¿Qué consecuencias sufriría el Bayern si no cediese jugadores?

La amenaza de Uli Hoeness ha retumbado en Alemania. El presidente del Bayern Munich asegura que su el seleccionador, Joachim Löw empiece a contar con Marc-André ter Stegen (Barcelona) en lugar de con Manuel Neuer (Bayern Munich) como guardameta titular, el club alemán dejará de enviar efectivos a la selección. Todo a raíz del cruce de declaraciones de ambos porteros durante el último mes.

Como norma general, se cree que un club no puede negarse a ceder jugadores a su federación para que jueguen con la selección salvo en caso de lesión o de retirada. Sin embargo, no es así, ya la norma de la FIFA explica que un club puede perfectamente decidir que no vayan aunque sean elegibles, pero sufriendo las consecuencias. Es decir, que hay obligatoriedad si se trata de un partido oficial de selecciones, pero es posible negarse siempre que se acaten las sanciones estipuladas. Y en caso de que se negasen por ejemplo a ceder a Neuer estando en forma y sin haber anunciado su retirada públicamente, la multa a pagar sería la siguiente:

Si tratarse de un partido oficial, tendría que pagar 6.000 francos suizos (unos 5.532 euros) y en caso de ser un partido amistoso el que disputase la selección, serían 4.000 francos suizos (unos 3.688 euros). Dicha multa es fácilmente asumible por el Bayern Munich semana tras semana, pero no sería la única consecuencia a la que se enfrentasen.

Y es que además de pagar la multa, perderían al futbolista durante cinco días desde el momento en que regresaran los jugadores del parón de selecciones correspondiente (empezando a contar 24 o 48 horas en algunos casos después del último encuentro). Esto podría afectar al rendimiento del equipo en el resto de competiciones, ya que negarse a cederlo podría significar en muchas ocasiones no poder alinearle en encuentros de Bundesliga, Copa o Champions League (entre otras competiciones). En caso de no acatar dicha norma, el partido se les daría por perdido.

El Bayern Munich acostumbra a aportar a muchos jugadores procedentes de la competición alemana, por lo que no solo tendría que pagar una multa alta en cada convocatoria, sino que además perdería a una gran parte de la plantilla durante las jornadas posteriores a los parones de selecciones. Teniendo en cuenta que el club suele fichar a los mejores talentos de su propia competición, se vería envuelto en graves problemas con la Federación de Alemania, ya que actualmente, por ejemplo, acuden (o han acudido) Neuer, Süle, Boateng, Kimmich, Goretzka, Gnabry o Müller, futbolistas clave en el conjunto bávaro.