Anil Murthy: «Era inaceptable el desafío de Marcelino al club»

14 octubre, 2019 · Archivado en Albert Celades, Anil Murthy, Deportes, Equipos, Futbol, Marcelino García Toral, Peter Lim, Primera División, Valencia CF · Comentarios desactivados en Anil Murthy: «Era inaceptable el desafío de Marcelino al club» 

Anil Murthy ha dado por primera vez explicaciones sobre el despido de Marcelino y otros temas de actualidad del Valencia. Lo ha hecho en los medios oficiales, en una entrevista en la que explica que la salida de Marcelino se debió a una "pérdida de confianza" porque el técnico asturiano tenía un proyecto en mente diferente al del club. Murthy, además, califica de "desafío inaceptable" el que según su versión protagonizó Marcelino en verano con la política de fichajes. Murthy, además, ha negado que el Valencia esté en venta. 

Sobre el despido de Marcelino: Hubo una perdida de confianza con su papel, con su modelo de club que la propiedad tenia a largo plazo. En verano Marcelino exigía muchísima influencia en la política de fichaje y metió presión pública. El club le había apoyado en todo, incluso en su peor momento en enero. Fue Peter Lim quien decidió que continuara. Este verano era inaceptable el desafío constante hacia este modelo de club. Su proyecto era distinto al del propietario. Fue una decisión dolorosa que es cierto teníamos que haber explicado mejor. Todas las decisiones difíciles cuestan entender. Ahora tenemos otro entrenador, Celades, con la misma ambición.

Sobre que el Valencia esté en venta: No está a la venta, categorícmaente lo desmiento. Peter Lim compró más del 80 por cien. El club hasta la compra de Peter Lim era inestable. No es un negocio para ganar dinero. Es un proyecto a largo plazo. Solo queremos que el Valencia crezca a largo plazo. No ha habido ninguna oferta por el club y tampoco está a la venta. Las dudas al respecto solo buscan desprestigiar al propietario. 

Sobre Celades y el vestuario: Tengo que agradecer al entrenador y al equipo, con los que hablo de forma continuada, su rendimiento competitivo. No es fácil cambiar y adaptarse a un nuevo entrenador. Ellos lo hicieron muy rápido y demuestra un gran respeto a su entrenador. Es por ello que el rendimiento deportivo salió rápido con Celades. Celades es inteligente, tiene ambición y conocimiento, apuesta por los jóvenes, lo que nos gusta mucho. Veo bien al equipo y seguro que habrá baches y momentos difíciles, como hubo el año pasado, pero soy optimista. Estamos a dos puntos de Champions y con opciones intactas para avanzar. El equipo y el entrenador se merecen el apoyo de todos. Hay que ayudar para que sea un fortín. 

Sobre la afición de Mestalla: Es nuestra responsabilidad desde el club empatizar más, yo el primero. Como hemos hecho muchas veces, siempre hemos querido tener comunicación directa con ello. La propiedad solo busca lo mejor para el Valencia, puede aceptar y también cometer errores, pero siempre busca volver a estar entre los mejores. 

 

 

Marcelino, es lo que hay

15 septiembre, 2019 · Archivado en Deportes, Equipos, Futbol, Marcelino García Toral, Peter Lim, Valencia CF · Comentarios desactivados en Marcelino, es lo que hay 

La primera vez que alguien me sacó de verdad los colores no fue el profesor de religión por no saber El Credo, el socorrista por hacer como que no le escuchaba o un amor platónico de la infancia por cursi o pesado. El culpable de aquel sofoco inesperado fue Marcelino García Toral. Me pilló con la guardia baja. Es el entrenador que más presente ha estado en mi vida periodística y, quizás por eso, la confianza me jugó una mala pasada. La relación no es de hace un rato. Una de las primeras veces que viajé con el Madrid en La Saeta fue para ver cómo Roberto Carlos lograba una remontada para la historia en el Colombino ante su Recre, en aquella Liga agónica de Capello. En el banquillo del Racing ya triunfaba el asturiano cuando me trasladé a currar a Cantabria. Y sobre él también tuve que escribir muchas de sus aventuras, por España y en Europa, al ser cronista del Villarreal. Esa cercanía labrada con los años fue la que me llevó a cometer una imprudencia de principiante, que ahora he recordado para entender qué ha podido sucederle con Lim este verano para acabar fuera de un Valencia al que rescató de la ruina hasta hacerlo levitar en las barbas de Messi.

Las anécdotas a veces explican tendencias. Aquel episodio entre nosotros ocurrió en su segunda etapa en El Sardinero (2011), cuando Ali Sayd lo repescó para reconducir a un equipo a la deriva. En un momento de una cena-entrevista en nuestro restaurante de cabecera, y rodeado de mis compañeros de redacción, me vine arriba. Como tantas veces hacemos los periodistas cuando nos creemos algo. En vez de preguntar, que es por lo que nos pagan, y de escuchar, que es lo que nos hace aprender. El escenario, con un arroz con bogavante de por medio, invitaba a aflojar los músculos en el off the record, así que le vine a decir algo así como que si había aceptado volver, con la de críticas que había recibido por haberse marchado al Zaragoza (en Segunda) tras meter al Racing en la UEFA, era porque le habría pegado un buen atraco al nuevo dueño. Era un chascarrillo, coloquial e inofensivo. Pudo reír, como el resto, negar, dejarlo correr o matizarlo. Sin embargo, como por temor a que su reputación se viera mancillada o el rumor se extendiera, su gesto se torció a la misma velocidad que el mío se agarrotó entre un silencio sepulcral. “No te consiento que vuelvas a decir eso”, sentenció. No necesitó decir más. Ni falta que hacía. Cuando Marcelino dice no es que no.

El técnico acompañó aquella taxativa reprimenda con un gesto con el dedo índice, como hacía Hierro con cualquier árbitro que no le bailaba el agua. Pero a los cinco segundos replegó. Siguió a lo suyo, contándonos sus planes con su ilusión habitual, mientras yo quedé en la mesa como mero adorno tras disculparme, con las pulsaciones a mil y mi credibilidad bajo cero. Ni cené. Llegué al final de la larga tertulia como pude, actuando, pagué apresuradamente la cuenta e incluso al llegar a casa, al sentirme tan mal con mi papelito en la cita y tragándome el orgullo, le escribí un mensaje al móvil sin miedo a arrastrarme más para disculparme de nuevo con el objetivo de que el roce no fuera a más. Nos quedaban muchos meses frente a frente en esa temporada. Marcelino respondió cariñoso, como hace siempre, y para mi sorpresa ni se acordaba. “Olvídalo. No le des importancia. Me gusta decir lo que pienso y dejar algunas cosas claras; y más delante de gente con la que no tengo confianza”, escribió. A los pocos días, como si nada, fuimos a comprar merluza juntos al Mercado de la Esperanza.

Marcelino es así. Como cuando te negaba información sobre el interés en un fichaje o sobre sus planes para la próxima alineación, a veces con firmeza, y al día siguiente te daba una colleja para saludarte o se subía a un hórreo de su Careñes natal para someterse a una intensa sesión fotográfica para ilustrar una entrevista. Siempre verbaliza lo que piensa. Aunque le partan la cara por ruedas de prensa como aquella que ofreció en vísperas de visitar con el Submarino a El Molinón. Pero hay algo más importante: también hace lo que promete. En Huelva, Santander, Zaragoza, Villarreal y Valencia lo saben bien. Únicamente patinó en Sevilla. Por eso, como jugador, técnico, aficionado, periodista, directivo o magnate siempre lo querría en mi equipo.

He pensado en ese rejonazo del pasado porque la escena es válida para traducir el presente. Aquel hecho aislado me hizo distinguir con claridad lo personal de lo profesional y me permitió entender que lo que había escuchado de él y he comprobado después (mucho más bueno que malo) no son leyendas urbanas. Independientemente de lo gran entrenador que es -los números hablan por sí solos-, es uno de los hombres más duros, transparentes, serios, tajantes, perfeccionistas y directos con los que jamás he topado. Algo tan necesario para un vestuario como molesto para más de una presidencia. Así, y salvando las diferencias, me ha dado por imaginar estos días a Lim (que es el que paga esta vez el arroz con bogavante) diciéndole a Marcelino una ocurrencia inesperada en agosto: “Vamos a vender a Rodrigo y Rafinha no va a venir”. Como quien habla del tiempo en el ascensor. Y también veo la inmediata respuesta: “No comparto para nada la decisión, pero si no están aquí, que les sustituyan dos fichajes de su nivel porque hemos superado los objetivos, la afición lo merece y este Valencia va a más”. Lo que venía después y se ha frenado, tras el cierre del mercado y con algunas batallas ganadas y otras perdidas por el dueño y el entrenador, estaba más que cantado: Marcelino, después de dar su opinión, hubiera hecho borrón y cuenta nueva para seguir triunfando. Como diría el penoso comunicado del Valencia tras la debacle del Camp Nou, es lo que hay. Y Lim, por orgullo, no ha sabido ni querido entenderlo.

 

Alemany debería indemnizar al Valencia con 3M€ si dimitiera

13 septiembre, 2019 · Archivado en Deportes, Equipos, Futbol, Marcelino García Toral, Mateo Alemany, Peter Lim, Valencia CF · Comentarios desactivados en Alemany debería indemnizar al Valencia con 3M€ si dimitiera 

Mateu Alemany continúa siendo director general del Valencia, principalmente, por una cláusula que figura en su contrato. El gestor balear, según ha podido saber AS, debería indemnizar al club de Mestalla con una cuantía cercana a los tres millones de euros en el supuesto de que, por iniciativa propia, presentara su dimisión con anterioridad a la finalización de su contrato (una fecha que no es pública).

Alemany, que desconocía por completo la decisión de Peter Lim de destituir a Marcelino y el fichaje de Celades, debería negociar su salida, dado que Peter Lim, de momento, no ha dado orden de prescindir también del balear. En caso de hacerlo, obviamente, en el contrato también figura una indemnización, en este caso a favor de Alemany, por lo que ninguna de las partes da el paso.

El gestor balear ha demostrado durante la semana su disconformidad con la decisión de Lim y su apoyo a Marcelino, un entrenador que fichó personalmente él para el Valencia. Lo hizo cuando quiso decirle en persona al asturiano (y no por carta como pretendía la propiedad) su despido y también cuando le acompañó para despedirse de la plantilla en el vestuario de Paterna. Ese adiós de Marcelino con sus jugadores coincidió con la presentación de Celades, a la que no acudió Alemany, como tampoco a la presentación de éste al equipo, de quien ejerció Anil Murthy de cicerone.

La situación de Pablo Longoria, director de Área de Fútbol, es similar a la de Mateu Alemany. De máximos responsables de la parcela deportiva a no ser ni tan siquiera informados del fichaje de Celades. No obstante, como parte que siguen siendo del organigrama ejecutivo del club, Alemany y Longoria acompañaron al equipo en su viaje a Barcelona, en el primer desplazamiento con Celades. Allí coincidieron también con el presidente Anil Murthy, que llevó las negociaciones con Celades. La intención de ambos es la de tratar de resolver su situación en las próximas semanas, aunque de momento siguen en el cargo.

Marcelino: «El detonante de mi despido es haber ganado la Copa»

13 septiembre, 2019 · Archivado en Competiciones, Deportes, Equipos, Futbol, La Liga, Liga Santander, Ligas fútbol, Marcelino García Toral, Organizaciones deportivas, Primera División, Valencia CF · Comentarios desactivados en Marcelino: «El detonante de mi despido es haber ganado la Copa» 

¿Cómo fue la despedida del vestuario?

Triste, por nuestra parte muy triste, pero era lo que la situación conllevaba. Muy sentido. De un agradecimiento total por nuestra parte, porque así quedó reflejado en los posteriores mensajes de cariño y respeto que nos dieron. Pero sobre todo, lo más importante, haber disfrutado el día a día con ellos. Los buenos, los malos, los de dificultad, que los tuvimos, haber salido de ahí y decirles que estarán en mi corazón hasta el último día de mi vida.

¿Cómo se le transmitió la destitución?

La idea era que dos empleados del club me diesen una carta. Posteriormente Mateu (Alemany) quiso transmitírmelo personalmente porque él me había traído aquí. No he tenido ninguna otra comunicación con nadie del club.

¿Cuándo y por qué se rompe la relación?

Estoy seguro, absolutamente seguro, estamos seguros, absolutamente seguros, que el detonante de esta situación fue la Copa. Durante la temporada, recibimos mensajes directos y a través de otras personas, de que teníamos que rechazar la Copa. La afición quería luchar por la Copa e intentar ganarla; los futbolistas querían luchar por la Copa y, lo más importante, tenían la convicción de ganarla; nosotros, el cuerpo técnico, queríamos luchar y ganar la Copa. No me cabe ninguna duda que ganar la Copa fue el detonante de esta situación. ¡Quién nos lo iba a decir!

¿Qué tiene que decir a las acusaciones de la presencia de su representante en las operaciones?

Mientras o desde que yo he llegado al club, el 17 de mayo, en ninguna relación contractual, el Valencia habrá realizado más de 50 operaciones, mi representante participó en dos: la llegada de Neto y la salida como cesión de Medrán al Alavés. Durante estos 26 meses ningún futbolista representado por mi agente formó parte de la plantilla del Valencia. Así que quien dice eso, miente. Y estos datos que digo aquí es muy fácil de contrastar. Vosotros mismos podéis. Dos de más de 50 operaciones y ningún futbolista en las tres plantilla confeccionadas está representado por mi agente. Pensar en todos los entrenadores anteriores y si se dio esta circunstancia. Creo que es una prueba más de la honradez con la que hemos trabajado y defendido al Valencia.

Hace cuatro partidos estaban levantando un título, ¿le sorprende más las formas y que anteayer hubiera un técnico cerrando en Singapur un contrato mientras usted entrenaba?

Me quedo con el cariño y respeto de los jugadores y de aquellas personas que trabajaron con nosotros con rango superior y con rango inferior. Todo lo demás es secundario para mí. La mía, la nuestra, basada en la honradez y profesionalidad.

¿Qué sintió el día que se lo transmitieron?

Lo primero incredulidad. No daba crédito, no me lo podía creer. Después, pues ya no sé qué decirte. Después de los objetivos que logramos aquí. Creo que no entra dentro de la lógica que ese cuerpo técnico, respectando siempre los códigos pactados en mayo de 2017, de repente deje de ejercer su profesión. Eso es lo que he sentido, incredulidad e importancia.

Evidentemente el consenso del que siempre se ha hablado no ha existido este verano, ¿qué ha ocurrido durante estos últimos meses?

Tras ganar la Copa nos vamos felices por el trabajo desarrollado: Copa, Champions y semifinales de Europa League. Sobre el 30 de junio, empiezan a surgir situaciones en las que la forma de trabajo se ha modificado. Producto de ello, pedimos ir a Singapur a hablar con el propietario. Allí vamos, nos encontramos con situaciones normales, alguna diferente a la que esperábamos. Se me dice que hay una confianza absoluta en mí trabajo y en el del cuerpo técnico. En ningún caso se nos transmite un cambio de modelo. Se nos dice que todo va a seguir igual. Llegamos a Suiza, trabajamos, pero vemos que no es así. Y digo vemos, porque esto no es una discrepancia entre el propietario y el entrenador. Esto es una situación en la que las condiciones pactadas a través del director general que apuesta por mí y asumidas por los dirigentes, se transforma el modelo pero no se nos dice directamente a la cara. El propietario está en su pleno derecho de modificar las condiciones, a su vez, si se nos transmite en tiempo y forma, nosotros estaríamos en condiciones de decirle si nosotros éramos las personas indicadas para ese cambio. Pero no pasa eso. Nosotros siempre hemos intentado y hemos conseguido mejorar progresivamente el resultado competitivo de la plantilla y ese era nuestro único objetivo, creo que en consonancia con la afición. Queríamos participar en el crecimiento del Valencia. Después sucede el suceso de Mateu y Pablo, después otros acontecimientos… Desde ese momento es difícil vincular, hubo situaciones que se aceptaron y otras no, estaba claro que el trabajo no se desarrollaba de la misma forma.

¿El cuerpo técnico recibió alguna felicitación en Sevilla por ganar la Copa del Rey?

No recibimos felicitación en Sevilla por parte del propietario. Es más, cuando el 19 de julio fui a Singapur, me felicitó por la Champions y no por la Copa. Podréis comprender mi sorpresa.

¿Cree que le ha echado un pulso a la propiedad con sus declaraciones?

No soy quien para echar un pulso a nadie. Nunca voy a discutir la autoridad. Lo prueba mi relación con Mateu Alemany. Las discrepancias enriquecen, el diálogo ha sido nuestro elemento de trabajo para, desde el consenso, resolver situaciones de mercado y hacer un equipo competitivo. Tenemos que recordar que el Valencia venía de ser dos años el 12 y haber coqueteado con el descenso. No soy quien ni debo ni puedo ni quiero plantear pulsos a nadie. Ni a los que están por encima de mí ni a los que están por debajo. Mi única intención, mi trabajo desde que llegué al Valencia, fue opinar para desde el consenso llegar a conclusiones y tomar decisiones. En ese pacto inicial, roto de forma unilateral, había una condición sin la cual no habría sido entrenador del Valencia. Tengo una opinión importante, casi decisiva, y para el “no” era decisiva en la confección de la plantilla. Lo demás era todo consenso. Ese respeto a no invadir ninguna parcela que no me correspondía es lo que nos ha llevado al éxito.

¿Le han explicado alguna vez el por qué del desprecio a la Copa?

No. Que era una competición menor, secundaria, y podía poner en riesgo logros como la Champions; cuando todos creemos que la Copa, la sensación vivida por los jugadores después del partido contra el Getafe fue una circunstancia principal y determinante en el logro de la Champions.

¿Sensación por los resultados?

Los resultados está claro que no han sido el detonante de mi sustitución.

Creo que estos dos hechos que comentan, mi destitución en el Villarreal y la de aquí, tienen una situación común evidente: llegué al Villarreal en Segunda, a ocho puntos del ascenso, en enero, el Villarreal, cuando tenía la obligación de ascender, ascendió. Me obligaron a dejarlo cuatro años después en Champions. Tiene la similitud con lo que me ha pasado aquí. Llegué en una situación alejada de lo que es este gran club; lo dejo con una semifinal de Copa en la primera temporada, dos cuartos puestos, una semifinal de Europa League y una final de Copa ganada al Barcelona de Messi que solo había perdido finales contra el Real Madrid. Yo nunca discuto la autoridad. Sé quiénes están por encima de mío. Mateu era el responsable de este proyecto y digo era porque en un momento dejamos de serlo. Hemos dado opiniones en privado y públicas buscando el bien del Valencia, para que el Valencia siguiera creciendo.

La Copa la ganan en mayo y le despiden en septiembre, ¿cree que le despiden por la Copa pero no lo ejecutan hasta septiembre?

Nunca me creí destituido. De hecho no daba credibilidad. Mi reunión del 19 de julio, el propietario a la cara y delante de otras tres personas me dijo que había una confianza absoluta en nuestro trabajo. Después de esa aseveración, cara a cara, como voy a pensar que se me puede destituir el 10 de septiembre.

Por lo tanto algo ha podido ocurrir. ¿no?

Todos los hechos que he relatado, situaciones muy concretas, no solo conmigo, es que tenemos que recordar que no ha sido con el entrenador. Ha sido un proceso con el director general. Todos sabéis que hubo una fecha crítica en esta pretemporada. Todas esas circunstancias y todos los hechos me llevan a tener la absoluta seguridad que la Copa ha sido el detonante, la causa que nosotros no seamos cuerpo técnico del Valencia. Creo que he relatado acontecimientos que así lo demuestran. Si no hay resultados negativos que lleven a ello y los hechos demuestran eso, para mí no hay ninguna duda.

¿En qué lugar queda Anil Murthy en esta situación?

No sabría decirte (silencio?

¿En qué situación se queda Mateu Alemany?

Mateu es la persona y el profesional que me ha traído aquí al Valencia. Es la persona que confió en mí y siempre le estaré agradecido. La relación profesional se ha transformado en relación personal de absoluta confianza.

La primera frase de Anil Muthy cuando presenta a Celades fue una apuesta por los jóvenes; ¿ha tenido usted algún problema con los jóvenes?

Dos años en Valencia, puestos Champions, que creo que es importante, han debutado cinco jugadores del Valencia con la cantera. Algunos de forma testimonial, otros han ido adquiriendo importancia. Ferran es en la historia del Valencia el jugador más joven que ha jugado 50 partidos. Todos, todos, con Marcelino de entrenador. Todos. Jugando el equipo Champions. Cuando llegamos aquí Gayà era internacional Sub’21, ahora es internacional; Carlos Soler había debutado en el primer equipo, se afianzó con nosotros de titular; Kang-in debutó con nosotros. Está entre los jugadores de las grandes ligas con más minutos a su edad. Esa es la realidad. A mí nadie me impuso que pusiese a los jóvenes, porque es lógico que al entrenador no se le imponga ni se le de esa orden. Podrá ser una información, pero no una imposición, que tampoco ha ocurrido. Si así fuera, que Kang-in es la causa, deja en mal lugar a quien utilice ese argumento para justificar mi destitución. Me parece inapropiado e injusto aprovechar la situación de un jugador joven y con futuro para generar crispación con el entrenador. Dice muy poco.

¿Dieron el OK a Correira?

Teníamos otras prioridades, pero económicamente no eran viables. Nosotros informamos de la posibilidad de este futbolista. Nosotros sí que hablamos de ese jugador. Después me transmitieron que estaba fichado.

¿Cree que el Valencia está en buenas manos?

No tengo respuesta.

¿Pinta que Celades va a ser un entrenador teledirigido: cómo lo ve?

Nosotros estamos muy agradecidos a la afición. La afición del Valencia es complicada para los entrenadores. Tuve la suerte de llegar con la aprobación de la afición. Tengo el orgullo y la satisfacción de dos años después irnos, creo, con el mismo porcentaje de aceptación que con el que llegamos. Diría el mismo, por lo tanto eso tampoco lo olvidaremos. He sido muy feliz aquí. El reto nos apasionaba. Viví momentos inolvidables. La afición, conmigo, tuvo un comportamiento ejemplar. Pero ahora el entrenador del Valencia, su entrenador, y al que tienen que apoyar es Celades. El Valencia es un club muy grande, cuando llegué dije que la unión era imprescindible para conseguir objetivos. Afortunadamente esta afición se sintió identificada con su equipo. Ahora el equipo está consolidado donde debe estar. Todos tienen que luchar por mantenerlo en esa posición y le deseo a Celades la mejor de las suertes.

Desde que llegó Meriton solo ha fichado a dos entrenadores con experiencia: Prandelli y usted. Prandelli hace dos años hizo una rueda de prensa para lo mismo que usted. ¿Cree que la propiedad del Valencia no entiende que esto no es una empresa sino un equipo de fútbol?

No soy quien para responder a esa pregunta. El Valencia es un sentimiento. Es un grande dentro del concierto español y europeo. Yo era consciente que tenemos que pelear por eso. Nuestra ilusión y opiniones siempre iban encaminadas a ejercer. No sé si se entiende así o no. Deberían responder los responsables. Yo no puedo.

¿Cómo se siente un entrenador al ver que los jugadores hablan de que es una decisión errónea?

La respuesta de los jugadores creo que ha sido increíble. Nos han transmitido ganas de crecer juntos, unión, compromiso, esta plantilla quiere crecer. Esta plantilla lo pasó muy mal esta pretemporada con toda esa serie de situaciones. Muchos jugadores recuerdan una etapa convulsa anterior. Pero estoy convencido que lo van a dar todo por seguir en la élite. Necesitan el respeto que lo tienen y el apoyo de la afición.

Desde su llegada Jorge Mendes había perdido relevancia

He hablado antes de mi representante, porque era algo que estaba basado en la infamia y la mentira. Peor no soy quien para valorar ningún otro representante.

¿Le da la sensación que el dueño prioriza el negocio?

Un propietario puede modificar siempre el modelo de trabajo. Está en su derecho. Pero creo que es importante los tiempos y las formas. Yo he demostrado fidelidad y honradez. Honestidad. Al propietario le dije que no sabía como iban a ser los resultados, pero honestidad y trabajo no me lo iba a reprochar. El propietario puede traspasar, vender, al futbolista que estime oportuno, porque es el propietario, y nosotros tenemos que estar preparado para solucionarlo. Pero la realidad es que si se iba Rodrigo, no iba a venir ningún otro futbolista o al menos no uno que compensara la perdida de Rodrigo. Esa es la situación que nos ha tocado vivir toda esta pretemporada. Un equipo Champions, cuando tiene un futbolista muy importante puede traspasarlo si lo considera oportuno, pero otra cosa es que si estas en Champions, si no quieres disminuir el potencial, poder venderlo hasta el último día de mercado. Yo soy el responsable de un cuerpo técnico y de una plantilla. Quizás por mi dignidad de querer crecer, vengan esas muestras de apoyo. La plantilla quiere crecer, se sentía ganadora, y hay toma de decisiones que determinan si quieres crecer o si crecer es lo secundario.

En la primera temporada, cuando llegaron a semifinales, ¿había también que tirar la Copa?

Sí. La idea era similar. Además la Copa nos supuso lesiones en aquella primera etapa. Pero me considero un entrenador ganador, quiero tener a mi lado futbolistas ganadores. El Valencia, por su historia, ¿creéis que puede salir a un partido, a una competición y no competir? Como aceptarían mis jugadores decirles que esto no lo competimos. ¿Dónde estamos? Somos cuerpo técnico, cualquiera de nuestras decisiones está valorada por 25 personas. La coherencia, el trabajo, la sinceridad son valores permanentes. Son códigos que tenemos que respetar día a día y si no los respetamos, perdemos la credibilidad y duraremos muy poco.

¿Cree que Meriton quiere forzar la salida de Mateu Alemany?

No sé la idea de trabajo que tienen. No puedo entrar en eso. Yo aquí he venido a despedirme y agradecer todo lo bueno que me ha pasado en Valencia. No para hacer valoraciones ni interpretaciones de la forma de actuar de otras personas.

¿Cree que Rafinha ha tenido alguna influencia?

Ninguna. En la reunión del día 19 nos explicó por qué no quería pagar un traspaso. Luego se presenta una opción de cesión en la que él sí nos había dicho que vendría. Luego no lo aceptó. Quizás, es una suposición, él ya estaba pensando que Marcelino tendría un recorrido corto.

¿Cree que se queda a mitad de camino? ¿Quisiera volver algún día?

Es indudable que nosotros disfrutaríamos volviendo a entrenar al Valencia. Es una obra incompleta. Teníamos ilusión por crecer. Nuestra única idea era seguir creciendo. Siempre respetando los pactos iniciales con los que llegamos aquí. No hemos modificado nuestra forma de conducta en nada.

No me planteé dimitir porque creo que tenía una obligación con mis compañeros, con mis futbolistas, porque ellos querían que nosotros siguiéramos con ellos. Eso me generaba una obligación. A la vez la teníamos con esta afición que tan bien se portó con nosotros y que también quería seguir creciendo. Después del día 2 estaba convencido de mantener el listón. Seguir teniendo el objetivo de ser cuarto, estaba convencido que podríamos lograrlo.

¿El club le ha dado alguna explicación concreta?

No lo creo. Estoy seguro y creo que he explicado los motivos. El club no. Me ha transmitido Mateu Alemany que dejaba de ser entrenador del Valencia sin explicación.

¿Se marcha con algo que piense que pudo hacer mejor?

Seguir siendo entrenador del Valencia. Seguro que he cometido errores y no me considero con el ‘don’ de aceptar siempre. Pero los errores han sido siempre desde la honradez y el trabajo. Un entrenador siempre comete errores. Es imposible que acierte en todo.

Marcelino dará su visión del despido este viernes a las 11:30h

12 septiembre, 2019 · Archivado en Deportes, Equipos, Futbol, Marcelino García Toral, Primera División, Valencia CF · Comentarios desactivados en Marcelino dará su visión del despido este viernes a las 11:30h 

El extécnico del Valencia, Marcelino García Toral, ha convocado a los medios de comunicación este viernes. El entrenador asturiano dará su punto de vista sobre el despido de su cargo al frente del equipo che y para decir adiós. La comparecencia de Marcelino ante la prensa tendrá lugar en el Hotel Meliá, de Valencia, y comenzará a las 11:30 horas. El anuncio de la rueda de prensa del técnico fue realizado por su agente, Eugenio Botas.

El pasado miércoles, a las 15:30 horas, el Valencia emitió un comunicado en el que anunciaba el cese de Marcelino como entrenador del primer equipo. De ese modo, se ponía punto y final a la etapa del técnico asturiano al frente del equipo che, al que llegó hace tres temporadas y con el que la campaña pasada ganó la Copa del Rey.

Página Siguiente »