La delantera ha marcado un solo gol en 15 partidos

23 diciembre, 2019 · Archivado en Cejudo, Competiciones, David Barral, David Rodríguez, Deportes, Enzo Lombardo, Futbol, Karim Yoda, La Liga, LaLiga SmartBank, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Racing de Santander, Segunda división · Comentarios desactivados en La delantera ha marcado un solo gol en 15 partidos 

La estadística de los cuatro delanteros del Racing en la primera vuelta es demoledora. Entre Nuha (3), David Rodríguez (1), Barral (1) y Jon Ander, aunque estos dos han jugado muy poco, han marcado solo cinco goles. La cifra podría indicar que los puntas del Racing tienen muy poca puntería, pero lo cierto es que ni tan siquiera han rematado. Se pueden contar con los dedos de una mano las ocasiones que han fallado, sencillamente no tienen peso alguno en el área rival.
Los datos son especialmente crueles en los últimos tres meses, desde que se ganó 4-0 al Mirandés al 17 de septiembre. En el periodo que ha pasado desde entonces se han jugado 15 partidos, en los que el Racing ha marcado 15 tantos..., y solo uno lo han marcado los delanteros: el gol del empate, 2-2, de Nuha contra la Ponferradina en la última jugada del partido.

Si el Racing, aunque tocado, no está todavía hundido se lo debe agradecer a los tres mosqueteros, dos de ellos franceses, que tiene en la media punta, Yoda, Cejudo y Lombardo. En este tiempo, ellos han marcado 12 de los de los 15 goles del equipo (más el de Nuha, el del sábado de Figueras y el de propia puerta del Fuenlabrada). Y no solo eso, en 10 de las 15 ocasiones el pase decisivo, la asistencia, también fue de uno de los tres. Puede que su implicación en las tareas defensivas sea mejorable, pero los datos dicen que el Racing vive, o muere, dependiendo del día que tengan los tres mosqueteros.


Otro dato desolador para la aportación de la plantilla: hasta el gol de Figueras del pasado sábado no había marcado ningún futbolista que no fuera delantero o mediapunta.

El Racing contiene el aliento ante el escáner a Yoda

9 diciembre, 2019 · Archivado en Competiciones, Deportes, Futbol, Karim Yoda, La Liga, LaLiga SmartBank, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Racing de Santander, Ritchie Kitoko, Segunda división · Comentarios desactivados en El Racing contiene el aliento ante el escáner a Yoda 

Que Karim Yoda padece una pequeña rotura en el cúbito de su brazo derecho es seguro desde que en la noche del viernes pasado fue objeto de una radiografía en la Mutua Montañesa. Lo que está por precisar, y se tratará de hacer el martes con un escáner, es si se trata de una simple fisura (rotura parcial) o una fractura total. Los plazos de recuperación serían los mismos, pero si es una fisura la inmovilización completa no es imprescindible y el jugador podría volver antes a los terrenos de juego. Así que se puede decir que Cristóbal Parralo y todo el racinguismo contiene el aliento hasta saber el resultado.
En el mejor de los casos, una fisura, el futbolista podría intentar jugar, si no tiene dolores ni miedo, con una buena férula hecha a medida. No sería, desde luego, el primer caso, aunque tiene cierto riesgo en caso de una caída, obviamente. Yoda es actualmente, con 8 goles y 4 asistencias, el futbolista más determinante del equipo.


En el caso de Ritchie Kitoko lo más probable es sea sometido a una resonancia magnética (más útil para los músculos que un escáner) para determinar de que magnitud es la rotura de fibras que padece en el recto anterior de su pierna izquierda. Las sensaciones del jugador, que tiene experiencia en lesiones, no parecen demasiado optimistas y su baja será, como mínimo, de varias semanas.
Yoda y Kitoko fueron las únicas bajas en el entrenamiento de ayer, al que se incorporó el delantero del filial Rafa Tresaco.

Karim Yoda cuadruplica en el Racing su producción goleadora

23 septiembre, 2019 · Archivado en Competiciones, Deportes, Futbol, Karim Yoda, La Liga, LaLiga SmartBank, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Racing de Santander, Segunda división · Comentarios desactivados en Karim Yoda cuadruplica en el Racing su producción goleadora 

Su tarjeta de visita ya anunciaba lo que venía. El 4 de agosto, en el amistoso de pretemporada ante el Athletic con el que el Racing se presentaba ante su afición, Karim Yoda marcó un gran gol a Iago Herrerín, un cabezazo de esos, marcando los tiempos y clavándolo junto a la cepa del poste, que tanto paladean en San Mamés. Lo hubiera firmado el mejor Urzaiz. Fue solo el primero.

Tras el primer impacto, los aficionados y los analistas buscaron en la hoja de servicios de Karim Yoda para buscar su promedio goleador y ahí pareció pincharse el globo: 20 goles en 244 partidos como profesional. Una media de un tanto cada 12 partidos a su paso por las ligas de España, Suiza, Rumanía y Ucrania.

Afortunadamente para los intereses racinguistas, la primera impresión fue la buena. El extremo nacido en el extrarradio francés de la ciudad suiza de Ginebra parece haber encontrado con Ania el camino del gol. Y Ania ha encontrado con Yoda su salvavidas. El Racing ha perdido en los tres partidos en los que Karim no ha marcado y, por contra, ha puntuado en los cuatro en los que el número 19 ha hecho que sus compañeros celebraran (él se contiene bastante al respecto) uno de sus goles.

Y si en cuanto a la cantidad los tantos de Yoda han sido vitales, en cuanto a la calidad han sido cuatro pequeñas obras de arte: dos zurdazos, uno desde fuera del área al Almería y un trallazo de abajo a arriba desde la frontal del área chica al Sporting, uno con la derecha, resolviendo un mano a mano en una contra con el portero de Las Palmas, y otro de cabeza, ganando estupendamente el primer palo y mandándolo al segundo en la goleada frente al Mirandés.

Comparando su porcentaje de acierto en el Racing con el que tuvo en los anteriores clubes, la verdad es que Yoda es otro cara al gol. En el Servette, en Suiza, donde más puntería tuvo, marcó un tanto cada 544’, cuatro veces más de lo que le está costando anotar en el Racing, cada 122’. Y en el resto de clubes la diferencia es aún mayor. Incluso, en los dos equipos en los que jugó en la Segunda española, Almería y Reus, no había llegado siquiera a marcar.