«El objetivo es que se nos trate igual que a los hombres»

25 septiembre, 2019 · Archivado en Campeonato mundial, Competiciones, Copa del Mundo, Deporte femenino, Deportes, Eventos, Futbol, Fútbol femenino, Mundial fútbol femenino, Sociedad, World Football Summit · Comentarios desactivados en «El objetivo es que se nos trate igual que a los hombres» 

Uno de los temas candentes sobre los que se departió en el World Football Summit fue el fútbol femenino. Tras el éxito del pasado Mundial de Francia, no sólo por la calidad de juego demostrada sobre el terreno de juego, sino también por el enorme potencial comercial, una cobertura mediática récord y un seguimiento mundial. El debate giró sobre qué es lo que le depara en el futuro al fútbol femenino y sobre ello debatieron Ebru Koksal (asesora), Laura Georges (secretaria general de la Federación Francesa), Karina LeBlanc (Jefa del fútbol femenino de la CONCACAF) y Rebeca Smith (directora ejecutiva de COPA90), que estuvo moderado por la directora del Elche CF, Patricia Rodríguez.

"Yo tuve suerte cuando empecé a jugar, me apoyaron mi familia y amigos. Cuando jugaba con hombres me respetaban porque era muy dura. Respetaban quién era yo. Aunque la gente cuando se enteraba me decía que debía que tener aspecto de hombre", desveló Laura Georges. "Gracias al fútbol pasé de ser la más tímida a la más extrovertida. Ese es el poder del deporte", dijo Karina. La jefa de la CONCACAF fue muy descriptiva para mostrar cómo ha cambiado el fútbol femenino. "Cuando empecé sólo había ocho aficionados en el campo; ahora, se llenan los estadios y hay gente con tu camiseta", añadió.

En cambio, Ebru Koksal desveló la falta de confianza que tuvo que sufrir durante sus años en el Galatasaray: "Tuve distintos presidentes y todos preguntaban por qué había una mujer al frente del equipo femenino, que lideraba el reto comercial y económico. Tardaban un mes darse cuenta que era la adecuada para el puesto". "Los que tuvimos fe en el fútbol femenino al principio encontramos muchos escépticos", continúa. "Hemos conseguido penetrar en la multitud. En el futuro va a haber muchas cosas buenas", añadió.

Laura Georges, embajadora del pasado mundial femenino, mostró su satisfacción por el éxito del campeonato y planteó nuevos retos para la industria del fútbol: "Durante el Mundial rompimos el récord de audiencia televisiva en Francia. Ha sido una pasada. Ahora hay que buscar cómo mantener la tensión. Es un gran reto. Los medios deben seguir participando y los clubes deben trabajar en la imagen de los equipos femeninos. No vale que solo lo haga las federaciones. Se necesita que todos participen y cada uno haga su trabajo para promocionarlas. El fútbol femenino no son guapas o feas. Puede ser fea y muy buena. La gente respeta quiénes son y las respetan". Georges prosiguió señalando la importancia que tiene la marca en la expansión: "La marcas también se han dado cuenta de que también se puede vender zapatos también promocionando a las jugadoras".

Karina LeBlanc y Rebeca Smith también apuntaron a que hay que mantener la tensión y el seguimiento conseguido en el Mundial para aprovecharse de ello y ayudar al fútbol femenino en su crecimiento: "Tras el Mundial la gente empezó a investigar sobre las jugadoras, querían saber más. Hay muchas marcas que quieren espacio y hay muchísimas jugadoras que merecen la pena contar", señaló LeBlanc.

Sobre la importancia de la inversión siguió hablando Georges: "Hay muchos clubes que no quieren invertir en el fútbol femeino. Hubo 500-600 millones de dólares de ingresos en el fútbol femenino. Pero no es invertir en el fútbol femenino, sino trabajar desde abajo: en la formación, entrenadores, jugadoras...". "Estoy de acuerdo. Dentro de unos años si haces eso tendrás un árbol grande al cabo de unos años tras haber puesto esa semilla"; añadió Smith.

Para finalizar, las ponentes señalaron la importancia de motivar a las mujeres a ocupar puestos de importancia y formarlas en las distintas áreas del deporte: "Hay que dotar a las mujeres de la confianza necesaria para ocupar los puestos relevantes en el fútbol. Es importante que estén en la gestión deportiva porque pueden mejorar el juego", señala Laura. "Es importante hablar con los hombres y hacerles entender que ellos tienen un papel importante. Hay que hablar del fútbol femenino y formar a las mujeres en todas las posiciones (directivas, entrenadoras y árbitras). Hay muchas oportunidades y es importante que los hombres ayuden"; pidió Karina.

Laura lanzó un último mensaje con miras al futuro: "En el fútbol femenino del mañana quiero ver que se nos trate igual que a los hombres. Ese es el objetivo. Pero se logrará con la formación adecuada. Creo que en unos años habrá marcas que inviertan de corazón, porque creen en el femenino, no porque ahora lo esté haciendo todo el mundo". "Tenemos la oportunidad de soñar. En tres años quiero ver más oportunidades para las chicas. Lo más importante es que las chicas puedan jugar al fútbol", concluyó Karina.

Rapione, una The Best más allá del césped

Megan Rapinoe fue nombrada por FIFA la mejor jugadora del planeta esta temporada. Se llevó el premio The Best por delante de Lucy Bronze y Alex Morgan. Su excelente Mundial, donde acaparó los premios individuales (Balón de Oro y Bota de Oro), y su personalidad conquistaron al mundo en Francia. Su repercusión llegó incluso a un enfrentamiento dialectico con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Siempre ha defendido la igualdad y los derechos de mujeres y el colectivo LGTB. Rapinoe es una The Best que traspasa el céped.

Megan Rapinoe lleva toda una vida forjándose un nombre en el fútbol femenino. Sólo hay que mirar su palmarés con Estados Unidos para comprobar que lo consiguió. Dos Mundiales, un oro en los Juegos Olímpicos y una plata y toda una carrera al más alto nivel en su país e incluso en Europa, como no podía ser de otra manera, en el todopoderoso Olympique de Lyon. Pero el gran público la conoció en Francia. Rapinoe no dudó en usar ese gran altavoz, el Mundial y en un momento en pleno apogeo, para reivindicar derechos. Se enfrentó a todos. Primero a Trump y a la Casa Blanca, afirmando que no iría a la invitación del presidente de su país. Sus políticas que debilitan los derechos de mujeres, homosexuales y emigrantes fue el detenante. Rapinoe, como protesta, no canta el himno de su país antes de los partidos, lo que es un símbolo de discorformidad y lo que llegó a un cruce de declaraciones entre la delantera y Trump, que terminó con este diciendo que primero tenía que ganar para que le invitaran. Rapinoe y sus compañeras ya tienen el título.

Su personalidad y caracter le han convertido en un icono más allá del césped. Porque dice las cosas como las siente a quien sea. No terminó con Trump. Rapinoe también hizo público lo que muchos piensan: la falta de respeto de FIFA al dejar que se jugaran dos finales más el día que se disputaba la final del Mundial. Dijo que no sentía el mismo trato por parte del organismo para hombres y mujeres .Otra verdad que dolío, aunque no llevó a tanta polémica.

Sue Bird, que juega en los Seattle Storm de la WNBA, es también fiel defensora del movimiento LGTB y su pareja. Ambas luchan por los derechos de las mujeres y los homosexuales y, públicamente, han aparecido en muchos medios para reclamarlos. La importancia de Rapinoe va más allá del campo, donde ha demostrado ser una de las mejores del mundo. La jugadora del Reign (mismo equipo que la española Celia Jiménez) ya es un icono y un ídolo, no sólo por su juego, sino también por decir lo que tanta gente piensa y hacerlo en el evento femenino más grande del mundo...

Stéphanie Frappart estuvo a la altura

14 agosto, 2019 · Archivado en Copa Francia, Frappart, Liga francesa, Mundial fútbol femenino, Supercopa Europa, VAR · Comentarios desactivados en Stéphanie Frappart estuvo a la altura 

Buen partido la final de Supercopa, y buen estreno el de la árbitra Stéphanie Frappart y sus compañeras en las líneas. Su designación para este partido era noticia y vale decir que desde cierto punto de vista estaba un poco o bastante forzada. Acaba de ascender a la Ligue 1, en la que ha arbitrado dos partidos este curso. Eso y algún partido fuerte de Copa el pasado. Muy corta experiencia en el alto nivel masculino (en el femenino sí, arbitró muy bien el último Mundial incluida la final del mismo) para un desafío de tal envergadura. A ningún árbitro masculino le hubieran dado un partido de tanto rango con tan corto recorrido.

Es un caso claro de discriminación positiva que hay que entender porque se trata en estos tiempos de reparar tanta barrera como se puso en los pasados. Pero ella estuvo a la altura, lo mismo que sus compañeras. Firme, bien colocada, atenta y sin enredarse. Hace tiempo se decía que el mejor arbitraje era el que no se notaba. Se ha perdido esa frase, pero sigue siendo el mejor elogio, y eso vimos ayer. El arbitraje tan noticioso durante las vísperas no fue noticia durante el partido. El fútbol fluyó con naturalidad, y nadie pensaba si quien arbitraba aquello era hombre o mujer, planta o pez. Un arbitraje bien hecho.

Tocó prórroga, una prueba para la resistencia física de todos, también la suya, y en ella sobrevino un penalti en el que no todo el mundo estará de acuerdo. La jugada más difícil de todas: el delantero que se va, el portero que sale al bulto y un derribo en el que es difícil discernir si el portero arrolló o el delantero buscó la caída. Ella dio penalti porque fue lo que vio, y aquí habrá opiniones divididas pero de eso no será culpable ella, sino la naturaleza del fútbol, que con VAR o sin VAR deja espacios a la discusión. Un estupendo arbitraje, en fin, favorecido, eso sí, por la buena conducta general, que permitió que un gran partido luciera en todo su esplendor.

Estados Unidos presentará su candidatura para el Mundial 2027

El Mundial de Francia de este año volvió a coronar a Estados Unidos como campeona, al tiempo que acabó siendo el mejor Mundial de la historia. Estados Unidos aspira ahora no solamente a seguir reinando en lo deportivo sino también a quitarle ese honor a Francia. También quiere organizar el mejor Mundial de la historia. Para ello, la Federación de Fútbol de Estados Unidos (USSF) ha anunciado, por medio de su presidente, Carlos Cordeiro, que presentará su candidatura para organizar el Mundial de 2027.

La candidatura de Estados Unidos es algo más que un simple anuncio. Es una candidatura firme que ya empieza a trabajar en este objetivo. Cordeiro anunció que la candidatura ya tiene a una gerente, Kate Markgraf, y un lema para su programa: “Visión 2027”. Markgraf, de 42 años, es una de las leyendas del fútbol femenino estadounidense. La defensa jugó con la selección, Estados Unidos de 1998 a 2010, tiempo en el que conquistó un Mundial, en 1999 y dos oros en los Juegos Olímpicos de 2004 y 2008.

Estados Unidos fue la sede de dos Mundiales, en 1999, cuando la anfitriona venció a China en la tanda de penaltis, y en 2003, que ganó Alemania. Desde que en 1991 la FIFA comenzara a organizar Mundiales Femeninos, Estados Unidos ha ganado cuatro de los disputados hasta el momento (1991,1999, 2015 y 2019).

Pero antes de que se decida la sede de 2017, durante el primer trimestre de 2020 se decidirá dónde se celebrará el Mundial 2023, que se disputarán entre 9 candidaturas: Argentina, Australia, Bolivia, Brasil, Colombia, las dos Coreas, Japón, Nueva Zelanda y Sudáfrica.

 

 

Similitudes entre la ‘rebelión’ de Argentina y la de España en 2015

Cuatro de las grandes referentes de la selección femenina argentina -Estefanía Banini, Flor Bonsegundo, Ruth 'Chule' Bravo y Belén Potassa- se han quedado fuera de la lista de convocadas por el técnico Carlos Borrello para los próximos Juegos Panamericanos y han cargado abiertamente contra el cuerpo técnico de la Albiceleste, del que dicen que "no está a la altura". Las jugadoras, ya habían mostrado su descontento anteriormente, lo que podría explicar una posible revancha por parte del seleccionador en forma de exclusión de la lista.

No es la primera vez que se da una situación así. De hecho, en el fútbol femenino español el antecedente más parecido acabó con la dimisión de Ignacio Quereda después de estar al frente de la Selección durante 27 años. Hay varios rasgos compartidos entre el proceso que vive actualmente Argentina y el que vivió en su día España con su seleccionador femenino.

Quejas hacia el cuerpo técnico

"El análisis de los rivales y la forma de preparar los partidos, insuficiente... Y esta ha sido la dinámica durante mucho tiempo", decía el comunicado emitido por las jugadoras de la Selección española femenina en 2015, después del Mundial de Canadá, el primero en el que participaba. La queja hacia el cuerpo técnico se da también en las jugadoras argentinas. "Se habló con todo el equipo que viajó al Mundial, ya que pensamos que ellos -los técnicos- no están a la altura de lo que pretendemos", afirmaba Estefanía Banini, la capitana de la Albiceleste en un texto colgado en sus redes sociales. El equipo español señaló a Ignacio Quereda; el argentino, a Borrello.

Eliminación temprana en el Mundial

Ambas situaciones vinieron precedidas de una eliminación temprana en el Mundial y el sentimiento de poder haber hecho más de las futbolistas. España, en 2015, cayó en la fase de grupos tras empatar con Costa Rica y perder ante Brasil y Corea del Sur. Argentina, en Francia 2019, tampoco superó la fase de grupos al empatar con Japón y Escocia y perder ante Inglaterra

Escasa preparación para la gran cita intercontinental

Una de las grandes reclamaciones que hizo la Selección española femenina en 2015, tras su eliminación en el Mundial de Canadá, fue que los amistosos de preparación habían sido "inexistentes". Jugaron el 8 de abril ante Irlanda y el Mundial comenzaba el 6 de junio.

Por su parte, Argentina, de cara al Mundial de Francia, jugó un único amistoso en los tres meses anteriores: fue ante Uruguay, el 24 de mayo. Lo normal para las selecciones que han competido en la Copa del Mundo fue jugar tres o cuatro amistosos preparatorios.

Técnicos veteranos y con muchos años al frente

Carlos Borrello, seleccionador argentino, tiene 63 años y ha estado al frente de la Albiceleste en dos ocasiones: desde 1998 hasta 2012 y desde 2017 a la actualidad. Es decir, un total de 16 años dirigiéndola. Por su parte, Ignacio Quereda, tenía 64 años en el Mundial de Canadá y llevaba 27 años al frente de la Selección española femenina. 

Las capitanas del combinado, al frente

En la Selección española femenina, Vero Boquete, capitana del equipo, fue una de las encargadas de dar la cara a la hora de explicar su alzamiento contra Quereda. Mientras, en Argentina, la capitana Estefanía Banini ha hecho un papel similar tras emitir una carta en la que cargaba contra el cuerpo técnico al quedar excluida de la lista de convocadas para los Juegos Panamericanos. Lo mismo Flor Bonsegundo, otra de las capitanas.

Quieren dar un impuso al fútbol femenino en su país

"Queremos el crecimiento real del fútbol femenino, queremos estar a la altura de las potencias", decía el texto publicado por Banini en sus perfiles de redes sociales. Por su parte, el comunicado de la Selección española femenina en junio 2015, las jugadoras pedían algo similar: "Queda mucho camino por recorrer y muchas puertas que abrir. Este es un gran momento para nuestro deporte, con muchos retos y sueños por delante y es responsabilidad de todos marcar el camino a seguir". 

Página Siguiente »