Madrid planea pedir el cambio a la fase 2 por adelantado

El Gobierno de la Comunidad de Madrid presidido por Isabel Díaz Ayuso solicitó este lunes formalmente su paso a la fase 1 del plan de desescalada. El Ministerio de Sanidad volverá a valorar la documentación presentada y previsiblemente el viernes anunciará si esta vez sí la región avanza en la desescalada. En el mejor de los casos, Madrid pasaría a la fase 1 el próximo lunes, pero la Comunidad ya piensa en la fase 2 de la desescalada.

Según lo estipulado por el Gobierno central en su plan de desescalada, cada territorio debe esperar mínimo dos semanas para pasar de una fase a otra ya que los 14 días es el periodo medio de incubación del virus. En esas dos semanas, se analizan de qué forma han afectado el levantamiento de las restricciones contempladas en cada fase del desconfinamiento y si no hay indicios negativos se permite avanzar al siguiente escalón.

Madrid debería esperar hasta el 8 de junio

Sin embargo, la Comunidad de Madrid tiene intención de pedir el cambio a la fase 2 aunque no hayan pasado los 14 días predeterminados. “Si Madrid ve la oportunidad de pedir ese adelanto de fase en el caso de que las condiciones fuesen favorables, así lo haría el Gobierno regional”, ha asegurado este martes su consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero. Por fechas, si la Comunidad inicia la fase 1 este lunes 25 de mayo, teóricamente la fase 2 no empezaría hasta el 8 de junio como mínimo, pero desde el Gobierno regional tienen otros planes.

El titular de Sanidad ha manifestado que en el Consejo Interterritorial del Servicio Nacional de Salud se comentó que “se podría pedir de manera adelantada este paso siempre que vaya avalado por la capacidad de estrategia y por los datos, indicadores y seguimiento de casos nuevos”. “Fue una petición expresa de la Comunidad”, ha dicho Ruiz Escudero.

“Teníamos que haber entrado el lunes de la semana anterior”, ha añadido, a la vez que ha vuelto a reprochar al Gobierno central su decisión, que según él se debe a “criterios políticos”. El consejero ha insistido en que la Comunidad de Madrid cumple con los marcadores impuestos para pasar a la fase 1 y se ha mostrado convencido de que el próximo lunes, esta vez sí, logrará avanzar en la desescalada. Sanidad, sin embargo, en su informe, especificó que la atención primaria no estaba aún lista el pasado lunes.

Alivios en la fase 0

La Comunidad de Madrid se encuentra en una fase intermedia entre la 0 y la 1. Después de que Sanidad rechazara por dos veces la petición del Gobierno regional de pasar a la fase 1, concedió ciertos alivios en las restricciones impuestas en la fase 0. Así, desde el pasado lunes, se permite la reapertura de los comercios sin cita previa y con limitaciones de aforo o se puede acudir a lugares de culto también con limitación de aforo, medidas contempladas en la fase 1. Sin embargo, no autoriza abrir las terrazas de bares y restaurantes ni tampoco permite celebrar reuniones familiares o de amigos de máximo 10 personas, como sí se puede hacer en la fase 1.

El informe del Gobierno sobre Madrid: la atención primaria no está lista para pasar a la fase 1

El Ministerio de Sanidad cree que la atención primaria de la Comunidad de Madrid no está preparada para hacer una detección rápida y eficaz ante un posible rebrote de casos de coronavirus. Ese es el principal motivo por el que el Gobierno no ha permitido a la región pasar a la fase 1 del plan de desescalada, aunque ha permitido algunos alivios en la fase 0.

El texto, ya enviado al Ejecutivo regional, y al que ha tenido acceso El País, explica que “Madrid ha hecho un esfuerzo importante respecto a la semana pasada para reforzar su capacidad diagnóstica y su sistema de detección precoz y seguimiento de contactos en Atención Primaria. Sin embargo, es necesario que su sistema se consolide en los próximos días para mayor seguridad y que se pueda visualizar su completa capacidad de detección, diagnóstico, aislamiento y seguimiento de casos confirmados y sus contactos”.

Detección precoz y más pruebas PCR

Sanidad, por tanto, indica la importancia de que Madrid aumente su capacidad para hacer pruebas PCR y garantice una detección precoz de los casos, así como el seguimiento de ellos. El texto reconoce que la Comunidad ya ha puesto en marcha un sistema de detección que empieza a ser eficaz, pero desde el ministerio se argumenta que se necesita más tiempo para comprobar esa eficacia. En cuanto a los test PCR, aunque Madrid ya está realizando 9.918 PCR cada día (el 90% de su límite), Sanidad solicite que aumente ese límite para realizar más pruebas diagnósticas diarias. Asimismo, se pide que se refuerce el número de profesionales sanitarios para asegurar que se puede cumplir toda la estrategia a desarrollar.

La situación de las residencias

Otro de los motivos que el Ministerio de Sanidad esgrime para no permitir el cambio de fase es la situación de las residencias en la Comunidad de Madrid. El Gobierno central asegura que “un 20% de las residencias aún no están cubiertas por los sistemas de coordinación asistencial sanitaria desarrollados durante la epidemia”. Por este motivo, en caso de rebrote, indican, las consecuencias en las residencias podrían ser peores.

Alta densidad y movilidad

Por último, el informe hace mención a las características de movilidad y densidad que tiene Madrid. El hecho de que la Comunidad sea la más densamente poblada de España puede favorecer el contacto entre las personas y por tanto el riesgo de contagio. Además, recuerda que ha sido la región más castigada por el virus y enumera aún los casos activos que tiene, los pacientes aún ingresados en planta o en la UCI y los números totales de muertos y positivos que hasta el momento tiene Madrid.

Madrid destaca en capacidad hospitalaria

No todo es negativo. La capacidad hospitalaria es el punto fuerte de la Comunidad de Madrid. “La capacidad máxima de camas es de 72,2 camas de agudos por 10.000 y de 2,8 camas de UCI por 10.000, muy por encima de los mínimos establecidos”, destaca el informe. Sin embargo, este hecho y la tendencia descendente en cuanto a número de casos nuevos y fallecidos no ha sido suficiente para pasar de fase. Mejorar la atención primaria es clave para que Madrid siga con la desescalada.

Mascarillas gratis en Madrid: la normativa y sus peligros

Desde el pasado lunes la Comunidad de Madrid está entregando mascarillas a la población en las farmacias de forma gratuita, pero la polémica que rodea a esta distribución sigue latente. Primero, se criticó la decisión por tratarse de mascarillas FFP2, las menos recomendadas para la población general. Ahora, la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (ASEPAL) ha advertido que este material sanitario, comprado en China, no cumple con la normativa europea.

Según desvela el informe elaborado por ASEPAL, revelado por maldita.es, las mascarillas no se ajustan “a los requisitos de marcado e información mínimos requeridos” en el Reglamento UE 2016/425. El documento especifica varios incumplimientos:

- No existe ninguna referencia en las mascarillas al Reglamento UE 2016/425.
- No se identifica el nombre, la dirección y el número de identificación del organismo que ha realizado los procedimientos de evaluación.
- No se especifica ninguna dirección URL en la que puede consultarse la declaración UE de conformidad. Esta declaración tampoco se entrega junto con el EPI.
- El marcado CE no se coloca sobre la mascarilla, solo en el envoltorio de la mascarilla.
- El marcado CE no va acompañado de los cuatro dígitos de identificación del organismo notificado que haya realizado el procedimiento.

Ninguno de estos aspectos se especifica en el envoltorio proporcionado por la Comunidad de Madrid, ni siquiera que se trata de una mascarilla FFP2, como así asegura el Gobierno regional. Por tanto, el certificado CE que se incluye en el embalaje de la mascarilla sería falso. Además, en las mascarillas no se adjuntan las instrucciones de limpieza, desinfección y revisión y no indican los límites de uso, puesto que no existe la marca ‘R’, que señalaría que las mascarillas son reutilizables.

No garantizan la protección

El peligro de estas mascarillas es que, aunque se crea que sí, no ofrecen la protección suficiente contra el nuevo coronavirus. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha avisado que si no cumplen con la legislación podrían no retener el 92-95% de las partículas que exhalamos al hablar, toser o estornudar. Ese porcentaje es el que se exige a una mascarilla FFP2, según la normativa. La OCU afirma que si no cuenta con el marcado CE o presuntamente es falso, “no existe ninguna garantía” sobre su función protectora y adecuado funcionamiento.

La Comunidad de Madrid finalmente ha reaccionado y ha solicitado a dos organismos que procedan a la evaluación de las mascarillas, un aspecto que según ASEPAL tendría que haber hecho antes de proceder a su entrega. Hasta que tenga los resultados, la Consejería de Sanidad ha emitido una orden para que las farmacias, al menos de forma momentánea, no las repartan a los menores de cuatro años.

La mejor exposición de camisetas de la Champions ya está en Madrid: verdaderas reliquias

La Puerta del Sol de Madrid acoge una recomendable colección de camisetas históricas y de esta temporada usadas por los grandes cracks del fútbol.