Eligen los 10 mejores tiros de la década: con cada uno les recorrerá un escalofrío mayor

22 agosto, 2019 · Archivado en Baloncesto, Chris Paul, Competiciones, Damian Lillard, Deportes, Kawhi Leonard, Kyrie Irving, Lebron James, NBA, Ray Allen, Stephen Curry · Comentarios desactivados en Eligen los 10 mejores tiros de la década: con cada uno les recorrerá un escalofrío mayor 
La CBS ha sido la encargada de elaborar este ránking repleto de tiros emocionantes. Partidos y series apretadas que se decidieron con estas maravillas.

Los 10 movimientos del verano que marcarán el futuro de la NBA

13 agosto, 2019 · Archivado en Al Horford, Baloncesto, Competiciones, Deportes, Jimmy Butler, Kawhi Leonard, Kemba Walker, Kevin Durant, Kyrie Irving, NBA, Paul George · Comentarios desactivados en Los 10 movimientos del verano que marcarán el futuro de la NBA 

El mercado de fichajes no ha concluido, pero a estas alturas del verano los principales agentes libres de la Liga ya conocen su destino y los equipos se preparan para una temporada que carece de un claro favorito para el anillo. Al menos en estos momentos. Recordemos que la agencia libre, una de las más impresionantes de los últimos tiempos, ha dejado algunos movimientos para el recuerdo que pueden marcar el futuro reciente de la Liga.

Durant, Kawhi, Kyrie... son muchos los nombres importantes que destacan por encima del resto y que han cambiado de equipo en las últimas semanas. A continuación, analizaremos las diferentes operaciones que nos ha dejado el mercado y las ordenaremos por importancia, además de hablar del impacto que podrían tener en le NBA.

1. Kawhi Leonard (y Paul George) | Clippers

El movimiento del verano, sin duda. El alero fue el protagonista absoluto de la pasada campaña y su actuación en la fase final, en la que le dio a los Raptors el primer anillo de su historia, le consagró como el nuevo dueño del trono de la Liga. Se convirtió en agente libre tras rechazar su player option y firmó por los Clippers sorprendiendo a todo el mundo, incluidos y muy especialmente los Lakers y los propios Raptors, que no han acabado contentos con la decisión del alero. Se unirá a Paul George en el equipo, cuya llegada ha pasado a un segundo plano (relativamente) después de que la decisión de Kawhi provocara un auténtico terremoto en la NBA. Con Doc Rivers de entrenador, la renovación de jugadores como Patrick Beverley, y la inclusión del mejor jugador que tiene la competición actualmente, son aspirantes a todo. 

2. Anthony Davis | Lakers

No fue tan sorpresivo como el fichaje de Kawhi por los Clippers, pero no por eso es menos importante. Fue el culebrón de la última temporada y se llevó por delante a directivo como Dell Demps o Magic Johnson, pero al final y tras la salida de este últimos las negociaciones llegaron a buen puerto y el jugador llegó a los Lakers. La amenaza que recibieron los Pelicans del entorno del jugador fue esencial: o la estrella sale ya del equipo o el año que viene será agente libre. Una vez la franquicia de Nueva Orleans aceptó esta realidad, las conversaciones fructificaron y se aceptó una oferta muy parecida a la que Magic había hecho en febrero. Junto con LeBron y gente como Cousins o Danny Green, parece que los Lakers van a alcanzar los playoffs por primera vez desde 2013. Y veremos qué más.

3. Kevin Durant y Kyrie Irving | Nets

Una bomba que estalló nada más comenzar el mercado de fichajes. Durant, que previamente había rechazado 31 millones de su player option a pesar de su lesión del tendón de Aquiles se iba a la Gran Manzana ignorando a los Knicks, la franquicia favorita para hacerse con el alero en todo el último año. Le acompañaría Irving, que salía de los Celtics tras la catástrofe de la temporada pasada en lo que fue una relación imposible. Es un traspaso que ha sido muy sonado pero que puede acabar siendo un fiasco. Durant tiene una de las lesiones de recuperación más incierta, mientras que Kyrie es tan talentoso como impredecible. Veamos como acaba la cosa.

4. Russell Westbrook | Rockets

El último gran bombazo. Se marchaba de su equipo de toda la vida, los Thunder, días después del traspaso de Paul George. En Oklahoma han entendido que el camino que llevaban no era el adecuado y han liberado margen salarial y conseguido picks del draft para la reconstrucción, aunque se tendfrán que comer a Chris Paul, que ha sido parte del traspaso. Russ por su parte recala en los Rockets, donde se reunirá con el que fuera su compañero, James Harden, y será entrenado por Mike D'Antoni. ¿Podrán dos talentos individuales que asumen tanto balón como ellos ser competitivos y convertirse en un equipo ganador? Solo el tiempo lo dirá.

5. D'Angelo Russell | Warriors

Fue una de las consecuencias de la marcha de Durant a los Nets, pero no por ello es más insignificante. Cobrará 117 millones en cuatro temporadas y es el hombre perfecto para acompañar a Curry mientras Klay Thompson siga en la enfermería. Comparte posición con el más bajito de los Splash Brothers, pero poco le importará eso a Kerr, que ya ha demostrado su fiabilidad con equipos pequeños en pista. Los Warriors presentan su mayor incógnita desde que empezaron su dinastía, pero con Russell seguirán siendo un festival de triples... y si Kaly vuelve sano no van a renunciar a nada.

6. Kemba Walker | Celtics

Otra de las consecuencias de los fichajes estrellas de los Nets, aunque en este caso el responsable de su llegada es Irving. Kemba llega procedente de los Hornets para ocupar el puesto dejado por el base y convertirse en la cara de una franquicia que ha perdido también a Horford (ahora hablaremos de él) y que viene de una crisis importante. El proyecto se la juega el año que viene, pero lo hará sin Irving, lo que evitara numerosos quebraderos de cabeza a los suyos. Y con Walker, que viene de hacer la mejor temporada de su carrera en los Hornets.

7. Jimmy Butler | Heat

Es probablemente el fichaje del que menos se ha hablado de todo el mercado. El ex de los Bulls, Wolves y Sixers dejaba Philadelphia para convertirse en el jugador franquicia de los Heat. Una vacante dejada por Dwayne Wade, retirado la pasada campaña. No es un hueco vano. Tendrá que resarcirse y demostrar que es capaz de liderar a un equipo a los playoffs, primer objetivo de los de Spoelstra. La cantidad de movimientos que ha habido le han dejado en un segundo plano, aunque eso le puede venir bien a una estrella siempre protagonista por su carácter.

8. Al Horford | Sixers

Puede ser un movimiento maestro. Abandonó a los Celtics, que han perdido a su pilar defensivo y de vestuarios, para irse a unos Sixers que intentarán una vez más el asalto al anillo. Se une a Embiid, Simmons y Tobias para formar un quinteto de nuevo temible. Fue uno de los pocos que demostró ser capaz de defender al pívot camerunés, y ahora compartirá pista con él. Es un hombre de equipo, un buen tío, un gran defensor que puede aportar en ataque y un veterano con buena reputación en los vestuarios. El complemento perfecto para un grupo lleno de talento pero todavía en vías de madurez.

9. Mike Conley | Jazz

Otro movimiento poco comentado pero que viene como anillo al dedo a una franquicia que desde hacía tiempo buscaba a un hombre como él. Los Jazz ya lo intentaron en febrero, cuando se rumoreó un traspaso de Ricky por el de los Grizzlies. Con la salida del español, al que no han hecho esfuerzos por retener, Conley llegaba en verano a Utah como soporte a un equipo joven y del que se espera mucho. Al igual que Horford en los Sixers, será un gran complemento para dos jugadores con poca experiencia como Donovan Mitchell y Rudy Gobert. Con 31 años aún tiene baloncesto que ofrecer, y puede llegar lejos en playoffs con su nuevo conjunto.

10. Nikola Mirotic | Barcelona

Podríamos meter a jugadores delante, pero por la sorpresa que supuso y por la incidencia que ha tenido para el baloncesto español, a Mirotic hay que meterle. La noticia, adelantada por Shams Charania, fue un auténtico bombazo para los aficionados y supuso el regreso de Nikola a España... para jugar en el Barça, eterno rival del Real Madrid, su último club en Europa. Según se pudo saber de boca de Pesic, su entrenador en la entidad azulgrana, los Bulls le hicieron una oferta de 45 millones a Nikola, que la rechazó para marcharse de la NBA.

Otros movimientos

No se pueden meter todos los fichajes entre estos diez, pero está claro que ha habido más que han tenido repercusión y algunos de ellos pueden permitir a muchas franquicias convertirse en aspirantes, entrar en playoffs, o simplemente dar una última oportunidad a la carrera de algunos jugadores. Algunos de las otras operaciones que hemos vivido han sido las llegadas de Cousins y Green a los Lakers, la de Chris Paul a los Htunder o la de Paul Gasol a los Blazers. Además, Chandler ha fichado por los Rockets, Rozier por los Hornets y Carter vuelve a los Hawks a jugar su última temporada, entro otros muchos movimientos.

Kemba Walker y los nuevos Celtics: ¿El base definitivo del proyecto de Brad Stevens?

12 agosto, 2019 · Archivado en Baloncesto, Boston Celtics, Competiciones, Deportes, Equipos, Isaiah Thomas, Kemba Walker, Kyrie Irving, NBA · Comentarios desactivados en Kemba Walker y los nuevos Celtics: ¿El base definitivo del proyecto de Brad Stevens? 

El mercado de fichajes de la NBA ha sido frenético y lleno de sorpresas. Hay que echar la vista muy atrás para recordar un verano tan movidito como este. Durant y Kyrie provocaban el primer gran terremoto con su llegada a los Nets, Westbrook se iba a los Rockets y Kawhi Leonard firmaba por los Clippers junto a Paul George logrando por el camino una repercusión pocas veces vista. Además, para los aficionados españoles continuaba la diversión con la marcha de Mirotic al Barça y la de Pau a los Blazers.

Sin embargo, hay un movimiento que ha pasado desapercibido y que no ha tenido una repercusión tan grande como la del resto: la llegada de Kemba Walker a los Celtics. El ya ex jugador de los Hornets abandona la que ha sido su única franquicia en las 8 temporadas que lleva en la competición norteamericana.

No es un fichaje cualquiera; llega para suplir la marcha de Kyrie Irving y convertirse en la cara del proyecto Stevens en los Boston Celtics, la franquicia más laureada de la historia de la NBA... y que lleva sin ver un anillo desde 2008. Walker siempre ha estado lejos de los focos de la Liga, y el culebrón Kyrie le ha dejado en un segundo plano. El hoy jugador de los Nets ha sido protagonista tras su marcha, y los bostonianos han dejado de estar en el centro de atención durante algunas semanas.

¿Lo volverán a estar? Seguro que sí. Es un equipo que ya ha demostrado que sabe competir, y cuando mejor lo ha hecho es cuando no ha tenido presión de por medio. Como ahora. Y es algo que no les viene mal: la llegada de Kemba supone construir el equipo en torno al tercer gran base del proyecto. Tras Isaiah Thomas y el ya mencionado Kyrie Irving, la ya ex estrella de los Hornets pasará a ser la referencia ofensiva de un equipo que se examina el año que viene.

De la ilusión a las dudas: el proyecto se tambalea 

Cuando Stevens llegó en 2013 el equipo ya contaba con un gran base: Rajon Rondo. Sin embargo, el técnico sabía que había que dejar el pasado atrás y buscó el traspaso para el últimos de los héroes del tan recordado anillo del 2008. Ese año el equipo se quedó sin fase final, pero desde entonces siempre han estado en las eliminatorias por el título. El equipo no hacía más que mejorar año tras año y las finales del Este del 2017, tras la primera regular season por encima de las 50 victorias desde 2011, llenaba de esperanzas a los aficionados del Garden.

Al año siguiente, Thomas, héroe de esos playoffs, hacía las maletas para vivir lejos de Boston su particular caída a los infiernos. Llegaba Irving, uno de los mayores talentos de la Liga. Un base que había sido esencial en la consecución del anillo de los Cavaliers en 2016 y que había demostrado una capacidad innata para jugar al baloncesto. 

El primer año se lesionó y los Celtics se quedaron a un paso de las Finales perdiendo en el séptimo partido de la final del Este en casa ante los Cavs de LeBron. En el segundo año, Kyrie estuvo sano y el equipo cayó en semifinales ante los Bucks. Por 4-1. Y con un año que se transformó poco a poco en pesadilla y que acabó como tenía que acabar: en catástrofe.

Fue este año en el que se vieron las primeras grietas del proyecto de Danny Ainge y Brad Stevens. Heridas sangrantes que nunca experimentaron y que salieron a la luz durante toda la campaña, muchas de ellas con Irving como responsable. El juego coral tan tradicional de los últimos años se resquebrajaba, los personalismos crecían, las peleas internas se hacían públicas y la desunión del vestuario pasó de ser una ligera sospecha a convertirse en algo evidente. 

Y no sólo eso. En los cinco cursos en las que Stevens se había hecho cargo del equipo, éste solo había mejorado. Y no sólo en temporada regular, donde cada año sumaban más y más victorias, también en playoffs, donde cada vez llegaban más lejos y donde parecía que se acercaban inexorablemente al anillo. En la sexta campaña del técnico de Indiana, todo cambió. Menos victorias (49 por las 55 del año anterior o las 53 de la 2016-17), y peores en playoffs (semifinales tras dos finales del Este seguidas).

Tuvieron el mejor rating ofensivo de la era Stevens (112,2) pero el equipo siempre se había caracterizado por su gran defensa y en el último año no estuvieron finos: 107,8, el segundo peor balance del equipo desde la llegada del entrenador. Además, ha habido menos participación de los secundarios, y ha habido un jugador que ha asumido demasiado balón para los que el Garden estaba acostumbrado. Una cosa estaba clara: con Irving el equipo ha empeorado.

No hay duda de que el proyecto ha dado un bajón justo en el año en el que se les pedía el campeonato. Al principio del año en Las Vegas les proyectaban 57,5 victorias y se han quedado en 49. Estaban llamados a convertirse en los herederos del Este post LeBron. Y se les dio mil y una oportunidades, estando la gente convencida de que en playoffs cambiarían el chip y se transformarían de la noche a la mañana en un equipo competitivo. No fue así.

Se va Kyrie y llega Kemba ¿Ganan o pierden los Celtics?

Es una pregunta a la que no se puede responder con una sola palabra. Lo primero a tener en cuenta es que en Boston no sólo han perdido a Kyrie. Rozier, alguien clave en los playoffs del 2018, se ha marchado. Al Horford, pilar defensivo, veterano curtido en mil batallas y sostén del equipo en la pista y en el vestuario, también ha dicho adiós. 

No son bajas carentes de importancia. Y es verdad que ha llegado Kemba, pero poco más. Han fichado a Poirier, y más allá de Rozier mantienen a Brown, Tatum, Smart... ese núcleo joven que parecía que iba a llamar a las puertas del All Star la campaña pasada pero que no pudieron desarrollar todo su potencias al lado de Irving. 

Pero, ¿realmente salen perdiendo los Celtics? No parece estar tan claro. Los puntos de vista pueden cambiar rápidamente, y pasar del se les ha ido Irving, al se han librado de Irving, no parece tan descabellado. Se acabaron (aparentemente) las broncas en el vestuario y la desunión de los jugadores. También (aparentemente) los personalismos en la pista y fuera de ella. Kemba es un hombre de equipo de carácter sosegado que no acapara tantos focos como su predecesor. También sabe (aparentemente) que tiene una buena oportunidad para poder llegar lejos en un Este sin dueño tras la marcha de su último rey (Kawhi).

Aparentemente, su adaptación al equipo y el juego del mismo podrá volver a ser más colaborativo que antes, mientras que los jóvenes podrán volver a desarrollarse y a alcanzar cotas más altas. Sobre todo Brown y Tatum. Que Irving no esté será una liberación para ellos. Y tendrán al lado a Kemba, que además de todo lo dicho es un muy buen jugador. Llega de ser el jugaor franquicia de los Hornets y de promediar 25,6 puntos, 4,4 rebotes y 5,9 asistencias con un encuentro de 60 puntos ante los Sixers. Y llega de disputar los 82 partidos de la regular season, por lo que está sano.

Y hay un hecho más a tener en cuestión. Boston necesita a Kemba, y Kemba necesita a los Celtics. El base ni siquiera ha estado cerca del anillo en un proyecto de quiero y no puedo en los Hornets, y necesita cuadrar bien en una franquicia necesitada de buenos jugadores y nuevos ídolos. Lo mismo les pasa a los Celtics: Tatum y Brown no han alcanzado la madurez mental suficiente como para ser los líderes de un equipo aspirante. La llegada de Kemba les permitirá jugar sin presión y quitarse por el camino una sombra, la de Kyrie, que parecía ahogarles.

Empieza un nuevo capítulo en Boston. Un capítulo dentro de una era, la de Stevens, que ha visto como un proyecto que iba viento en popa se resquebrajaba en un último año que ha acabado en catástrofe. El técnico puede volver a empezar sin presión, pero a la vez se le exigirán resultados en su séptima temporada en el equipo. El año que viene vivirá un gran examen que puede marcar, una vez más, el futuro de la franquicia. Kemba y los Celtics inician una lucha con final incierto. Ya veremos como acaba.

Lebron-Davis, Kawhi-George… los nuevos dúos que agitaran la NBA

La NBA está viviendo uno de los periodos más convulsos que se recuerden a estas alturas de año. No han pasado ni dos semanas desde que se abriera el mercado de verano, uno con una cantidad ingente de estrellas que se convertían en agentes libres y que ya han encontrado hueco en sus nuevos destinos. Estos movimientos han desatado un terremoto tremendo en el panorama de la liga norteamericana, haciendo que el número de aspirantes al título crezca de manera considerable.

Aún faltan algo más de tres meses para que la nueva temporada de comienzo, y a pesar de que los mejores agentes libres, que eran muchos, ya tienen equipo, se siguen dando réplicas del seísmo en el mercado en forma de intercambio. La última de ellas fue el que se produjo el pasado viernes, que mandaba a toda una institución de Oklahoma como Russell Westbrook a Houston a cambio de Chris Paul y dos primeras rondas del draft más otras dos intercambiables.

El crecimiento exponencial en los últimos años del big three para ser considerado aspirante al título está dando paso a nuevos dúos estrella que estén rodeados por un grupo más sólido, equilibrado y complementario. 

1. LeBron James y Anthony Davis (Los Angeles Lakers)

Fue la primera de las parejas que se formó de cara a la nueva temporada. Hace poco menos de un mes se supo que el pívot, entonces en los Pelicans, acabaría en Los Ángeles para jugar codo con codo con LeBron James. El intercambio mandaba a Lonzo Ball, Brandon Ingram, Josh Hart y tres primeras rondas del draft a Nueva Orleans. La idea inicial de la franquicia tras este movimiento era conseguir una tercera estrella pero eso no sucedió. Por lo tanto han optado por rodear a sus dos grandes talentos de jugadores con menor peso pero con experiencia como Danny Green, Rajon Rondo, Avery Bradley; y otros algo más jóvenes o que buscan volver a ser lo que eran como Quinn Cook o DeMarcus Cousins.

2. Kyrie Irving y Kevin Durant (Brooklyn Nets)

Esta será la pareja que más tiempo tarde en mostrar su potencial en conjunto. La rotura del tendón de Aquiles tendrá a Kevin Durant alejado del parqué gran parte de la próxima temporada o, en el peor de los casos, en su totalidad. Por lo tanto será Kyrie Irving quien lidere a un grupo que el pasado año se convirtió en la gran sorpresa de la liga, haciéndose hueco en el este y consiguiendo plaza en los playoffs. Han reforzado también la pintura con Taurean Prince y DeAndre Jordan, y mantienen jugadores con gran potencial como Caris LeVert, Jarrett Allen o Joe Harris, ganador del último concurso de triples, sin olvidar a Spencer Dinwiddie o Rodions Kurucs en la rotación. Sin duda, un equipo muy completo, incluso a la espera de Durant.

3. Kawhi Leonard y Paul George (Los Angeles Clippers)

El movimiento estrella y, sin duda, el mas sorprendente del mercado de fichajes. Tanto Raptors como Lakers vieron como el vecino de los segundos les levantó a la joya de la corona del mercado de agentes libres. El MVP de las finales y campeón de la NBA Kawhi Leonard se iba a Los Ángeles y llegaría con un extra: Paul George. Sendos jugadores se reunieron antes del movimiento. Querían jugar juntos y querían hacerlo en L.A., ciudad de donde son naturales. Finalmente su deseo se cumplió, convirtiendo automáticamente a los Clippers en un serio candidato al título del próximo año. A su alrededor contarán con jugadores como Patrick Beverley, Montrezl Harrell, formando, junto a los dos fichajes, una de las mejores defensas de la liga. Siguen contando en la rotación con Lou Williams, mejor sexto hombre de la NBA; y además de presente, también tienen futuro gracias a potenciales como Landry Shamet o Ivica Zubac. Por si esto fuera poco, Doc Rivers a los mandos de la nave. 

4. Russell Westbrook y James Harden (Houston Rockets)

El último movimiento de peso en el mercado hasta la fecha y, posiblemente, uno de los más arriesgados. Sendos jugadores se conocen de su etapa en Oklahoma y su amistad ha sido una de las grandes valedoras para que Westbrook considerara Houston como el destino idílico si los Thunder, equipo en el que ha jugado sus once temporadas como profesional, decidían traspasarle. El perfil de ambos, MVPs de la temporada regular en las temporadas 2016 (Westbrook) y 2017 (Harden), es muy similar: ambos necesitan tener el protagonismo y llevar la batuta y el ritmo de juego. Son dos de los jugadores que más triples-dobles (y pérdidas de balón) acumulan al final de temporada y eso solo se consigue siendo el epicentro de un equipo. Eso no quita que sean dos de los mejores jugadores que hay en el panorama NBA. De ahí que esta combinación pueda acabar siendo, para bien o para mal de los Rockets, una bomba de relojería. A su alrededor contarán con Eric Gordon, P.J. Tucker y Clint Capela bajo el aro.

5. Stephen Curry y D'Angelo Russell (Golden State Warriors)

A falta de Klay Thompson, que se perderá gran parte del próximo curso tras su rotura de ligamentos en la rodilla, D'Angelo Russell acompañará a Stephen Curry, buque insignia de la franquicia, en su lucha por recuperar el estatus alcanzado en los últimos cinco años. La nueva incorporación de los Warriors explotó el curso pasado en Brooklyn, demostrando que es capaz de liderar un proyecto y de meterlo en playoffs, algo contra todo pronóstico hace un año. Ahora formará pareja exterior con uno de los mejores tiradores de la historia. A pesar de las tremendas dificultades que iba a tener el equipo californiano para mantener a todas sus piezas, ha sabido moverse bien en el mercado. Junto a Durant, han hecho las maletas jugadores como Cousins y referencias con gran experiencia como Andre Iguodala o Shaun Livingston. Sin embargo, el eje de la defensa, Draymond Green, sigue en el equipo y llegan otros jugadores con potencial con Willey Cauley-Stein o Alec Burks para reforzar la rotación. El principal objetivo: recuperar aquel juego que enamoró en la primera mitad de su gloriosa etapa. 

¡Cambio radical en la NBA! Los Nets fichan a Durant e Irving

30 junio, 2019 · Archivado en Baloncesto, Brooklyn Nets, Competiciones, Deportes, Deportistas, Equipos, Fichajes, Gente, Kevin Durant, Kyrie Irving, Mercado fichajes, Mercado NBA, NBA, Sociedad · Comentarios desactivados en ¡Cambio radical en la NBA! Los Nets fichan a Durant e Irving 

Kevin Durant jugará en los Nets. Y no se va allí en solitario. Una de las grandes incógnitas del verano ha sido despejada en estéreo, a dos tiempos. Kyrie Irving le acompañará en Brooklyn y formarán una dupla que aspira ya a todo en la Conferencia Este. 

Adrian Wojnarowski, de ESPN, dio la gran noticia: Durant abandonará los Warriors tras tres temporadas en las que se ha ganado muchos enemigos pero también se ha llevado a casa dos anillos de campeón (2017 y 2018). En este 2019 ha tenido mucha menos suerte, lesionándose el tendón de Aquiles y poniendo en mucho riesgo su futuro. Poco ha importado porque se ha terminado marchando pese al ofertón de Golden State, que fue a Nueva York con Bob Myers (presidente) y Stephen Curry (estrella) para convencerle de que renovara con ellos por el supermáximo.

El periodista dejaba la cifra sobre la mesa: 164 millones por 4 temporadas. Ése es el nuevo contrato de Kevin Durant. El de Irving, algo más bajo: 141, también por 4 años. También les acompañará el pívot DeAndre Jordan, que jugó en los Mavericks y los Knicks el año pasado y es amigo de Durant.

Página Siguiente »