«La presencia de la mujer en el fútbol se ha normalizado»

Era otra década, otra sociedad, otra España. Amelia del Castillo fundó el Atlético Pinto el 15 de octubre de 1963, convirtiéndose así en la primera presidenta de nuestra historia. Hoy, 55 años después, Amaia Gorostiza (Eibar) y Victoria Pavón (Leganés) ostentan este cargo en Primera. La presencia de las unas no se entendería sin la existencia de la otra. "La historia de Amelia es increíble. Si hablamos de machismo en 2019, con lo que era España entonces… Es Agustina de Aragón en fútbol. Logró una heroicidad", así la define Victoria, otra pionera, la misma que llegó al Leganés hace una década. Un club con casi 1M€ de pérdidas, que coqueteaba con Tercera. No sólo no cayó sino que fue ascendiendo hasta Primera.

"Las dificultades que me encontré no eran por ser mujer sino por la realidad que se vivía. Empezaba la crisis económica y muchos clubes desaparecieron. Le eché ganas e ilusión, me rodeé de personas que nos ayudaron. Lo mismo trabajaban mis hermanas en taquilla que mis sobrinas de azafatas. Ya entonces estaba Jara Cuenca, aún hoy utillera del equipo. En Leganés me acogieron muy bien. Eso sí, no dejas de ser la mujer del máximo accionista y siempre te llega que algunos piensan que me han puesto de adorno. Me ha tocado vivir unos tiempos diferentes a los de Amelia afortunadamente. Aunque si hubiera sido un hombre hubiera pasado inadvertida total", narra Pavón.

Amelia la escucha atenta y destaca el arrojo mostrado por su homóloga pepinera. "Victoria es un ejemplo de superación. Le echó valor y mira todo lo que ha logrado, cómo ha crecido el Lega. Ojalá esté mucho tiempo en Primera, se lo merece", explica. Su camino fue diferente, "como de la noche al día", apostilla. "No podía jugar al fútbol y conseguí ir a clases de entrenadora como oyente, pero había un vacío legal en el tema de presidenta. Imaginad en los 60 un pueblo de apenas 2.500 habitantes... ¡Menos bonita me llamaban de todo! Igual me cambiaban de sexo que me decían fulanilla. Las madres de mis amigas las prohibieron que hablaran conmigo, era la oveja negra de Pinto", confirma.

Obstáculos que se quedan en anécdotas cuando Amelia desempolva su momento más duro: "Hubo un alcalde en Pinto que pidió mi dimisión, su único motivo era que una mujer no podía llevar un equipo de fútbol y anunció que el Ayuntamiento crearía otro paralelo. Nunca quise ser protagonista y me retiré. Estuve sin aparecer mucho tiempo porque el golpe fue fuerte. Cuando recibí una carta del consistorio notificándome que el campo llevaría mi nombre... Fue bonito porque siempre tuve más ayuda fuera de Pinto que dentro".

También cuesta encontrar presidentas fuera de nuestras fronteras. Lucía Barbuto (Banfield) se ha convertido en la primera del fútbol argentino. "Se va normalizando, hay mujeres en todos los puestos de LaLiga y en las directivas de los clubes", expone Victoria, a lo que Amelia añade: "Hay muchas presidentas en categorías modestas". Victoria asiente y lo corrobora: "Estando en Segunda me invitaron a una reunión y había muchas de Tercera".

A la hora de gestionar no encuentran diferencias entre sexos. "El fútbol tiene mucho de empresa, lo importante es rodearte de un buen equipo", afirma Victoria. Eso sí, queda mucho camino por delante. "Aún se nos mira raro y hay insultos. Tampoco cobra igual una figura de Atleti o Barça femenino que del masculino. El esfuerzo es el mismo, los emolumentos no", reivindica Amelia, quien cuenta: "En mis tiempos había niñas jugando al balón, no fútbol femenino". Hoy la realidad es distinta, aunque hay problemas que perduran en el tiempo.

El 'Atlético' Pinto y el papel de Vicente Calderón

Amelia también fue entrenadora y utillera. Allá por 1963, para recaudar fondos y poder federar a su equipo, envió una carta a Vicente Calderón pidiéndole que participase en el sorteo de una cámara de fotos que habían organizado. "No vendíamos ni una papeleta y él nos compró todas. Me citó en su oficina y nos caímos bien. Fue mi padre deportivo. Nos proporcionó material y el jefe de sus servicios médicos, Enrique Ibáñez, atendía a nuestros lesionados". De ahí que aquel Flecha de Pinto terminase siendo Atlético Pinto. Un guiño. Un homenaje.

Calderón fue el primero al que recurrió porque Amelia es rojiblanca de cuna, como su padre. Hasta el punto de haber querido hacer la comunión con un pin del Atleti que consiguió coleccionando cromos. "Se organizó un pitote... Mis padres no me dejaron". También tocó la puerta de Real Madrid (Malbo) y Rayo (Marcelino Gil y Olmedo). "Tuve suerte. Al ser la primera mujer me recibían con curiosidad... A ver qué quiere y cómo es esta loca. Y lo aproveché".

Pudo ir al Metropolitano y tiene pendiente conocer el Wanda, aunque echa de menos el Calderón. Al igual que su querido Vicente, ella también da nombre a su estadio. "Los domingos me pongo la radio mientras hago la comida y cuando nombran el Amelia del Castillo sigo sintiendo mariposas en el estómago".

La Liga sigue creciendo: más espectadores, licencias…

El fútbol femenino sigue su imparable crecimiento. La Liga Iberdrola continúa sumando seguidores y se nota. Hay más licencias, más espectadores delante de la televisión, más público en los estadios y más implicación por parte de los clubes masculinos. Un crecimiento que parece que no tiene límites y que está convirtiendo a la competición española en una de las más potentes de Europa.

La primera gran noticia es el aumento de los espectadores y la apuesta por abrir grandes estadios para el fútbol femenino. Hace sólo un mes, San Mamés batió todos los récords de asistencia a un partido femenino de clubes. En total, 48.121 almas llenaron La Catedral en la mejor entrada de la historia, no sólo de España, sino de Europa. Unos números que el próximo domingo 17 de marzo quiere batir el Wanda Metropolitano. El estadio rojiblanco abre sus puertas al femenino por segunda vez y, de momento, ya ha vendido 45.000 entradas. El coliseo colchonero se estrenó con el femenino el pasado curso, precisamente en marzo, con el derbi madrileño ante el Madrid CFF y fueron 22.202 aficionados. Esta vez la expectación es máxima y en el duelo ante el máximo rival, el Barcelona, con el título de la Liga Iberdrola en juego.

Pero San Mamés no ha sido el único estadio que ha abierto al femenino en el último año. Anoeta también acogió (como la temporada pasada) el derbi vasco ante el Athletic con 21.500 espectadores. El Ciutat de València y Mestalla también quisieron unirse en el derbi valenciano. A la lista se suman míticos estadios como El Sardinero, el Heliodoro Rodríguez López, Ipurua, El Sadar, el Benito Villamarín o La Romareda. A ellos se unirá Mendizorroza este fin de semana y el Carlos Belmonte volverá a abrir para el Fundación Albacete. Aunque San Mamés sigue siendo el pionero y el estadio que más fútbol femenino ha visto. De hecho, las tres mejores entradas de la historia de España son en La Catedral.

La apuesta es clara y se nota en el aumento de grandes potencias europeas que tienen su sección de fútbol femenino. Sólo hay cuatro grandes clubes del continente que aún no tienen equipo femenino: Real Madrid, Borussia Dortmund, Oporto y Mónaco. El resto ya se han unido al fútbol femenino.

Otra de las grandes noticias es el aumento de licencias. Las jugadoras son la base del deporte y la apuesta de los clubes por la cantera hace que haya más niñas jugando. En sólo nueve años casi se han triplicado las licencias pasando de las 24.000 de 2010 a las más de 60.000 de esta temporada. El fútbol femenino ya es imparable...

El baloncesto femenino crece al ritmo del Mundial

7 marzo, 2019 · Archivado en Baloncesto, Baloncesto femenino, Competiciones, Deporte femenino, Deportes, Día de la mujer, Días mundiales, Empleo, Empleo femenino, Eventos, Feminismo, Liga Femenina Baloncesto, Movimientos sociales, Mujeres, Sociedad, Trabajo · Comentarios desactivados en El baloncesto femenino crece al ritmo del Mundial 

EI baloncesto femenino sigue de moda en España ya que, desde hace años, es el deporte con más licencias en nuestro país. Con 118.260 fichas federativas en 2017 (la FEB ya tiene las de 2018, 138.004), su tendencia es ascendente en los últimos años. El pico por ahora en este siglo XXI se dio en 2013 (144.748), el año en el que la Selección absoluta subió a lo más alto en el Eurobasket de Francia. Después, un pequeño bache hasta instalarse en el número actual de licencias, el tercero más alto en los últimos 20 años. "Somos un actor principal en el cambio social que se está viviendo en España", dice Jorge Garbajosa, presidente de la FEB. "Pero no nos conformamos y seguiremos liderando este movimiento para que los valores de nuestro deporte continúen ayudando a hacer un país mejor", añade el mandatario que está satisfecho con la respuesta femenina. "Estos datos ratifican la apuesta que ha hecho la FEB en los últimos dos años".

Éste se ha convertido en uno de los buques insignia de la Federación, que ha cuidado con mimo la Liga Femenina en los últimos años. La FEB ha encontrado un gran patrocinador que le ha dado nombre a la competición (Liga Dia) y organiza una gala de presentación con todos los equipos y jugadoras participantes a principio de temporada. Además, los partidos han vuelto a Teledeporte con un hueco más o menos fijo y han importado el Open Day, un experimento que consiste en disputar la primera jornada de forma íntegra en un mismo lugar y que ha sido todo un éxito, tanto en la cita de 2017 en el Magariños como en 2018 en Torrejón de Ardoz.

El Mundial de España, cuyo impacto económico se ha estimado en unos 30 millones de euros, ha sido otro empujoncito más al baloncesto femenino. "Nunca se nos va a olvidar Tenerife", decía Garbajosa. La repercusión en medios digitales aumentó un 315% y todo lo referente al Mundial tuvo 167 millones de impresiones en redes sociales, con un gif que tuvo 17 millones de visionados. Tan buenos han sido estos resultados que la FEB no descarta organizar en un futuro otras competiciones internacionales en España.

El COI asegurará ya la paridad en los Juegos Olímpicos de 2024

"Las mujeres sólo tienen una labor en el deporte: coronar al campeón olímpico". La frase la pronunció el barón Pierre de Coubertain, creador de los Juegos Olímpicos de la edad moderna y segundo presidente del Comité Olímpico Internacional (1896-1925). Si levantara la cabeza, volvería a esconderla si llegara a sus oídos la pretensión del COI de que en los Juegos de 2024, precisamente en París, su ciudad natal, participen ya el mismo número de mujeres que de hombres. Paridad total.

Esa es una de las recomendaciones principales, para un total de 25, del informe elaborado por el Grupo de Trabajo sobre Igualdad de Género, presentado en 2018 y dirigido por la española Marisol Casado, miembro del organismo y presidenta de la Federación Internacional de Triatlón. En él se recoge que se garantizará la plena igualdad de género ""en los cupos de atletas y las pruebas de medallas" a partir de 2024 y en los de Invierno de 2026. También se obligará a la participación de "un número idéntico de equipos" y en las pruebas individuales "el número de participantes hombres y mujeres debe ser el mismo por prueba y/o por disciplina".

En Río 2016, ya se estuvo cerca, con un 45,2% de deportistas femeninas respecto al total. En los Juegos de la Juventud de Buenos Aires, el año pasado, ya se cumplió la paridad: 2.000 hombres y 2.000 mujeres.

Para Tokio 2020, se rondará la igualdad. Entre otras cosas, por la inclusión de pruebas mixtas en triatlón, judo, natación o atletismo. "El olimpismo va por ahí. La Agenda 2020 promueve los relevos mixtos. Es una vía estupenda, además, para zonas en desarrollo porque la competición nace ya mixta", explica Casado, la única presidenta de federación internacional de verano (en invierno también está Kate Caithness en Curling). Ese es el otro salto, enorme, que hay que dar. Más presencia en órganos de dirección. "Hemos avanzado en la participación, que es lo más importante. Y lo lógico es que lo siguiente sea en el liderazgo. La minoría sigue siendo muy minoritaria", se queja la madrileña.

España: en los dos últimos Juegos lograron el 60% de las medallas

Las mujeres lideraron los dos últimos Juegos para España con 21 medallas (60%) de las 35 totales. En Londres 2012, 12 de las 18 y en Río 2016, una más que los hombres: nueve a ocho. Ya en la última cita, la delegación contó con un 46,6% de mujeres, casi la mitad. Y en los recientes Juegos de la Juventud en Buenos Aires, ellas acudieron con 47 participantes por 39 masculinos. Los premios por medalla y las becas ADO de preparación no hacen distinción de género.

La mujer reclama más pasos hacia la igualdad efectiva

EI deporte femenino sigue alzando la voz: 2018 ha sido otro año de éxitos para las mujeres. Carolina Marín, Lydia Valentín, Ana Carrasco, María Pérez, Ana Peleteiro, Joana Pastrana, Sandra Sánchez, las Redstick, las selecciones de baloncesto, waterpolo, fútbol... escribieron gestas históricas. As, así lo quiso reflejar, y en la fiesta anual de este diario por primera vez todas las premiadas fueron mujeres: campeonas y pioneras.

"Las mujeres habéis sacudido nuestras conciencias. Las pioneras que estáis aquí trazasteis el camino en un tiempo muy difícil. Los éxitos nos han desbordado y entre estos 14 premios no están todas las que son", dijo Alfredo Relaño, director de As, para presentar la Gala. Era justo y necesario reconocer el papel de la mujer en el deporte.

Pero estos éxitos femeninos necesitan un soporte y de ello se ha preocupado el Consejo Superior de Deportes, que en 2007 creó el programa Mujer y Deporte, ya con rango de Subdirección General, para promover la práctica de la actividad entre las mujeres y para conseguir la igualdad. El programa destina cada año unas subvenciones a las distintas federaciones, que para 2019 será de 1.200.000 euros, más 260.000 para estudios y maternidad (cifras similares a las del año pasado puesto que no se han aprobado los presupuestos generales). Desde su creación se han aportado más de 22 millones de euros.

Sin duda, aunque se pueda considerar que han llegado tarde, se han dado pasos por conseguir la igualdad. En la Ley del Deporte de 1990 ni se contemplaba la figura de la mujer y en la legislación vigente hasta la fecha no se cumplía con la necesidad de alcanzar la igualdad efectiva en el seno del deporte. Sin embargo, la figura de la mujer aparecía como primordial en el texto del anteproyecto de nueva Ley del Deporte, que ha quedado en el aire por las elecciones. "Necesidad ineludible de alcanzar la igualdad efectiva en el seno del deporte, que debe ser entendida como igualdad de acceso a la práctica deportiva y a los puestos de carácter técnico y directivo. Esta ley permite que las distintas modalidades y especialidades deportivas, con independencia del sexo de sus deportistas, puedan ser profesionales en unas condiciones que garanticen la viabilidad y estabilidad de las competiciones en las que participan. Además, las entidades deportivas deberán equilibrar la presencia de hombres y mujeres en su órganos directivos". El Estado también pretende dar respuesta ante la merma de derechos que las mujeres deportistas sufren al quedarse embarazadas.

Queda mucho por hacer, según un estudio de la Asociación del Deporte Español (ADESP) España es la última (entre otros diez países de similar potencial) en número de licencias femeninas por población, con sólo un 3,3%.

Página Siguiente »