Rubiales se olvidó del fútbol femenino

El fútbol femenino se ha sentido ninguneado en esta crisis, lo que le ha provocado una profunda desilusión. Éste parecía ser el año del despegue definitivo del fútbol femenino, que alcanzó su primer convenio tras una huelga, que ya ha afiliado al Madrid y que se aprestaba a tomar ventajas del pleito Tebas-Rubiales. Al menos la Federación se interesó como no lo había hecho antes y puso unas cantidades. A eso habría que añadir una sensación de crecimiento, los buenos resultados de la Selección, que van llegando, y la esperanza de encontrar mejor sensibilidad en el CSD, donde tras María José Rienda entró otra mujer, Irene Lozano.

Por eso ha provocado una decepción profunda el ninguneo. Rubiales ha intervenido mucho para marcarle el paso a Tebas en el regreso del fútbol masculino, ha organizado por sí mismo una salida razonable y digna para la Segunda B y la Tercera, que lleva acoplada un reestructuración sabia el curso próximo, pero al fútbol femenino lo ha ignorado. Campeón el Barça, suerte que tenía mucha ventaja, y se acabó. Es verdad que era difícil. Reactivar el campeonato suponía bastante dinero en tests y en cuidado de instalaciones, algunas de las cuales ni son de los clubes, pero se ha echado en falta una mínima consulta. Un interés.

Hay quien sostiene que no da para más, que es una actividad subsidiada. A ello oponen otros que sus derechos de televisión no están tan lejos de la ACB (3 millones frente a 8) y que tiene sponsors como Iberdrola, Stanley o Herbalife. Se ha echado muy en falta ser ya ‘liga profesional’, lo que exige tres requisitos en la Ley del Deporte: existencia de relaciones laborales, presencia social y dimensión económica. Cumple las tres. El fútbol femenino no es el masculino, no, pero tampoco es el juvenil y como éste ha sido tratado. Ahora intenta que ese ninguneo remueva conciencias y llegue por fin la consideración de ‘liga profesional’.

Casillas y Rubiales se van a hacer daño

Los cuchillos ya vuelan. Tan evidente es que en una votación popular, Iker arrasaría al actual presidente, como que en unas elecciones asamblearias, tiene prácticamente imposible alcanzar el sillón presidencial de la Federación. Nada más anunciar su candidatura, las maniobras orquestales en la oscuridad han comenzado a sucederse. Ramón Barba, uno de los abogados deportivos más reputados del mundo, fue fulminado en el Consejo Superior de Deportes. La Federación de Rubiales ya presionó sin éxito para que esto ocurriera en tiempos de María José Rienda, pero ha sido con la llegada de Irene Lozano a la Secretaría de Estado cuando se ha tomado la decisión, enmascarada en la formación del nuevo equipo. El trasfondo no es otro que el adelanto de la fecha de las elecciones, que favorecería a Rubiales. Casillas y su equipo preferirían que se celebrasen después de los Juegos Olímpicos de Tokio.

En clave política. Lo peor que ha hecho Rubiales desde su llegada a la presidencia de la Federación ha sido entender que sólo podía avanzar destruyendo. También hay que reconocer que ha hecho cosas bien, como el formato de la Copa del Rey, pero hay maneras de llegar al consenso o de alcanzar los objetivos sin necesidad de llevarse por delante a los que disienten, incluso atacando reputaciones o con medias verdades. Sólo así se entiende su enfrentamiento al unísono con LaLiga, la AFE, el fútbol sala y el fútbol femenino, por no hablar de la lamentable gestión del banquillo de la Selección desde su llegada.

Hombrados y Rafa Pascual. En los mentideros político-deportivos ha sorprendido que Iker haya dado el paso tan pronto. Se hace un paralelismo con los casos de Joseja Hombrados y de Rafa Pascual, dos leyendas del balonmano y del voleibol, que también quisieron pasar de deportistas a presidentes y cayeron derrotados en sendos comicios. En las territoriales se suele castigar al que no se ha curtido en la gestión desde la base. Caso distinto es el de Jorge Garbajosa, en la Federación de Baloncesto, donde trabajó durante cuatro años hasta ganar las elecciones en 2016.

Presentarse para perder. El perfil de Casillas no parece el del candidato que se presenta para no ganar y aprender para los siguientes comicios. En su candidatura confían en su carisma y en toda la munición que tienen contra Rubiales. Aunque siempre haya sido un virtuoso en los mano a mano, será la primera vez que lo tenga que dirimir con guantes de boxeo. Va a tener que aprender a dar o a encajar en tiempo récord y el equipo de Rubiales no mide.

Irene Lozano tomó posesión como presidenta del CSD

31 enero, 2020 · Archivado en Alejandro Blanco, CSD, Deportes, Irene Lozano, José Manuel Rodríguez Uribes, María José Rienda, Organizaciones deportivas · Comentarios desactivados en Irene Lozano tomó posesión como presidenta del CSD 

Irene Lozano (Madrid, 48 años) prometió su cargo como nueva secretaria de Estado para el Deporte y presidenta del CSD. Responsabilidad que hereda de María José Rienda, la exesquiadora que en junio del 2018 se convirtió en primera mujer al frente de la institución. “Gracias por todo el trabajo que has sacado adelante y por el que dejas para acabarlo otros y que no ha salido no por tu falta de entrega, sino por las circunstancias del calendario electoral”, alabó la política y escritora entrante (dirigía España Global) a la deportista saliente, a la que el auditorio dedicó un aplauso sentido y prolongado.

Entre el público, el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, que el jueves se reunió con José Manuel Rodríguez Uribes, nuevo ministro, para insistir en la necesidad de fijar un modelo para las próximas décadas. Ese 'Plan Estratégico' del que habló Pedro Sánchez en su discurso de investidura y que debe elaborar el equipo de Lozano, además de rematar con experiencia parlamentaria el anteproyecto de Ley del Deporte. Entre el público, también el presidente de la Federación de Fútbol, Luis Rubiales, con el tema candente del adelanto electoral que pretende llevar a cabo y para el que el Tribunal Administrativo del Deporte ha emitido un informe desfavorable.

Entre invocaciones a Pasolini, Auster, Coetzee y Sartre de Rodríguez Uribes (“Todo lo que sé de certitud sobre la moral y las obligaciones humanas se lo debo al fútbol”, citó del escritor francés), el ministro conminó a hacer “una mejor España con este deporte magnífico que tenemos en este país”.

Lozano dejó una palabra que pretende sea el leitmotiv de su mandado “capilarización”. Que el deporte, impregne todas las capas de la sociedad: “Llevarlo a todos los ámbitos, base, universitario, femenino, de inclusión, reforzarlo como parte de los hábitos saludables”. ¿Y cómo lo hará? “Inspirándome en la ejemplaridad de los deportistas, ejemplo de ambición sana, esfuerzo y superación. Los valores del deporte deben permeabilizar la parte física y metafísica de la sociedad”. Intenciones sanas antes de bajar al barro para sacar adelante un proyecto de futuro, con una base legislativa y de financiación sólidas, para un deporte cansado de quedar siempre fuera de la agenda política.

La Supercopa en Arabia Saudí

De repente, veo al Gobierno poner objeciones a la Supercopa en Arabia Saudí, proyecto estrella de Rubiales. Lo anunció la ministra Celaá, lo ratificó la secretaria de Estado, María José Rienda. Las objeciones tienen una base sólida: el trato que aquella sociedad da a las mujeres es indigno. Eso es cierto. Tan cierto como que España tiene embajador en aquel país con el que el Rey Emérito ha tenido lazos de amistad, que Don Felipe VI lo visitó no hace mucho y que mantenemos excelentes relaciones comerciales, entre ellas la construcción del AVE a La Meca en la que participó un fuerte consorcio de constructoras españolas.

La idea de Rubiales es convertir la Supercopa, un torneo menor perdido entre giras y amistosos de agosto, en un acontecimiento global que reúna a campeones y subcampeones de Liga y Copa. Dos semifinales y una final tras el parón navideño. Una forma de extender la imagen del fútbol español al mundo y de obtener mejores ingresos para nuestros clubes. Me parece buena idea. Escogió en principio Arabia Saudí porque fue la mejor oferta. Ahora encuentra los reproches que no ha encontrado nadie antes. El fútbol, con todo su poder, no se libra de ser mirado como sospechoso a la menor ocasión.

Por supuesto, encuentro detestable la posición de la mujer en la sociedad saudí, pero soy un convencido de que el deporte, sean unos JJ OO en China, un Mundial en Qatar o una modesta Supercopa española en Arabia Saudí, no produce más que buenos contagios. Muestra en los lugares que visita que hay otras formas de vivir y estimula un cambio positivo. El fútbol es el más popular de los deportes, y lo que tiene España en cuanto a clubes está entre lo mejor de lo mejor. Esa embajada futbolística mostrará a los y las saudíes las ventajas de un mundo distinto a aquél (menos distinto hace cincuenta años, si recordamos) y eso es muy deseable.

Nos hizo soñar que una medalla olímpica era posible

4 septiembre, 2019 · Archivado en Blanca Fernandez Ochoa, Casos judiciales, Casos sin resolver, Deportes, Deportes invierno, Esquí, Esquí alpino, Justicia, María José Rienda, Obituarios, Personas desaparecidas, Sociedad, Sucesos · Comentarios desactivados en Nos hizo soñar que una medalla olímpica era posible 

Blanca Fernández Ochoa nos hizo soñar que una medalla olímpica era posible. Cuando se colgó el bronce, en Albertville 92, fue pionera en abrir un camino inexplorado. Fue impulsora del papel de la mujer en el deporte y en el deporte encontró siempre su motivación y su pasión.

Todas las generaciones la hemos admirado por lo que representaba y por todo lo que había conseguido: una esquiadora pionera que amaba un deporte que la ha visto crecer a ella y a toda su familia. Fue la primera mujer española en conseguir una medalla olímpica en unos Juegos de Invierno y en ganar cuatro Copas del Mundo. La victoria de Paco Fernández Ochoa y la medalla de Blanca pusieron a los deportes de invierno en los niveles más altos de la competición internacional de nuestro país.

Uno de los legados que dejó a los equipos nacionales fue un gran equipo técnico, que nos transmitió sus conocimientos y que sabía las necesidades de primera mano. Técnicos como Gino Sinigaliesi, Andrea Vianello o Flavio Roda, entre otros. Ese legado hizo crecer también a las nuevas generaciones que veníamos empujando.

Recuerdo cuando estaba en el equipo junior y fuimos con Roland Tissot (marido de Conchita Puig) a verla a la estación de esquí de Morzine-Avoriaz. Estaban preparando la siguiente Copa del Mundo y me pareció una deportista muy técnica, con mucha energía y determinación.

Blanca fue una apasionada por el deporte que la vio crecer y una vez que dejó la alta competición, siguió esquiando y disfrutando de muchas otras disciplinas. Coincidimos en el golf, otro deporte que dominaba a la perfección. En este último año, también he compartido momentos con ella en el Consejo Superior de Deportes, en presentaciones del equipo de rugby 7, junto a su hija, que es internacional.

Es un momento muy triste para el deporte español. Hemos perdido una gran deportista, referente de nuestro país. Para mí, una esquiadora única, que abrió un camino en una época complicada y supo imponerse ante las adversidades.

Mi más sincero pésame a toda su familia, amigos, al mundo del esquí y del deporte. Siempre la recordaremos como la gran deportista que ha sido, alegre y con su gran sonrisa.

Descansa en paz.

Página Siguiente »