«Es muy difícil que un nadador prepare dos eventos en un año»

7 abril, 2020 · Archivado en Competiciones, Deportes, Deportes acuáticos, Federaciones deportivas, FINA, Juegos Olímpicos, Juegos Olímpicos 2020, Katinka Hosszu, Natación, Organizaciones deportivas · Comentarios desactivados en «Es muy difícil que un nadador prepare dos eventos en un año» 

La Federación Internacional de Natación (FINA) aún no ha decidido cuando se celebrará el Mundial de Natación de Fukuoka, programado para el verano de 2021 pero que debe desplazarse teniendo en cuenta el aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio para esas fechas. De los cuatro escenarios que se manejaban, desde la primavera de 2021 al otoño pasando por moverlo a 2022, esta última opción es la que más seduce a los nadadores aunque obligue a que otros campeonatos deben también cambiar de fechas.

La campeona olímpica Katinka Hosszu aboga también por ello. "Creo que todos tendrán que encontrar la mejor manera, pero si los Juegos Olímpicos y el Mundial se celebran el mismo año, no veo claro, sino difícil, los nadadores pudan prepararse para dos grandes eventos en un año", reflexionó para Swimming World. Hosszu se suma así a lo que ya públicamente han opinado tanto la natación canadiense como la alemana.

Hosszu mantiene sus entrenamientos en Budapest, en su club, aunque en la natación húngara ha habido hasta nueve casos positivos y el país empieza a cerrarse al mundo. El Europeo estaba programdo para mayo pero ha sido pospuesto a agosto. Aún así, podría celebrarse en otoño o en la primavera de 2021. "Si tuviéramos tiempo para entrenar y prepararnos sería genial competir en agosto, pero no lo sabemos", comentó.

La nadadora de 31 años sigue pensando en alargar su carrera, apasionada por la natación desde pequeña, insaciable durante toda la temporada y en los últimos 15 años. Hosszu piensa en París 2024 y por eso quiere que el Mundial de Natación se celebre en 2022, una manera "ideal" para ir planificando mejor los objetivos. "Si lo piensas bien: tenerlo antes de los Juegos no es realmente genial, tenerlo justo después de los Juegos tampoco. Tenerlo en 2022 afecta a los Europeos, por lo que siempre hay algún tipo de problema", manifestó.

Hosszu desafía al alcalde de Budapest y pide los Mundiales

31 octubre, 2019 · Archivado en Atletismo, Budapest, Campeonato mundial, Centroeuropa, Competiciones, Deportes, Deportes acuáticos, Europa, Hungría, Katinka Hosszu, Mundiales Atletismo, Natación · Comentarios desactivados en Hosszu desafía al alcalde de Budapest y pide los Mundiales 

La idea del nuevo alcalde de Budapest, Karácsony Gergely, de renunciar a los Mundiales de Atletismo de 2023 que están programados en la capital húngara no ha sentado nada bien en el seno del deporte húngaro.

La nadadora Katinka Hosszu, una de las deportistas más laureadas en la historia del país, ha sido una de las voces más críticas ante esta posible medida y recordó sus éxitos en los Mundiales de Natación de Budapest 2017. "Tuve la suerte de ganar un mundial en Hungría en mi carrera como nadadora. ¡Nunca olvidaré esa sensación! ¡Deseo que más deportistas húngaros puedan experimentar el asombro apoyo de los aficionados de nuestro país!".

Una opinión parecida tiene el vallista Balász Baji, que confiesa que sería bonito retirarse como profesional en la cita delante de su afición: "No será fácil. Tendré 34 años en esos mundiales pero ¿por qué no realizar la mejor carrera de mi vida delante de mis compatriotas? ¿Por qué no tendría una despedida inolvidable del atletismo delante de los aficionados húngaros?"

El gobierno de Gergely, que desde este año es el nuevo alcalde de Budapest, baraja la posibilidad de renunciar a celebrar el Mundial de Atletismo después de que varios análisis económicos determinasen que los costes del evento y las infraestructuras se financiarían con el dinero de los contribuyentes sin aparentes beneficios.

Aquí no nada nadie

La desbandada de figuras amenaza con deteriorar el Mundial de natación, sujeto a un amplio frente de problemas. Aumenta la polvareda del caso Sun Yang. El nadador chino fue declarado ganador de la final de 200 metros, después de la descalificación del vencedor, el lituano Danas Rapsys, que tiene toda la pinta de ser el próximo emperador del medio fondo. Aunque su salida fue válida, se movió en la peana antes de lanzarse. Sun Yang, segundo, fue elevado a lo más alto del cajón, acompañado por el japonés Matsumoto, el ruso Malyutin y el británico Duncan Scott, empatados los dos últimos en el registro. Scott se negó a saludar y a fotografiarse con Sun Yang, secundando la acción de protesta del australiano Mack Horton, reprendido por la FINA. Ahora tendrá que reprender a Scott y a los próximos que protestarán.

Todo invita a pensar en la debilidad del máximo organismo de la natación. Después de su acción, Horton fue recibido entre ovaciones en el comedor de los nadadores. Parece que la FINA está más pendiente de hacer política y regalar privilegios que de hacer un trabajo eficaz contra el dopaje. No es su único punto débil. Este Mundial destaca por las numerosas bajas de última hora, estrellas que deciden no presentarse en las pruebas por las razones que sean. La suma de casos es tan preocupante que deja un Mundial afeitado.

Katie Ledecky, la mejor fondista de la historia, renunció a participar en la final de 1.500 y en la primera serie de 200 metros. Alegó enfermedad. Otras dos fenomenales nadadoras, la australiana McKeown y la canadiense Ruck, principales rivales de la sueca Sjostrom, tampoco se presentaron en la prueba, totalmente devaluada. Hosszu, campeona olímpica de 100 espalda, se ausentó de las semifinales de la prueba. Es la tónica de este campeonato, que pierde seriedad a chorros.