«Michael Jordan mintió de forma flagrante en su documental»

23 mayo, 2020 · Archivado en Baloncesto, Competiciones, Deportes, Michael Jordan, NBA · Comentarios desactivados en «Michael Jordan mintió de forma flagrante en su documental» 

La difusión de The Last Dance, el documental que ESPN ha producido sobre la carrera de Michael Jordan, sigue levantando ampollas. Uno de los que ha opinado sobre lo visto en los diez capítulos ha sido Sam Smith, uno de los periodistas con mayor información sobre aquel equipo.

Smith ha trabajado en numerosos medios, siendo su presencia en Chicago Tribune la más importante, y fue el autor del polémico libro The Jordan Rules: The Inside Story Of A Turbulent Season With Michael Jordan And The Chicago Bulls, donde se contaban las intimidades de la plantilla que ganó el Anillo de 1991

En una intervención en el programa Bonta, Steiny & Guru (95,7 The Game), Smith dio su opinión sobre el documental. 

"Hay varias cosas en el documental que, por lo que sé, o las ha maquillado o directamente las ha falseado. No eran cosas importantes, pero me sonó como a estas películas para televisión que suelen recalcar que están basados en hechos reales. Eso es lo que ha sido, algo basado una historia real", dijo. Ofreció varios ejemplos, como su intento de regreso para la temporada 1998/99: "Ésa fue una mentira completa y flagrante de Michael". También mencionó el caso de 'The Flu Game', que el preparador Tim Grover y el propio Jordan desvelaron que no fue tal cual se contó: "Lo de las pizzas no tenía ningún sentido". El caso troncal es el de la segunda retirada: "Había algunas cosas más, pero sobre todo el final es una mentira descarada. Volvió y luego se fue cuando no debía hacerlo, ¿y pretende que se crea que le forzaron a irse? ¿Quién fuerza a Jordan a hacer cualquier cosa? La mentira es evidente, pero bueno... es parte de la mística de Michael"

Smith se ganó la animadversión de Jordan y algunos de sus compañeros por sus confesiones en los 90, aunque continúa siendo una de las fuentes con información de primera mano de la mejor etapa del baloncesto en la ciudad de Chicago.

Otras historias sobre Michael Jordan:

Len Bias: la cocaína se llevó al "gran rival de Jordan"

El oscuro primer adiós: la sombra de las apuestas, el asesinato de su padre...

'Jordan Adidas': su madre cambió el negocio de las zapatillas para siempre

Horace Grant: "Jordan es un mentiroso; si quiere, lo arreglaremos como hombres"

LaBradford Smith, el enemigo de Jordan que nunca quiso serlo

"Era como un vampiro": salvajes rutinas durante los rodajes de Space Jam

«Jugar sin público es más triste que bailar con tu hermana»

20 mayo, 2020 · Archivado en Deportes, Futbol, Luis Enrique, Michael Jordan, Selección española, Selección española fútbol, Selecciones deportivas · Comentarios desactivados en «Jugar sin público es más triste que bailar con tu hermana» 

Luis Enrique ha pasado por el programa de YouTube "Colgados del aro" para hablar entre otros temas sobre la vuelta del fútbol, las concentraciones, los partidos sin público y cómo ha pasado el confinamiento.

Como jugador: "Hubiera deseado empezar cuanto antes. No tengo ningún temor. Solo he temido por la gente mayor que aprecio y por quien pueda sufrir esto. A nivel personal tengo cero miedo. A partir de ahora todos aceptaremos que cuando alguien se resfríe lleve una mascarilla. Estoy seguro de que como jugador tendría muchas ganas de empezar. Como entrenador sí me gustaría empezar por lo que significa más que por las ganas que podría tener".

Jugar sin público: "Es más triste que bailar con tu propia hermana. He visto el fútbol alemán y es lamentable. Se oyen los insultos y se pierde la intimidad de los buenos momentos, pero hay que entender que esto es un business que genera mucho dinero y a pesar de que el espectáculo dista de cuando se juega con gente puede ayudar a pasar el confinamiento. Empezar a ver fútbol o baloncesto es interesante".

Concentraciones: "Es lo que hemos hecho toda la vida. Otra cosa es que los jugadores se pronuncien. Aceptarán lo que dictaminen los organismos para que esto sea factible, haya menos contagios, los propios profesionales de los hospitales le va a poder suceder igual a los futbolistas. Lo aceptarán sin ningún problema. Otra cosa es que su opinión sea no ir concentrado".

Ir de Madrid a Barcelona: "Hay que potenciar que los jugadores cambien más de equipo. Fue bonito irme gratis. No llegamos a un acuerdo y tomé el camino que decidí. Fue muy gratificante como jugador que Capello dijera que no podía entender que me hubiera ido libre. Atraía más los gestos o la polémica. Una cosa es la reacción de un público de un estadio. En Madrid siempre he recibido cariño. En mi tercer año me llamaron para renovarme y no fructificaron porque no me volvieron a llamar. A partir de ahí quizá mi rendimiento no fue el necesario para convencerlos. No era uno de los pilares del equipo".

Pitos del Bernabéu: "Es un estadio que cuando hay rivales pequeños espera que sucedan cosas para animar. Cuando llega la Champions son calientes y pesan".

La vuelta de Figo: "Estabamos en corro antes de empezar el partido no nos oíamos a un metro. Había una tensión acumulada de mucho tiempo y al final cayó una cosita por allí... Fue un partido increíble. Es de esos partidos que se te quedan grabados y era imposible que perdieramos. Aquel día si sacamos once corderos vestidos del Barça ganan el partido seguro porque era imposible no dejarse llevar por el ambiente, pero a ese nivel destaco ese partido".

 

Gestión en la Selección: "Como seleccionador es una de las cosas más bonitas porque todos vienen encantados y predispuestos porque confían en mí. Otra cosa es cuando llega una convivencia de 40 días y juegan poco".

Eurocopa: "Se ha pasado al próximo verano y está todo en el aire. La incertidumbre a todos nos perjudica y asusta y va a ser el día a día. Esperando que se reinicien todas las actividades, cuando empiece el fútbol porque hacemos lo que más nos gusta y luego empezar con los partidos amistosos. En teoría, la Selección debería tener partidos amistosos en septiembre siempre y cuando se restablezca la normalidad. Lo importante ahora son otras cosas y a esperar".

Porcentaje de entrenador con Clemente: "He sido un poco injusto ahora que nos reunimos los seleccionadores de las diferentes categorías. Cuando me han preguntado por el mejor entrenador que he tenido he dicho Van Gaal que era uno de los que más sabía de táctica y después de analizarlo uno de los mejores ha sido Clemente porque a través de lo que generaba y te transmitía. Ese poder de convencimiento por la palabra. Ser entrenador implica muchas cosas. Es justo para mí reconocerlo después de un análisis. Tácticamente, Luis de la Fuente me informó que Clemente fue el primero en jugar en zona la línea de cuatro. Ahora le tachan de defensivo".

Querido por los entrenadores: "Algún rifirrafe puedes tener. Me he sentido muy querido con mis entrenadores".

Bobby Robson: "Un entrenador curioso al que sí que le gustaba salir de su país. Cuando entré en el vestuario me miró y veía que no me conocía y fue Mourinho quien nos presentó".

Relación con los jugadores: "En el Barça B había uno o dos jugadores con una vitola superior al resto y lo tienes que gestionar. Esto es lo que te marca la relación con los jugadores. Cada vez que haya un altercado en el vestuario cómo tratas al crack, cómo al que no juega, al que se ha atrevido a decirte cualquier cosa. Este tipo de cosas son las que marcan tu relación con el grupo. Si has sido justo, sincero".

Jugadores que siempre quiere tener en su equipo: "Puyol o Iván de la Peña. Dos tíos que eran unos enfermos como yo. Eran amigos. Y que no sean amigos he sido compañero de Iniesta cuando no era nada y luego que fuera mi capitán. Un tío único que ha marcado goles que quedarán en la historia del fútbol español".

Totti: "Es una de las grandes satisfacciones que se tiene como jugador. Cuando ves que hay un cariño en las experiencias que has compartido. Como entrenador es un poco lo mismo. Al llegar nos enemistaron como siempre que llegas a un club y sobre todo yo que tengo la fama. Siempre he tenido muy buenas referencias con la mayoría de los jugadores. No he visto la entrevista, con Francesco siempre tuve buena relación".

Nadal: "Lástima que sea del Madrid. No se puede ser mejor en el saber hasta perder. Es imposible no querer a Rafa. Ser solidario con el rival cuando ganas es fácil. Cuando estás fastidiado por la derrota que un tío te de la mano no es fácil. Es un gusto que nos represente por el mundo".

Michael Jordan y "The Last Dance": "Liderar para Jordan es fácil. A mí me gustaría serlo por lo que significa a nivel mundial. La parte fea no me gusta. Siempre he valorado a mis compañeros crack. Si hubiera tenido compañeros que me hubieran criticado me hubiera generado desconfianza, miedo a fallar. Jordan hubiera llegado a cotas mayores entre sus compañeros sin este rol. Jordan para los de mi quinta era Dios. Sigue siendo un número uno. Yo idolatré al jugador, la persona me da igual. Jordan permitió que en aquellos años se metieran cámaras y se les viera relajados".

Confinamiento: "Antes del confinamiento me receté un herpes de zóster dos semanas y he estado tocado. Ahora me encuentro bien y esto es un juego de niños. He tenido diferentes molestias físicas fruto de la inactividad pero afortunadamente me puedo mover por el jardín y tengo tres rodillos de ciclista. Me he marcado rutinas y los días han pasado rápido la mayoría. Estudio inglés, veo partidos de la Selección para sacar conclusiones".

Escupir en el campo: "Es imposible. Yo me subo a la bici y lo sigo haciendo. Genéticamente estamos predispuestos a esto".

Concentraciones: "Es lo que hemos hecho toda la vida. Otra cosa es que los jugadores se pronuncien. Aceptarán lo que dictaminen los organismos para que esto sea factible, haya menos contagios, los propios profesionales de los hospitales le va a poder suceder igual a los futbolistas. Lo aceptarán sin ningún problema. Otra cosa es que su opinión sea no ir concentrado".

«En el segundo título con Durant ya no había nada de diversión»

17 mayo, 2020 · Archivado en Baloncesto, Chicago Bulls, Competiciones, Deportes, Equipos, Golden State Warriors, Kevin Durant, Michael Jordan, NBA, Stephen Curry · Comentarios desactivados en «En el segundo título con Durant ya no había nada de diversión» 

Los Bulls ganaron seis anillos en ocho años: las seis temporadas (1990-93 y 1995-98) que Michael Jordan jugó completas. En la 1993-94 no estuvo por su extraña primera retirada y en la 1994-95 volvió ya tarde y para caer en playoffs contra Orlando Magic. Los threepeat son en realidad algo muy difícil de alcanzar: solo los Celtics de Bill Russell, los Bulls de Jordan y los Lakers de Kobe y Shaquille los han logrado. Desde entonces (2000-2002), nada: ni los Heat de LeBron James ni los Warriors de Stephen Curry, la última gran dinastía y un equipo que ha jugado las últimas cinco Finales de la NBA (2015-19). Solo aquellos Celtics (diez: 1957-66) pueden presumir de algo semejante. Y ganaron nueve, por las tres de los de la Bahía.

El ansiado threepeat se fue al traste por las lesiones de Kevin Durant y Klay Thompson en playoffs. Pero los Warriors sintieron en sus carnes la presión que supone mantener una dinastía en perfecto estado de revista, seguir compitiendo al máximo cuando lo has ganado todo, responde a la exigencia física y mental de tantas temporadas seguidas de éxito. Los Warriors, en definitiva, experimentaron algo parecido a los últimos Bulls del Jordan, los que dan título al documental The Last Dance. Entre ambos hay una conexión muy directa: Steve Kerr, escolta en el equipo de Jordan y entrenador en el de Curry, Klay, Kevin Durant, Draymond Green...

En la temporada 1997-98, la del último anillo (The Last Dance), los Bulls ya sabían que ese proyecto histórico acabaría allí. Los Warriors, en cambio, lidiaron con la incertidumbre y los rumores constantes durante la pasada temporada, que acabó con la salida de Kevin Durant rumbo a los Nets. El alero no ha podido debutar por su lesión en el tendón de Aquiles durante unas Finales en las que, además, cayó un Klay que también sigue en blanco. Sin ello, y casi toda la temporada sin Curry por una fractura en una mano, el equipo estaba en un paupérrimo 15-50 en su primera temporada tras la mudanza que les ha llevado de vuelta a San Francisco.

Antes de ese curso 2018-19 que acabó con la derrota ante los Raptors, los Warriors ganaron dos títulos consecutivos desde la llegada de Kevin Durant. Pero si en el primero todo fue felicidad, el general manager Bob Myers reconoce que para el segundo las cosas ya fueron muy distintas. Ya en su día Draymond Green reconoció que KD cambió de actitud cuando vio que se seguía considerando a LeBron James el mejor jugador de la liga pese a su exhibición en las Finales. Pero Myers asume, además, que les pasó factura la monotonía de seguir ganando: "En la segunda temporada con Kevin fue como si nos limitáramos a hacer lo que se supone que teníamos que hacer. Pero ya no había nada de diversión. Supongo que hay quien no lo verá así y no fue culpa de nadie en concreto, imagino que todo tiene un peso, un efecto. Supongo que es el mismo peso que sintieron los Bulls. Una carga en las relaciones personales".

Kerr, que jugó en los Bulls entre 1993 y 1998, siempre ha visto las conexiones obvias entre ambos súper equipos: "El documental muestra cosas que yo les decía a mis jugadores en las temporadas 2017-18 y 2018-19. Todos mis mesajes se basaban en mis experiencias de esas dos temporadas, en la carga de fatiga emocional que estábamos arrastrando. Ahora el documental es otro recordatorio de lo duro que es mantener ese nivel de éxito". Myers insiste en la misma idea: "Ganar como equipos, todos juntos, de forma sostenida es muy difícil. Mantener las relaciones durante esos tramos también es muy duro... hay muchas más formas de que todo se vaya al traste que de que salga bien. Me sorprende que cuando hay un equipo así, la gente piense que va a durar para siempre. No creo que haya habido ni un equipo en toda la historia que haya tenido mucho éxito y no se haya enfrentado a conflictos. Es parte del juego".

Michael Jordan, maravillosamente imperfecto

The Last Dance. Quizá duela la desmitificación con toda su crudeza del mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos, pero la serie de Netflix y ESPN resulta un grandioso ejercicio de realismo. Detrás de cualquier héroe, por muy bueno y cercano que parezca, hay un ser humano con sus obsesiones, sus miedos, la proyección de sus demonios, las pruebas a las que inexorablemente te somete la vida. Da igual que fuese fumador, bebedor o jugador de casino, cuando jamás se reveló de manera tan palmaria como funciona la mente obsesiva de un ganador empedernido, de un talento descomunal mezclado con una fuerza de voluntad a prueba de bomba, que se exige y exige, que lidia con la presión de su leyenda y con el asesinato de su padre, que ríe, que llora...

Un mundo diferente. Conviene no perder el contexto de la competitiva sociedad norteamericana, de lo muchísimo que ha cambiado el mundo en los últimos 20 años, del buenismo con el que hoy miramos cualquier escena, donde el que grita es un déspota, el que comete un error queda estigmatizado y el ganador provoca tantas envidias como adhesiones. Jordan pegó a un compañero, pero luego le pidió perdón y pasó a respetarle como a pocos; buscó cualquier excusa, por muy burda que fuese, para encontrar una motivación en cada partido. La diferencia con nuestro Quijote es que él sí derrotaba a sus molinos. Fue capaz, a pesar de la insoportable presión, de nunca estar por debajo de su leyenda. Ahora que la cámara ha mostrado algunos de sus puntos débiles, admiro más cada una de sus virtudes.

Estamos tan necesitados de líderes. Disculpen que vire a temas más mundanos. Hubiera sido edificante haber visto la imagen de la firma del código de buena conducta entre Irene Lozano, Luis Rubiales y Javier Tebas antes de los 200 millones que comprometió el presidente de LaLiga para acabar la presente temporada. Tampoco vamos a ponernos tiquismiquis con una imagen de concordia, con esa palabra Box, con b, sobre la cabeza de Tebas, pero casi resulta una broma de mal gusto que desde el brazo político del deporte se proponga un código que pida a los firmantes: generar confianza, actuar con integridad, practicar el diálogo, resolver conflictos de forma amistosa, ejercer el respeto mutuo, fomentar la transparencia y tomar conciencia de la ejemplaridad. Antes del deporte, podrían empezar por firmarlo los políticos de cualquier signo en estos tiempos inciertos, antes de que veamos la meta en esta carrera hacia el abismo.

Morey: «Me tiraría por el balcón si tuviese que ver The Last Dance»

12 mayo, 2020 · Archivado en Baloncesto, Competiciones, Deportes, Michael Jordan, NBA · Comentarios desactivados en Morey: «Me tiraría por el balcón si tuviese que ver The Last Dance» 

Daryl Morey, el polémico GM de los Rockets, ha pasado por los micrófonos de Mason And Ireland (ESPN LA Radio) para opinar, entre otras cosas, sobre la historia de moda en el baloncesto durante estas semanas del coronavirus: The Last Dance, el documental de Michael Jordan que se está emitiendo en ESPN y Netflix.

"No lo estoy viendo. Si tuviera que hacerlo, me tiraría por el balcón", aseguró de forma exagerada, algo que explicó seguidamente: "Crecí en Cleveland y no quería ver a Craig Ehlo ser ajusticiado de nuevo. No tengo interés en revivir mi infancia con el querido equipo de Cleveland siendo vencido por Michael Jordan". Ehlo fue el defensor sobre el que Jordan ejecutó lo que se llamó 'The Shot', un lanzamiento con el que ganó a los Cavs en 1989 y que sería uno de los grandes highlights

Posteriormente, en su cuenta de Twitter, realizó otro chascarrillo relacionado con Michael Jordan. En respuesta a la periodista Rachel Nichols y al analista Shaquille O'Neal hablando de si el ganador de la NBA esta temporada tendría que llevar un asterisco al lado del nombre por las condiciones en las que lo haría, Morey dio la solución: "Ésa es la razón por la que los Rockets están destinados a ganar este año: sus títulos siempre llevan asterisco". Es una referencia a los Anillos de 1994 y 1995, el doblete que la Houston de Hakeem Olajuwon consiguió aprovechando la primera retirada de Michael Jordan de la que, claro, se habla en su documental. 

RELACIONADO | Stockton cree que The Last Dance es "un publirreportaje"

Página Siguiente »