Espanyol: el valor de mercado más resistente a la pandemia

Se trata, paradójicamente, del equipo que más golpeado se ha visto por la COVID-19, con hasta ocho positivos entre sus futbolistas. Afortunadamente, todos recuperados. Sin embargo, y desde el punto de vista financiero, el Espanyol tiene la plantilla que mejor ha aguantado la embestida de la pandemia. A diferencia del resto de clubes de LaLiga, su valor de mercado se ha mantenido prácticamente imperturbable.

AS ha desgrando los parámetros del portal especializado Transfermarkt, cuyas dos últimas actualizaciones corresponden a los meses de diciembre y abril, para comprobar que el valor total de la escuadra perica ha pasado de 133,2 millones a 133,15, una disminución imperceptible. Y eso después de que todos los jugadores que estaban en la plantilla del Espanyol hace cinco meses han bajado de valor, con la única excepción de Andrés Prieto, que lo ha mantenido, y con casos sensibles como Marc Roca, que ha pasado de 20 a 16 millones, o los de Matías Vargas y Wu Lei, cuyo valor ha bajado en dos millones cada uno.

De no ser por los futbolistas que llegaron a enero, y restando también los tres que se marcharon tras las Navidades (Esteban Granero, Pablo Piatti y Lluís López), el valor de mercado de los blanquiazules habría descendido en un 24 por ciento, hasta los 102,05 millones. Por no hablar de que en junio de 2019, el valor alcanzaba los 168,9 millones.

RdT y Marc Roca, en cabeza con el mismo valor

Entonces, ¿cómo se ha mantenido? La respuesta se halla en los fichajes de invierno. Entre Raúl de Tomás, Leandro Cabrera, Adrián Embarba y Oier Olazabal, la cotización del Espanyol ha subido 31,1 millones hasta mantener los valores previos a la pandemia. Aún no han alcanzado, eso sí, los 40 millones que en ellos invirtió el club. Los casos de RdT (de 15 a 16 millones) y Embarba (de 4 a 5,5) son especialmente paradigmáticos, ya que son los únicos que en abril valían más que en diciembre, rara avis en esta crisis.

No en vano, el valor del resto de plantillas ha bajado. También los que afrontaron fichajes de un elevado caché. Por ejemplo, el Atlético se hizo con Yannick Carrasco pero la cotización de Joao Félix, Jan Oblak o José María Giménez ha caído en picado.

Y algo similar sucede con el Villarreal, donde Pau Torres, Sergio Asenjo o Gerard Moreno palian con su bajada el fichaje de Paco Alcácer. Sin ir más lejos, el Barcelona se hizo en febrero con Martin Braithwaite, pero solo Carles Aleñà, que en enero se había ido al Betis, ya le doblaba en cotización.

Abonos: Madrid y Barça despistan

El fútbol a puerta cerrada plantea una cuestión que en cualquier otro espacio del espectáculo estaría resuelto sin más devolviendo el precio de las entradas vendidas previamente para los espectáculos no ofrecidos. Así es de tiempo inmemorial en el mundo de los toros, y así era en los teatros de corralas de los tiempos de Lope de Vega que tan bien ha descrito Pérez Reverte desde los ojos de Alatriste. El fútbol hace meses que no abre sus puertas y tampoco las va a abrir ahora, que vuelve a jugarse. Los abonados pagaron esas entradas en casi todos los casos ya el verano pasado. Se quedan sin 5 ó 6 partidos. Ese dinero está en los clubes.

Lo suyo es que se les hubiera devuelto ya, pero el fútbol tiene algo de militancia, casi de religión pagana. Abonarse es en principio pagar asiento para un espectáculo. Si no hay espectáculo, usted me lo devuelve. Pero el fútbol da por sentado que ofrece algo más: la pertenencia a una tribu, el culto a una religión pagana, a una causa superior. Y así se entiende, por lo visto, porque no hay quejas. El Getafe ha sido generoso con su gente, ofreciendo gratis toda LaLiga del curso próximo, pero es una excepción que ha caído mal en el sector. Algunos ofrecen fórmulas de descuentos para el abono del curso próximo, vales para las tiendas o así.

La oferta más elaborada es la del Numancia, con seis posibilidades: renunciar directamente por amor al club; ceder esa cantidad para invitar a trabajadores sanitarios; cederla al fútbol base; compensarla en próximas temporadas; recuperarla en productos del club; exigir la devolución. En ese amplio espectro se mueven todos. El Atlético y el Sevilla compensarán el 20% por lo perdido este curso en la renovación del próximo, y por ahí se mueven otros. Los que aún despistan son los dos grandes, el Madrid y el Barça, para los que el apuro es mayor. En su caso, representa un serio porcentaje de sus ingresos. Por eso se hacen los suecos.

El arreón final del Barça, en peligro

31 mayo, 2020 · Archivado en FC Barcelona, Primera División · Comentarios desactivados en El arreón final del Barça, en peligro 
  Leer

Bordalás contradice a Setién: «Los cinco cambios favorecen a los grandes»

31 mayo, 2020 · Archivado en FC Barcelona, Getafe CF, Primera División · Comentarios desactivados en Bordalás contradice a Setién: «Los cinco cambios favorecen a los grandes» 
  Leer

La central del Barça Van der Gragt será madre en noviembre

31 mayo, 2020 · Archivado en Competiciones, Deporte femenino, Deportes, Equipos, FC Barcelona, FC Barcelona Femenino, Futbol, Fútbol femenino, Liga Fútbol Femenino - Primera Iberdrola · Comentarios desactivados en La central del Barça Van der Gragt será madre en noviembre 

"1+1=3", así anunciaba Stefanie Van der Gragt que será madre en noviembre, concretamente el 20 de este mes. La defensa central del Barça hizo pública esta noticia en su cuenta oficial de Instagram, donde pronto recibió el calor y las felicitaciones tanto de sus compañeras en el vestuario culé como de futbolistas de la Primera Iberdrola.

"¡Asombroso!", cometó la inglesa Tonni Duggan, del Atlético. Se sumó a ella la jugadora del Levante, Gemma Gili ("Felicidades"), su compañera en el Barça Leila Ouahabi o futbolistas internacionales como Fridolina Rolfö (Wolfsburgo). Todas mostraron sus felicitaciones y alegría por la gran noticia.

Van der Gragt llegó al Barça hace dos temporadas. La internacional holandesa fue operada al inicio de este curso del menisco, tras sufrir varias lesiones que le dejaron fuera de los terrenos de juego durante meses, tanto en su primer curso con la camiseta del FC Barcelona como en la última campaña. Su poco peso en el equipo, siete partidos de Liga jugados en cada una de sus dos temporadas con el Barça, le dejaban como una de las posibles salidas en este mercado de fichajes.

Página Siguiente »