Parejo no olvida a Marcelino

25 mayo, 2020 · Archivado en Competiciones, Deportes, Equipos, Futbol, La Liga, Liga Santander, Ligas fútbol, Marcelino García Toral, Organizaciones deportivas, Parejo, Primera División, Valencia CF · Comentarios desactivados en Parejo no olvida a Marcelino 

La relación de Marcelino García Toral con su equipo el año pasado trascendió lo profesional. Las circunstancias de una temporada que no arrancó bien pero se cerró con la consecución de un título once años después provocaron que hoy en día muchos de los jugadores se puedan llamar entre sí amigos y también hacer lo propio con su exentrenador.

Y en una fecha tan señalada como el aniversario de la final de Copa, Parejo no ha querido olvidarse de su amigo Marcelino. El de Coslada ya admitió ayer en Vamos que sigue manteniendo una muy buena relación con el asturiano "Tengo relación con Marcelino y hablo con él con frecuencia, no me escondo. Hicimos una buena amistad". Y hoy ha subido a redes sociales una amalgama de fotos entre la que se encuentra la que se le realizó al equipo cuando manteó al técniico.

Parejo y Marcelino ya protagonizaron alguna que otra instantánea emotiva el curso pasado. Sin ir más lejos cuando peor marchaba el equipo y el puesto del entrenador estaba en entredicho el capitán se abrazó delante de todo Mestalla con su entrenador tras anotar un tanto al Valladolid. La foto, además de emotiva, dejó constancia de que el vestuario apoyaba a su técnico, algo que finalmente también se decidió hacer desde el club, al menos hasta el 11 de septiembre.

La Copa del punto y aparte

Tal día como hoy, el Valencia rompía una sequía de 11 años sin tocar metal y tras algún que otro coqueteo con el infierno de por medio. Fue en Sevilla, la misma ciudad en la que en 1999 inició su lustro soñado (Copa, dos finales de Champions, dos Ligas, Uefa, Supercopa de Europa y de España), donde sus futbolistas hicieron honor al año de su Centenario. En el Benito Villamarín, estadio que estaba a rebosar aquella tarde primaveral, en cuya grada golearon los blanquinegros, conquistó el Valencia su octava Copa del Rey, dándole mayor empaque a su éxito habérsela ganado al Barcelona de Messi, porque a las victorias las dignifica el rival que uno tiene enfrente.

El Valencia de Marcelino se hacía así eterno, gracias a los goles de Gameiro y Rodrigo y al pundonor del resto que actuaron en aquella final. El Valencia hizo caso en Sevilla a lo que tanto repetía a sus futbolistas Don Alfredo Di Stéfano cuando fue inquilino del banquillo de Mestalla: "Ningún jugador es tan bueno como todos juntos". Fue así como aguantaron y se impusieron al asedio de Messi, porque el argentino se afanó hasta el final por aliviar el dolor que arrastraban los suyos tras el palo de Liverpool con su quinto Doblete.

Aquella Copa del Rey se veía por Valencia como la de 1999, el principio de algo. Sin embargo fue el principio del fin de un proyecto, el que diseñó Mateu Alemany y dirigió Marcelino. El tiempo hizo que gestos que parecían entonces extraños tuvieran rango de concluyentes, como que Peter Lim, de quien se dice que fue a Sevilla casi más por petición de su amigo Beckham que por voluntad propia, no bajara al vestuario a felicitar al equipo como sí había hecho una semana antes en Valladolid tras asegurarse plaza en la Champions, o que por la fiesta oficial del equipo en Sevilla, entre la amplia comitiva llegada desde Singapur para ver in situ la primera final de la era Lim, solo se dejara ver la ex presidenta Layhoon Chan. Apenas tres meses después de la final de Sevilla y de la fiesta que se vivió al día siguiente en Valencia, Lim decidió que el proyecto tenía que cambiar de formato y de manos.

 

Jugar bien

¿Qué es "jugar bien"? ¿De qué hablamos cuando hablamos de esa entelequia? Jugar bien no es eso a lo que aspiran ciertos estetas y románticos del balón. Para mí, jugar bien es alcanzar ese nivel en el que podrías poner de pivote a un aficionado de la grada y tu equipo apenas lo notaría porque tiene automatismos, recursos y soluciones para cada momento del partido. Para mí, jugar bien es exprimir la plantilla. Jugar bien es no pechear en los momentos delicados, es no encajar goles cuando las piernas empiezan a temblar, el oxígeno escasea y el cerebro cortocircuita. Jugar bien es no dudar. Jugar bien es elegir. Porque elegir es renunciar. Es combinar el rutinario trabajo de una cadena de montaje con chispazos de creatividad. Es saber que nunca tendrás un restaurante de tres estrellas Michelin sin fregar el suelo.

Para mí, jugar bien también es defender, moverte con tus compañeros como si todos estuvierais atados por un hilo invisible. Algo que siempre se infravalora del Barça de Guardiola es esa presión asfixiante para recuperar el balón en campo contrario. Nunca vi nada igual. Pero de eso se habla menos. El Getafe de Bordalás es un buen equipo. O la ultraofensiva Atalanta de Gasperini. El Valencia de Benítez, el Racing de Santander de Marcelino García Toral, el Inter de Mourinho, la Grecia campeona de la Eurocopa eran buenos equipos también. El Atleti de Simeone es un gran equipo. Pero no sólo cuando gana en Anfield. Algunos dirán de estos conjuntos que no practicaban un juego vistoso. Depende. Yo veo belleza en la consistencia y en el empleo de los recursos disponibles. Un buen equipo es el que sabe qué hacer en cada momento, en cada escenario. Poner el trabajo al servicio del talento y el talento al servicio del trabajo.

A un buen equipo no lo define necesariamente el porcentaje de posesión, ni el número de tacones, ni la belleza de una chilena, ni la magia de un pase al hueco. Un buen coche no es ese vistoso deportivo que da con los bajos en el parking, su capota se atasca cada dos por tres y te saltan avisos sin entender nada. Un buen coche también es el utilitario que te dura 20 años sin apenas pasar una revisión. Jugar bien es rigor, imaginación y fiabilidad. Y sobre todo: que te dé igual lo que piensen los demás de ti.

El Milán contacta con Emery

10 abril, 2020 · Archivado en AC Milan, Competiciones, Deportes, Equipos, Futbol, Ligas fútbol, Marcelino García Toral, Serie A, Unai Emery · Comentarios desactivados en El Milán contacta con Emery 

Se aventura revolución en el Milán y ello podría llevar a Unai Emery al banquillo rossonero, según informó Sky Italia y pudo confirmar AS. El cambio de viento en el club italiano ya ha empezado con la salida de Zvonimir Boban como director de fútbol y la llegada de dos nuevos ejecutivos, el alemán Hendrik Almstadt y el francés Geoffrey Moncada. Tampoco es seguro que continúen Paolo Maldini y Frederic Massara y hay pocas posibilidades de que Stefano Pioli permanezca en el banquillo.

El favorito para reemplazarle es Ralf Rangnick, ex técnico de Leipzig. Ya había habido contactos con el alemán antes la crisis del coronavirus. Sin embargo, las conversaciones se han reanudado. Rangnick ha exigido un papel más allá del banquillo y quiere participar en las decisiones deportivas del club.

Pero, a la par, el Milán ha contactado también con Unai Emery, que fue destituido del Arsenal esta misma temporada. De momento, sólo ha sido un sondeo. Sky también apunta a la candidatura  Marcelino, cuyo último equipo fue el Valencia, que abandonó al comienzo de curso por discrepancias con el propietario, Peter Lim.

El Mónaco optó por Robert Moreno por el alto salario de Marcelino

28 diciembre, 2019 · Archivado en AS Mónaco, Competiciones, Deportes, Equipos, Futbol, Liga francesa, Ligas fútbol, Marcelino García Toral, Robert Moreno · Comentarios desactivados en El Mónaco optó por Robert Moreno por el alto salario de Marcelino 

El Mónaco ha oficializado hoy la llegada de Robert Moreno como entrenador hasta junio de 2022, tras haber destituido el club a Leonardo Jardim. El lunes dirigirá por primera vez a su nuevo equipo y debutará el próximo sábado contra el Reims, en el partido correspondiente a los 1/64 de la Coupe de France, antes de medirse al PSG en un doble enfrentamiento en la Ligue 1.

Sin embargo, Robert Moreno no era la prioridad de los monegascos para sustituir a Leonardo Jardim. En un principio, Marcelino García Toral había llegado a un acuerdo verbal con el club del Principado, pero las altas aspiraciones salariales del ex del Valencia, unido a que pedía un staff técnico designado única y exclusivamente por él, han terminado por desestimar su incorporación.

Por su parte, el exseleccionador español ha aceptado la oferta de inmediato, sin pensar en las condiciones económicas. Ya había dejado entrever en las últimas semanas que su principal objetivo era el de entrenar a un equipo europeo, y prueba de ello es que ha rechazado ofertas de varias selecciones africanas o sudamericanas. De momento, tendrá como principal objetivo el de acabar la temporada en puestos de acceso a la Champions League, algo que no parece imposible, teniendo en cuenta que el Mónaco se encuentra a cinco puntos de la tercera posición en la Ligue 1.

Página Siguiente »