La segunda liga top-10 en volver

30 mayo, 2020 · Archivado en Champions League, Competiciones, Deportes, Equipos, Futbol, Liga Europa, Liga Premier Ucrania, Ligas fútbol, Shakhtar Donetsk · Comentarios desactivados en La segunda liga top-10 en volver 

El regreso de la liga ucraniana supone la vuelta de otra competición nacional situada en el top-10 del ranking de la UEFA. Es, tras la Bundesliga, la segunda en reanudarse. Y vuelve con el mayor de sus alicientes casi resuelto: el Shakhtar Donetsk aventaja a sus más inmediatos perseguidores en trece puntos. Un desenlace prácticamente escrito que amenaza con convertirse en tendencia: sería la cuarta liga consecutiva del conjunto minero, que además sigue vivo en una Europa League en la que cuenta con muchas posibilidades de acceder a los cuartos de final tras ganar 1-2 en Wolfsburgo en el encuentro de ida de los octavos.

Este dominio del Shakhtar, que en un primer momento podía atribuirse a la figura del veterano técnico Mircea Lucescu, ya ha trascendido a cualquier entrenador. Ganó ligas con el rumano (ocho), siguió conquistándolas con Paulo Fonseca (tres) y lleva camino de no detenerse con Luis Castro. El denominador común en todos estos éxitos es la presidencia del oligarca Rinat Akhmetov, que invirtió mucho dinero en mejorar las instalaciones del club y en construir plantillas potentes fijándose especialmente en el mercado brasileño. Esa estrategia la está llevando ahora al extremo: actualmente hay doce jugadores de esa nacionalidad en el primer equipo. Catorce si contamos a Marlos y a Júnior Moraes, que se han nacionalizado ucranianos y visten la camiseta de la selección. De todos ellos, el más interesante es Marcos Antonio, un menudo centrocampista que actúa cerca del pivote y que posee una gran habilidad para marcar diferencias tanto con el pase como a partir de la conducción de balón. A sus diecinueve años se le puede considerar una de las mayores promesas del mundo.

El campeonato se reanudó ayer con tres partidos menores, pero vivirá hoy su gran clásico. Un Shakhtar Donetsk-Dinamo de Kiev algo descafeinado por la diferencia en la tabla, pero con muchas cuentas pendientes por un lado y con la obligación de los puntos por el otro. El Shakhtar no olvida que esta temporada ya ha perdido dos títulos a manos de su gran rival, que le derrotó tanto en la Supercopa como en el cruce que los enfrentó en octavos de final de Copa. El Dinamo, por su parte, anda desesperado por acabar segundo y clasificarse así para la previa de la Champions: esta jornada la empezó empatado en esa posición con un Zorya Luhansk que promete disputarle la plaza hasta el final. Irónicamente, son los goles de un jugador cedido por el propio Dinamo, Bogdan Lednev, los que están catapultando la candidatura del Zorya. El joven mediapunta de 22 años ha producido, entre dianas y asistencias, los mismos tantos que la gran figura del Dinamo, Viktor Tsygankov.

En esta parte final del torneo, la tabla ucraniana se ha dividido en dos liguillas de seis equipos. Además de los tres ya mencionados, el Desna, el Oleksandriya y el Kolos Kovalivka forman lo que se denomina "grupo de campeonato". Los dos primeros conservan opciones de pelear incluso por la segunda plaza, mientras que el Kolos ya sabe que acabará sexto.

Bacca: «Reyes me dijo que me desmarcara y él hacía el resto»

27 mayo, 2020 · Archivado en Carlos Bacca, Competiciones, Deportes, Equipos, Futbol, José Antonio Reyes, La Liga, Liga Europa, Liga Santander, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Primera División, Sevilla Fútbol Club, Unai Emery · Comentarios desactivados en Bacca: «Reyes me dijo que me desmarcara y él hacía el resto» 

El Sevilla concluye otro mes de mayo cargado de efemérides de sus títulos y lo hace rememorando la Europa League conseguida en Varsovia, de la que este miércoles se cumplen cinco años. El título se consiguió doblegando al Dnipro en la final por 3-2 y tuvo como protagonista al actual delantero del Villarreal Carlos Bacca, que marcó dos de los tantos de la final y que, incomprensiblemente, no fue elegido como mejor jugador de la final.

"Tengo grabado en mi memoria y en mi corazón todo lo que pasó en Varsovia. La previa, lo difícil que fue el partido, los goles, la celebración en Sevilla...", rememoraba Carlos Bacca en los medios oficiales del Sevilla, donde también tuvo un recuerdo para Reyes. Porque si hay una imágen icónica de dicha final fue el pase que el utrerano le sirvió para que marcara el gol que ponía el 2-1 a favor del Sevilla en el marcador. "Quiero mandarle un mensaje de fortaleza y cariño a la familia porque Reyes fue una de las personas que más me ayudó fuera y dentro del campo. Nos conocíamos muy bien. Nos decía que nos desmarcáramos que él nos colocaba la pelota donde la necesitáramos. Y ahí está el 1-2 en la final y el pase milimetrado que me dio".

Cuestionado por la clave de aquel Sevilla, que además de levantar la Europa League consiguió la puntuación más elevada de la historia en LaLiga, Bacca no tuvo dudas en señalar la forma de ser del club y dar su cuota de responsabilidad a un nombre propio: "La clave del Sevilla siempre ha sido su gente y la pasión con lo que se vive todo dentro del club. También estaba en el banquillo Emery que es el mejor entrenador que he tenido en mi carrera, un hombre incansable que trabaja 25 de las 24 horas del día para hacerte mejorar. Para jugar en el Sevilla hay que entender lo que es este club dentro y fuera del campo, y aquel vestuario lo sabía".

Por último, Bacca analizó los años posteriores a su marcha de Nervión y no tuvo dudas en señalar su etapa en el Sevilla como la mejor de su carrera: "En el Milán no se vive el fútbol con la pasión que lo vive el sevillismo. En el Villarreal empecé bien pero ahora no estaba jugando. La combinación de ser feliz dentro y fuera del campo de los dos años que estuve en Sevilla son para mí los más lindos que he vivido".

La Torre de Babel del Espanyol

El guarismo parece más propio de un equipo de fútbol americano que uno de fútbol a secas. En lo que va de temporada 2019-20, y a falta aún de las 11 jornadas de LaLiga que se deben jugar en breve, el Espanyol ya ha empleado 35 futbolistas han tenido minutos en los partidos oficiales del Espanyol. Uno más que Osasuna, que le sigue, y hasta 12 más que el Villarreal, que cierra la tabla de estas rotaciones de los equipos de Primera.

Con Diego López como líder (ha disputado 3.412 minutos entre LaLiga, la Europa League y la Copa del Rey) y Ricard Pujol, del filial, cerrando la clasificación (un minuto tuvo en la primera ronda copera, ante el Lleida), varias son las curiosidades de esta amplia relación. La primera, que más de la mitad de los 35 futbolistas que han jugado debutaban este curso con la camiseta del primer equipo.

La mayoría, lógicamente, eran fichajes: Raúl de Tomás, Leandro Cabrera, Adrián Embarba, Matías Vargas, Fernando Calero, Bernardo Espinosa, Jonathan Calleri, Ander Iturraspe, Andrés Prieto y Sébastien Corchia. Pero también se han estrenado hasta ocho jugadores de la cantera: Víctor Campuzano, Víctor Gómez, Pol Lozano, Gonzalo Ávila 'Pipa', Moha Ezzarfani, Nico Melamed, Kévin Soni y el mencionado Pujol. En total, 18 debutantes para una temporada de zozobra. ¿Casualidad?

Otro punto característico de este Espanyol líder en jugadores empleados es que se encuentran representadas hasta nueve nacionalidades distintas. 24 de los 35 futbolistas son españoles, pero también cuenta esta relación con cuatro argentinos (Calleri, Vargas, Facundo Ferreyra y Pablo Piatti), un uruguayo (Cabrera), un brasileño (Naldo Gomes), un chino (Wu Lei), un marroquí (Moha), un camerunés (Soni) y un francés (Corchia).

Y todo ello, sin contar, por un lado, que también van tres entrenadores (David Gallego, Pablo Machín y Abelardo Fernández). Y, por otro, que aún no ha debutado Oier Olazabal, quien aterrizó en enero, como tampoco tres de los canteranos que se están entrenando a las órdenes de Abelardo: Ferran Jutglà, Roman Tugarinov y Dani Villahermosa.

Ferreyra, el ‘pichichi’ de paja del Espanyol, se pone las pilas

23 mayo, 2020 · Archivado en Clasificación deportiva, Competiciones, Deportes, Equipos, Ferreyra, Futbol, Futbol sala, La Liga, Liga Europa, Liga Santander, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Primera División, Puestos europeos, RCD Espanyol, SL Benfica · Comentarios desactivados en Ferreyra, el ‘pichichi’ de paja del Espanyol, se pone las pilas 

Para un ojeador despistado que se dispusiera a estudiar a Espanyol, Facundo Ferreyra sería indudablemente la auténtica perita en dulce de la plantilla. El argentino es, números en mano, el máximo goleador del equipo en la temporada 2019-20, con ocho dianas, y ha participado en 1.348 minutos. Es decir, un tanto cada 168 minutos. Sin embargo, las estadísticas en ocasiones no reflejan la realidad. Al menos hasta ahora. Porque el 'Chucky' se pone las pilas.

En la recta final de su año y medio de cesión en el Espanyol, con la prórroga que concederá el hecho de que LaLiga concluirá más allá del 30 de junio, Ferreyra asegura estar "enfocado en el presente más que nunca". Así lo afirmó días atrás en las redes sociales, en la que era su primera publicación en más de seis meses, ya que la anterior databa del 23 de octubre, en la previa del Ludogorets-Espanyol de la Europa League.

El delantero ciertamente lleva ocho goles este curso, pero seis los anotó en pleno verano, en las eliminatorias previas de la Europa League. Otro lo hizo en la fase de grupos de esta competición, ante el Ludogorets, y solo uno lo marcó en LaLiga. Y de eso han pasado más de ocho meses: el 15 de septiembre en Eibar.

No en vano, Ferreyra no participa en más de 28 minutos en un encuentro liguero desde el 10 de noviembre, en el Wanda Metropolitano frente al Atlético de Madrid, casi dos meses antes de la llegada de Abelardo Fernández al banquillo.

Solo un cambio brutal de los acontecimientos puede impedir que, una vez concluya la temporada, el 'Chucky' regrese al club que posee sus derechos económicos, el Benfica, que anhela ingresar unos diez millones por su venta. No ejecutará el Espanyol los algo más de cinco millones de su opción de compra, salvo giro copernicano. Porque Ferreyra se pone las pilas.

La UEFA que el Espanyol no debió jugarse en Leverkusen

19 mayo, 2020 · Archivado en Bayer Leverkusen, Clasificación deportiva, Competiciones, Deportes, Equipos, Futbol, Historia deportiva, La Liga, Liga Europa, Liga Santander, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Primera División, Puestos europeos, RCD Espanyol · Comentarios desactivados en La UEFA que el Espanyol no debió jugarse en Leverkusen 

Todavía persiste como el día más triste para varias generaciones de pericos que lo vivieron. El 18 de mayo de 1988, se dejó remontar el Espanyol un generoso 3-0 que traía del partido de ida de la final de la Copa UEFA, en Sarrià, ante un Bayer Leverkusen que le devolvió la goleada en el segundo tiempo del encuentro de vuelta y que acabó de noquear a los de Javier Clemente en la tanda de penaltis. Pero, 32 años después, en lugar de lamentos, aparece una nueva perspectiva: ¿Se habría podido disputar aquel partido con las reglas del fútbol actual? La respuesta es clara: no. La gran incógnita es si entonces tampoco debió jugarse.

Este es el contexto, que aún figura publicado con luz y taquígrafos en el portal oficial del Bayer Leverkusen. Tras reconstruir en 1986 la Tribuna Este del Ulrich-Haberland-Stadion, inaugurado el 2 de agosto de 1958 (curiosamente, el mismo día aunque 51 años antes que Cornellà-El Prat), en la temporada 1987-88 se procedió a derruir la antigua Tribuna Oeste y se emprendió la construcción de la nueva. "El Bayer 04 ganó la Copa de la UEFA en 1988 cuando el estadio todavía estaba en obras", admite el club en su sitio web. Y esa es la principal clave de todo.

Se pregunta el periodista Frank Lußem, de la revista germana Kicker, cómo se aprobó la disputa de una final en el Ulrich-Haberland-Stadion, "en un estadio en obras y en gran medida sin garantías", precisamente cuando estaban a punto de cumplirse solo tres años de la Tragedia de Heysel, en que murieron 39 aficionados de Liverpool y Juventus en los prolegómenos de la final de la Copa de Europa, con más de 600 heridos y la clausura definitiva y posterior demolición del estadio belga.

"Según los estándares actuales, este partido se habría jugado en cualquier lugar menos en Leverkusen", afirma Lußem, quien considera "aún cuestionable", que los dirigentes del Bayer consiguieran convencer a la UEFA de disputar el encuentro ante el Espanyol en su estadio.

Aficionados con la prensa, invasión de campo, N'Kono intimidado...

Pero es que, a resultas de las obras en la Tribuna Este, centenares de empleados, administrativos, canteranos e incluso socios del Leverkusen fueron ubicados en la zona de prensa, donde obviamente no narraron el partido ni escribieron crónicas, ni siquiera disimularon con un bloc de notas en la mano, sino que se dedicaron lógicamente a animar a su equipo en un encuentro tan importante.

"Pero la tanda de penaltis lo superó todo", remarca Lußem, quien recuerda la invasión de campo protagonizada por miles de aficionados que se produjo nada más decretarse el final de la prórroga, con la seguridad desbordada y los jugadores y técnicos entre asustados y ojipláticos. Todo esto, antes de decidir el destino de la final desde los once metros.

Afortunadamente (y casi milagrosamente), no hubo ni un solo incidente entre los seguidores alemanes y los jugadores, ni un ejercicio de indisciplina a pesar del desorden que ellos mismos habían generado al abandonar sus localidades y saltar al césped. Eso sí, unos cuantos permanecen situados en el centro del campo, junto a los jugadores que esperan su turno para lanzar un penalti.

Pero no todo es obra de aficionados en tensión. El entonces gerente del Bayer Leverkusen, el mítico Reiner Calmund (que sería artífice de la llegada de brasileños como Jorginho, Zé Roberto, Lúcio y Emerson a la Bundesliga) decide ver el partido desde la portería del Espanyol, que defiende Tommy N'Kono. Y a tres metros del camerunés se coloca desde el inicio de la segunda parte y hasta el final.

El Leverkusen conquista la Copa UEFA con el guardameta Rüdiger Vollborn como héroe (y bestia negra en el imaginario eterno de los pericos) y, como explica el periodista de Kicker, sus directivos son llamados a la sede de la UEFA unos días más tarde.

El árbitro de la final, Jan Keizer, les salva de un castigo millonario al recalcar que los trabajadores del club habían abogado por mantener la calma entre sus hinchas. Así que se escapan los alemanes con una multa menor y un título europeo que, con las normas en la mano, quizá nunca hubieran ganado.

Página Siguiente »