Sagadin pide cláusulas para la NBA como la de Campazzo

6 mayo, 2020 · Archivado en Balcanes, Baloncesto, Campaigns on the Danube 1805 & 1809, Competiciones, Deportes, Economía, Empresas, Eslovenia, Eurolatón, Europa, Europa sur, Facundo Campazzo, Luka Doncic, NBA, Selección baloncesto Eslovenia, Selecciones deportivas, Sergio Llull, Tavares · Comentarios desactivados en Sagadin pide cláusulas para la NBA como la de Campazzo 

Cada verano es la misma historia, el gigante del baloncesto mundial, la NBA, aún más rica desde que firmó el nuevo contrato televisivo por nueve años y 24.000 millones de dólares, en vigor desde 2016, recluta lo mejor del baloncesto internacional. Fuera de Europa y en Europa, donde los clubes, salvo contadas ocasiones y por decisiones individuales en las que pesa más lo emocional y sentimental que lo económico, como, por ejemplo, en el caso de Sergio Llull, no pueden competir. Con solo 19 años, si se declaran elegibles en el draft, pueden dar el salto a la Liga norteamericana, como sucedió con Luka Doncic. El esloveno dejó antes huella en el Viejo Continente, pero otros recorren el mismo camino sin apenas haber jugado al más alto nivel en la Euroliga, como puede pasar en los próximos meses con el azulgrana Leandro Bolmaro.

Para compensar, al menos de manera económica, este goteo constante, el entrenador esloveno Zmago Sagadin, de 67 años, el más laureado de su país con 25 títulos en su carrera, técnico entre otros del Olimpija Liubliana, Estrella Roja, Zadar, Split y Lietuvos Rytas, propone que los clubes y la FIBA exijan como mínimo a las franquicias NBA que abonen 5 millones de dólares en concepto de rescisión para romper los compromisos firmados. Pide que cláusulas como la de Tavares y Campazzo, que Eurohoops ha cifrado en el caso del base argentino en alrededor de seis millones de dólares, se generalicen.

Sagadin ha expuesto sus argumentos en Nova.rs, canal de televisión por cable serbio: “La Euroliga y la FIBA se tienen que sentar urgentemente para acordar que nadie se pueda ir a la NBA hasta que los clubes reciban al menos 5 millones de dólares por la cláusula de salida, algo que sirva para que les haga pensar en Estados Unidos. El trabajo que se hace en Europa con el baloncesto debería ser respetado. Me temo que, si esto no sucede, la NBA hará aquí en algún momento una división de su competición”.

El entrenador también critica a la FIBA por permitir que el baloncesto haya perdido protagonismo y por el nuevo sistema de clasificación con las Ventanas de selecciones durante la temporada de los clubes: “Eslovenia ganó el oro en el Eurobaket de 2017. ¡Enhorabuena, fue un éxito enorme! Debería haber continuado, pero ¿cómo? Los jugadores de la NBA y de la Euroliga no pudieron participar en la fase de clasificación para el Mundial (y Eslovenia se quedó fuera de la cita de China). Eso fue ridículo. Las competiciones de la FIBA son irregulares. Se puede argumentar lo que se quiera, pero cuando juegas con esas limitaciones, todo es irregular”.

Sagadin, en activo hasta 2014, lamenta asimismo que en la Euroliga solo haya un representante de la Liga Adriática, que es la heredera de la antigua Yugoslavia, tan pujante en los años ochenta: “Deberíamos partir de un máximo de tres equipos, pero con un mínimo de dos”. Y explica: “No sé qué pasó, dónde y cómo se atascó. La Liga actual (se refiere a la Adriática) está a punto de desmoronarse. Es una tragedia que pasáramos a tener solo un representante en la Euroliga”. No se olvida del problema de “comprar jugadores de fuera en vez de desarrollar el talento local”. Cree que es necesario “sentarse y llegar a un acuerdo, porque de lo contrario el baloncesto caerá incluso más”.

Vean el último partido de museo de Doncic: ¡30+17+10!

5 marzo, 2020 · Archivado en Baloncesto, Competiciones, Dallas Mavericks, Deportes, Equipos, Luka Doncic, NBA · Comentarios desactivados en Vean el último partido de museo de Doncic: ¡30+17+10! 
El esloveno firmó un nuevo triple-doble en el partido ante los Pelicans. Doncic estuvo bien acompañado por Porzingis que firmó 34 puntos.

Peligro para Divac: el dueño de los Kings no supera lo de Doncic

28 febrero, 2020 · Archivado en Baloncesto, Competiciones, Dallas Mavericks, De'Aaron Fox, Deportes, Deportistas, Draft, Equipos, Gente, Jugadores, Luka Doncic, Marvin Bagley III, NBA, Sacramento Kings, Sociedad, Vlade Divac · Comentarios desactivados en Peligro para Divac: el dueño de los Kings no supera lo de Doncic 

El draft de 2018 apunta a uno de los más importantes de la historia. De él ya han salido dos all star (Luka Doncic y Trae Young), hay varios jugadores que son claves en sus equipos (Deandre Ayton, Jaren Jackson, Shai Gilgeous-Alexander, Devonte' Graham) y otros que apuntan a que también lo van a ser (Wendell Carter, Collin Sexton, Miles Bridges, Michael Porter, Kevin Huerter, Landry Shamet, Mitchell Robinson). Ese año los Sacramento Kings tenían el número 2 y con él eligieron a Marvin Bagley, un ala-pívot con muchos recursos ofensivos en la zona que destacó en Duke, siendo elegido en el quinteto universitario del año, además de ser nombrado mejor jugador de su conferencia. Un proyecto de gran talento atacante para cubrir la gran deficiencia a largo plazo que tenían los californianos en ese momento: el juego interior. Además, parecía el hombre perfecto para formar la pareja exterior-interior con la que se presenta como la estrella de este equipo desde ya mismo: el base De'Aaron Fox.

Eso fue lo que pensó Vlade Divac, general manager de los Kings, y esa fue una de los dos grandes motivos por los que se decidió por Bagley, una vez los Suns se habían llevado al pívot Deandre Ayton, ídolo de la universidad de Arizona, el estado de la franquicia de Phoenix. La otra razón por la que Divac escogió a Bagley fue por el padre de Luka Doncic. Este extremo nunca se ha hecho público de manera oficial por ninguno de los implicados, pero es un secreto a voces que al serbio no le gustaba el padre del entonces jugador madridista, no se fiaba de él y temía que tuviese una mala influencia sobre su hijo. Básicamente eso fue lo que le hizo pensar que era buena idea pasar del esloveno, un jugador que en su segundo año en la Liga está en la terna de candidatos al MVP, mientras Bagley apenas ha podido demostrar su talento entre lesiones y suplencias.

Ranadive aún sueña con Doncic

Opinar a toro pasado es muy fácil. Y nadie podía asegurar al 100% aquella noche del 21 de junio de 2018 que Doncic iba a convertirse en una superestrella tan rápido mientras que Bagley no iba a hacer prácticamente nada en sus dos primeros años de carrera. Ni siquiera se podía confirmar sin un mínimo de duda que Doncic iba a ser mejor que Bagley, pero eso es lo que pensaba todo el mundo. Y dentro de todo el mundo, y esto es lo que más debería importar a Divac, estaba Vivek Ranadive, el multimillonario dueño de los Sacramento Kings. Su jefe, que estaba literalmente enamorado del esloveno y que según varias informaciones en las últimas semanas no supera la no elección de Doncic en aquel draft. "El propietario de los Kings está frustrado por la marcha del equipo y las decisiones de la dirección deportiva y ya no tiene problemas en decirlo en público, ante algunos de los socios de la franquicia y también a los propios directivos y cuerpo técnico. Desde este año está mucho más involucrado en el proceso de ojeo de jugadores para el draft, en lo que se cree que es una reacción directo por la no elección de Doncic, decisión que sigue sin entender", explicaban en una información en The Athletic.

Divac tiene contrato hasta 2023 y aunque nada hace indicar que su destitución vaya a ser inmediata, sí que el episodio Doncic puede suponer el principio del fin del serbio en los Kings a medio plazo. Ranadive y Divac estuvieron varias veces en el Palacio de los Deportes de Madrid observando a Doncic. 16 días antes del aquel draft se les pudo ver en la grada del pabellón madrileño e incluso estuvieron cenando con el esloveno, como quedó reflejado en una foto que subió a su Instagram el hijo del dueño de los de Sacramento.

¿El mejor o el más necesario?

Esas semanas anteriores en la NBA se daba por hecho que los Kings se llevarían a Doncic. Más allá del problema personal de Divac con el padre del jugador, la otra razón para no elegirle nos trae de nuevo el debate de si en el draft hay que seleccionar según las necesidades de la plantilla o decantarse por el mejor jugador disponible. 

El 'problema' con Doncic era que Divac temía que se pisara con Fox, que le quitase protagonismo, balón, influencia en la creación y le impidiese desarrollar la estrella que parece que lleva dentro. Por el contrario, veía a Bagley (ala-pívot) el complemento perfecto para Fox (base). Una pareja clásica exterior-interior sobre la que construir el futuro deportivo de la franquicia. La necesidad apuntaba a Bagley y la necesidad puede parecer la opción lógica a la hora de elegir jugadores en el draft. Pero, ¿y si el mejor jugador disponible no es el que necesitas por posición? Ejemplo: Doncic y los Kings de Fox.

¿Qué es lo peor que le podría haber pasado a los californianos si se hubiesen llevado al esloveno? ¿Cambiar de jugador franquicia y vender al resto del quinteto titular? Eso mismo fue lo que hicieron los Dallas Mavericks, que en febrero de 2019, poco más de medio año después de escoger a Doncic, se deshicieron de los otros cuatro titulares en dos traspasos. A Sacramento precisamente mandaron a Harrison Barnes y a Nueva York a DeAndre Jordan, Wesley Mathews y el que hasta ese momento era la esperanza del equipo texano, Dennis Smith Jr. En Dallas nadie se acuerda de ninguno de ellos. A cambio llegaron jugadores como Porzingis o Hardaway Jr., hombres básicos en el equema del equipo texano que se adaptan mucho mejor al juego del esloveno y con los que se va a meter en sus primeros playoffs, mientras que los Kings seguirán con su sequía que se alargará ya a 14 años, la peor de la NBA.

Sigue el All-Star en directo

16 febrero, 2020 · Archivado en All Star, América, Antetokounmpo, Baloncesto, Chicago, Estados Unidos, Illinois, Lebron James, Luka Doncic, NBA · Comentarios desactivados en Sigue el All-Star en directo 

-

Rising Stars: Doncic y el mundo contra Zion y Trae Young

14 febrero, 2020 · Archivado en All Star, Baloncesto, Competiciones, Deportes, Luka Doncic, NBA, Trae Young, Zion Williamson · Comentarios desactivados en Rising Stars: Doncic y el mundo contra Zion y Trae Young 

El All Star Weekend aterriza, con un frío de muerte, en Chicago, una deuda pendiente de la NBA desde 1988. Es solo el tercero en, precisamente, el tercer mayor mercado de Estados Unidos y el hogar de los históricos Bulls: la casa de Michael Jordan, que desde allí exportó al mundo la mística y el logo de una franquicia con aficionados en todos los rincones del planeta.

Aquel de 1988 es recordado como, seguramente, el mejor All Star de siempre. El más grande en los años dorados del evento, los de la explosión definitiva de la NBA y el inicio de su gran conquista del mundo, la conexión de las batallas de Magic Johnson y Larry Bird con el reinado de Jordan. Ahora, en 2020, ni el All Star Weekend tiene el significado de entonces ni los Bulls son una de las mejores franquicias de liga cuando la NBA devuelve, 32 años después, el All Star a Chicago, la ciudad del viento. Un regreso que arranca con el Rising Stars (03:00, #Vamos), el duelo entre jugadores de primer y segundo año, divididos en equipo del mundo vs Estados Unidos (U.S. y World Team) y que no existía en 1988, cuando la liga todavía no había creado un aperitivo que probó antes con duelos de leyendas ya retiradas.

A partir de 1994, la NBA introdujo a sus rookies en su gran fiesta anual. Desde entonces ha organizado partidos entre jugadores de primer año divididos en dos equipos aleatoriamente, después Este contra oeste, el equipo de Shaquille O’Neal contra el de Barkley, el de Chris Webber contra el de Grant Hill y finalmente, y en un puente acertado hacia una NBA cada vez más global, el Equipo del Mundo contra el de Estados Unidos. Y con jugadores de primer y segundo año, rookies y sophomores, desde que el lockout de 1999 dejó a la camada del 98 sin participar y se les acomodó con este formado un año después.

Desde 2015, 3-2 para el World Team aunque Estados Unidos se impuso el año pasado, en Charlotte (161-144) y con el laker Kyle Kuzma como MVP, galardón en el que sucedió al serbio Bogdan Bogdanovic. El equipo del mundo, después de sus diez nacionalidades distintas de la temporada pasada, se nutre ahora especialmente de Canadá (cuatro jugadores: Nickeil Alexander-Walker, RJ Barrett, Shai Gilgeous-Alexander y Brandon Clarke). Rui Hachimura es el primer representante de Japón en un evento en que también tienen pieza Nigeria (Josh Okogie) y en el que se ha quedado sin la suya Bahamas (lesión de última hora de DeAndre Ayton). Europa, sin embargo y después de los seis de la pasada temporada, se queda con solo tres jugadores, dos menos que el anterior mínimo (cinco en Los Ángeles en 2018). Son el alemán Moritz Wagner, el ucraniano Svi Mykhailiuk y, por supuesto, el esloveno Luka Doncic. En el último momento se les ha sumado el italiano Nicolo Melli, de los Pelicans, elegido como sustituto de Ayton.

Doncic, como Trae Young en un tremendo equipo estadounidense (Zion Williamson, Ja Morant...), hará doblete con el All Star Game del domingo. El base, lastrado en las últimas semanas por un esguince de tobillo, vivirá este fin de semana como el de su entrada definitiva en el star system de la NBA, y se divertirá en este primer plato antes de ser titular en el gran duelo del domingo, también como Trae Young. Dos talentos generacionales y unidos desde la noche del draft de 2018, cuando Mavericks y Hawks los intercambiaron con los texanos dando una primera ronda extra para quedarse con el ex del Real Madrid.

Más allá de ellos, es obvio que todas las miradas estarán en Zion Williamson, que compartirá equipo, números 1 y 2 del último draft, con Ja Morant. El base de los Grizzlies es el gran favorito para llevarse el premio de Rookie del Año por su excelente campaña y porque Zion no pudo debutar hasta el 22 de enero por una lesión de rodilla. Así que este Rising Stars tiene, como mínimo, el interés de introducir a la sensación de Salisbury en el mundo de los All Star Weekend, que será suyo (y de Doncic, Trae, Morant...) durante muchos años. Además, los uniformes rendirán homenaje a Kobe Bryant, su hija Gianna y el resto de fallecidos en el accidente de helicóptero del 26 de enero: los jugadores llevarán en sus camisetas parches con los números 2 y 24 (los que usaban Gigi y Kobe) rodeados por nueve estrellas.

Será una noche, por último y otra vez, en la que no habrá representación española por tercer año seguido (y cuarto total desde 2006). Sequía tras los años de bonanza abiertos por Pau Gasol (2002 y 2003) y a los que dieron continuidad Jorge Garbajosa, Juan Carlos Navarro, Rudy Fernández, Marc Gasol (dos veces), Serge Ibaka, Ricky Rubio (también dos) y finalmente, en 2017, Willy Hernangómez y Álex Abrines.

Página Siguiente »