El Barça blinda a un juvenil: 100 millones de cláusula

Probablemente a muchos el nombre de Ilaix Moriba no les suene. Se trata de un futbolista del  equipo juvenil del Barcelona de 16 años, nacido en Guinea Conakry y con pasaporte español. Es una de las perlas que se gestan en La Masia actualmente y el club azulgrana no quiere dejarle escapar.

Es por eso que según publica El Mundo, han renovado al centrocampista para los próximos tres años (hasta 2022) a cambio de dos millones de euros de sueldo repartidos entre esas tres temporadas. Y para no dejarle marchar a cualquier precio, le ha fijado una cláusula de rescisión de 100 millones de euros. El club lo hizo oficial la semana pasada colgando una foto en la que el jugador posaba junto a Guillermo Amor, Pep Segura, Silvio Elías y Eric Abidal. Además, tanto su familia como su agente, se repartirán otros 2,5 millones de euros. Y es que su representante es un duro negociador, Jonathan Barnett. Es el agente de futbolistas de la talla de Gareth Bale y uno de los más importantes del panorama futbolístico internacional.

Ilaix Moriba llegó en 2010 procedente del Espanyol y ha disputado esta campaña seis encuentros de la Youth League, consiguiendo un tanto en la ida de octavos de final ante el Hertha de Berlín. El Barcelona, que considera que tiene cosas que recuerdan a Yaya Touré o Paul Pogba, se asegura así retenerle hasta tener claro si la promesa se convierte en realidad.

La Masia quiere retener a sus joyas

Durante los últimos años, son muchos los jugadores que han abandonado la cantera del Barça antes de dar el salto al primer equipo. Casos como el de Cesc Fàbregas (Mónaco) o Héctor Bellerín (Arsenal) ocurren constantemente y años más tarde triunfan en otros clubes sin haber tenido oportunidad de pasar por la primera plantilla, véase el caso de Mauro Icardi en el Inter de Milán.

Por eso se ha tomado la decisión de blindar a Ilaix a golpe de talonario. En la Ciudad Condal no quieren dejar salir a más jóvenes estrellas para nutrir a las canteras de otros clubes. De esta forma, la política del club se ha endurecido y han cambiado de planes, ya que antes parecían dar más facilidades a los jugadores que quisieran marcharse ante una oferta más interesante y conveniente para sus carreras. Ahora el problema puede ser haber sentado un precedente, puesto que hay otros futbolistas de la cantera que vienen pisando fuerte y cuyos agentes seguro exigirán un trato similar, como podría ser el caso de Mino Raiola (representante de Pogba o Ibrahimovic) con el mediático Xavi Simons.

Sergi Samper, un ejemplo de dignidad y de amor a unos colores

6 marzo, 2019 · Archivado en Arsenal FC, Arsene Wenger, Deportes, Equipos, FC Barcelona, Futbol, Héctor Bellerín, Opinión, Pep Guardiola, Sergi Samper · Comentarios desactivados en Sergi Samper, un ejemplo de dignidad y de amor a unos colores 

Inicio. Trataba de jugar a tenis en el CT Barcino pero la raqueta era más grande que él. Su abuelo le vio bueno para el fútbol y le apuntó a las pruebas de la escuela del Barça. Pequeño, listo, ligero y rápido, se presentó a jugar y su equipo perdió por 13-1. Tras ese repaso, lo mejor era volver a tomar la raqueta, pero los técnicos que vieron esa masacre descubrieron en el pequeñín rubio del equipo goleado una manera de jugar diferente. Le reclutaron para el Benjamín B. Y eso que su equipo perdió de 12. Tenía seis años. Cada primavera se enfrentó al reto de superar categoría. Se jugaba el casting más duro del mundo, el de seguir en el Barça. Lo superó todos. De Pre benjamín a Benjamín, de ahí a Infantil, a Cadete, a Juvenil B, a Juvenil A, al Barça B... Siempre como capitán del equipo. Si preguntabas a cualquier técnico del fútbol base culé quién iba a llegar al primer equipo, la respuesta era unánime: Sergi Samper. El mejor 'cuatro' que jugó en la cantera desde Pep Guardiola.

Nudo. Formó parte de la generación del 95 junto a Toral, Bellerín, Grimaldo, Sandro y Keita Baldé. Unos chicos que en los despachos ya comparaban con los del 87 (Piqué, Fàbregas, Messi, Valiente, Víctor Vázquez y Víctor Sánchez). El futuro era suyo, pero las reglas cambiaron y los ingleses se lanzaron a por esos niños que habían ganado la Nike Premier Cup en Old Trafford, la Liga, el Campeonato de Catalunya y el MIC, éste último, en la tanda de penaltis con el lanzamiento decisivo a cargo de Samper. El Arsenal ofreció un Perú a tres de esos jugadores. Se fueron Bellerín y Toral. Samper decidió quedarse a pesar de que Wenger en persona viajó a verle y ofreció 12 millones por él. Guardiola no podía poner dinero, podía poner cariño y le subió a entrenar con el primer equipo con 16 años. Luego, llegó al filial y jugó 40 de 42 encuentros (se perdió uno por sanción y otro por ir con España Sub-19). Todo confirmaba el plan perfecto del producto ideal de La Masia.

Desenlace. En el último escalón, tras 18 años de cribas, liderando, siendo ejemplo y rechazando ofertas, el castillo se desmoronó. Cesiones equivocadas, lesiones, malas recuperaciones, falta de confianza. Todo acabó el martes cuando, con 24 años, se despidió llorando de la que fue su casa desde niño. Ha estado más años en el Barça que minutos ha jugado con el primer equipo. Algún mediocre le dirá que es un fracasado, pero cualquiera daría media vida por experimentar lo que vivió este chico ejemplar que se quedó a un palmo de la gloria en su equipo. Sólo queda agradecerle su ejemplo de dignidad.