«El fútbol es una excusa para contar otras historias»

Raúl Ruiz presenta el nuevo programa de Movistar+ que consta de cuatro capítulos, dos ya se han emitido. Esta semana llegará el turno de Casi Campeones donde se contarán las finales europeas del Espanyol y el Deportivo Alavés. El último capítulo de El fútbol según Raúl, será una producción hecha desde casa y dedicada a los aficionados.

¿Cómo surgió la idea de crear El fútbol según Raúl?

Pues yo llevo desde que vine a El día después con Michael Robinson, hace 25 años ya, con el fútbol como excusa para contar otras historias que rodean el deporte más modesto, personajes, historias de superación... Y ya la temporada pasada empezamos a coger un formato un poco más largo, porque estos vídeos duraban tres minutos o cuatro en El día después. Y empecé con el de Generación Numancia de cuando yo estaba en el Numancia y jugamos la Copa del Rey contra el Barça, y ahí fue un poco mi explosión en el periodismo. Esta temporada ya por parte de Movistar+ y de Bropi, dijimos de hacer este documental.

¿Cree que es un estilo que gusta al espectador?

Yo creo que ha funcionado muy bien, que a la gente le ha gustado porque es otro fútbol, un poco como era antes. La clave de todos estos documentales es la cantidad de protagonistas que salen dando su opinión y reflejando lo que vivieron en aquel momento. Y eso lleva mucho curro, pero es muy agradecido y entretenido.

¿De qué habla el capítulo de esta semana?

Casi campeones, la historia de dos finales. Una, la del Espanyol de Clemente que llegó a la final de la UEFA por primera vez en su historia. La perdió cuando iba ganando 3-0. Y la del Alavés con el Liverpool, que fue súper sonada y fue una final muy bonita. Es la historia contada por parte de todos.

¿Cómo se han escogido las historias de cada capítulo?

Cuando planteamos la idea, surgieron muchos temas y escogimos. El de La Copa más blanca es porque este año se cumplen 40 años de aquella final que fue la fiesta madridista. El de EuroSevilla, dolor y gloria, por todo lo que ha vivido el Sevilla de euforia, de gloria, habiendo superado la muerte de Puerta, y ahora la de Reyes. Y el de Casi Campeones fue un poco capricho. Todo el mundo recuerda al campeón, al que levanta el trofeo, pero pocas veces se recuerda al que ha quedado eliminado, cuando su trayectoria ha sido de campeón absoluto sorprendiendo a todo el mundo. Desde mi punto de vista, eso les hace campeones.

¿Cómo ha sido hablar con los protagonistas de entonces?

Imagínate, he hablado con futbolistas retirados, pero también con otros que siguen en activo como Rakitic, Jesús Navas, Koke. Y de mi época, jugadores que tuve en los cromos. Y te llevas muchas sorpresas, porque en el fútbol antes no se ganaba tanto dinero, ahora un futbolista puede retirarse y tener la vida resuelta, antes no. Ves a toda esta gente que han sido figuras que ahora valdrían muchísimo dinero, que les ha tocado vivir otra época y ahora están jubilados, otros currando o en el paro y pasándolo mal. Se refleja lo que es el fútbol hoy, sobre todo desde la llegada de las televisiones que lo cambió todo, y los futbolistas eran igual de buenos, o incluso mejores.

¿Vendrán más temporadas de El fútbol según Raúl?

Hombre sí, la idea es continuar, pero eso te lo dan las audiencias y la aceptación de la gente. Pero ya estamos planteando ideas para posibles reportajes de aquí en adelante.

Michael Robinson es un gran referente para usted.

Yo estoy aquí porque Michael Robinson se fijó en mi cuando yo jugaba en el Numancia. Fue él mi padre televisivo y un poco de quien yo he aprendido todo. Siempre he tenido muy presente los consejos de Michael en todo lo que hago. El último, el de Generación Numancia me llamó para felicitarme, yo era un poco su niño, su creación, entonces me decía: ‘Nosotros en Informe Robinson siempre hacemos la historia de fuera a dentro y tu siempre la haces de dentro a fuera’, no sé qué significaba pero... (risas)

Michael Jordan, maravillosamente imperfecto

The Last Dance. Quizá duela la desmitificación con toda su crudeza del mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos, pero la serie de Netflix y ESPN resulta un grandioso ejercicio de realismo. Detrás de cualquier héroe, por muy bueno y cercano que parezca, hay un ser humano con sus obsesiones, sus miedos, la proyección de sus demonios, las pruebas a las que inexorablemente te somete la vida. Da igual que fuese fumador, bebedor o jugador de casino, cuando jamás se reveló de manera tan palmaria como funciona la mente obsesiva de un ganador empedernido, de un talento descomunal mezclado con una fuerza de voluntad a prueba de bomba, que se exige y exige, que lidia con la presión de su leyenda y con el asesinato de su padre, que ríe, que llora...

Un mundo diferente. Conviene no perder el contexto de la competitiva sociedad norteamericana, de lo muchísimo que ha cambiado el mundo en los últimos 20 años, del buenismo con el que hoy miramos cualquier escena, donde el que grita es un déspota, el que comete un error queda estigmatizado y el ganador provoca tantas envidias como adhesiones. Jordan pegó a un compañero, pero luego le pidió perdón y pasó a respetarle como a pocos; buscó cualquier excusa, por muy burda que fuese, para encontrar una motivación en cada partido. La diferencia con nuestro Quijote es que él sí derrotaba a sus molinos. Fue capaz, a pesar de la insoportable presión, de nunca estar por debajo de su leyenda. Ahora que la cámara ha mostrado algunos de sus puntos débiles, admiro más cada una de sus virtudes.

Estamos tan necesitados de líderes. Disculpen que vire a temas más mundanos. Hubiera sido edificante haber visto la imagen de la firma del código de buena conducta entre Irene Lozano, Luis Rubiales y Javier Tebas antes de los 200 millones que comprometió el presidente de LaLiga para acabar la presente temporada. Tampoco vamos a ponernos tiquismiquis con una imagen de concordia, con esa palabra Box, con b, sobre la cabeza de Tebas, pero casi resulta una broma de mal gusto que desde el brazo político del deporte se proponga un código que pida a los firmantes: generar confianza, actuar con integridad, practicar el diálogo, resolver conflictos de forma amistosa, ejercer el respeto mutuo, fomentar la transparencia y tomar conciencia de la ejemplaridad. Antes del deporte, podrían empezar por firmarlo los políticos de cualquier signo en estos tiempos inciertos, antes de que veamos la meta en esta carrera hacia el abismo.

Hazard, la gran noticia

La recuperación de Eden Hazard (29 años) marcha de maravilla, como ha ido contando AS en el último mes. El 6 de abril este periódico informaba de que el optimismo del club y del jugador era total, toda vez que las revisiones después de las dos primeras semanas tras la operación, las más importantes para calibrar su evolución, habían resultado muy satisfactorias: estaría disponible para el regreso de la competición. El día 30, además, se explicaba que el belga no sólo corría ya, sino que había empezado a tocar balón en su casa.

Esta ola de noticias para la esperanza se refrendó este lunes, con la presencia de Hazard en el primer entrenamiento individualizado del Real Madrid que ha permitido el COVID-19. Ha sido el propio club el encargado de 'lucir' a su gran estrella a través de los medios oficiales, con el atacante haciendo carrera y, también, acompañado de la pelota. Esas dos imágenes han sido un jarro de ilusión en el madridismo, con muchas ganas de volver a disfrutar de ese Hazard estelar al que sólo pudo parar una lesión en un lance con Meunier en noviembre, cuando ya cogía vuelo. Luego recaería, el 22 de febrero en el encuentro ante el Levante, siendo operado con éxito el 5 de marzo en Dallas de una fisura en el peroné distal derecho.

Eden no ha escatimado esfuerzos durante el confinamiento para que su situación sea la actual. De hecho, fue muy comentada y elogiada su apariencia física cuando el miércoles acudió a Valdebebas para someterse al test del coronavirus. Era consciente de que el parón en el fútbol le daba la oportunidad de perderse apenas tres partidos (City, Barça y Betis) en lugar de los más de doce que se estipularon inicialmente. En este pausa, en una entrevista en RTBF, dijo que "seré juzgado en la segunda temporada", pero en su cabeza en realidad está aprovechar esta primera.

Todavía es algo pronto para pensar en Hazard integrado con normalidad (como sí podrá Asensio) con sus compañeros cuando la normativa dé luz verde a las sesiones grupales. No está completamente preparado para ello y no se quiere arriesgar nada, más aún teniendo en cuenta sus dos intervenciones quirúrgicas en la zona afectada. Pero será más pronto que tarde y, si la Liga, como ha anunciado Tebas que es su intención, regresa el 12 de junio, Eden estará apto para Zidane.

El último éxito de la Sub-21 ya tiene documental en Amazon

La Federación Española de Fútbol (RFEF), a través de la plataforma Amazon Prime Vídeo, estrenará este lunes el documental 'La Quinta de la quinta: EURO Sub-21', que muestra cómo el equipo nacional logró el título continental de la categoría en Italia en 2019.

El documental ha sido realizado por el departamento de comunicación de la RFEF y muestra con imágenes inéditas la última gran conquista del fútbol nacional, rubricada el pasado 30 de junio en el estadio Friuli con la victoria sobre Alemania en la final por 2-1 con goles de Fabián Ruiz y de Dani Olmo.

No fue un título fácil para el conjunto de Luis de la Fuente, que comenzó con derrota ante Italia (3-1) y en el último partido de la fase de grupos necesitaba vencer por tres tantos a Polonia, a la que finalmente derrotó por 5-0. Luego en semifinal goleó por 4-1 a Francia, que había causado una gran sensación, y acabó con la victoria sobre el cuadro germano.

Era el quinto título de la Roja, que con anterioridad se había proclamado campeona continental en 1986, 1998, 2011 y 2013.

‘Incondicional – La historia de una madre’ o la vida a todo gas y al límite de los hermanos Márquez

2 mayo, 2020 · Archivado en Competiciones, Comunicación, Comunicaciones, DAZN, Deportes, Deportes motor, Internet, Marc Márquez, Medios comunicación, Moto GP, Motociclismo, Mundial Motociclismo, Prensa, Prensa deportiva, Proveedores contenidos, Telecomunicaciones · Comentarios desactivados en ‘Incondicional – La historia de una madre’ o la vida a todo gas y al límite de los hermanos Márquez 

Marc Márquez vive desde bien pequeño instalado en el riesgo. Desde que con cuatro años se montó en su primera moto. Y lo mismo le pasa a Álex Márquez, al que le brillan los ojos al recordar cómo los dos buscaban parkings con gasoil o echaban agua en el garaje para derrapar. Lo cuenta los hermanos en Marc Márquez, la historia de una madre, el primer episodio de la nueva serie Incondicional de DAZN Originals que abordará el lado humano de las estrellas del deporte.

Un viaje a la infancia de los campeones y su estrecha relación con su madre Roser Alentá en una vida de circuitos siempre al límite. "No es fácil ver a tus hijos corriendo a 300 kilómetros por hora sobre una pista, pero como madre, siempre les voy a apoyar en todo lo que quieran conseguir", cuenta Alentá.

Un trabajo de apenas 23 minutos dirigido por Myles Desenberg con una cuidadosa selección de imágenes de archivo (Dorna) que traslada al espectador a las primeras carreras de los Márquez y que se estrena precisamente en el Día de la Madre. La realidad actual se nutre de las entrevistas al trío familiar en su residencia de Cervera.

La atracción del riesgo

"Cuando Marc se montó a los cuatro años por primera vez en una moto no tenía miedo de nada. Él hace las cosas por instinto. No lo piensa”, confiesa Roser Alentá. Es la vida de una madre pendiente del peligro durante cada fin de semana. Una vida repleta de renuncias con tal de potenciar y vivir el sueño de sus niños.

Y la relación estrecha de dos hermanos muy competitivos. Aunque el consenso familiar parece señalar a Marc como el más competitivo de los dos. La frase favorita de Marquez cuando Alex le gana a algo es reveladora. “Si eres tan bueno dedícate a esto”, admite Marc que le dice a Álex. 

Bordear el límite siempre ha sido además su gran obsesión. "La relación de jugar con los limites siempre la han tenido. Si ibas por la acera querías ir por el bordillo", desvela Alentá. Y Marc no lo niega. “Sin riesgo no hay recompensa”, sentencia antes de recordar la caída de Mugello en 2013, el accidente que más le marcó. "Me condicionó todo el fin de semana. Luego yo pensaba que pasaba ese punto a tope, pero el equipo me decía que no. Inconscientemente yo cortaba. Por suerte en carrera se me olvidó", admite. Revisando las imágenes la madre entra rápido en acción con lo que debe hacer en caso de accidente. "Tú tienes que levantarme la mano siempre ¿eh?", le reprende.

Roser Alentá no puede ver las carreras a pie de pista sino en el box por televisión. Y pasando mucha tensión. "No me levanto. Tengo que tener todo en mi mesa. Mi intuición me dice que no puedo perderlos de vista", confiesa. Un sentimiento protector que Marc sólo entiende a través de su hermano. "La unica manera que tengo de entender cómo sufre mi madre es cómo sufro yo con mi hermano", cuenta.

Le entrevista fluye entre risas y con algún que otro dardo cruzado. "Mamá, eres la mejor", le dice Marc. "Gracias. Un poco pelotillas sois a veces. Me dais a veces por saco, pero bien", contesta su madre, que comparte su orgullo de que el éxito no haya cambiado en esencia a sus hijos.

Disfruta del tráiler de Incondicional - Marc Márquez, la historia de una madre en este enlace

Página Siguiente »