Tammy Abraham, en el once de la quinta jornada de la Premier

El Liverpool sigue intratable con su quinta victoria consecutiva y aumena su ventaja con sus perseguidores. El Manchester City pinchó ante el Norwich y se aleja a cinco puntos del liderato. Chelsea, Liverpool y Manchester United volvieron a la senda de la victoria. Los jugadores más destacados de la quinta jornada son:

David de Gea (Manchester United): volvió el gran De Gea que conocemos en Inglaterra, es decir, el salvador de los diablos rojos. El guardameta español nos deleitó con varias estiradas e intervenciones salvadoras. La más espectacular fue la mano que sacó a un potente disparo de Chilwell. También evitó el gol de Maddison con el empate en el marcador.

Jetro Willems (Newcastle): el futbolista neerlandés firmó uno de los goles del fin de semana en Inglaterra. Un derechazo guiado y teledirigido ante el que nada pudo hacer Adrián San Miguel. Su gol de poco sirvió posteriormente en la derrota de las Urracas en Anfield, pero quedó grabado en las retinas de los aficionados allí presentes.

Fikayo Tomori (Chelsea): una nueva perla de la mágica manga que parece tener Frank Lampard desde su llegada al banquillo del Chelsea. El joven jugador canadiense abrió la lata en la goleada de los Blues ante el Wolverhampton. Está aprovechando con muy buena nota las oportunidades que está teniendo en la élite y en el Molineux Stadium vivió su primera gran noche con los Blues. Marcó y firmó una de las actuaciones más importantes de su carrera deportiva.

Toby Alderweireld (Tottenham): Los Spurs firmaron una trabajada victoria y goleada ante el Crystal Palace y Alderweireld demostró con nota alta que su seguridad y confianza siguen siendo un valuarte a tener muy en cuenta para el técnico argentino.

Emi Buendía (Norwich City): los Canaries dieron la gran sorpresa del fin de semana en Inglaterra al vencer al Manchester City. El actual campeón de Championship derrotando al casi invencible campeón de la Premier League. Buendía está firmando un inicio de campaña tan extraordinario como sorprendente, y ante los Citizens fue un auténtico dolor de cabeza para los defensas rivales. No tuvo el premio del gol, pero su actuación fue brillante.

Sadio Mané (Liverpool): Un doblete que permitió al Liverpool remontar ante un Newcastle que había dado la sorpresa en Anfield. Su primer gol fue una obra de arte. El introvertido de carácter (pero atrevido sobre el césped) delantero Red fue clave en un nuevo triunfo de los de Klopp.

Mason Mount (Chelsea): uno de los jugadores de moda en Inglaterra. Frente al Wolverhampton, la joven estrella británica volvió a hacer acto de presencia y, más allá de su ya rutinaria cita con el gol, marcó la diferencia como él solo sabe hacer. Dinamismo, electricidad, descaro y picardía. La Premier League ya conoce en primera persona cómo se las gasta el bueno de Mason Mount.

Deulofeu (Watford): el español apretó a Sokratis y consiguió que el balón quedase muerto para el zapatazo de Tom Cleverley en el 1-2. Además, Deulofeu hizo lo que quiso en su banda y solamente le faltó el gol. Partidazo mayúsculo.

Heung-min Son (Tottenham): su trabajo en la sombre sigue dando sus frutos, el surcoreano no tiene la fama que pueda tener o tiene Harry Kane pero su olfato goleador continúa intratable. En el derbi ante el Crystal Palace participó con dos goles y fue vital en cada jugada ofensiva.

Roberto Firmino (Liverpool): Gran parte de las acciones de ataque ante el Newcastle pasaron por sus botas y en una de ellas nos deleitó con un pase mágico. El brasileño se sacó al borde del área una asistencia de tacón que acabó con gol de Mo Salah.

Tammy Abraham (Chelsea): algunos fans empiezan a comparar a Tammy con Drogba, aunque queda mucho recorrido para ver si se convierte en una leyenda dentro el club. El joven volvió a ver puerta con un hat-trick ante el Wolves, que le convierte en el máximo goleador de la Premier League.