Kanter hace olvidar a Nurkic

22 abril, 2019 · Archivado en Baloncesto, Competiciones, Deportes, Enes Kanter, Equipos, NBA, Portland Trail Blazers · Comentarios desactivados en Kanter hace olvidar a Nurkic 

Cuando el pasado 27 de marzo Jusuf Nurkic se lesionaba ante los Nets, muy pocos apostaron por los Blazers. Un equipo que no pisaba unas finales de Conferencia desde el 2000 y que en los últimos años había firmado temporadas regulares sorprendentes pero se había estrellado una y otra vez en playoffs se quedaba además sin su jugador revelación del años y uno de los mejores hombres interiores de la campaña.

La pérdida de su pívot titular abría la puerta a Enes Kanter. El jugador turco, de 26 años, había sido adquirido a mitad de temporada procedente de los Knicks para reforzar el banquillo. Kanter no es mal jugador. Es un hombre alto con buena movilidad, buen contraataque y una máquina de anotar muchos puntos en muy pocos minutos, pero su consistencia y su bajo nivel defensivo presentaban muchas dudas de cara a los playoffs. En la fase final se necesita defender y saber jugar en los dos lados de la pista, y el pívot ya había tenido muchos problemas defensivos en su paso por los Thunder y ahora tenía que pasar de ser un suplente con garantías a un titular sólido si el conjunto de Terry Stotts no quería bajar el nivel en la parte final de la temporada

A decir verdad, Kanter ha respondido muy bien al desafío. Tras la lesión de Nurkic, la sensación era que los Blazers se iban a volver a quedar en primera ronda, y que la lucha por enfrentarse a ellos se encarnizaba en la parte baja del Este (Spurs, Thunder, Clipppers). Pero nadie contaba con que el equipo mantuviera el nivel. Tampoco es que el pívot no hubiera avisado. En los últimos 7 partidos que jugó en la regular season, con Nurkic ya en el banquillo, promedió 19 puntos y 12 rebotes, con 6 dobles-dobles y 5 victorias para su equipo

Pero la cosa no acaba ahí. El examen verdadero era en la post temporada, ante su ex equipo y concretamente en un duelo particular que se antojaba muy interesante como era el suyo con Adams en la zona. El turco ha bajado sus números respecto a los últimos encuentros de la fase regular, pero ha sido superior a su ex compañero en la zona y se ha establecido como un pilar sólido en la defensa del equipo junto a Aminu y Harkless (entre otros). Está en algo más de 13 puntos y casi 10 rebotes por partido... y está dejando a Adams en 12+8 cuando en temporada regular estaba en 14+10.

En el primer partido de la serie fue en el que más cómodo estuvo el jugador de los Thunder en los duelos directos ante Kanter: coincidieron en 58 posesiones y el neozelandés anotó 17 de los 54 puntos de su equipo en las mismas... sin embargo el de los Blazers acabó con 20 puntos y 18 rebotes y se comió al de los Thunder, sobre todo bajo los tableros.

Aunque Kanter no ha vuelto a firmar esos números en ningún partido, Adams ha llevado una tónica descendente en su duelo con el turco, desapareciendo casi por completo en los dos últimos partidos. En total y en lo que llevamos de serie, el de OKC ha sido defendido por el de Portland en 199 posesiones, y ha anotado 39 de los 211 puntos de su equipo en las mismas y sólo ha dado 3 asistencias y perdiendo además 6 balones. Si el duelo o ponemos justo al revés, con el ex de los Knicks atacando sobre su antiguo compañero, nos vamos a 181 posesiones en las que ha anotado 28 de los 210 puntos de su equipo, menos que Adams... pero ha repartido 7 asistencias con él encima y está solo en 3 pérdidas.

Están siendo unos playoffs en los que el jugador se está reivindicando. Además de su mejora en defensa, el pívot economiza el tiempo tal y como nos tiene acostumbrados, y es el tercer máximo anotador del equipo (los ya mencionados 13 por partido) en menos de 30 minutos de juego por duelo (28,5), siendo además el máximo reboteador de los suyos (9,5). Buenos números y buenas sensaciones para un deportista todavía joven y con mucho desarrollo por delante. Y mejores sensaciones todavía para los Blazers, que van 3-1 en la eliminatoria y están callando bocas, mostrándose, de momento, muy superiores a los Thunder y teniendo la segunda ronda al alcance de la mano.