La Copa del punto y aparte

Tal día como hoy, el Valencia rompía una sequía de 11 años sin tocar metal y tras algún que otro coqueteo con el infierno de por medio. Fue en Sevilla, la misma ciudad en la que en 1999 inició su lustro soñado (Copa, dos finales de Champions, dos Ligas, Uefa, Supercopa de Europa y de España), donde sus futbolistas hicieron honor al año de su Centenario. En el Benito Villamarín, estadio que estaba a rebosar aquella tarde primaveral, en cuya grada golearon los blanquinegros, conquistó el Valencia su octava Copa del Rey, dándole mayor empaque a su éxito habérsela ganado al Barcelona de Messi, porque a las victorias las dignifica el rival que uno tiene enfrente.

El Valencia de Marcelino se hacía así eterno, gracias a los goles de Gameiro y Rodrigo y al pundonor del resto que actuaron en aquella final. El Valencia hizo caso en Sevilla a lo que tanto repetía a sus futbolistas Don Alfredo Di Stéfano cuando fue inquilino del banquillo de Mestalla: "Ningún jugador es tan bueno como todos juntos". Fue así como aguantaron y se impusieron al asedio de Messi, porque el argentino se afanó hasta el final por aliviar el dolor que arrastraban los suyos tras el palo de Liverpool con su quinto Doblete.

Aquella Copa del Rey se veía por Valencia como la de 1999, el principio de algo. Sin embargo fue el principio del fin de un proyecto, el que diseñó Mateu Alemany y dirigió Marcelino. El tiempo hizo que gestos que parecían entonces extraños tuvieran rango de concluyentes, como que Peter Lim, de quien se dice que fue a Sevilla casi más por petición de su amigo Beckham que por voluntad propia, no bajara al vestuario a felicitar al equipo como sí había hecho una semana antes en Valladolid tras asegurarse plaza en la Champions, o que por la fiesta oficial del equipo en Sevilla, entre la amplia comitiva llegada desde Singapur para ver in situ la primera final de la era Lim, solo se dejara ver la ex presidenta Layhoon Chan. Apenas tres meses después de la final de Sevilla y de la fiesta que se vivió al día siguiente en Valencia, Lim decidió que el proyecto tenía que cambiar de formato y de manos.

 

Un fantasma llamado Valencia

11 marzo, 2020 · Archivado en Albert Celades, Anil Murthy, Atalanta Bergamasca Calcio, Deportes, Equipos, Futbol, Mateo Alemany, Peter Lim, Primera División, Valencia CF · Comentarios desactivados en Un fantasma llamado Valencia 

La imagen de las gradas vacías fue por culpa del coronavirus, aunque resume lo que está siendo el Valencia desde hace meses. Mestalla estuvo desangelado, pero más lo está el equipo y el club. La imagen que ha ofrecido el Valencia en su eliminatoria contra el Atalanta ha sido triste, por momentos lamentable. Pero analizando cómo venía el equipo, cómo estaba últimamente, a pocos le puede sorprender su eliminación, y lo peor es que no parece haber tocado aún fondo. Ni el equipo ni el desgobierno.

Ocho goles en 180 minutos evidencian la superioridad de los italianos y la pésima lectura de cómo jugarle a este adversario que ha tenido el Valencia. El Atalanta supo explotar al máximo sus virtudes y el Valencia fue incapaz de hurgar en sus defectos, que los tiene. Pero no fue cuestión de actitud ni tan siquiera fue causa el hecho de jugarse el partido a puerta cerrada.

Las lagunas deportivas

La eliminatoria ha demostrado la falta de respuestas que tienen los futbolistas, que sienten también impotencia por las bajas que le acompañan al equipo desde hace meses y por errores como los de Diakhaby, un futbolista que se está perdiendo entre fallos y lágrimas, pero que tiene que seguir ‘enchufado’ porque no hay más. Quizás a Diakhaby le hacía mejor de lo que es Marcelino, un técnico que siempre ha destacado por sacar rendimiento a sus jugadores, lo que seguramente sea la manera más rentable para cualquier dueño en términos deportivos y económicos.

La Champions, por desgracia, solo ha hecho que ponerle al Valencia en su sitio y constatar la descomposición del proyecto que Lim liquidó en septiembre. El equipo ha encajado 27 goles en los 15 partidos que lleva disputados desde que comenzara 2020. El Valencia se fue de vacaciones en Navidad y a la vuelta dejó de ser el que era.

Celades supo mantener hasta diciembre la inercia de un equipo que venía de ser campeón. En Liga iba de menos a más y en Champions lograba lo que hacía siete años que no sucedía: meterse en octavos. Pero ahí, entre turrones, se acabó. Hoy el Valencia está eliminado de la Copa del Rey por el Granada, de la Champions por goleada, como lo fue de la Supercopa por el Real Madrid, y en Liga está fuera de los puestos europeos.

Las lagunas sociales

 

El Valencia es hoy un club que se ha quedado sin voz. La crisis del coronavirus ha puesto la guinda a la política que rige el día a día del club desde la llegada de un nuevo director de estrategia comunicativa. El silencio es su banda sonora. César Sánchez ni tan siquiera ha sido presentado como Director de Fútbol, cargo que ocupa desde enero, y el presidente Anil Murthy solo habla en entrevistas a medios extranjeros.

Las entrevistas a revistas inglesas y periódicos italianos se conceden, en teoría, para potenciar la imagen exterior (una se hizo en Italia para un especial que solo salió en Bérgamo) y sin embargo sus palabras descontroladas por quien debería asesorarle lo que provocan son incendios en la casa. “Queremos entrenadores funcionarios”, dijo en una de ellas el presidente. Esa frase dilapidó la credibilidad de Celades, y el “Es lo que hay” (Twitter oficial del Valencia el día después a la derrota a Barcelona cuatro días después del despido de Marcelino) le acompañará a Murthy como su gesto de mandar callar a la grada.

Las lagunas internas

 

El único que levanta la voz cuando puede es el capitán Dani Parejo, que encima está señalado por la cúpula precisamente por su sinceridad y también por ser un alma libre, al que se pensó incluso en sancionar por avisar pocos días antes que iría de invitado a La Resistencia (Movistar). El vestuario hace tiempo que dejó de creer en el rumbo que ha tomado el proyecto tras la salida de Mateu Alemany. Murthy no es recibido precisamente con abrazos en el vestuario y un ejemplo de cómo funciona de puertas hacia dentro el club es que a muchos futbolistas no le presentaron formalmente a César hasta pasado un mes después de su nombramiento.

El tema, resultados al margen, que ha terminado de minar la confianza de los jugadores en el proyecto ha sido el (no) fichaje de un central. Al Valencia se le termina el próximo sábado el plazo para incorporar a un sustituto de Ezequiel Garay y por más que César haya intentado encontrarlo, de momento no lo tiene. Garay se lesionó el 1 de febrero y desde ese día cinco derrotas, dos empates y solo una victoria.

Los jugadores asumían que no iba a ser fácil encontrar un central. La normativa pone limitaciones por estar fuera de mercado, pero lo que sí les ha molestado es el poco interés ‘económico’ del club en hacer un esfuerzo para encontrarlo. El Valencia ha pedido la cesión de varios centrales, los últimos Feddal y Duarte, pero la postura ha sido en todo momento solo invertir en la ficha y ningún club ha dado su brazo a torcer. Y Ferran Torres sin renovar.

Todos los temas que trató Mateu Alemany en su despedida

13 noviembre, 2019 · Archivado en Anil Murthy, Competiciones, Deportes, Equipos, Futbol, La Liga, Liga Santander, Ligas fútbol, Mateo Alemany, Organizaciones deportivas, Peter Lim, Primera División, Valencia CF · Comentarios desactivados en Todos los temas que trató Mateu Alemany en su despedida 

Los motivos de su salida

¿Cuáles son los motivos por los que separa su camino del Valencia?

El ‘timing’ en cuanto a los sucesos está claro que desde el 11 de septiembre y tras los acontecimientos del verano, le manifesté a Anil que era evidente que había una ruptura en la forma de proceder con el club. Un cambio en la forma de actuar. A partir de ahí, entendía que era necesaria una comunicación directa con Peter. Y no había otro camino que un acuerdo amistosos para salir porque se me estaba relevando de mis competencias. No tenía sentido que, tras lo sucedido, yo siguiera vinculado al Valencia salvo que existieran otras circunstancias. Ha pasado mucho tiempo. Hubo una cita, en octubre, que no se llevó a cabo. Por coherencia y por respeto al club manifesté que, hasta que se produjera mi salida inminente, yo me apartaba en el plano del día a día y sólo iba a cumplir con mis obligaciones administrativas. Luego, dejé de ir a los desplazamientos para evitar incomodidades con el cuerpo técnico y el equipo por mi presencia. Posteriormente, la instrucción fue esperar un poco más. Yo interpreté que Peter quería valorar mi situación y profesionalmente no tenía otra opción de incorporarme a mis competencias. Eso provocó que, unos días después, se aceptase empezar unas conversaciones para conseguir un acuerdo amistoso. El siguiente plazo es que se inician las negociaciones entre mis abogados y el Valencia para conseguir un entente acordado por las dos partes. Cuando ese acuerdo era firme, el señor Lim me solicita que quiere tener una conversación conmigo en Singapur. Una vez sucedido esto, se lleva a cabo el acuerdo y me desvinculo definitivamente de forma amistosa y cordial.

¿Sabe qué ha hecho mal para que se perdiera la confianza en usted?

A mí, por parte del club, ni el presidente, ni el máximo accionista, no se me ha dado una razón concreta de por qué dejo de ser el director general del Valencia. En la reunión con Peter fue agradable, yo le insistí en que la relación con el Valencia siempre pesara más lo positivo que lo negativo. Peter me dio la oportunidad, me dio libertad absoluta en el 90 y tantos por ciento del tiempo y el 99% de lo que yo decidí se llevo a cabo. Le expresé mi agradecimiento. En cuanto a las razones, no se entró en este asunto. Yo no quiero especular pero puedo engancharme a un comentario que es el único al que he tenido acceso público. El presidente dijo que "en el nuevo proyecto yo no encajaba". Esto enlazado con algunos hechos objetivos podemos llegar a la razón de mi salida. Ha habido un cambio de proyecto de gestión. Desde 2019 hemos trabajado desde unos procesos definidos. Tenemos un departamento de analistas y scouting definido, eso llega al entrenador y su cuerpo técnico, a Pablo Longoria y a mí. Desde ahí discutíamos para llegar a un acuerdo de entrada o salida de jugadores. Una vez llegábamos al consenso, teníamos que llevarlo al propietario para llegar a otro consenso. Esto es algo ortodoxo en el fútbol. Hasta este verano tuvimos un respaldo absoluto del propietario. Desde junio yo percibí un cambio a la recepción del máximo accionista y esto ha ido ‘in crescendo’. Esto llevó a la situación de hoy. Esto comenzó por la venta (que al final no se produjo) de Rodrigo, luego con el fichaje de Correia y acabó con el cese del entrenador y el fichaje del nuevo entrenador. Existe un cambio en la forma de proceder del modelo. Un modelo que estaba basado en la confianza del propietario a un proceso de toma de decisiones que va a depender más del propio máximo accionista. En un modelo de este perfil es muy difícil que yo encaje. Y en esto tengo que darle razón al presidente.

¿Dónde se empieza a torcer el proyecto?

Hay dos momentos. Cuando se producen las primeras fricciones, que no fue en grandes operaciones (cesiones, ventas con recompras…) detectamos que algo pasaba, nos fuimos a Singapur. En ese verano hubo dos viajes. Uno lo hicimos Marcelino y yo, a ese viaje le dimos bastante importancia. Queríamos aclarar si había algún tipo de malentendido y tratar de limar esa situación para seguir en esa estabilidad. Ese viaje fue bien. En esa reunión, en el 80% del tiempo, la mantuvieron Marcelino y el propietario. Posteriormente hubo fricciones con las propuestas que llevaba yo. Y hubo ese viaje de finales de julio. Yo le pregunté si había un cambio en el modelo y si ahora había más participación de él en el proceso. Ahí se aclararon bastantes cosas pero posteriormente se producen los acontecimientos detallados. Y al final se produce la salida del míster, la de Pablo y ahora la mía.

¿Había una cláusula del conocimiento de usted de todas las operaciones?

En mis competencias estaba intervenir en la propuesta de decisión y en la toma de decisión aunque siempre fui respetuoso en que la última decisión era del máximo accionista. Conozco bien los procesos de los clubes. Marcelino y yo no pretendíamos decidir aunque sí buscar lo mejor para el club. El proceso que teníamos era difícil y exigente. En una plantilla normal puede haber 8 ó 10 decisiones (entradas y salidas) con las que te juegas el futuro. Y estas decisiones eran ortodoxas y pasan por muchos filtros. Y luego nos peleábamos mucho. El míster y yo no nacimos con una opinión idéntica de todo. Yo me comprometí a que nunca entraría un jugador en la plantilla que él no quisiera pero no a fichar a todos lo que él quisiera. Esas eran mis competencias. Y así trabajamos. Y muy mal no nos fue.

Pero sigue sin dar una explicación de su marcha…

Yo sinceramente no entiendo por qué tengo que dejar el Valencia. En los clubes de fútbol profesionales hay códigos. El fundamental es ‘si ganas, no toques nada’. Yo lamento tener que dejar el Valencia. Y no lo entiendo. Yo les he dicho una explicación que hilo de un comentario que hizo el presidente. Entiendo que se podían haber hecho de otra manera las cosas. Estoy triste porque el Valencia estaba en el momento de dar el salto definitivo. No lo dije en rueda de prensa porque yo me tenía que proteger. Sabíamos que haciendo las cosas medianamente bien, podíamos marcar diferencias con el resto de 16 equipos de la Liga española. Estamos ante una grandísima plantilla no sólo para marcar diferencias con los 16 restantes sino de acercarse a los tres de arriba. Uno tenía la ilusión de seguir en ese camino. La explicación la debe dar el Valencia. En esa nueva forma de hacer tienes que tener un perfil de ejecutivos distintos a mí. En eso estoy de acuerdo con el presidente. Yo fui preparado a la reunión de Singapur: valoración de futbolistas, operaciones, cómo estaba el equipo y cómo está y un montón de cosas más… pero esa conversación no se produjo. De hecho, él me dijo que la gestión había sido muy buena. Entonces uno sólo puede entender y me puedo enganchar al comentario del presidente. Cuando dentro de muchos años me pregunten por qué me fui del Valencia, no sabré qué decir.

¿Qué perfil de ejecutivo encaja en el Valencia?

Yo ya me dejé fuera la americana de portavoz del Valencia. No le puedo contestar. Las actuaciones que están haciendo marcan su idea. Cada uno tiene sus conceptos. No sé qué perfil encaja ni la forma de decidir aunque hay una cierta idea.

¿Usted se hubiera quedado si Lim le habría dicho que se quedara?

Eso era imposible porque el rumbo de los acontecimientos me llevaba a la conclusión de que no se contaba conmigo. Eso habría sido una vuelta atrás de un proyecto. Yo no encajo en el proyecto, como dijo Anil. Y no encajo.

¿Cree que el éxito de la ‘doble M’ pudo ser un problema?

No, porque ya sería el colmo: que el éxito fuera el problema. Yo creo que de los 10 primeros, sólo el aficionado del Valencia estaba contento. Porque el Barça, que fue campeón, se le achacó lo dela Champions.

¿Por qué cree que no encaja en este proyecto?

En 2017 yo cuadraba perfectamente y hoy ya no soy tan necesario porque el barco va. Esa es la cuestión. Yo no me puedo reinventar. Yo soy yo y puede aportar una serie de cosas. Soy extremo izquierdo, no me fiche de portero. Visto ese cambio de modelo… ni por mí ni por el Valencia. Es lo mejor para todos. Me alegra haberme ido de forma amistosa.

¿La ausencia de operaciones Mendes puede ser parte de la decisión?

La relación profesional con Jorge ha sido muy buena. Él ha sido respetuoso con este proceso. Estoy plenamente convencido que él no ha tenido nada que ver con todo esto.

La Copa como desencadenante

¿Cree que, como dijo Marcelino, sus salidas han sido por la Copa del Rey?

Peter vive muy lejos de Valencia y del día a día. El elemento de la Copa del Rey, nosotros siempre manifestamos que la prioridad era clasificarse para la Champions. Con los calendarios actuales era inviable utilizar un once tipo en todas las competiciones. Tanto el míster como yo manifestamos que la Copa la íbamos a competir pero dando oportunidades a los futbolistas que menos minutos tenían. Eso fue así. Utilizamos las rotaciones como cualquier club. Faltó comunicación. Y estoy seguro que la comunicación no llegó a Peter. El partido de cuartos contra el Getafe jugamos con rotaciones, en la ida. En la vuelta, tuvimos una comunicación por parte del vestuario en que estaban ultramotivados para pasar esa eliminatoria. la decisión era fácil: teníamos que intentar darle la vuelta a la eliminatoria. Faltó entender la importancia que tienen los vestuarios. Y cuando ese vestuario se conjura para algo, hay que apoyarlos por eso y por el efecto rebote. Muchos desde fuera no entendieron que los jugadores salieran a celebrarlo. Eso es lo que me faltó explicarle a Peter. Lo que significó ese día para el resto de la temporada. Ese día fue el que probablemente se fraguó la Champions. Podría sorprender que en la vuelta ante el Getafe jugáramos con un equipo casi titular. Esta es mi opinión personal. Si volviese atrás, lo volvería a apoyar.

¿Cree que el asunto de la Copa le llegó a Peter Lim?

La explicación que he dado yo del vestuario y la Copa, él no le llegó. No he hablado con él de este tema.

Comunicación con Lim y la relación con Anil

¿La figura de Anil Murthy ha sido contaminante como mensajero a Peter Lim?

No lo sé. Pero ese proceso lo marca el máximo accionista. Quiso que ese proceso fuera con gente suya. Hubo mucho tiempo en que ese pacto funcionó, hasta este verano por lo menos. Yo creo que habría que haber tenido más comunicación con Peter, sobre todo Marcelino y yo porque el presidente estaba más lejos del día a día deportivo.

¿Cuántas veces quiso destituir Peter Lim a Marcelino?

Yo estoy sujeto a confidencialidad. Y no voy a hablar de veces y de situaciones. Cuando hubo una crisis de resultados, lógicamente se plantearon posibilidades. Y hubo conversaciones. La decisión final era de Peter. Y si él no destituyó a Marcelino en su día fue porque no quiso. El que tiene el botón rojo es el máximo accionista.

¿Cree que el papel de Anil ha intervenido en su despido?

Yo pienso que, tal y como está estructurado el club y la visión que tiene Lim del club, las decisiones son de Peter. Evidentemente él tiene gente suya aquí. Y él se basa mucho en las opiniones de la gente que tiene aquí. Yo tenía 8 ó 9 reuniones con Peter y el míster, cuatro. Eso es muy poco. Porque los que teníamos las sensaciones, el ‘feeling’ de lo que no se ve era nuestro. Anil en la parte deportiva no se metía, tal y como pactamos.

¿Qué porcentaje de falta de comunicación pasa por Kim Koh?

Él es una persona que está en Valencia en representación con Peter. Yo he tenido poca relación con él. Él está para los temas financieros, societarios… Él le aporta su punto de vista pero desconozco la información que le pasa a Peter. Yo lo he respetado.

¿Nunca ha tenido comunicación directa con Lim?

Yo no he tenido comunicación directa con Peter. Se lo dije: ’si yo hubiera podido hablar contigo cada día, habría sido más positivo’. Él a veces pensaba que el entrenador tenía una idea y nosotros lo seguíamos sin discusión. Pero quién soy yo para decirle a Lim cómo informarse de las cosas.

¿Hay un Valencia de Valencia y un Valencia de Singapur?

Para mí sólo hay un Valencia, que es el club. ¿Qué es un club de fútbol? Para mí son sus aficionados. Nada tiene sentido sin ellos. La distancia crea dificultades. La cultura también es diferente. Y esto hay que aceptarlo. Yo me he podido adaptar en lo que he podido.

¿Si Anil no hubiera seguido, se habría planteado seguir?

No. El líder del Valencia es Lim. La única forma de seguir habría sido un pacto con Peter sobre que las cosas fueran como habían ido.

La cantera: Kang-in y Ferran

Se le achacó que ustedes no encajaban en un ‘proyecto de cantera’, sobre todo con Kang-in y Ferran…

Se dijo lo de ‘proyecto de cantera’. La cantera no es proyecto sino un medio para dar un salto de calidad. Imprescindible y que ayuda al Valencia. Ese es mi concepto. Cualquier proyecto pasa por la cantera, pero eso no es nuevo. En cuanto a Kang-in y Ferran… yo cuando llegué al Valencia nadie me habló de ningún jugador de la cantera. A Kang-in y Ferran se les dio dorsal del primer equipo y previamente les subió por decisión propia a entrenar. Cuando llegamos, los dos tenían un año de contrato solo y con cláusulas asequibles. Nosotros les renovamos y les dimos ficha del primer equipo. Se dijo que no jugaron el año pasado. Ferran fue el tercer jugador del año 2000 que más jugó de las grandes ligas. Y Kang-in el que más jugó de 2001. Ambos jugadores progresarían hasta que estuvieran listo para jugar. Hay otra fórmula que es la cesión, si en su posición no va a tener la acumulación de minutos imprescindible para el fútbol profesional. Yo no estoy seguro de ninguna de las dos. La propuesta es que Kang-in saliera cedido y el jugador estaba de acuerdo. De Ferran, no, porque tiene un año más. El joven se pone solo. El entrenador pone al que sea mejor para ganar. Cuando un jugador está maduro va a jugar. Y aparecerán más. El fichaje de Pablo Longoria es un fichaje estratégico por su conocimiento del mercado de jugador joven europeo. Yo cuando llegué se iban cadetes al West Ham. Hoy hay otros que no se han ido. Y eso es proteger a la cantera. El proyecto es ganar. Hay que respetar el estilo del Valencia y lo que la afición quiere. Siempre que ha habido éxitos, ha habido participación de jugadores de la casa.

¿Usted cree que la motivación de Lim es ganar títulos o rentabilidad en operaciones?

En el tiempo que he gestionado el Valencia no he percibido ninguna situación extraña. Por ejemplo, yo con Mendes tengo una sensación de respeto. He hecho algunas operaciones. No he tenido ninguna instrucción de que fuese de una u otra manera. Yo creo que está relacionado el ganar títulos con ganar dinero. Van íntimamente unidas. No creo que haya que optar por una cosa u otra. El Valencia del 30 de junio de 2019 tiene un valor y en 2017 tenía otro.

El Valencia del futuro

¿Hacia dónde va encaminado este Valencia?

Creo que la herencia que dejamos es: una idea de proceder y defender al club, dar la cara con los aficionados; y por otra parte, creo que tenemos una gran plantilla de profesionales comprometidos, exigentes.. A todos, menos uno, los hemos fichado o renovado. Es una plantilla de un alto nivel y si ellos se lo creen pueden estar muy arriba. Sobre esa base, pueden hacer grandes cosas. Es una de las cuatro plantillas más grandes del país.

¿El objetivo era pelear LaLiga?

Eso es mucho decir porque veníamos de muy lejos. La sensación es que les hemos recortado mucho terreno. El año pasado, en los enfrentamientos directos, percibíamos que estábamos cerca. No sé si para pelear la Liga pero sí para estar más cerca. Y eso significa dejar más lejos de los demás. El año pasado no perdimos ningún partido con el Barcelona. El éxito fue muy rápido. Esta plantilla está mucho más cerca de los tres primeros que del resto. Quizás en el futuro si se siguen haciendo las cosas bien.

¿Cree que Mendes va a tener una posición más directa en el Valencia?

Lim está en su legítimo derecho. Sería bueno que el Valencia se pronunciase. A mí también me interesa saberlo, por curiosidad. Y también porque siento el proyecto como propio. Me gustaría que estos dos años sirvan como base para un proyecto posterior. Yo no tengo celos del proyecto posterior. En mi percepción no es así. Y que los éxitos futuros se dijese ‘todo esto empezó con el trabajo de las personas que estuvieran antes’.

¿Cree que el Valencia está en buenas manos?

Los cambios han sido traumáticas y han afectado a la estructura del club. En mi modesta opinión creo que el Valencia va a tener que fichar a algún profesional más.

¿Ahora entiende de por qué se llegó al Valencia que se encontró?

Hay una diferencia el Valencia de 2017: la plantilla y el estado patrimonial del club. El gran activo de un club son los jugadores. Si ese activo el valor es bajo y además los costes han sido altos, todo es complicado. Y además poco rendimiento en el campo. la tormenta perfecta. El equipo estaba navegando por el descenso. Creo que Voro dio mucho al Valencia. Yo estuve en abril y mayo de 2016-17 y estos dos meses me sirvieron mucho. La convivencia con aquella plantilla, me iluminó. Era un camino contrario a lo que se estaba haciendo: una revolución absoluta de esa plantilla. Luego se eligió un entrenador con el que había una coincidencia absoluta. Esa fortuna es que estuviese en el mercado un entrenador perfecto para la situación y uno de los mejores técnicos de Europa.

¿Usted cree que Lim y Murthy pueden llevar a la ruina al Valencia?

Soy respetuoso con la gente que dirige el club. No soy adivino. Yo deseo lo mejor para el club, por eso me he dejado mucho tiempo, muchas noche sin dormir… para que esto tuviera éxito. Les deseo que tengan acierto para que las cosas se hagan bien.

¿Qué le dice que el máximo responsable de la Academia sea Marco Otero?

Creo que el máximo responsable es Marco Otero. Este fichaje fue con unas particularidades que implementaban con el estilo del primer equipo y con los valores futbolísticos del Valencia.

¿Cree que Peter Lim piensa que él es el cerebro de los éxitos conseguidos?

Para mí el éxito es de todos, del club. Las personas forman parte de un engranaje social. El mérito es de todos.

El futuro de Alemany

¿Tiene usted algún veto para trabajar en otro proyecto?

Es un acuerdo de confidencialidad pero no existe ninguna limitación para trabajar en otro sitio.

¿Qué planes tiene para el futuro?

Mi intención será, en el futuro, seguir vinculado al fútbol profesional en clubes. Si no, estaba muy bien Mallorca, como también lo he estado en Valencia. Le garantizo que no tengo ninguna negociación con ningún club profesional. Mi intención es despedirme de la gente de Valencia y posteriormente ver lo que pasa.

Relación con la actual plantilla y la afición

¿El equipo se puede sentir huérfano?

Yo conozco la plantilla muy bien. Están demostrando una profesionalidad absoluta. Buscábamos un perfil de futbolista determinado. El primer mandamiento era exigencia. Fueron elegidos por aspectos personales también. Cuando llegó alguno que no cumplió las expectativas que teníamos, nos equivocamos, el grupo lo rechazó. En cuanto a su relación conmigo, siempre han sido muy afectuosos.

¿Le ha trasladado algún jugador su intención de salir?

Estoy sujeto a confidencialidad absoluta. Pero conociéndolos sé que ellos van a trabajar a tope por su profesionalidad, compromiso y por ellos mismos. Esta plantilla le va a dar enormes alegrías al valencianismo.

¿Qué sintió cuando vestuario y afición se manifestaron contra su despido?

Agradecimiento. Estos dos meses han sido muy extraños. Mi percepción es que Peter no tenía una decisión firme. Yo cuando cesaron a Marcelino pensaba que esto iba a ser rápido. es verdad que esto se ha alargado mucho. Creo que Peter no lo tenía claro.

¿Le gustaría que el conflicto del club y la grada de animación se hubiera solucionado de otra manera?

Con la premisa básica de que no haya ningún tipo de violencia física y verbal, creo que se debe solucionar este conflicto. Creo que no existe un conflicto suficiente para que no se solucione. Mi idea siempre es dialogar y buscar pactos. El equipo necesita una grada de animación fuerte. El factor Mestalla es muy importante.

La Supercopa

¿Qué le parece el reparto económico de la Supercopa?

Ya me pronuncié ante ustedes y en los organismos pertinentes. Situación injusta, antideportiva y que contravenía la ley. A partir de ahí había dos vías. Desde el punto de vista competitivo, el derecho correspondía al Barcelona y al Valencia. En abril no tenía sentido cambiar la norma. Los criterios que se han seguido son extraños y perjudiciales para el Valencia. No es correcto lo que ha sucedido y el Valencia va a tener que defender su postura. Es una situación injusta.

Agradecimientos

"A Layhoon, que fue quien me llamó; a Peter Lim, que me contrató y que me dejó trabajar durante mucho tiempo; a Marcelino y a Pablo, colaboradores, grupo de scouting, que hemos vivido en la trinchera, en los momentos malos y en los buenos, como en la final de Sevilla; muchos amigos, ellos lo saben, especialmente mis colaboradores en la tercera y cuarta planta del club, gente que ha estado conmigo, sin horarios; a todos los directores de área del club; a todos los trabajadores del club; a todos los medios de comunicación que han sido extremadamente respetuosos y amables… He tenido pocas críticas…"

"A los aficionados del Valencia… Llegué hace dos años y medios el trato ha sido increíble: en Mestalla, en la calle, en el gimnasio, en los restaurantes… Sólo he recibido muestras de apoyo. En la ciudad los aficionados se han portado de 20. En el fútbol yo trabajo para que el objetivo principal no es otro que hacer feliz a la gente. El día de Sevilla sentí que pude retornar a la ciudad lo que me ha dado a mí. Las calles de Valencia fueron lo máximo. Se lo digo a mis amigos de Mallorca. Mis últimas palabras son ‘Amunt Valencia’".

Alemany dice adiós al Valencia

7 noviembre, 2019 · Archivado en Anil Murthy, Deportes, Equipos, Futbol, Mateo Alemany, Peter Lim, Primera División, Valencia CF · Comentarios desactivados en Alemany dice adiós al Valencia 

Mateu Alemany ya es historia como gestor del Valencia. El club de Mestalla emitió un comunicado oficial anunciando el acuerdo alcanzando para la salida del balear. La salida se confirma tras la reunión que mantuvo Mateu Alemany con Peter Lim en Singapur. Dicho cónclave, que se producía por petición expresa de Alemany, ponía punto y final a una etapa en el Valencia.

"Tras el principio de acuerdo ya alcanzado hace unos días para la rescisión de su contrato, el hasta ahora director general del Valencia CF, Mateu Alemany, ha mantenido una reunión en Singapur en las últimas horas para despedirse del máximo accionista, Peter Lim, antes de formalizar en los próximos días dicho acuerdo (...) El Valencia le desea la mejor de las suertes en su trayectoria profesional", decía el Valencia en su comunicado. 

Mateu Alemany, según tenía acordado con los servicios jurídicos del Valencia, podrá iniciar cualquier otra aventura profesional en el mundo del fútbol sin tener que abonar indemnización alguna al club. Para ello, el gestor balear tuvo que renunciar a diferentes beneficios económicos que tenía también suscritos por contrato. En los últimos meses, entorno al futuro de Alemany, han surgido informaciones que le vinculaban tanto a los despachos de LaLiga como del FC Barcelona, aunque ambas opciones fueron desmentidas por Alemany, al menos que tuviera en la actualidad ninguna de dichas propuestas en su mesa.

El legado de Alemany, en el Valencia

El legado de Alemany en el Valencia, inmortalizado en la retina del valencianismo con una Copa del Rey, además de dos clasificaciones para la Champions, se refleja en el aumento de diferentes parámetros económicos. Durante la gestión de Alemany, cuyó fichaje le recomendó Javier Tebas a Peter Lim, el club de Mestalla ha pasado de tener un presupuesto de 138 millones (2017/18) a los 200 millones actuales. Ello ha repercutido en que el Valencia cuente con mayor margen de límite salarial (de 129,7 millones a 170). Además, el valor de la plantilla a su llegada era de 286 millones mientras que la actual es de 474 millones (según datos de Transfermarkt).

Alemany, que llegó a un Valencia que venía de ser dos años seguidos 12º y cuya primera decisión fue el fichaje de Marcelino García Toral, ha participado en cinco ventanas de mercado en las que realizó 25 fichajes (238 millones, sin incluir los de Simone Zaza, Orellana y Maksimovic ya que esas operaciones se concretaron con García Pitarch y José Ramón Alesanko) mientras que la ‘limpia’ de vestuario se refleja en las 47 operaciones de salida que ha realizado (142’9 millones). Alemany deja un vestuario en el que hay 15 internacionales de 24 jugadores.

El casting para el ‘nuevo Alemany’

27 octubre, 2019 · Archivado en Anil Murthy, Deportes, Equipos, Futbol, Mateo Alemany, Valencia CF · Comentarios desactivados en El casting para el ‘nuevo Alemany’ 

Mientras Mateu Alemany cierra las condiciones de su rescisión de contrato, el Valencia (entiendo que Anil Murthy) sigue con el casting de candidatos a las sillas que han dejado vacías Pablo Longoria y el propio Alemany. Todo esto se produce mientras el equipo sigue dando el callo, parece que Celades va haciéndose con las riendas (pese al borrón de Lille) y el tema deportivo parece que va yendo a su sitio.

Mientras lo que pasa en el césped va relativamente bien, no se está poniendo demasiado el foco en la elección de los nuevos ejecutivos. Y para mí esto no es una cuestión baladí. El grupo de jugadores y Celades pueden ir sacando la papeleta adelante hasta mayo. Pero, ¿y después?. ¿Quién tomará las riendas de este Valencia de cara a los próximos años? ¿Quién será el ‘nuevo Alemany’’? ¿Qué atribuciones tendrá? Y sobre todo, ¿qué estarán ofreciendo a los candidatos? El caso es que ofrezca lo que ofrezca para el puesto de director general-deportivo a Meriton es difícil creerle. Le pasó lo mismo a Rufete, Pitarch y Alemany, tres reputados hombres de fútbol. Ellos le creyeron. Y acabaron fatal. Osea que el que venga ya sabe lo que va a tener que tragar. Otra cosa es que por firmar por el Valencia el que venga se haga el ‘loco’ o se quiera creer lo que le cuenten en la primera entrevista de trabajo.

Página Siguiente »