La afición pide a Oyarzabal que se quede en la Real

2 agosto, 2019 · Archivado en Deportes, Deportivo Alavés, Equipos, Futbol, Manchester City, Mikel Oyarzabal, Real Sociedad · Comentarios desactivados en La afición pide a Oyarzabal que se quede en la Real 

Mikel Oyarzabal ya sabe que la afición de la Real Sociedad no quiere que se marche al Manchester City. Lo comprobó en sus propias carnes en el partido amistoso contra el Alavés en Zubieta. Allí los seguidores realistas, los más de 4.000 que llenaron las gradas del campo principal de las instalaciones de entrenamiento de la entidad realista, no pararon de pedirle que no se marchara de la Real. “¡Mikel, quédate!”, le gritaron cuando saltó al césped de Zubieta antes del amistoso. 

Fue sólo el principio, porque a partir de ahí, el jugador eibarrés no paró de recibir el apoyo y el cariño de la afición txuri-urdin. Los aplausos no cesaron en toda la tarde. Cuando salió a realizar ejercicios de calentamiento antes de salir a jugar también le gritaron que se quedara. Y no fueron gritos aislados, sino los gritos fueron unánimes. La afición quiere que se quede. También fue el jugador más aplaudido cuando saltó al terreno de juego en el momento del cambio múltiple de Imanol Alguacil. Fue el último en entrar al campo y fue el que recibió más aplausos por parte de la grada. Los seguidores le miman y le quieren hacer saber que como en la Real no va a estar en ningún sitio.

Oyarzabal salió a jugar, eso sí, enrabietado y extramotivado, con la firme intención de demostrar a todo el mundo que en ningún momento ha tenido la intención de dejar la Real Sociedad este verano. A pesar de los cantos sirena que no han parado de llamar a su puerta. Y pese al fuerte interés del Manchester City, que estaba dispuesto a pagar su cláusula de rescisión si, ante la salida de Leroy Sané al Bayern Munich, decidía fichar un sustituto. Pero el eibarrés ha tenido en todo momento claro que quería seguir en la Real, liderar un proyecto ambicioso, seguir creciendo en casa, cogiendo más peso en la plantilla, y disfrutar de la herencia que le dejó Xabi Prieto con el número ‘10’. 

No ha llegado a recibir una oferta en firme del City, porque sólo fue un primer contacto muy breve, pero en tal caso, lo más probable es que se encuentre con una negativa. Al menos este verano, porque su decisión es firme. Y el hecho de que haya quien diera por hecho que había aceptado una oferta del City para marcharse de la Real le enrabietó de tal manera que quería demostrar que su compromiso sigue intacto. Oyarzabal se quiere quedar. Y siente el cariño de la afición, algo que volvió a notar el miércoles contra el Alavés. Nadie sabe qué ocurrirá en el futuro, pero de momento transmite tranquilidad, porque si pasará algo siempre iría de frente con la Real y se lo comunicaría. Y eso no ha ocurrido. Y tras el susto inicial, no se espera que pase este verano.

El juego vuelve a hacer sonreír a España

El subidón de España en el Europeo acabó como su fútbol aseguraba. La Sub-21 se subió a la cima de la categoría con otro partido grande. Aunque no maniobró con la misma brillantez que en los duelos ante Polonia y Francia, volvió a trasladar una impresión de confianza, claridad de ideas y magnetismo futbolístico en muchos instantes que le sirvió para derrocar a una Alemania importante. 

La crecida española en el torneo ha coincidido con la titularidad de Marc Roca, la reubicación de Oyarzabal como delantero y los galones que Luis de la Fuente ha dado a Dani Olmo y Fornals. Ceballos y Fabián estaban desde el principio. La alegría ofensiva, construida a partir de los primeros pases de Marc Roca, ha sido el elemento identificativo de un equipo dinámico y atrevido. El jugador del Espanyol se abrió a la derecha de Unai Núñez y encontró líneas abiertas en el 1-4-5-1 de Alemania en fase defensiva.

España se deshizo de Alemania con una puesta en escena perfecta. Tomó la posesión bajo la autoridad del triángulo Marc Roca-Fabián-Ceballos y los continuos apoyos de los laterales y hombres de ataque. Si se caía en la pérdida, España se esforzaba con un presión absorbente para Alemania. El poder de atracción de Fabián y Ceballos y los constantes intercambios de posiciones desataron el desconcierto en la zaga germana. El gol de Fabián premió un comienzo mayúsculo.

Hubo momentos de zozobra, quizá demasiados minutos entre el tramo final del primer tiempo y la media hora inicial del segundo, provocados por la distancia entre líneas en la presión y la acumulación de pérdidas en campo propio que dieron alas a Alemania. España se tuvo que remangar atrás, con Vallejo muy bien colocado al corte pese algún desliz técnico en los despejes. En ese escenario, la Sub-21 volvió a confirmar su competencia para saber sufrir y su eficacia en las jugadas de contraataque. La contribución de Olmo consolidó la victoria española. Se ha revelado como un jugador diferencial y con alternativas muy diferentes en su repertorio. Su aplicación defensiva fue tan distinguida como su definición en el gol decisivo. Es un componente señalado de una generación que ha causado un impacto futbolístico de renombre en Italia con el colofón del triunfo final. El juego vuelve a sonreír a España. Y así siempre se suelen dar los resultados.

De Marc Roca a Oyarzabal

Ausente en los dos primeros partidos, el centrocampista ha sido protagonista principal en el cambio de la Sub-21. Su visión ha estimulado la secuencia ofensiva y se ajusta a las cualidades de Oyarzabal actuando en punta. El apoyo del jugador de la Real Sociedad y su toque de primeras para Fabián ocasionó el 1-0.

Oyarzabal sigue recuperándose y se entrenó con el grupo

24 junio, 2019 · Archivado en Categorías inferiores, Competiciones, Deportes, Equipos, Eurocopa Sub-21, Futbol, Mikel Oyarzabal, Selección española, Selección española Sub-21, Selecciones deportivas, Sub-21 · Comentarios desactivados en Oyarzabal sigue recuperándose y se entrenó con el grupo 

Mikel Oyarzabal, futbolista de la selección española Sub-21 y de la Real Sociedad, continuó con su proceso de recuperación de las molestias que sufre en el tobillo derecho tras el partido frente a Polonia y participó este lunes en el calentamiento sobre el césped, junto al resto de sus compañeros, durante el entrenamiento.

Tras salir en camilla y llorando del terreno de juego el pasado sábado, el domingo se descartó una lesión grave después de las primeras exploraciones, a esto se suman buenas noticias ya que se está recuperando bien y su presencia en el partido de semifinales del jueves no está descartada.

Oyarzabal continuó el trabajo con un plan específico junto a los fisioterapeutas de la selección española y el entrenador Luis de La Fuente sí pudo contar con los otros 22 futbolistas que forman parte de la convocatoria a expensas de conocer quién será el próximo rival, que saldrá del partido de este lunes entre Francia y Rumanía.

Recital para semis y de JJ OO

Recurríamos en las horas previas a la furia, a la garra de antaño, pero fue el tiqui-taca el que nos abrió de nuevo las puertas. No falla. El recital de buen juego permitió a la Rojita golear a Polonia y acceder de ese modo a las semifinales de la Eurocopa. Con el billete a los Juegos Olímpicos como inestimable propina. La falta por la escuadra de Ceballos que puso el 4-0 no hizo sino adornar un partido mayúsculo de los de Luis de la Fuente. Un vendaval. Una manera deliciosa de exportar la Marca España.

El reto era máximo, así que los pulmones nuevos eran bienvenidos. Se estrenaban Unai Núñez (relevo de Jesús Vallejo, titular ante Italia y Bélgica) y Marc Roca, que formaba el doble pivote junto a Fabián, recuperado de las molestias que arrastraba desde el partido inaugural. Y en una especie de enmienda a la totalidad, De la Fuente decidía afrontar el desafío de la goleada sin un nueve puro en el césped.

Fue Oyarzabal el encargado de ejercer de trampantojo para la defensa polaca. Unas veces aparecía en el centro del ataque, en otras caía a banda o incluso se descolgaba para establecer conexión con Roca o Fabián. Oyarzabal remató en el cinco, también lo hizo un minuto después Fornals. Y al siguiente, Fabián, y al siguiente Fornals. Y Olmo... Seis ocasiones en solo diez minutos. La más clara llegó en el 15, con un zurdazo de Fabián a la escuadra de Grabara. Sonaba a presagio de lo que nos aguardaba en el partido.

Y por fin llegó el gol de Fornals en el 17 al rematar con todo, pierna, fe y alma, un gran remate atrás de Aarón. Esa era la jugada más utilizada en el tablero del Renato Dall’Ara. Llegada de los laterales a línea de fondo y desde ahí, centro retrasado, evitando el muro que constituían los tres centrales polacos.

Kownacki, su estrella, fue baja en un once que resumía la preocupación de Michniewicz de guardar la ropa, pues el empate daba a Polonia el pase a semifinales. Buksa era un islote arriba, apenas le llegaban balones aunque cuando lo hacía se las ingeniaba para meter en apuros a Meré y Núñez. Pero se veía obligado a rematar de lejos, de muy lejos. Sivera nunca dudó y se mostró fiable.

El minuto 39 nos regaló la obra de arte de Fabián, quien tras dos zurdazos a la madera firmó un tercero que se coló junto al poste defendido por Grabara. Bolonia vivió en directo el arte que aún debe despuntar unos kilómetros más abajo, en ese Nápoles en el que el sevillano lleva la manija.

Un placer pleno en un primer tiempo para enmarcar de los nuestros, que no desfallecieron tras el descanso. Seguros atrás, sin apenas conceder un respiro a los delanteros polacos, las ocasiones se sucedieron hasta que en el minuto 71, el escocés Madden pitó falta en la frontal del área. Ceballos agarró el balón, sacó su duende y clavó el balón en la escuadra.

Siete oportunidades de gol llevaron su firma. Zidane se lo pierde, la Eurocopa lo guarda como oro en paño. Ya al borde del final llegaría el definitivo 5-0 obra de Borja Mayoral, que necesitaba ese gol como el comer. El pitido final dio paso al aplauso general, de todos, de españoles, polacos e italianos. Un vendaval pasó por Bolonia.

Oyarzabal abandonó el terreno de juego en camilla y llorando

22 junio, 2019 · Archivado en Categorías inferiores, Competiciones, Deportes, Equipos, Eurocopa Sub-21, Futbol, Mikel Oyarzabal, Selección española, Selección española Sub-21, Selecciones deportivas, Sub-21 · Comentarios desactivados en Oyarzabal abandonó el terreno de juego en camilla y llorando 

Mikel Oyarzabal abadonó el terreno de juego, en camilla, en el minuto 59. El delantero de la Real Sociedad trató de llegar a un balón en profundidad y al tirarse al suelo se le quedó clavado el pie derecho, provocando una extraña torsión del tobillo. Inmediatamente, pidió el cambio y no pudo contener las lágrimas por culpa del dolor. En su lugar entró al terreno de juego Borja Mayoral.

A falta de que se le realicen las pruebas pertinentes a Oyarzabal, sus muestras de dolor ni alimentan el optimismo. Una vez abandonado el césped, el delantero tuvo que ser ayudado por dos miembros del cuerpo médico para llegar hasta el vestuario.

Página Siguiente »