Once hombres sin piedad

Máspoli, González, Tejera, Gambetta, Varela, Andrade, Ghiggia, Pérez, Míguez, Schiaffino y Morán. Los once héroes uruguayos que desafiaron las leyes del fútbol y de la lógica. Once mitos del balompié que silenciaron un estadio en el que ni uno solo de los 175.000 espectadores presentes habría imaginado un desenlace así. Once jueces implacables que inundaron de tristeza, llanto y hasta suicidios, un país que solo se había preparado para celebrar una gran fiesta y que en ningún momento contempló que en el deporte también se puede perder.

No hubo una sola palabra entre Obdulio Varela, el gran capitán charrúa y Jules Rimet en el momento de la entrega de la Copa porque el presidente de FIFA se vio totalmente superado por los acontecimientos, como reconoció años más tarde. No hubo medallas para los campeones porque todo el oro disponible se había empleado en fabricar preseas para los jugadores locales, un error que no fue subsanado hasta 1976. Había banda, pero no había música porque las únicas canciones previstas para la ceremonia de entrega del trofeo eran el himno de la seleçao y un tema compuesto expresamente para ese partido que se llamaba Brasil campeón. Todo lo que tenía que ver con aquella selección derrotada fue apartado, repudiado, incluida aquella equipación completamente blanca que Brasil jamás ha vuelto a utilizar.

El único consuelo para aquel grupo de jugadores fue que dos de ellos (que no habían disputado un solo minuto en aquel Mundial) siguieron compitiendo por limpiar el honor de sus compañeros y en 1958 y 1962 por fin bordaron dos estrellas sobre el escudo de una selección que hoy es pentacampeona: el portero suplente Castilho y el fantástico Nilton Santos.

Huevos y Tomates

¿Cuál ha sido la mayor sorpresa en la historia de la Copa del Mundo? Muchos pensaréis en "El Maracanazo" de 1950, si bien es cierto que hay mucha leyenda en esa historia porque, en realidad, Uruguay era una grandísima selección, repleta de jugadores fantásticos, como quedó más que demostrado aquella tarde en Rio de Janeiro. En mi opinión, la primera gran sorpresa en la historia del torneo, pero sorpresa grande de verdad, se produjo el 19 de julio de 1966 en Ayresome Park.

La catástrofe de Superga en 1949 había devastado al fútbol italiano, incapaz de superar la fase de grupos de la Copa del Mundo en 1950, 1954 y 1962, además de perderse la cita de 1958. El Mundial de Inglaterra era la oportunidad perfecta para que la bicampeona recuperara su orgullo y todo lo que Italia necesitaba aquella tarde en Middlesbrough para pasar a cuartos, por primera vez en 28 años, era un empate contra la desconocida Corea del Norte.

Todo se empezó a torcer con la lesión de Giacomo Bulgarelli que obligó a la selección Azzurra a jugar durante una hora con diez hombres (aún no estaban permitidos los cambios). Y sólo unos minutos después del infortunio del centrocampista del Bologna llegó el gran mazazo: un derechazo de Pak Doo-ik ante el que nada pudo hacer Enrico Albertosi iba a suponer una nueva eliminación de Italia y uno de los momentos más terribles en la historia del combinado transalpino y es que, en su regreso a casa, los jugadores fueron recibidos en el aeropuerto con lanzamientos de huevos y de tomates por parte de su propia afición, elevando el nivel de la humillación hasta cotas insospechadas.

Solo dos años después, Italia resurgió de sus cenizas y ganó la Eurocopa en casa, pero 36 años más tarde, esta vez en medio de un escándalo arbitral como ha habido pocos, el colegiado ecuatoriano Byron Moreno hizo todo lo posible para reabrir de nuevo aquella herida de 1966 y convertir a Italia en la única selección que ha sido eliminada por las dos Coreas (Norte y Sur) en la historia de la Copa del Mundo.

Maracanazo: Uruguay recibe la Copa del Mundo a escondidas

11 abril, 2020 · Archivado en Deportes, Estadio Maracaná, Estadios fútbol, Futbol, Instalaciones deportivas, Selección brasileña, Selección brasileña fútbol, Selección Fútbol Uruguay, Selecciones deportivas · Comentarios desactivados en Maracanazo: Uruguay recibe la Copa del Mundo a escondidas 

No existe en el mundo del fútbol una palabra tan similar a 'sorpresa' como 'Maracanazo'.En la historia del fútbol, equipos mucho peores que aquel Uruguay de 1950 han vencido a otros con más trayectoria que el Brasil de aquel mismo año, sin embargo, las circunstancias y el ambiente que rodearon aquel último partido del Mundial de Brasil de 1950 hicieron del término un concepto para la posteridad.

Lejos de lo que muchos creen, aquello no fue una final como tal. La última fase de aquella Copa del Mundo se planteó como una liguilla entre los cuatro mejores equipos del torneo (Brasil, Uruguay, España y Suecia) pero el destino quiso que el título se decidiera en aquel último partido en el estadio de Maracaná, el corazón del fútbol brasileño, entre la canarinha, gran favorita y anfitriona, y Uruguay. A Brasil le valía el empate para salir campeón.

El favoritismo de Brasil era tan abrumador que hasta la FIFA subestimó a una selección uruguaya llena de estrellas como Schiaffino, Míguez y Ghiggia y que en su palmarés contaba con un Mundial y ocho Copas América. Jules Rimet, presidente del máximo organismo del fútbol, bajó al vestuario de los brasileños cuando el partido iba 1-1 para preparar el discurso de felicitación para los anfitriones y hasta que no terminó el encuentro, no supo cuál había sido el resultado. "Cuando caminaba por los pasillos se interrumpió el griterío infernal. A la salida del túnel, un silencio desolador dominaba el estadio. Ni guardia de honor, ni himno nacional, ni discurso, ni entrega solemne. Me encontré solo, con la copa en mis brazos y sin saber qué hacer. En el tumulto terminé por descubrir al capitán uruguayo, Obdulio Varela, y casi a escondidas le entregué la estatuilla de oro", relata Rimet en sus memorias.

Brasil, que por entonces vestía habitualmente de blanco, tenía una selección plagada de estrellas de la época con Ademir y Zizinho a la cabeza, pero en los meses previos al Mundial, quedó clara que la diferencia entre la canarinha y Uruguay no era tan abismal. Se enfrentaron tres veces y los charrúas ganaron una. En el Maracanazo, Brasil se adelantó en el minuto 2 gracias a Friaça y el estadio se convirtió en una fiesta. El tanto de Schiaffino acalló un poco el griterío pero el empate le valía a Brasil por lo que la alegría continuó reinando en las gradas. Fue con el gol de Ghiggia (1-2) cuando todo el mundo enmudeció. "Sólo tres personas silenciamos Maracaná: el Papa, Frank Sinatra y yo", ha bromeado Ghiggia en más de una ocasión con el paso de los años. Y no es para menos. Sin duda aquel fue uno de los goles más importantes de la historia del fútbol. Tal fue el impacto que Brasil cambió la camiseta blanca por la verdeamarelha.

Brasil invita a Messi a dejar su huella en Maracaná

26 junio, 2019 · Archivado en AFA, CBF, Deportes, Estadio Maracaná, Estadios fútbol, Federaciones deportivas, Futbol, Instalaciones deportivas, José Antunes Coimbra "Zico", Lionel Messi, Maradona, Organizaciones deportivas, Pelé · Comentarios desactivados en Brasil invita a Messi a dejar su huella en Maracaná 

En Brasil adoran y respetan a Leo Messi. Tanto que la Confederación Brasileña de Fútbol ha invitado a la estrella de Argentina a que plasme sus huellas para siempre en el mítico estadio de Maracaná, en Rio de Janeiro, donde figuran las grandes estrellas de Brasil: Pelé, Zico, Ronaldinho... y su estrella femenina, Marta, mundialmente conocida y reconocida, según asegura Olé

Messi disputará este viernes, precisamente en Maracaná, el partido de cuartos de final de la Copa América ante Venezuela. La posibilidad de que Messi deje para la eternidad su huella en la 'Calzada de la fama', situada en el gigante hall de entrada del estadio, en caso de que el jugador del Barcelona acepte la invitación, tiene una complicación logística para llevarlo a cabo el mismo día del partido. 

Las posibilidades son dos: que Argentina se ejercite el día anterior en el estadio Maracaná. En caso contrario, la Confederación Brasileña se ha ofecido a que empleados suyos recojan la huella de Messi en el lugar de la concentración de Argentina y luego ésta se plasme en la 'Calzada de la fama'. 

De momento, la Confederación Brasileña de Fútbol no ha recibido la respuesta del argentino. Si acepta se convertirá en el primer argentino (no figura ni siquiera Maradona) en incorporarse en un lugar reservado a los astros brasileños y en el que sólo figuran seis extranjeros: el alemán Beckenbauer, el portugués Eusebio, el uruguayo Ghiggia, el chileno Elías Figueroa, el paraguayo Julio César Romero y el serbio Dejan Pétkovic.

Brasil invita a Messi a dejar su huella en Maracaná

26 junio, 2019 · Archivado en AFA, CBF, Deportes, Estadio Maracaná, Estadios fútbol, Federaciones deportivas, Futbol, Instalaciones deportivas, Lionel Messi, Maradona, Organizaciones deportivas, Pelé · Comentarios desactivados en Brasil invita a Messi a dejar su huella en Maracaná 

En Brasil adoran y respetan a Leo Messi. Tanto que la Confederación Brasileña de Fútbol ha invitado a la estrella de Argentina a que plasme sus huellas para siempre en el mítico estadio de Maracaná, en Rio de Janeiro, donde figuran las grandes estrellas de Brasil: Pelé, Zico, Ronaldinho... y su estrella femenina, Marta, mundialmente conocida y reconocida, según asegura Olé

Messi disputará este viernes, precisamente en Maracaná, el partido de cuartos de final de la Copa América ante Venezuela. La posibilidad de que Messi deje para la eternidad su huella en la 'Calzada de la fama', situada en el gigante hall de entrada del estadio, en caso de que el jugador del Barcelona acepte la invitación, tiene una complicación logística para llevarlo a cabo el mismo día del partido. 

Las posibilidades son dos: que Argentina se ejercite el día anterior en el estadio Maracaná. En caso contrario, la Confederación Brasileña se ha ofecido a que empleados suyos recojan la huella de Messi en el lugar de la concentración de Argentina y luego ésta se plasme en la 'Calzada de la fama'. 

De momento, la Confederación Brasileña de Fútbol no ha recibido la respuesta del argentino. Si acepta se convertirá en el primer argentino (no figura ni siquiera Maradona) en incorporarse en un lugar reservado a los astros brasileños y en el que sólo figuran seis extranjeros: el alemán Beckenbauer, el portugués Eusebio, el uruguayo Ghiggia, el chileno Elías Figueroa, el paraguayo Julio César Romero y el serbio Dejan Pétkovic.