Hermanos y enemigos: la bandera de Tomas Sakic

8 septiembre, 2019 · Archivado en Baloncesto, Competiciones, Deportes, Drazen Petrovic, Europa, Europa sur, Mundial Baloncesto, Vlade Divac, Yugoslavia · Comentarios desactivados en Hermanos y enemigos: la bandera de Tomas Sakic 

"Una vez hermanos. Una pieza original de Vlade Divac". El documental, titulado así en serbo-croata, traducido al inglés como 'Once Brothers' y al español como 'Hermanos y Enemigos', cuenta la desgarradora historia de la amistad rota entre Divac y Petrovic con origen en la final del Mundial de Argentina de 1990. Entonces, después de arrasar en la final a Rusia (92-75) como la había arrasado en la segunda fase (100-67); como había vencido a Brasil (105-76), Grecia (77-67) y a Estados Unidos en semifinales (99-91), llegó el momento de la celebración. Divac se percató entonces de que un aficionado invadía la madera del histórico Luna Park con una bandera en apariencia yugoslava pero que en lugar de la estrella comunista llevaba el escudo croata y se la arrancó de las manos. La celebración continuó con aparente normalidad en el centro de la cancha y el vídeo muestra a Kukoc gritando al viento "Yu-gos-la-via". Pero Petrovic no tardaría tiempo en ser informado del incidente y romper su vínculo con Divac. Divac defendía que aquella había sido la victoria de Yugoslavia, no de ningún otro país. Alexander, el hermano de Drazen, le explicó que por qué no podía celebrarse una victoria de Yugoslavia con una bandera con el escudo de Croacia, si pertenecía a esa Yugoslavia. Lamentablemente, Divac y Petrovic nunca pudieron reconciliarse después de la muerte de Drazen en accidente de tráfico en 1993.

Con los años se supo que el espontáneo que apareció con la bandera era Tomas Sakic, un argentino nacido en Rosario, pero hijo de croatas. Profesor de historia que también se dedicó al periodismo, acabó por ser un personaje oscuro, que reveló que tenía preparado asaltar el Luna Park porque llevaba una bolsa de fotógrafo para disimular. Tironeó con Divac, del que pensaba que era croata. Sakic admitió que Divac nunca pisoteó ni escupió una bandera que luego recuperó. La historia de Sakic no está completa. Vivió en Santa Teresita, el mismo lugar donde se escondió Dinko Sakic, un miembro de la Ustasha, ex jefe de campo de concentración nazi durante la Segunda Guerra Mundial, que fue condenado por crímenes contra la humanidad. Tomas Sakic nunca confirmó una relación familiar con Dinko que todos sospecharon. Lo único que es cierto es que esa bandera en la final del Mundial dinamitó una relación maravillosa.