.

Iván Cano logra el bronce en los Mundiales Paralímpicos de Dubai

12 noviembre, 2019 · Archivado en Atletismo, Campeonato mundial, Competiciones, Deportes, Deportes paralímpicos, Deportistas, Deportistas paralímpicos, Gente, Mundiales Atletismo, Sociedad · Comentarios desactivados en Iván Cano logra el bronce en los Mundiales Paralímpicos de Dubai 

El valenciano Iván Bravo conquistó este martes la medalla de bronce en salto de longitud de la clase T13 para deportistas con discapacidad visual, en la sexta jornada del Mundial de atletismo paralímpico que se celebra en Dubai (Emiratos Arabes Unidos).

Iván Cano batió su mejor marca personal con un salto de 7.04 metros, tan sólo superado por el norteamericano Isaac Jean-Paul, que se llevó la plata con 7.18, y el uzbeco Bekjon Chevarov, que se proclamó campeón con 7.23.

La medalla de Iván Cano es la quinta de España en el Mundial de Dubai tras las platas de la saltadora catalana Meritxell Playà en longitud clase T11, del valenciano Kim López en lanzamiento de peso F12, ambos discapacitados visuales, y también la de la Adiaratou Iglesias en los 100 metros lisos T12.

El extremeño José María Pampano ganó el bronce en los 800 metros de la clase T36 para deportistas con parálisis cerebral.

Con esta medalla, Iván Cano asegura también su plaza en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

Hosszu desafía al alcalde de Budapest y pide los Mundiales

31 octubre, 2019 · Archivado en Atletismo, Budapest, Campeonato mundial, Centroeuropa, Competiciones, Deportes, Deportes acuáticos, Europa, Hungría, Katinka Hosszu, Mundiales Atletismo, Natación · Comentarios desactivados en Hosszu desafía al alcalde de Budapest y pide los Mundiales 

La idea del nuevo alcalde de Budapest, Karácsony Gergely, de renunciar a los Mundiales de Atletismo de 2023 que están programados en la capital húngara no ha sentado nada bien en el seno del deporte húngaro.

La nadadora Katinka Hosszu, una de las deportistas más laureadas en la historia del país, ha sido una de las voces más críticas ante esta posible medida y recordó sus éxitos en los Mundiales de Natación de Budapest 2017. "Tuve la suerte de ganar un mundial en Hungría en mi carrera como nadadora. ¡Nunca olvidaré esa sensación! ¡Deseo que más deportistas húngaros puedan experimentar el asombro apoyo de los aficionados de nuestro país!".

Una opinión parecida tiene el vallista Balász Baji, que confiesa que sería bonito retirarse como profesional en la cita delante de su afición: "No será fácil. Tendré 34 años en esos mundiales pero ¿por qué no realizar la mejor carrera de mi vida delante de mis compatriotas? ¿Por qué no tendría una despedida inolvidable del atletismo delante de los aficionados húngaros?"

El gobierno de Gergely, que desde este año es el nuevo alcalde de Budapest, baraja la posibilidad de renunciar a celebrar el Mundial de Atletismo después de que varios análisis económicos determinasen que los costes del evento y las infraestructuras se financiarían con el dinero de los contribuyentes sin aparentes beneficios.

El honor de los Ingebrigtsen está en manos del más joven

5 octubre, 2019 · Archivado en 1500 metros lisos, 5000 metros lisos, Asia, Atletismo, Campeonato mundial, Competiciones, Deportes, Doha, Filip Ingebrigtsen, Henrik Ingebrigtsen, Jakob Ingebrigtsen, Mundiales Atletismo, Oriente próximo, Qatar · Comentarios desactivados en El honor de los Ingebrigtsen está en manos del más joven 

Los Ingebrigtsen son una familia noruega de la ciudad petrolera de Sandnes. Gjert y Tone, los padres, tuvieron siete hijos. Tres de ellos, Henrik, Filip y Jakob, participaban en estos Mundiales de Doha. Y sólo sobrevive Jakob, de 19 años, que quedó quinto en 5.000 tras una pájara brutal y hoy se enfrenta a los 1.500, su distancia predilecta y en la que tiene la segunda mejor marca del año (3:30.16) tras el keniano Cheruiyot (3:28.77).

Los tres atletas de esta peculiar prole, cuya vida se transmite por capítulos en la TV2 noruega, es seguida desde sus inicios por el fisiólogo Leif Inge Tjelta, de la Universidad de Stavanger. "Hacen ejercicio desde muy pequeños y practicaron diferentes deportes. En sus preparaciones corren entre 140 y 160 kilómetros a la semana, con un 25% de espacio a lo anaeróbico. Están controlados por test sanguíneos de lactato y desde chavales les motiva para la actividad su padre y entrenador, Gjert", explica el científico en un artículo que facilitó a AS.

Entre ellos, Jakob es el que mejor perfil tiene, con una capacidad aeróbico de superdotado. "Su consumo máximo de oxígeno con diez años era de 70 mililitros, a los doce ya se entrenaba diariamente y decidió ser atleta cuando Henrik se proclamó campeón de Europa en 2012. Ahora ya hace el mismo volumen que sus dos hermanos", apunta Tjelta.

Con 17, Jakob fue campeón de Europa en 2018 de 1.500 y 5.000. Hoy le toca el asalto mundial. Se enfrentará a la duda de si en una carrera a tren o táctica, con el peligroso Lewandowski. Todo el clan Ingebrigtsen desplazado a Doha se encontrará en vilo. El honor de la familia está en juego.

La habitación del éxito

5 octubre, 2019 · Archivado en 110 metros vallas, 800 metros lisos, Adrián Ben, Asia, Atletismo, Campeonato mundial, Carreras obstáculos, Competiciones, Deportes, Doha, Mundiales Atletismo, Oriente próximo, Orlando Ortega, Qatar · Comentarios desactivados en La habitación del éxito 

La habitación 32.010 del Hotel Ezdan de Doha es la habitación del éxito. En esos 40 metros cuadrados han convivido Adrián Ben (sexto en 800) y Orlando Ortega (bronce en 110 vallas), los dos mejores clasificados de España en los Mundiales junto a Ana Peleteiro (sexta en triple). Dos perfiles bien diferentes, porque Ben, de 21 años, era el novato que debutaba en el Mundial. Y Orlando, plata olímpica y con dos Diamonds League, conoce de sobra la élite a los 28.

"¿Tú te pones nervioso cuando compites?", le preguntaba el primer día el de Viveiro a Ortega. Como buen gallego, seguía con los interrogantes: "¿Te imaginas que tocas una valla y te quedas fuera?". Orlando sacó su filosofía de ganador: "Pero por qué voy a tocar la valla, si pasé más de 1.000 este año. Si piensas que vas a fallar, fallas. Si consideras que puedes perder, pierdes". Fue una revelación para Ben: "Ahí me conciencié de salir en la eliminatoria de 800 a piñón. ¡Que no va a fallar nada, que vamos a liarla! ¿Por qué va a salir mal? Me tranquilizó y eso que yo me pongo nervioso hasta en los entrenamientos".

Ortega, aparte de ser uno de los mejores atletas del mundo, intenta "servir de modelo" a otros: "Siempre procuro ayudar a los chicos jóvenes mentalmente, que saquen su lado más positivo cuando se enfrenten a competiciones importantes. Este chaval tiene 21 años, posee un mundo por delante. Era su momento de disfrutarlo, y lo hizo. Estuvo genial, tiene por delante muchísimas más carreras así".

Orlando comenzó a competir el lunes, un día después de que Ben pasara a la final. El gallego explica cómo se portaba el vallista: "Él optaba a ser campeón del mundo y yo aspiraba a unas semifinales y poco más. Y Orlando se quería marchar de la habitación y sentarse en recepción para dejarme mi horario de reposo. ¿No debió ser al revés? En todo caso me tendría que haber ido yo, que él era el bueno. Orlando es cuadriculado y meticuloso, como debe ser una estrella. Me sorprendió mucho, para bien". Ortega ofrece su razonamiento: "Me gusta respetar los espacios de descanso y de concentración. Yo en eso soy muy enfocado".

Ben corrió la final de 800 el martes con 1:45.58 y se convirtió en el mejor español de la historia en unos Mundiales en esa distancia. "Seguro que estar con él en la habitación me dio energía positiva", confirma Orlando, que compitió el miércoles: semifinales y la dichosa final. Terminó quinto tras la invasión de calle de McLeod y luego le dieron el bronce a los dos días. "Vaya bajón que le pasara eso, pero luego vino la medalla... y fue un subidón", dice Ben sobre el desenlace de Ortega, que aquella jornada "lloró mucho: "Fue la más larga de mi vida". Cuando tuvo el bronce Orlando y Adri se abrazaron.

"Si es que no soy ni el mejor de mi habitación, aunque no está mal cómo nos portamos", bromea Ben. "Esto nos dio suerte, a la próxima repetimos", cierra el vallista. Una foto y se dieron otro abrazo. La 32.010, la habitación del éxito.

Página Siguiente »