El Alavés podría dejar de ingresar más de 20 millones de euros por la crisis del coronavirus

El azote del coronavirus en la economía en general va a ser enorme. Y el fútbol no va a ser ajeno a dichas consecuencias. Sin público en las gradas, se perderá dinero de taquillas, habrá que devolver ciertas cantidades a los socios y bajarán los ingresos dependientes del marketing, la publicidad y los patrocinios institucionales. El alcalde de Vitoria y el diputado general de Álava ya han anunciado que las preferencias han cambiado y que habrá que replantear seriamente las partidas presupuestarias.

La principal fuente de ingresos es la de los derechos televisivos. Habrá que ver el nuevo paisaje futbolístico y la renegociación de los contratos. Lógicamente no se pagará lo mismo cuando la máquina va a medio gas. Si a eso sumamos que el mercado se va a estancar y que resultará complicado realizar grandes traspasos, las arcas del Alavés van a tener telarañas. Como las de casi todas las empresas del país.

Las previsiones del club hablan de dejar de ingresar en torno al 30% de lo presupuestado. En la última Asamblea General Ordinaria de Accionistas del 27 de diciembre se aprobó un documento con 76,1 millones de euros en ingresos y 74,6 en gastos (apartado en el que también habrá serias reducciones). Como se ha calculado una disminución en los ingresos de, más o menos, el 30% de lo planteado, estamos hablando de una cantidad superior a los 20 millones de euros.

Ese cataclismo económico también afectará al resto de las empresas del Grupo Baskonia: el club de baloncesto, la Fundación 5+11, Onalan y la ciudad deportiva del Bakh. La ampliación del estadio de Mendizorroza de 19.848 asientos a más de 27.000 queda ahora en punto muerto. El club quería invertir 33 millones en la operación. 2021 es un año emblemático porque el Alavés celebrará su centenario. Entre otras cosas, se quería contratar a uno de los grandes clubes de Europa para organizar un partido a principios de año. Habrá que ver también en qué queda ese plan.

Hoy se cumplen 96 años del primer partido de fútbol jugado por el Alavés en Mendizorroza

27 abril, 2020 · Archivado en Álava, Deportes, Deportivo Alavés, Equipos, España, Estadio Mendizorroza, Estadios fútbol, Futbol, Instalaciones deportivas, País Vasco, Vitoria · Comentarios desactivados en Hoy se cumplen 96 años del primer partido de fútbol jugado por el Alavés en Mendizorroza 

San Prudencio (santo meón como dice la tradición porque siempre llueve) se celebra con una romería todos los 28 de abril. Se acostumbra a comer caracoles con perretxikos y se venera al santo días antes de hacer lo propio con la patrona provincial en su santuario, el de la Virgen de Estíbaliz. Este lunes habría sido el día de la retreta, la tamborrada, las cenas en las sociedades y la noche más larga del año junto al de la Bajada de Celedón y el txupinazo de todos los días 4 de agosto.

A la espera de lo que ocurra entonces -los Sanfermines ya han sido aplazados- se vivirá el San Prudencio 2020 desde el confinamiento. Pero también recordando efemérides importantes como los 96 años de la celebración del primer partido del Alavés como equipo en Mendizorroza. El día 27 había tenido lugar la inauguración propiamente dicha con la bendición del sacerdote de San Miguel, Faustino Mendieta, una carrera pedestre, otra de ciclismo y un choque entre un combinado de la provincia (con algunos jugadores del Alavés) y los Tomateros de Deusto. El resultado final fue de 2-0 favorable para el conjunto local.

El Sport’s Friends (antecesor del propio Deportivo Alavés) ya había disputado encuentros en la misma ubicación pero el terreno era, prácticamente, un trigal. Vitoria contaba con apenas 30.000 habitantes y el terreno era propiedad de Manuel Cobo. Los benefactores del proyecto de creación de un campo de fútbol en condiciones fueron Félix Alfaro, José Gabriel Guinea y Federico del Campo, encargados de buscar mecenas para poner en pie la idea. Las obras comenzaron en el año 1923 y se cerraron unos meses más tarde. Las celebraciones de San Prudencio sirvieron de marco perfecto para dos partidos históricos.

Y es que el Alavés jugó su primer compromiso, como club, el día 28 de abril y se enfrentó al Regimiento de Infantería de Cuenca-27, que estaba acuartelado en la ciudad y que había ayudado desde principio de los 20 a acondicionar la zona. Aquel once alavesista estuvo formado por Martínez en la portería, Millán y Quincoces en la zaga, Castresana, Juanín y Baroja como medios y Valero, Abellán, Pérez Muga, Juan y Puente en la delantera. Los albiazules vencieron por 3-1 y pusieron la primera piedra en su estadio para ir protagonizando luego un recorrido glorioso. Pérez Muga consiguió dos tantos y Juanín, el tercero. El último partido del Alavés en Mendi fue el pasado 6 de marzo contra el Valencia. Luego ya llegó el parón.

Las obras de ampliación del estadio de Mendizorroza, en punto muerto por la pandemia.

1 abril, 2020 · Archivado en Competiciones, Deportes, Deportivo Alavés, Equipos, Estadio Mendizorroza, Estadios fútbol, Futbol, Instalaciones deportivas, La Liga, Liga Santander, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Primera División · Comentarios desactivados en Las obras de ampliación del estadio de Mendizorroza, en punto muerto por la pandemia. 

Josean Querejeta, máximo accionista del Alavés, anunció hace cuatro años que uno de los proyectos emblemáticos de su gestión al frente del club iba a ser el de la ampliación del estadio de Mendizorroza de 19.848 asientos a unos 30.000. Su deseo era que para el centenario, en 2021, se pudiera presentar el sueño. Ahora la duda consiste en saber si para esas fechas estarán iniciadas las obras o no. La epidemia del coronavirus ha complicado aún más la situación. El sector de la construcción no es esencial y los albañiles ni trabajan. Ni los albañiles ni el resto de gremios. Aún y así no están concedidos los permisos para comenzar los trabajos.

El Alavés va a aportar 33 de los 55 millones que va a costar la obra pero quiere un convenio que le asegure la explotación de la instalación durante 75 años. Y eso conlleva un acuerdo municipal complicado de conseguir. El alcalde de la ciudad, Gorka Urtaran, está convencido de la viabilidad de un plan que mejoraría mucho una instalación municipal, pero cada partido político representado en el consistorio tiene su particular punto de vista. En cuanto a la obra y en cuanto a la duración del convenio. Lo cierto es que el proyecto está parado. El estadio necesita una actuación inmediata en la tejabana, algunas gradas que están rotas y numerosos espacios muy deteriorados.

El club pondrá 33 millones, el ayuntamiento 8 y Gobierno Vasco y Diputación, 7 cada uno. Por ahora no hay convenio, ni autorización municipal, ni proyecto aprobado definitivo ni, desde este lunes, obreros que puedan tirar de pico y pala. Querejeta esperaba más predisposición de las instituciones pero ya tiene asumido que no va ser así. Las cosas de palacio van despacio y mucho más en tiempos de crisis sanitaria como los que estamos viviendo en estas fechas. Cuando las aguas vuelvan a su cauce, este asunto se va a ir al fondo de las prioridades y tardará bastante en plantearse y tramitarse. 2021 será un año emblemático para el Alavés ya que tendrá lugar su centenario. Se desarrollarán infinidad de actos para conmemorarlo pero está más que claro que la ampliación del estadio será una entelequia para esas fechas. Las últimas ideas apuntaban a un aforo de 28.000 asientos en lugar de 30.000. La crisis económica que va a llegar después de la epidemia no favorece en absoluto a proyectos como este. Habrá que afrontar de manera prioritaria los casos de pobreza, desempleo, cierre de comercios y ayudas para restablecer la situación anterior a la crisis sanitaria.

El Alavés señala 2023 para terminar el nuevo Mendizorroza

28 diciembre, 2019 · Archivado en Deportes, Deportivo Alavés, Equipos, Estadio Mendizorroza, Estadios fútbol, Futbol, Instalaciones deportivas · Comentarios desactivados en El Alavés señala 2023 para terminar el nuevo Mendizorroza 

Mendizorroza será remodelado y, fruto de esas obras, se alcanzarán los 28.000 asientos. Ahora no llega a 20.000 por poco. El anteproyecto de la obra establece una cifra "entre 26 y 32.000 personas". Lo cierto es que cuando se acometió en serio el tema, se pensaba que la obra se podría entregar en el 2021, año oficial del centenario de la entidad. Aunque incluso en ese punto hay un serio debate porque existen eruditos de la historia local que lo colocan, precisamente en el año 2023.

Apenas hay documentación al respecto. El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, ha asegurado esta semana que "si todavía no han comenzado los trabajos es porque el club no lo ha considerado oportuno. Podrían haberse iniciado este pasado verano". Polémica a la vista.

El estadio pertenece al ayuntamiento pero el Alavés quiere un compromiso del consistorio para un uso preferencial de la instalación durante 75 años. Las obras van a costar cerca de 55 millones de euros, 33 de los cuales los va a poner el club. El ayuntamiento aportará 8, la Diputación Foral de Alava 7 y el Gobierno vasco otros 7.

"Si no nos conceden el uso durante 75 años, no invertiremos dinero", asegura el presidente Alfonso Fernández de Trocóniz. Mendizorroza se ha quedado obsoleto, tiene serios problemas de infraestructura en las gradas (grietas), cubiertas (goteras) o, por ejemplo, condiciones para que los autobuses de los equipos rivales o las unidades móviles de televisión entren dentro de la instalación como exige la normativa vigente.

Hay que invertir bastante dinero y, a partir de ahí, en lugar de reparaciones el club ha ideado un plan de ampliación para hacer un estadio moderno. La nueva instalación respetará la zona del paseo de Cervantes y crecerá mínimamente en el Fondo de Polideportivo por lo que la ampliación llegará, sobre todo, por las dos tribunas laterales donde sí puede haber una expansión hacia las actuales piscinas municipales y el parking del campo de fútbol respectivamente. La maqueta ofrece la vista de un estadio moderno en cuanto a diseño y las características y exigencias vinculadas a nuestros tiempos.

Otro de los asuntos espinosos que afronta el nuevo campo es la eliminación del módulo cubierto de atletismo que gestiona la Federación Alavesa (actualmente al lado de la sala de prensa). El desencuentro entre las partes es obvio pero se está buscando una solución al margen del nuevo estadio pero sí en la zona deportiva del propio y amplio complejo de Mendizorroza. Luego llegarán otros debates posteriores en torno a la explotación de los bares, comercios y restaurantes dentro del recinto, pero eso queda aún bastante lejos.

Los equipos y sus transiciones

Un Madrid con hambre. Sería ingenuo pensar que al Real Madrid no le iba a afectar la ausencia de Cristiano, y a Cristiano la ausencia del Madrid. Además de un porrón de goles, el portugués garantizaba la voracidad. Su hambre era contagiosa. Más allá del buen fútbol de los últimos partidos, el festejo más grande para el madridismo es que su equipo ha recuperado, además del juego, el ansia competitiva en cualquier escenario. En Mendizorroza se vio a un Madrid dinámico, voraz, que recuperaba una seña de identidad histórica. Si Zidane ha dado la vuelta al calcetín, si Valverde ya vuela, si Isco ya la vuelve a tocar, si Benzema juega en verso y si todos, menos uno, corren hasta la extenuación es que la transición va siendo un hecho.

La retirada de Messi. Fue mentar el Balón de Oro, la palabra retirada y un escalofrío recorrió al fútbol mundial. Aún le queda cuerda y, por el bien de este deporte, esperemos que mucha, pero el cráter que va a dejar Messi cuando se marche va a ser de dimensiones estratosféricas. Es tanto lo que llena, y tantísimo lo que tapa, que la sola certeza de que algún día no estará obliga al Barça a plantearse una transición profunda a dos o tres años vista. Otro Messi no existe y su salida no va a poder taparse con parches. Está bien renovar a Ansu Fati, sabiendo que, para un niño de su edad, lo único importante es jugar. Aferrarse a su estilo y visualizar el vacío es el principio del camino.

Los eslabones del Atlético. Toda la mística del Atlético de Simeone se ha basado en un seguidismo cuasi religioso de lo que propone el técnico argentino. Eso implica una correa de transmisión con el vestuario, que tan bien representaban Godín, Filipe Luis, Juanfran o el mismísimo Griezmann. Empaparse de esa manera de entender el fútbol y casi diría que la vida no es sencilla, si no se percibe desde el ejemplo. Una fórmula tan exigente sólo tiene credibilidad desde los resultados. Si no llegan, el talento se desespera, se siente desubicado y se le pone cara de eslabón perdido.

La transición del Sevilla. Estigmatizado por el falso relato de su salida de la Selección, Julen Lopetegui llegó a Sevilla entre sospechas. Con 15 jugadores nuevos y 58 goles menos (Ben Yedder, Promes y Sarabia), el buen ojo de Monchi de centro del campo para atrás, su cercanía y unas señas de identidad muy definidas han permitido a un equipo en transición codearse con la élite sin estridencias. Ilusionarse es casi una obligación, pero conviene no olvidar nunca de dónde se viene…

Página Siguiente »