Mascarillas gratis en Madrid: la normativa y sus peligros

Desde el pasado lunes la Comunidad de Madrid está entregando mascarillas a la población en las farmacias de forma gratuita, pero la polémica que rodea a esta distribución sigue latente. Primero, se criticó la decisión por tratarse de mascarillas FFP2, las menos recomendadas para la población general. Ahora, la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (ASEPAL) ha advertido que este material sanitario, comprado en China, no cumple con la normativa europea.

Según desvela el informe elaborado por ASEPAL, revelado por maldita.es, las mascarillas no se ajustan “a los requisitos de marcado e información mínimos requeridos” en el Reglamento UE 2016/425. El documento especifica varios incumplimientos:

- No existe ninguna referencia en las mascarillas al Reglamento UE 2016/425.
- No se identifica el nombre, la dirección y el número de identificación del organismo que ha realizado los procedimientos de evaluación.
- No se especifica ninguna dirección URL en la que puede consultarse la declaración UE de conformidad. Esta declaración tampoco se entrega junto con el EPI.
- El marcado CE no se coloca sobre la mascarilla, solo en el envoltorio de la mascarilla.
- El marcado CE no va acompañado de los cuatro dígitos de identificación del organismo notificado que haya realizado el procedimiento.

Ninguno de estos aspectos se especifica en el envoltorio proporcionado por la Comunidad de Madrid, ni siquiera que se trata de una mascarilla FFP2, como así asegura el Gobierno regional. Por tanto, el certificado CE que se incluye en el embalaje de la mascarilla sería falso. Además, en las mascarillas no se adjuntan las instrucciones de limpieza, desinfección y revisión y no indican los límites de uso, puesto que no existe la marca ‘R’, que señalaría que las mascarillas son reutilizables.

No garantizan la protección

El peligro de estas mascarillas es que, aunque se crea que sí, no ofrecen la protección suficiente contra el nuevo coronavirus. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha avisado que si no cumplen con la legislación podrían no retener el 92-95% de las partículas que exhalamos al hablar, toser o estornudar. Ese porcentaje es el que se exige a una mascarilla FFP2, según la normativa. La OCU afirma que si no cuenta con el marcado CE o presuntamente es falso, “no existe ninguna garantía” sobre su función protectora y adecuado funcionamiento.

La Comunidad de Madrid finalmente ha reaccionado y ha solicitado a dos organismos que procedan a la evaluación de las mascarillas, un aspecto que según ASEPAL tendría que haber hecho antes de proceder a su entrega. Hasta que tenga los resultados, la Consejería de Sanidad ha emitido una orden para que las farmacias, al menos de forma momentánea, no las repartan a los menores de cuatro años.

El fútbol no merece ser mal mirado

Estos días se han cumplido 75 años del final de la Guerra Mundial en Europa y el hecho ha dado lugar a recuerdos de cómo se fue recomponiendo con rapidez la convivencia entre países poco antes en guerra. He echado en falta algo en los comentarios: el fútbol. En 1955 arrancó la primera Copa de Europa, con monarquías y repúblicas, democracias y dictaduras, capitalistas y comunistas, católicos, protestantes, ortodoxos y musulmanes. Con un 'Telón de Acero' que partía el continente "desde Stettin en el Báltico hasta Trieste en el Adriático", que dijo Churchill. Esa Copa de Europa nació cuando aún quedaban escombros por recoger.

Fue antes que el Tratado de Roma, germen de la Unión Europea. E incluyó, ya de salida, equipos del otro lado del 'Telón de Acero'. Lo saco a colación para defender los efectos benéficos del fútbol, ahora que oigo voces clamando contra el regreso de LaLiga (en este como en otros países) y porque el fútbol disponga de test y el Estado no. Es inquietante, desde luego, pero no sólo el fútbol dispone de test. Los tienen muchos sectores y empresas (la Seat, Mercadona, la banca...) para sus empleados, y todos sabemos de lugares donde pueden hacer y de gente que acude a ellos. Pero esto sólo trasciende si se trata del fútbol.

¿Por qué subsiste esa mirada oblicua hacia este deporte que tantísima gente sigue pero que es de buen tono degradar? Porque se profesionalizó pronto y eso le hizo objeto de críticas y rechazo. Ahora casi todo el deporte es profesional y al que aún no lo es del todo el fútbol coadyuva para sostenerlo, pero aún resuenan los ecos de cuando nos decían que no era más que una artimaña de Franco para que no pensáramos en otras cosas, pasando por alto que en democracias próximas y envidiadas el fútbol era igual de importante. En fin, que yo me alegro de que LaLiga vuelva, si Dios quiere, el coronavirus no lo impide y la autoridad no lo prohíbe.

Cómo puede afectar el artículo 13 sobre copyright, explicado en 3 minutos

27 marzo, 2019 · Archivado en Internet, Legislación UE, Redes sociales, Unión Europea, Youtube · Comentarios desactivados en Cómo puede afectar el artículo 13 sobre copyright, explicado en 3 minutos 

El Parlamento Europeo aprobó esta semana la nueva directiva sobre copyright y con ella su temido artículo 13, que ahora es el realidad el 17 en el último borrador.

Esta normativa ha traído cola desde el inicio de las negociaciones por cómo puede mermar la creación de contenido al volver mucho más restrictivo compartir contenidos con copyright. Desde el inicio youtubers, creadores y webs han denunciado que puede suponer el final de internet como lo concemos.

Antes de empezar, hay que saber que aún quedan negociaciones y que como poco hasta 2020 no estará vigente. Y aunque se ha dicho que se prohibirán hasta los memes, esto no es cierto. Tampoco parece que se vea afectada Wikipedia. Pero aún con todo trae problemas. Este vídeo de Tik Tak Draw trata de explicarlo en 3 minutos.

Como vemos, la directiva pasará la culpa del usuario a las redes sociales y plataformas, por lo que se espera que sean mucho más restrictivas con su contenido. Youtubers como Jaime Altozano han explicado también el problema sobre cómo podría afectarle.

Veremos cómo acaba cerrándose todo, pero parece claro que la mejor idea sería no aprobar esta directiva, y de momento esa batalla se está perdiendo.