Montserrat, patrona de los milagros del Espanyol

Se festeja este 27 de abril, aunque sea a distancia, una de las festividades más arraigadas a Cataluña, la de la Virgen de Montserrat. Como lo es subir la hermosa montaña donde está situada la abadía para realizar alguna promesa, pedir alguna empresa de difícil consecución o agradecer su cumplimiento. En clave futbolística no han sido pocos quienes han recurrido a la Moreneta, como la plantilla del Barcelona de 1992, que la escaló en bicicleta tras conquistar Liga y Copa de Europa. Y, en el Espanyol, directamente, Montserrat es sinónimo de milagro.

Mauricio Pochettino es el gran cómplice de la Moreneta. Justo al finalizar la temporada 2003-04, siendo todavía jugador, subió junto al entonces preparador físico del entrenador Luis Fernández, Feliciano di Blasi, para dar las gracias por una permanencia que se había resuelto en la última jornada. Y la consiguió. Regresó un lustro más tarde, concretamente el 24 de marzo de 2009, cuando el Sheriff de Murphy ya comandaba desde el banquillo al Espanyol, y lo hizo de nuevo junto a Di Blasi (que ya era parte de su staff) y, además, con el preparador físico Ramón Català. 12 kilómetros de ascensión desde Monistrol. Entonces, el conjunto perico era colista, a ocho puntos de la salvación cuando quedaban diez jornadas en juego.

Obró la Virgen de Montserrat el milagro, de modo que tal como había prometido, Pochettino subió a pie hasta la abadía el 2 de junio, ahora acompañado por los jugadores Luis García e Iván de la Peña. En esta ocasión, la permanencia había sido tan complicada que se adhirieron a la promesa numerosos aficionados, de peñas como la de Lloret o de Blanes, quienes cuatro días más tarde invadieron la montaña. La situación actual requeriría de una ayuda divina, con la dificultad añadida que ni a Montserrat se puede subir.

David López: «Nos llamarán locos, pero nos vamos a salvar»

4 enero, 2020 · Archivado en Competiciones, David López, Deportes, Equipos, FC Barcelona, Futbol, Iván de la Peña, La Liga, Liga Santander, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Primera División, RCD Espanyol · Comentarios desactivados en David López: «Nos llamarán locos, pero nos vamos a salvar» 

La última vez hasta la noche de este 4 de enero en que el Espanyol le había metido dos goles al Barcelona en partido oficial data del 21 de febrero de 2009. Lo hizo De la Peña, y sirvió para ganar en el Camp Nou (1-2). Poco después, y con el equipo perico a ocho puntos de la permanencia, el cántabro proclamaba: "Llamadme loco, pero nos vamos a salvar". 'Lo Pelat' ya tiene heredero en la actual plantilla blanquiazul.

David López no solo anotó el primer gol del Espanyol en el 2-2 ante el Barcelona, esta vez en Cornellà, el día en que regresaba a su original demarcación de mediocentro, sino que en la 'flash interview' para Movistar+ justo al acabar el partido, aseguró: "Nos llamarán locos pero nos vamos a salvar. Hemos empezado una nueva Liga". Misma frase, idéntico rival, aunque en esta ocasión la permanencia queda provisionalmente a cuatro puntos.

Aun así, aseguró el canterano que se marchó "con mal sabor de boca porque incluso podíamos haber ganado", aunque matizó: "Creo que es para estar contentos porque el equipo se lo ha dejado todo". Y explicó que el empate "tiene mucho mérito porque en la situación en la que estamos es complicado pero estos chicos no se rinden y demuestran que vamos a ir hasta el final". "Los derbis se ganan, no se juegan, y faltó poco", remachó.

El ‘Delapeñazo’: «De cabeza no marco ni en los entrenos»

28 marzo, 2019 · Archivado en Competiciones, Deportes, Equipos, FC Barcelona, Futbol, Iván de la Peña, La Liga, Liga Santander, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Primera División, RCD Espanyol · Comentarios desactivados en El ‘Delapeñazo’: «De cabeza no marco ni en los entrenos» 

Nunca el Barcelona había sacado tantos puntos en una vuelta al Espanyol como ahora, salvo una vez. La que se vivió hace una década, el 21 de febrero de 2009, en el Camp Nou. Se medían el líder de LaLiga, al que esa temporada dirigía por primera vez Pep Guardiola, con el colista, que pasaba por su tercer entrenador, Mauricio Pochettino.

Unos no perdían desde el 31 de agosto anterior. Los otros, no ganaban desde el 2 de noviembre.Y jamás el farolillo rojo de la clasificación había derrotado al primero que, además, iba camino del primer triplete (Liga, Copa del Rey y Champions) de su historia, enfrentándose por cierto al Olympique de Lyon en octavos del torneo continental.

Por si todo esto fuera poco, se había encargado de caldear el derbi (el primero tras el lanzamiento de bengalas por parte de Boixos Nois en Montjuïc) Sergio Busquets, al afirmar: “Me da igual que el Espanyol baje a Segunda”. Trató de rebajar la tensión el propio Guardiola en la previa: “Espero y me gustaría que el Espanyol siguiera en Primera”, le corrigió. Algo más expresivo incluso, ya sobre el signo del derbi, se mostró Pochettino, que aún no había ganado ni un partido desde que asumiera las riendas: “Preparo cada partido como si fuera la final de la Copa del Mundo”.

Y así lo asumieron los jugadores del Espanyol, que irrumpieron con fuerza. Aunque no tanta como Seydou Keita, que fue expulsado por una entrada a la tibia. Y en cuatro minutos, como un ciclón, Iván de la Peña hacía historia, con un gol de vaselina aprovechando un error de Víctor Valdés (que ‘Lo Pelat’ dedicó a Juanlu Martínez, recuperador durante sus múltiples lesiones) y un cabezazo a pase de Nené Carvalho. “De cabeza no marco ni en los entrenamientos”, reconocería después, en la zona mixta el autor material del ‘Delapeñazo’. De poco serviría el 1-2 de Yaya Touré para el Barcelona.

Aquel Espanyol acabaría en una milagrosa décima posición, mientras que el Barcelona lo ganaría todo. Bueno, todo menos el derbi. Han pasado diez años. Y el Barcelona-Espanyol vuelve a parecer imposible para los pericos.