Ahora toca remar a todos

Como decíamos ayer… El torrente de cancelaciones no cesa. Este viernes se han unido la Champions, la Premier, el Giro de Italia, la Europa League, el Masters de Augusta, la Bundesliga, la Libertadores, el Preolímpico de balonmano… El deporte camina hacia el cierre total. Ya casi no quedan eventos sin echar el candado. Dos de los que se celebraban esta semana se han bajado en plena marcha: The Players y París-Niza. Ahora la rareza es toparte con alguna competición viva, como el All England de bádminton, donde Carolina Marín aspira al título, ya metida en semifinales, antes de reencontrarse con el CAR clausurado y con la dura situación que padece Madrid. Los grandes campeonatos que sobreviven en los calendarios asoman a partir de junio, con la Eurocopa y los Juegos como joyas estelares. También los clásicos del verano: el Tour, el British, Wimbledon, la Vuelta, el US Open… La Euro tiene mala pinta, porque el fútbol sufre un duro retraso. Y Tokio 2020 se mantiene erguido, aunque por primera vez contempla oficialmente un posible aplazamiento de dos años.

La situación es nueva para todos. Los deportistas no sólo no pueden competir, sino que muchos ni siquiera se entrenan. Dos gremios tan dispares como los futbolistas y los piragüistas fueron enviados ayer a casa. Cuando pase el infierno, hay disciplinas que deberán agilizar otra pretemporada. En deporte es complicado el teletrabajo. También supone un terrible golpe económico para los organizadores que no reubiquen sus eventos, pero ni mayor ni menor que el palo que encajan otras empresas. El problema es colectivo. Ante este panorama, al deportista sólo le queda comportarse como un ciudadano más y trasladar a la vida el ejemplo que da en competición. Bromas como las de Gobert o Diego Costa están fuera de lugar mientras la humanidad sufre. Ahora toca remar todos juntos.

Así queda el palmarés en Augusta tras el triunfo de Tiger

14 abril, 2019 · Archivado en Arnold Palmer, Competiciones, Deportes, Golf, Jack Nicklaus, José María Olazábal, Masters Augusta, Severiano Ballesteros, Tiger Woods · Comentarios desactivados en Así queda el palmarés en Augusta tras el triunfo de Tiger 

La victoria de Tiger Woods este domingo en el Masters de Augusta, la quinta de su carrera tras las de 1997, 2001, 2002 y 2005, le coloca como el segundo con más triunfos en el palmarés histórico del torneo. Un palmarés que domina, con seis entorchados, el Oso Dorado, Jack Nicklaus, ganador en 1963, 1965, 1966, 1972, 1975, 1986. Con cuatro queda el fallecido Arnold Palmer, que se vistió de verde en 1958, 1960, 1962, 1964. Severiano Ballesteros y José María Olazábal, con dos chaquetas cada uno (1980 y 1983 el primero, 1994 y 1999 el segundo), siguen siendo los mejores españoles en esa clasificación, en la que también figura Sergio García desde 2017. 

La quinta Chaqueta Verde de Tiger Woods

14 abril, 2019 · Archivado en Competiciones, Deportes, Golf, Masters Augusta, Tiger Woods · Comentarios desactivados en La quinta Chaqueta Verde de Tiger Woods 
A los 43 años ganó el Masters de Augusta, el quinto de una carrera que empezó con el triunfo de 1997

Tiger Woods: del quirófano y el calabozo a la Chaqueta Verde

14 abril, 2019 · Archivado en Competiciones, Deportes, Golf, Masters Augusta, Tiger Woods · Comentarios desactivados en Tiger Woods: del quirófano y el calabozo a la Chaqueta Verde 

Tiger Woods, que este domingo ganó el Masters de Augusta, era el golfista perfecto. Niño prodigio en su infancia y hombre adulto ejemplar, que acumulaba majors de manera casi sistemática y era el deportista más rico del mundo por sus méritos, pero también por sus multimillonarios contratos de patrocinio. Esa percepción existió desde 1997, cuando ganó su primer Masters de Augusta hace 22 años, hasta 2009, un año después de ganar su último major hasta este domingo. Un accidente de tráfico en extrañas circunstancia fue el detonante de todo, porque a raíz del mismo se empezaron a revelar escándalos de infidelidades del golfista que dejaron muy tocada su imagen y su carrera.

Desde aquel difícil momento, que conllevó también el divorcio de su esposa Elin Nordegren, Tiger sufrió un vacío de dos años sin victorias y cada vez tenía mayores problemas con sus entrenadores, su caddie y sus patrocinadores que no veían ya en el Tigre la imagen ejemplar de antaño. Volvió el Tigre a alzar títulos, mientras intentaba reinventar su juego y su vida personal y en 2012 y 2013 su carrera deportiva tuvo un repunte con ocho triunfos. Después vino otra crisis…

Tiger comenzó a tener serios problemas físicos de espalda y de rodilla, que influyeron en su swing y en su juego. Sus apariciones cada vez era más intermitentes y sus actuaciones comenzaban a ser muy regulares (no ganó ni un torneo entre 2014 y 2017). En el camino sufrió hasta ocho operaciones, cuatro en la rodilla y cuatro en la espalda, en la que sufría espasmos que le hacían alejarse poco a poco de la élite. Las dudas sobre su regreso a estar con los mejores eran más que razonable, sobre todo cuando en 2017 fue cazado en la carretera medio grogui fuera de su coche tras haber ingerido un cóctel de fármacos analgésicos. Fue fichado por la policía en una imagen que dio la vuelta al mundo. Sólo un deportista único como Tiger Woods podría remontar una situación así… Y lo hizo.

En 2018 regresó, con un juego que empezaba a mostrar brotes verdes muy serios. Estuvo en la lucha por la victoria en el British Open y en el PGA Championship y en septiembre de esa año ¡bingo! Ganó el Tour Championship, en lo que era la victoria número 80 de su carrera. La del Masters de Augusta fue la 81º y la más tremenda, ganaba 22 años después el mismo grande y se ponía por quinta vez la Chaqueta Verde, como ya hiciera en 1997, 2001, 2002 y 2005 Era el número 15 de su carrera y reactivó la lucha de titanes con Jack Nicklaus que suma hasta 18 grandes.

En el hoyo 18 estaba su madre Kultida, la que le vio convertirse en estrella y le apoyó cuando las sombras cayeron a plomo sobre Woods. Allí estaban sus dos hijos, que veían la fabulosa historia de su padre que ahora vuelve a sonreír a los 42 años. Vuelve a ser aclamado por el gran público y ha fundido todas las audiencias posibles. Tiger Woods reabrió su leyenda con la victoria en el Masters de Augusta. Del quirófano y los calabozos... a lo más alto.