Ndour y su sueño lejos de la pista

Astou Ndour, pívot titular de la Selección, se llevó a casa el premio a MVP del Eurobasket 2019. Hace menos de un año que se colgó el bronce mundial con España en Tenerife y lo hizo de rebote. Solo podía ir una extracomunitaria al campeonato y la primera opción para Lucas Mondelo, seleccionador nacional, era contar con la veterana Sancho Lyttle. Sin embargo, la de San Vicente y Barbados se lesionó la rodilla y Astou fue en su lugar. El resultado: medalla y aparición en el cinco ideal del Mundial. 

Con 14 años llegó a España procedente de Senegal, su país de origen. Allí le gustaría crear un centro para ayudar a los niños más desfavorecidos y poder darles la oportunidad que a ella le llegó hace años. 

En 2011 obtuvo la nacionalidad y este mismo verano se estrenó con las cateogrías inferiores. Casi se desmaya en su primer entrenamiento por una anemia y ahora no se cansa de sumar premios y medallas. Esta es la primera de oro y la cuarta que suma en sus vitrinas tras el bronce europeo de 2015, la plata olímpica de 2016 y el bronce mundial de 2018. Casi nada en solo cinco años.

Un oro sin plaza olímpica

Las campeonas de Europa de baloncesto nos honraron este lunes con su visita a la redacción de AS. Después de conquistar siete medallas internacionales consecutivas, siete años sin fallar, se ha convertido casi en un clásico. Si repitieran el próximo curso, sería una gran noticia, porque la racha seguiría y porque habrían vuelto a subir al podio en los Juegos Olímpicos. De momento, ni siquiera están clasificadas, por una incoherente reglamentación de la FIBA, que sólo otorga dos plazas fijas: una para la anfitriona Japón y otra para la campeona del mundo, Estados Unidos. El resto de equipos, hasta completar doce, se las tendrán que jugar en el Preolímpico. No importa que hayas sido oro en el Eurobasket, como es el caso de la Selección, que además lo ha logrado por partida doble en el mismo periodo olímpico.

Esto no funcionó así en los anteriores Juegos, la cosa es nueva. Entonces, Serbia ganó el título europeo en 2015 y entró en Río 2016. A España no le vale ahora el mismo oro para Tokio 2020, cuyo acceso pasa por ese extraño Preolímpico que también disputarán EE UU y Japón, aunque no podrán ser eliminadas. ¿Para qué van? Habrá cuatro grupos de cuatro países, y el último de cada uno se irá a casa, por lo que puede darse que África, con dos selecciones en esa fase, se quede sin representante, lo que rompe la vocación universal del olimpismo. Este Eurobasket sólo ha servido para asignar las seis plazas del continente a ese torneo de clasificación. Un invento que no premia los resultados del ciclo olímpico, sino que busca calzar otra competición FIBA en pleno febrero, con poco sentido de la justicia y del equilibrio.

España brinda por el oro: «Queremos volver todos los años»

La Selección visitó este lunes la redacción de As con ovación del personal y un flamante nuevo oro colgado al cuello, el último éxito de este equipo de leyenda. Sin Mondelo, que se marcha a Japón para emprender su último reto (dirigir a las Toyota Antelopes), las doce campeonas brindaron por el nuevo título continental (el cuarto en la historia de la Selección y el tercero en los últimos seis años) y por los éxitos que están por venir, porque este equipo sigue teniendo hambre. “Queremos más” decía su eslogan en este Eurobasket. Y así es. Por ahora van siete medallas en siete veranos y siete visitas seguidas a As. “Queremos volver todos los años”, decían las jugadoras que acabaron brindando al ritmo de “¡Campeonas de Europa!”.

El día de ayer fue muy intenso para ellas. Aún desperezándose tras una larga y merecida noche, cogieron un vuelo vía Estambul y aterrizaron en Madrid a las 17:00. Pequeña atención a los medios (“Este equipo ha hecho historia”, comentaba Laia Palau) y directos a la Moncloa, donde les esperaba el presidente del Gobierno. Hace justo dos semanas, Pedro Sánchez despidió a la Selección, que puso rumbo a Riga para disputar la primera fase del campeonato, y este lunes el mandatario quiso reafirmar sus palabras de aquel día: “Sois el orgullo de todo un país. Nunca vamos a dejar de creer en vosotras”.

Laia cumplirá 40 en un par de meses, pero sus días con la Selección seguramente no hayan terminado en este Eurobasket bañado en oro. “Si el cuerpo y la cabeza me acompañan, estaré en el Preolímpico”, dijo nada más aterrizar en Madrid. La base, mirando su medalla (la duodécima que se cuelga y la tercera de oro), explicaba que es muy difícil plantarse. “Es un orgullo pertenecer a este grupo: jugadoras, cuerpo técnico y gente de la Federación. Con el tiempo, se le dará el valor que se le debe a lo que estamos haciendo. Somos las primeras sorprendidas de haber vuelto a conseguir esto. Partíamos de la humildad de no saber si seríamos capaces y la verdad es que somos unas valientes”.

Tras la visita al As, se marcharon a un conocido restaurante madrileño para poner punto y final a otro campeonato exitoso. Ahora toca descansar de selección, pero solo unos meses: en medio año las tendremos de vuelta luchando por estar en Tokio.

Mondelo: «El MVP es el equipo»

El técnico de la selección española Lucas Mondelo se ha mostrado orgulloso del trabajo de su equipo en la final del Eurobasket 2019, donde España se ha impuesto a Francia para conquistar el cuarto campeonato continental de su historia y el segunco consecutivo, una hazaña que nadie conseguía desde la URSS en 1991.

¿Qué balance hace de este oro?

"No voy a explicar nada sobre el partido a nivel táctico. Creo que tras el partido de Serbia, habíamos sufrido tanto que la final era una liberación para nosotros. En el Mundial tuvimos muchos problemas, muchas bajas, gente tocada, mucha presión… y lo sacamos adelante con mucho esfuerzo. Lo arrastramos toda la temporada. Las jugadoras juegan Euroliga, ligas complicadas y no nos pudimos recuperar. Encima no estaba Alba, MVP en 2017, perdimos contra Rusia en la preparación... Era mucha carga, mucho peso. Poco a poco volvimos a ser nosotras mismas, aprendimos de los equipos a los que nos enfrentamos. Cogimos sensaciones y, como en el 2017, jugamos unos grandísimos cuartos, semifinales y final. Lo que demuestra es que esto es un deporte de equipo y que a pesar de nuestras bajas, las jugadoras asumieron más responsabilidades, pero siendo ellas mismas, no intentando ser otras. Algo que es increíble, tras muchos años con ellas, es que no dejan de sorprenderme. Y le tengo que dar las gracias al equipo por hacerme vivir este ciclo y a mi equipo técnico por permitirme estar a la altura de estas artistas. Gracias a Laia porque nos ha hecho campeones a todos los entrenadores que la hemos tenido".

¿Qué puede decir de Astou Ndour?

"Es una jugadora que nos aporta algo más. Es diferente a Sancho, pero las dos, dentro de su calidad y su forma, han aportado cosas que esta selección necesitaba. Y han sido jugadoras de equipo, porque esto es eso, no una selección. Las palabras sobran. Ha hecho unos números. No quiero destacar a nadie: la dirección de las bases, los intangibles de Cruz, el arranque de Xargay… Son muchos. El MVP tiene que tener un nombre y apellidos, pero el MVP es el equipo".

¿El equipo ha vuelto a reinventarse?

"Este equipo sabe lo que le cuesta. Si no estamos bien, podemos perder con cualquiera. Odian perder. Mejor para ellos que nos conozcan… perderán de menos".

¡Tetracampeonas de Europa!

Si alguna vez dudé de este equipo, pido disculpas. No lo expresé en esta columna, al menos no con rotundidad, pero sí me suena haberlo dicho en voz alta, en algún corrillo con periodistas y gente del baloncesto. Que si faltan sus dos mejores jugadoras, Alba Torrens y Sancho Lyttle. Que si ya sufrieron durante el Mundial del año pasado. Que si han sido muy irregulares en los preparatorios. Que si las rivales han crecido mucho. Que si... Mientras argumentaba, también vi a quienes asentían a mi alrededor. Nos equivocamos. Nunca hay que dudar de esta Selección, que está marcando una era dorada en el deporte español. Si el sábado aseguraba su séptima medalla internacional consecutiva en un durísimo partido ante Serbia, este domingo lograba su cuarto oro en un Eurobasket con una exhibición de juego ante Francia. ¡Tetracampeonas de Europa! ¡Qué nivelazo!

España salió como un torbellino. Tres triples seguidos de Marta Xargay ya anticipaban quién iba a ser la estrella de la final: 23 puntos y 28 de valoración. No estuvo sola. Silvia Domínguez, Laia PalauLaura Nicholls, Laura Gil, Astou Ndour… Todas sumaron. El primer cuarto acabó 32-21, que anunciaba una proyección estratosférica de 128-84. Era imposible seguir a ese ritmo, claro. Pero ahí quedaba la tarjeta de presentación. En el banquillo, Lucas Mondelo se encargaba de mantener la tensión competitiva. Relajación cero. Da igual de cuántos puntos vayas ganando, hay que martillear al rival. Y así fue: 86-66. No todos los días tienes la oportunidad de colgarte un oro continental. Mondelo es el escultor de esta época gloriosa. Iba a añadir también que irrepetible, pero seguramente me equivocaría. Esta Selección no tiene techo.

Página Siguiente »